Sistemas de impresión artísticas

Get Started. It's Free
or sign up with your email address
Sistemas de impresión artísticas by Mind Map: Sistemas de impresión artísticas

1. Grabado a buril

1.1. El grabado a buril es una técnica de difícil ejecución, que requiere un largo aprendizaje y exige mucha meticulosidad y paciencia durante la realización de la plancha o matriz. Con esta técnica se logran bellos efectos y una rica extensión de matices, que van desde los blancos apagados a los negros intensos, profundos o aterciopelados. Las sombras se consiguen por entrecruzamiento de líneas: cuanto más cercanas, más sombreada la imagen.

1.1.1. Las herramientas que se utilizan para el grabado a buril son: bullet El buril. Los hay de distintos tamaños, según la profundidad y grosor con que se desee incidir. bullet El rascador o desbarbador. Es una herramienta de tres aristas terminada en punta, con mango cilíndrico de madera, y se utiliza para quitar las rebabas que deja el buril en el metal. bullet El bruñidor. Se utiliza para atenuar o hacer desaparecer tallas en las partes grabadas mediante frotamiento. Es una lámina de acero de sección ovalada que termina en punta roma y está montada en un mango cilíndrico de madera. Hay bruñidores de forma de punta cilíndrica y de forma de espátula curvada de modelar. bullet La punta seca. Es una barrita o alambre de acero de sección circular, montada como la mina de un lápiz en un cilindro alargado de madera. Su utilización es la de abrir tallas finas completando en la talla dulce la labor del buril. bullet Punta escoplo. Es una barrita de acero muy duro, algo más gruesa que las otras puntas con una sección en forma de elipse. Se emplea generalmente para hacer tallas anchas, aunque puede tener otras aplicaciones variando el tipo de punta, como por ejemplo las múltiples que se emplean para hacer rayados paralelos y o las de diamante que se emplean para trabajos muy delicados. bullet La entenalla. Se emplea para sujetar las planchas cuando sea necesario calentarlas cuando sea preciso evitando quemaduras en las manos

1.1.1.1. El grabado a buril en metal o talla dulce fue descubierto hacia la mitad del siglo XV. Para la talla dulce se emplean y se han empleado distintos metales, siendo los más usados: el acero, el zinc y preferentemente el cobre. Hasta el siglo XIX, el grabado a buril o talla dulce fue una técnica de interpretación, ya que el grabador tallaba en la plancha lo que el artista había creado mediante otra técnica pictórica. En los grabados figuraban los nombres del artista y el grabador. Sin embargo, algunos artistas como Durero, Rembrandt, Mantegna o Picasso grabaron sus propias planchas, llevando la técnica del grabado a la categoría de arte.

2. Grabado en linóleo

2.1. El linóleo, también llamado linograbado, es una técnica de estampación en relieve, esto es, quedarán impresas las zonas altas de la matriz y las trabajadas con la gubia serán blancas. Recibe su nombre porque el material utilizado es un compuesto de aceite de linaza fuertemente oxidado (linoxina) , corcho, yute y pigmentos sobre una arpillera, dando cierta consistencia de caucho.

2.1.1. Posteriormente por su bajo coste y características –es un material blando y resistente- se comenzó a utilizar para trabajos gráficos, siendo el de mejor calidad el de color marrón o gris. Se talla con todo tipo de gubias, en u o v, cuchillas e instrumental de corte. También se puede recortar. Desde el año 2008 el linóleo presenta una capa irregular de cuarzo en su superficie (al parecer, debido a las exigencias de los países nórdicos en la dureza de los recubrimientos) que repele en mayor o menor grado la tinta y produce cierta textura por lo que es necesario lijarlo antes de tallarlo con una lija de agua del nº 180 y/o 280. Por su ausencia de textura produce tintas planas, por lo que para conseguir los distintos grises habrá que emplear un dibujo tramado de cualquier índole y grafismo. Hay que tener cuidado ya que debido a su blandura las líneas muy finas no resistirán la presión del tórculo, perdiendo calidad por sobreentintado a la segunda o tercera estampación.

2.1.1.1. La técnica de grabado en linóleo es muy estimada y utilizada por los artistas plásticos en nuestra época y por sus características es una actividad muy apropiada para realizar en las aulas de artes plásticas. Entre los artistas que han utilizado esta técnica cabe destacar a Pablo Picasso (1881-1973), Henri Matisse (1869-1954) y Jean Arp (1887-1966) entre otros.

3. Xilografía

3.1. La xilografía es una técnica de impresión en relieve realizada sobre una matriz de madera.

3.1.1. Dos variaciones de esta técnica vienen en referencia a la dirección de las fibras de la madera, encontrándose la xilografía a la fibra y la xilografía a contrafibra (al hilo o a la testa, respectivamente). En la primera la madera es cortada en sentido longitudinal al tronco del árbol, en la segunda es cortada en sentido transversal. Esto tendrá implicaciones no solo en el aspecto final de la estampa, sino también a la hora de trabajar la matriz.

3.1.1.1. Las herramientas a usar siguen siendo los buriles, las gubias en U y V y los formones, a los que pueden añadirse, con mayor seguridad que en el linóleo, otro instrumental de corte y texturado como cuchillos dentados, cepillos metálicos, tenedores, microtaladros, pirograbadores, etcétera. También pueden utilizarse mordientes que hagan resaltar la veta, como la sosa cáustica (guardar cuidado en su aplicación).

3.1.1.1.1. Sus orígenes históricos en Occidente se remontan al siglo XIII. Es la técnica más antigua de impresión y la gran responsable de prácticamente la totalidad de la transmisión del conocimiento lúdico, científico o religioso hasta bien entrado el Renacimiento. En Oriente su origen es aún anterior (China sigloV AC) aunque es la estampa japonesa la que realmente la lanza como una de las manifestaciones artísticas más sublimes. También presenta las primeras variantes en la estampación a color como la xilografía tonal, los camafeos o la cromoxilografía. Del mismo modo fue portadora de las primeras iluminaciones a mano. Actualmente, dentro del grabado contemporáneo, es una técnica muy utilizada por los artistas

4. Serigrafía

4.1. La serigrafía es una de las técnicas de impresión más conocidas, la más utilizada por las empresas para imprimir diseños en productos de distintos tamaños y materiales. En el sector comercial y artístico se utiliza desde hace más de 100 años y se implementa, principalmente, para imprimir imágenes y diseños en las camisetas, bolsas de tela, papel, madera, cerámica y otros materiales. Hay diferentes tipos de serigrafía, dependiendo del objetivo y el proceso de impresión utilizado. Entre ellas, encontramos la serigrafía gráfica, la artística o la serigrafía textil, la que más nos interesa.

4.1.1. ¿Cuáles son las ventajas de la impresión de serigrafía? – Excelente relación calidad/precio para grandes tiradas – Reproducción del color perfecta – Durabilidad de los artículos – Impresiones resistentes a muchos lavados

4.1.1.1. La impresión por serigrafía se recomienda para diseños de hasta cuatro colores planos por ejemplo logos, frases y diseños gráficos sencillos. Para tiradas cortas e impresiones más complejas tipo fotografías o diseños con degradados, se recomienda la impresión digital.

5. Litografía

5.1. La litografía es un procedimiento de impresión mediante el cual se reproduce sobre papel la escritura o el dibujo, realizado con tinta especial o lápiz graso, sobre la superficie de una piedra calcárea, de estructura especial, muy compacta y homogénea. Esta tiene una forma de placa gruesa, con las dos caras opuestas paralelas, estando una de ellas muy pulida y con las aristas rebajadas.

5.1.1. En la litografía se distinguen dos métodos: el calcográfico, en el que es el litógrafo quien escribe o dibuja directamente sobre la piedra, con plumilla de acero, y el planográfico, en el que el litógrafo "transporta" a la piedra, invertidos, los dibujos o escritos preparados sobre el papel, con tinta o lápiz graso (lápiz litográfico).El proceso de impresión se basa en la repulsión recíproca entre sustancias grasas o resinosas y el agua y en la propiedad que tiene la piedra de retener en cambio tales sustancias grasas. Tras obtener el dibujo sobre la piedra (directamente o mediante el transporte desde el papel), se humedece con una esponja la superficie de la piedra y posteriormente se pasa por ella una rodilla de entintar.

5.1.1.1. PRINCIPALES FASES DE LA IMPRESIÓN LITOGRÁFICA

5.1.1.1.1. La litografía fue inventada en 1796 en Munich por Aloys Senefelder, que la empleó para imprimir caracteres musicales. Pronto atrajo la atención de los artistas y ya en 1819 Goya demostraba sus grandes posibilidades. Floreció en Francia, estableciendo una gloriosa tradición ininterrumpida desde Géricault hasta Delacroix (que la empleó para ilustrar el Faust de Goethe), Doré y Gavarni, Daumier y, más tarde, Bonnard. La litografía en colores (que presupone el empleo de varias piedras en forma progresiva sobre la misma hoja), inventada por Chéret, fue llevada a su máximo esplendor por el genio amargo de Toulouse-Lautrec.

5.1.1.2. 1) Se traza el dibujo con el buril o el lápiz litográfico sobre la piedra litográfica.

5.1.1.3. 2)Se cubre la piedra con una fina película de ácido nítrico y goma arábiga, que es rechazada por las partes dibujadas.

5.1.1.4. 3)Se entinta la piedra y solo las partes dibujadas se impregnan con la tinta.

5.1.1.5. 4)Se obtiene la litografía al presionar una hoja de papel contra la piedra

5.1.1.6. Las partes que constituyen el dibujo (grasas), que han rechazado el agua, retienen la tinta, que es rechazada en cambio por las partes húmedas de la piedra (espacios no dibujados). Luego se superpone una hoja de papel, sobre la que se ejerce la presión de un torno o, modernamente, la de un cilindro de la máquina de imprimir litográfica, obteniendo el traslado al papel de la capa de tinta que constituye el dibujo.

6. Mezzotinta

6.1. El «grabado a media tinta» (del italiano mezzo-tinta), «grabado a la manera negra» (francés manière noire) o grabado al humo es un tipo de estampación realizado por el método del grabado en hueco que, a diferencia de otras técnicas de grabado directo como el grabado a buril y la punta seca, puramente lineales, logra reproducir matices y claroscuros.

6.1.1. Los instrumentos necesarios son distintos tipos de raedores y el graneador de media tinta, un utensilio pesado con una hoja semicircular dentada, que al aplicarse con un movimiento de balanceo sobre la lámina de cobre deja las marcas de los dientes en la superficie, quedando esta cubierta de finos surcos paralelos bordeados de barbas, como en la técnica del grabado a punta seca. Es un procedimiento largo y tedioso, pues el artista tiene que trabajar graneando primero en un sentido y después en ángulos rectos en ese sentido, después diagonalmente en los dos sentidos y por último entre todas las diagonales, de modo que toda la superficie quede finamente granulada. Si en esta etapa del proceso se procediera al entintado y estampación de la lámina, la imagen resultante sería de un color negro consistente aterciopelado. El grabador debe crear la imagen eliminando la rugosidad de la superficie de la plancha, reduciendo o en algunos casos eliminando por completo las marcas del graneador. Cuando la imagen está terminada, se entinta la lámina y se estampa el grabado. La plancha va aplastando progresivamente el granulado, por lo que esta técnica no permite reproducir gran número de ejemplares. Las gradaciones tonales desde las zonas del negro consistente hasta las del blanco puro producen fuertes contrastes, que hacen la media tinta especialmente adecuada para la técnica del claroscuro, por lo que fue muy utilizada para reproducir pinturas, sobre todo en el siglo XVIII, siendo después su lugar ocupado por el grabado al aguatinta.

6.1.1.1. Su invención se atribuye al militar alemán Ludwig von Siegen, un teniente coronel al servicio del landgrave Guillermo VI de Hesse-Kassel que en 1642 realizó el retrato de Amalia Isabel de Hanau-Münzenberg en esta técnica. Más adelante estuvo al servicio del príncipe Ruperto del Rin en Bruselas, al que enseñó el procedimiento.​ Con todo, la autoría de la invención no está del todo establecida. En la fecha en que Siegen efectuó su primer grabado el pintor flamenco Wallerant Vaillant realizó también algunos grabados en esta técnica, por lo que es difícil establecer cuál de los dos fue el primero. Unos años más tarde el historiador del grabado británico John Evelyn adjudicó su invención al príncipe Ruperto, que había publicado en Londres algunas estampas con esta técnica. Por todo ello, en 1656 Siegen empezó a firmar sus obras como primero y verdadero inventor de este género

7. Barniz blando

7.1. El barniz blando es una técnica de grabado derivada del aguafuerte. Es aquella en la que, sobre la plancha de grabado, se aplica una capa de barniz compuesto por cera, resina y cebo y que se presenta en forma de bola, pasta o bloque. Al tener una consistencia más espesa y viscosa, el barniz permite la producción de imágenes similares a las realizadas de manera directa con lápiz.

7.1.1. El barniz se aplica de la misma forma que aplicamos el barniz a la cera propio de la técnica del aguafuerte tradicional, calentando ligeramente la plancha con ayuda de un hornillo y aplicándolo sobre la misma con ayuda de una muñequilla o un rodillo (el barniz blando no se puede aplicar con brocha). Deberemos aplicar una capa de un grosor intermedio, ya que si es muy grueso el barniz, no se desprenderá en los sucesivos procedimientos. Este barniz, no es necesario ahumarlo.

7.1.1.1. Actualmente las posibilidades con el barniz blando son infinitas, ya que podemos plasmar sobre él cualquier textura y tras la mordida quedar incisa sobre la plancha metálica. Para ello procederemos a colocar el material que queremos plasmar sobre la plancha, y realizaremos presión sobre él; puede ser presión manual, o presión mecánica con ayuda de un tórculo o una prensa. El barniz quedará adherido al material que hemos plasmado y podemos proceder a morder la plancha con un baño ácido, el cual atacará a las zonas de barniz desnudo.

7.1.1.1.1. La técnica surgió en el siglo XVIII para imitar el aspecto de los dibujos realizados a lápiz de plomo y crayon y muchas veces para reproducirlos, lo cual se logra cubriendo la plancha barnizada con el barniz blando con una lámina de papel y dibujando sobre él, el motivo deseado con una punta dura pero no aguzada (puede ser un lápiz). Con esto, el barniz blando se pega al papel en las zonas en las que incidimos con la punta dejando al descubierto el metal en los lugares en los que posteriormente atacará el ácido.

8. Aguafuerte

8.1. El aguafuerte es una modalidad de grabado que se efectúa tomando como base una plancha o lámina de aleación metálica, habitualmente de hierro, zinc o, más frecuentemente, cobre. Esta se recubre de una fina capa de barniz protector, o de cera resistente a los ácidos.

8.1.1. El proceso de grabado al agua fuerte implica los siguientes pasos:

8.1.2. 1.- Una plancha de cobre o zinc, perfectamente limpia, es calentada ligeramente antes de recibir el barniz.

8.1.3. 2.- Una vez seco este último, recién se decalca el dibujo con un punzón de hueco, sin llegar a tocar el metal.

8.1.4. 3.- Se procede al grabado propiamente dicho con las puntas de acero.

8.1.5. 4.- Después de cada baño parcial las zonas ya grabadas son cubiertas con barniz y se insiste en morder con ácido las que necesitan ser intensificadas.

8.1.6. 5.- Luego se limpia la plancha, se calienta y se entinta, se quita lo sobrante y se coloca en la prensa sobre la paltina junto con el papel previamente humedecido sometiéndose a la presión necesaria para lograr la impresión

8.1.7. 6.- Las hojas se enumeran según el total de copias y el orden que ocupa cada copia en la tirada. Así, 1/10 será la primera copia de un tiraje total de 10.

8.2. La técnica de grabado aguafuerte fue desarrollada en el año 1432 por el orfebre italiano Maso Finiguerra. Este procedimiento no requiere tanta paciencia como el buril y es más rápido, más agresivo, menos lineal. La técnica de grabado aguafuerte la utilizaron con gran maestría: Alberto Durero, Harmenszoon van Rijn Rembrandt, Francisco de Goya, Paul Cezanne, René Magritte o Pablo Picasso. Hoy sigue empleándose por numerosos artistas contemporáneos.

9. Grabado a punta seca

9.1. La punta seca es una técnica de incisión directa sobre la matriz que, por norma general, es de metal o metacrilato. Se caracteriza porque la talla va siempre acompañada de una rebaba en el borde (en uno o a ambos, lados según la inclinación del punzón) diferenciándose con otros procedimientos como el buril o el aguafuerte que presentan líneas más secas. Al dibujar una punta seca el material de la plancha no se elimina, sino que se desplaza, dando lugar a trazos aterciopelados ya que la tinta -además de entrar en la talla- se “enreda” en ese reborde.

9.1.1. El artista dibuja la imagen sobre una lámina de zinc, cobre, sin tratar, o de acrílico o plástico utilizando un instrumento que parece un lápiz, con punta de diamante, o simplemente metal afilado. A medida que se va haciendo la incisión se va produciendo un surco, levantando a ambos lados una especie de suaves crestas de metal llamadas "rebarbas" o "rebabas". Las rebabas pueden presentarse a un lado de la línea o surco, o a ambos lados, dependiendo del ángulo de ataque (inclinación de la punta) con respecto a la superficie. Si se trabaja en un ángulo aproximado de 45º, se hace la rebaba sobre el ángulo complementario. Si se trabaja a unos 90º, la punta perpendicular a la superficie, se obtendrá rebaba a ambos lados de la línea. Estas rebarbas retienen cierta cantidad de tinta y dan al trazo de la punta seca un aspecto rico y aterciopelado. Pero si se quiere dar una apariencia firme y clara, lo mejor es eliminar las rebabas, sin dañar el surco. Las rebarbas son delicadas y se desgastan con la continua presión de la prensa por lo que no permiten tiradas de más de 20 o 30 copias. Para disminuir el desgaste de las rebabas, que también se da durante el proceso de entintado y limpieza de la tinta, es posible someter la placa a un baño electrolítico, con el cual se aporta un metal más duro. Este proceso recibe el nombre de acerado. Como en el proceso del grabado al aguatinta, la estampación de la punta seca se hace entintando la lámina, limpiándola, colocando un papel humedecido sobre ella e introduciéndola en la prensa.

9.1.1.1. La técnica se conoce desde el Renacimiento, cuando pudo ser desarrollada por el Maestro del Libro de Casa, nombre casual con el que se conoce a un pintor y artista gráfico aún desconocido que trabajó en el suroeste de Alemania, cerca de Mainz, entre los siglos XV y XVI.5​ Dicho artista produjo con esta técnica, que hasta entonces no se conocía.4​ La punta seca fue una técnica de expresión libre en los XVII y XVIII, en ocasiones despreciada por los editores dada su menor rentabilidad frente al buril.1​ Rembrandt fue un entusiasta de la misma, a comparación de Durero, quien la utilizó en tres obras. En la evolución de la obra grabada de Rembrandt, fue integrándose la punta seca a las planchas trabajadas al aguafuerte, llegando en muchos casos a predominar sobre este y en otros terminó siendo la técnica protagonista de la plancha. Este aspecto de la punta seca complementando otros procedimientos debe resaltarse, dado que su ejecución, directa y emocional, permite matizar, suavemente o resaltar cualquier grabado ejecutado con otra técnica. En la época contemporánea es una técnica ampliamente utilizada por los artistas grabadores.

10. Abigail Rivera Rodriguez #38 |3°"A"|