El pensamiento de Sòcrates y sus discìpulos

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
El pensamiento de Sòcrates y sus discìpulos por Mind Map: El pensamiento de Sòcrates y sus discìpulos

1. Platòn

1.1. El bien es un elemento fundamental de la realidad.

1.2. Discípulos más brillantes de Sócrates, el mal no existe en sí mismo, sino como reflejo imperfecto de lo real, que es el bien.

1.3. Mantiene que la virtud humana descansa en la aptitud de una persona para llevar a cabo su propia función en el mundo, que vendrá determinada por la parte del alma que domine en cada uno de los individuos.

1.4. Planteo cuatro estilos de malos gobiernos:

1.4.1. Timocracia:

1.4.1.1. En este tipo de gobierno, los gobernantes, se vuelven amantes voraces de las riquezas, honrando de manera desmedida la posesión de plata y oro y todo esto motivado por su avaricia y pensamientos viciosos

1.4.2. Oligarquía:

1.4.2.1. Toma importancia los niveles de fortuna que se posea, es decir los que mandan son los que tienen más dinero, los más ricos son los que están en la cumbre del poder y los pobres prácticamente no participan. Hay una persecución desmedida e incesante de la riqueza y un menosprecio de la virtud y de la bondad.

1.4.3. Democracia:

1.4.3.1. El gusto de las personas se expresa por consenso, pero lo malo de este régimen democrático, es que puede surgir un desorden o una anarquía, producto de una expresión colectiva consensuada que no uso el razonamiento para decidir y en donde se impuso lo cuantitativo a lo racional.

1.4.4. Tiranía:

1.4.4.1. El tirano, embriagado de poder, necesita, de la adulación a hombres viciosos, sin valores morales, dispuestos a hacer cualquier cosa, que le ayuden a mantener su dictadura, sin importar mayor cosa el daño que causen en la población.

1.5. El estado ideal de Platón se encuentran las virtudes y las leyes propicias para la convivencia entre los hombres, sin alguna posibilidad de desigualdad, también la ética se tomará como el sumo bien el cual será adoptado por cada hombre, hasta alcanzar la simetría de belleza y verdad.

2. Escuelas Helenísticas

2.1. Se considera helenismo propiamente al fenómeno y proceso de difusión de la cultura griega en el ámbito del mundo oriental, difusión que supone una universalización de esta cultura, dentro de un proceso histórico de descomposición del imperio macedónico, que pasa por las fases de desmembración, conquista de Grecia por Roma y el surgimiento del imperio romano.

2.2. Epicureísmo

2.2.1. Movimiento filosófico conformado por el conjunto de doctrinas desarrolladas y establecidas por Epicuro de Samos (341 ó 342 – 270 a.C.) y por sus discípulos: Colotes, Timócrates, Hermarco Idomeneo, Hedeira, Leonteso y principalmente Metrodoro.

2.2.2. Sostiene esta escuela, el mismo pensamiento y doctrina que los cirenaicos en torno al placer, al que consideran el valor supremo, al cual se subordinan todos los demás. Para ello, seguían la regla de conducta práctica de “procurar el máximo de placer con el mínimo de dolor”. Pero a diferencia de la concepción hedonista de Aristipo que para él la felicidad era la suma de todos los placeres.

2.2.2.1. Según Escobar Valenzuela; Epicuro desarrolla una clasificación de los placeres.

2.2.2.1.1. Placeres naturales y necesarios: Son aquellos que dan bienestar y paz al alma y evitan daños al cuerpo, como el comer y el beber moderadamente.

2.2.2.1.2. Placeres naturales pero no necesarios. Los que nos permiten escoger, variar y preferir ciertos placeres a otros, como comer peras en lugar de manzanas, pan en vez de pescado.

2.2.2.1.3. Ni naturales ni necesarios. Éstos son insaciables, como la ambición y la sensualidad que son fuentes del mal. El hombre sabio y prudente debe alejarse de ellos.

2.3. Estoicismo

2.3.1. Los estoicos, consideraban a la ética como la tercera parte de la filosofía (la lógica y la física eran las dos primeras).

2.3.2. Muchos pensadores, consideran las proposiciones de ésta escuela como un simple idealismo ético. Los grados más elevados de la vida estoica están sellados por la impasibilidad, que es un equilibrio y serenidad completos enfrente de los afectos, las pasiones y las contradicciones de la vida. El estoico tiene que renunciar a los placeres y soportar los dolores y penalidades propias

3. Sòcrates

3.1. Su posición filosófica, representada en los diálogos de su discípulo Platón, puede resumirse de la siguiente manera: la virtud es conocimiento; la gente será virtuosa si sabe lo que es la virtud, y el vicio, o el mal, es fruto de la ignorancia. Así, según Sócrates, la educación consistía en aquello que constituye la virtud y que puede conseguir que la gente sea y actúe conforme a la moral.

3.2. Era un filósofo griego muy sabio y se opuso consistentemente a los sofistas. Sócrates quería una ciudad resultado de leyes absolutas y eternas, y no relativas y subjetivas.

4. Aristóteles

4.1. Apostó por el deber de buscar la felicidad aquí, en el más acá, único suelo permitido. Él decía que si vivimos una sola vez y no somos felices, hemos fracasado. Consideraba que la primera búsqueda del hombre debe ser el de la FELICIDAD.

4.2. La teoría aristotélica sobre la ética, se basa en el hecho de alcanzar la felicidad, pero antes de alcanzar la felicidad hay que reflexionar y determinar cómo se va a alcanzar o que procesos hay que seguir para ir constituyendo un modelo para lograr los fines y objetivos propuestos.

4.3. Pensamiento y lógica aristotélica, el bien perfecto es el que debe siempre poseerse por sí mismo y no por una razón ajena a él. Este bien parece ser, en primer lugar, la felicidad. La buscamos, en efecto, siempre por sí misma y no por una razón ajena a ella misma, ya que la felicidad tiene un valor intrínseco.

4.4. Entonces el pensamiento aristotélico, consiste en que el hombre ético, ha de ser un hombre prudente, sabio y justo, que mide las consecuencias en las actividades diarias de la vida y que mantiene un género de vida en la razón, la cual es la guía perfecta para conseguir los bienes, este género de vida consiste en la actividad del alma conforme a la virtud.