La investigación de la comunicación de masas - by Mauro Wolf

Plan your projects and define important tasks and actions

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
La investigación de la comunicación de masas - by Mauro Wolf por Mind Map: La investigación de la comunicación de masas - by Mauro Wolf

1. 3.4 El elaboración de noticias: Los Valores / Noticia Definida La noticiabilidad Como El Conjunto de Elementos a Traves De Los Cuales EL APARATO Informativo Controla y gestiona la Cantidad y el tipo de acontecimientos de Los Que recientemente Seleccionar las noticias, PODEMOS DEFINIR LOS / Noticia Valores (valores de las noticias ) como un componente de la noticiabilidad. Representan La Respuesta a la siguiente PREGUNTA: ¿QUÉ acontecimientos hijo considerados interesantes Suficientemente, significativos, Relevantes, Para Ser Transformados es noticia? Antes de examinar · en detalle su articulación, Hay Que Hacer ALGUNAS Consideraciones Generales Sobre papel do.

1.1. 3.4.1 Criterios sustantivos

1.2. 3.4.2 Criterios relativos al producto

1.3. 3.4.3 Criterios relativos al medio

1.4. 3.4.4 Criterios relativos al público

1.5. 3.4.5 Criterios relativos a la competencia

2. 3.1 Premisa La segunda área del análisis comunicativo reciente, que presenta muchos puntos de contacto con los temas de los anteriores capítulos, los estudios sobre los emisores y los procesos productivos en las comunicaciones de masas. Este último ámbito se ha constituido en los últimos años en un verdadero archivo de investigaciones. Su importancia está relacionada con el hecho de ofrecer la posibilidad concreta de las principales tendencias del análisis, la sociológica y la comunicación comunicativa, representando en este sentido un ejemplo ya parcialmente realizado de la superación disciplinar tantas veces invocada en los estudios mediológicos. Además, algunos puntos en el capítulo precedente ilustran las convergencias en el curso entre los estudios sobre los emisores y sobre la lógica productiva en los medios por un lado, y los estudios sobre los efectos a largo plazo por otro, se manifiestan por tanto otras conexiones que Deben ser profundizadas.

3. 1.5 La teoría funcionalista de las comunicaciones de masas La teoría funcionalista de los media representa el mentís más explícito al lugar común según el cual la crisis del sector obedecería fundamentalmente a la indiferencia, al desinterés, a la distancia entre teoría social general y communication research. Para gran parte de los estudios mediológicos esto no parece del todo convincente o, al menos (como veremos más adelante), si ha habido y si hay carencia de un paradigma teórico general, ha sido más a nivel comunicativo que sociológico: además, en este caso particular el cuadro interpretativo sobre los media se remite explícita y programáticamente a una teoría sociológica bastante compleja como el estructural-funcionalismo.

3.1. 1.5.1 El planteamiento estructural-funcionalista

3.1.1. 1. La conservación del modelo y el control de las tensiones (todo sistema social posee mecanismos de socialización que realizan el proceso mediante el cual los modelos culturales del sistema son interiorizados en la personalidad de los individuos).

3.1.2. 2. La adaptación al ambiente (todo sistema social para sobrevivir debe adaptarse al propio ambiente social y a otros. Un ejemplo de función que responde al problema de la adaptación es la división del trabajo, que encuentra su base en el hecho de que ningún individuo puede desempeñar simultáneamente todas las tareas que deben ser desempeñadas para la supervivencia del sistema social).

3.1.3. 3. La persecución de la finalidad (todo sistema social tiene varias finalidades que alcanzar, rea- lizables mediante desempeñar simultáneamente todas las tareas que deben ser desempeñadas para la supervivencia del sistema social).

3.1.4. 4. La integración (las partes que integran el sistema deben estar relacionadas entre sí. Debe ha- ber fidelidad entre los miembros de un sistema y fidelidad al propio sistema en su conjunto. Para contrarrestar las tendencias a la disgregación, son necesarios mecanismos que sostengan la estructura fundamental del sistema).

3.2. 1.5.2 Las funciones de las comunicaciones de masas Un ejemplo claro y explícito de teoría mediológica funcionalista está constituido ensayo de Wright –presentado en Milán con ocasión del IV Congreso Mundial de en 1959– titulado: Functional Analysis and Mass Communication (Análisis funcional nicación de masas). En él se describe una estructura conceptual que debería permitir inventariar en términos cionales las complejas relaciones entre medios de comunicación y sociedad.

3.2.1. Objetivos son articulas

3.2.1.1. Funciones

3.2.1.2. Disfunciones

3.2.1.3. Latentes

3.2.1.4. Manifiestas de las transmisiones

3.2.1.5. Periodísticas

3.2.1.6. Informativas

3.2.1.7. Culturales

3.2.1.8. Emprendiminetos

3.2.1.9. Sociedad

3.2.1.10. Grupo

3.2.1.11. Individuo

3.2.1.12. Sistema Cultural

3.3. 1.5.3 De los usos como funciones a las funciones de los usos: la hipótesis de los uses and gratifications Las funciones [se refieren] a las consecuencias de algunos elementos regulares, estandarizados y rutiniza- dos por el proceso comunicativo. En cuanto tales se diferencian de los efectos deseados o de las finalidades del comunicador y de los usos o de las motivaciones del destinatario. En este sentido un network puede pretender que una sit-comedy tenga una amplia audience para proporcionar un amplio público de potenciales compradores de los productos de su patrocinador, pero el programa podría tener (entre otras) la consecuencia de convertir la intolerancia en un tema para ser discutido, analizado y criticado socialmente. O bien, un oyente podría dirigirse hacia aquel tipo de entretenimiento para relajarse, pero la continua exposición al género podría tener la consecuencia de reducir sus prejuicios hacia las minorías. Incluso diferenciando las necesidades de las funciones, es posible concebir en términos funcionales la gratificación de las necesidades percibidas por los individuos (WRIGHT, 1974, 209).

3.3.1. En particular, puede establecerse una relación entre el contexto social en el que vive el destinatario y las clases de necesidades que favorecen el consumo de comunicaciones de masas, según cinco modalidades:

3.3.1.1. 1.La situación social produce tensiones y conflictos, que el consumo de mass media atenúa;

3.3.1.2. 2. La situación social crea la conciencia de determinados problemas que exigen atención, y la información sobre ellos puede buscarse en los media;

3.3.1.3. 3. La situación social ofrece escasas oportunidades reales de satisfacer determinadas necesidades, que procuran satisfacerse, de forma delegada, con los media;

3.3.1.4. 4. La situación social crea determinados valores, cuya afirmación y cuyo refuerzo son facilitados por las comunicaciones de masas;

3.3.1.5. 5. La situación social proporciona y determina expectativas de familiaridad con determinados mensajes, que deben por tanto ser disfrutados para sostener la pertenencia a grupos sociales de referencia (KATZ-BLUMLER-GUREVITCH, 1974, 27).

3.3.2. Además de la conexión entre clases de necesidades y modalidades de consumo de los media por un lado e imperativos funcionales del sistema social por otro –conexión que evidencia el planteamiento funcionalista de la hipótesis sobre los «usos y gratificaciones»–, el elemento característico de esta última estriba en considerar el conjunto de las necesidades del destinatario como una variante independiente para el estudio de los efectos. La hipótesis está articulada en cinco puntos fundamentales:

3.3.2.1. l. La audience es concebida como activa, es decir, una parte importante del uso de los media está destinada a una finalidad [...];

3.3.2.2. 2. En el proceso de comunicación de masas gran parte de iniciativa en la conexión de las necesidades y la elección de los media depende del destinatario [...];

3.3.2.3. 3. Los media compiten con otras fuentes de satisfacción de las necesidades. Los gratificados por la comunicación de masas representan sólo un segmento del amplio espectro de las necesidades humanas, y el grado en que éstas pueden ser adecuadamente satisfechas por el consumo de los media es evidentemen- te variable [...] Por tanto hay que considerar las demás alternativas funcionales;

3.3.2.4. 4. Desde el punto de vista metodológico, muchas de las finalidades a las que está destinado el uso de los media pueden ser conocidas a través de los datos proporcionados por los mismos destinatarios, es decir, son suficientemente conscientes para poder dar razón de sus propios intereses y motivos en casos específicos o al menos reconocerlos si les son explicitados de una forma verbal familiar y comprensible para ellos;

3.3.2.5. 5. Los juicios de valor sobre el significado cultural de las comunicaciones de masas deberían mantenerse en suspenso hasta que las orientaciones de la audience no fuesen analizadas en sus mismos términos (KATZ-BLUMLER-GUREVITCH, 1974, 21).

4. 1.- CONTEXTOS Y PARADIGMAS EN LA INVESTIGACIÓN SOBRE LOS MEDIOS

4.1. 1.1 Premisa La presentación y el análisis de las distintas teorías no siguen simplemente un criterio cronológico, sino que a la vez están dispuestos según las determinaciones: a) el contexto social, histórico, económico b) el tipo de teoría social implícita o explícitamente declarada de Las teorías mediológicas. c) el modelo de proceso comunicativo que presenta cada teoría mediológica.

4.2. 1.2 La teoría hipodérmica La postura sostenida por dicho modelo se puede sintetizar con la afirmación de que "cada miembro del público de masas es personal y directamente atacado" Por el mensaje »(WRIGHT, 1975, 79). Históricamente, la teoría hipodérmica coincide con el peligro de las dos guerras mundiales y la difusión de una gran escalada de las comunicaciones de masas y la primera reacción suscitada por este fenómeno entre los estudios de los distintos campos. La pregunta: ¿qué efecto producen los medios en una sociedad de masas? El elemento principal de la teoría hipodérmica es la presencia en una "teoría"

4.2.1. 1.3 La corriente empírico-experimental o «de la persuasión» Al exponer este tipo de estudios mediológicos conviene precisar primero algunas características. En primer lugar, la corriente experimental conduce al abandono de la teoría hipodérmica paralelamente a los estudios empíricos sobre el terreno, y las adquisiciones de estos dos campos se hallan estrechamente vinculadas entre sí.

4.2.1.1. 1.3.1 Los factores relativos a la audience

4.2.1.1.1. A. Interés por adquirir información

4.2.1.1.2. B. Exposición selectiva

4.2.1.1.3. C. Percepción selectiva

4.2.1.1.4. D. Memorización selectiva

4.2.1.2. 1.3.2 Los factores vinculados al mensaje

4.2.1.2.1. A. La credibilidad del comunicador

4.2.1.2.2. B. El orden de las argumentaciones

4.2.1.2.3. C. La exhaustividad de las argumentaciones

4.2.1.2.4. D. La explicitación de las conclusiones

4.2.2. 1.2.1 La sociedad de masas

4.2.3. 1.2.2 El modelo «comunicativo» de la teoría hipodérmica

4.2.4. 1.2.3 El modelo de Lasswell y la superación de la teoría hipodérmica

4.3. 1.4 Los estudios empíricos sobre el terreno o «de los efectos Iimitados Para esta teoría de los media de orientación sociológica 1.3 sobre la corriente psicológica: su desarrollo ha estado multáneas elaboraciones de la investigación experimental de total autonomía. Respecto a la teoría precedente, diológicos ha marcado de forma más significativa la adquisiciones más significativas de dicha teoría de los túan su presencia en cada inventario crítico de la literatura una excepción a dicha costumbre.

4.3.1. 1.4.1 Los estudios sobre el consumo de los media

4.3.1.1. Cómo estudiar el atractivo de los programas Existen tres formas distintas de conocer lo que un programa significa para el público. Probablemente, de- berían ser utilizadas las tres a la vez.

4.3.1.2. Análisis de contenido La primera forma es partir de un análisis del contenido del programa. El procedimiento permite algunas inferencias sobre lo que los oyentes deducen del contenido, o al menos permite eliminar otras posibilidades. Es lícito suponer que la gente no escuche conversaciones sobre la historia del arte griego para recabar consejos sobre cómo cocinar [...]

4.3.1.3. Características de los oyentes La segunda forma de descubrir lo que el programa significa para los oyentes es realizar un atento análisis diferencial de los distintos grupos de oyentes. Se sabe bastante sobre las diferencias psicológicas entre sexo, edad y grupos sociales. Si un programa es escuchado predominantemente por un grupo social en lugar de otros es posible comprender la naturaleza de su aliciente. Supongamos por ejemplo que entre dos comedias la audience de una esté integrada por personas con un nivel de escolaridad superior a la audience de la otra: de ello se puede deducir que la primera comedia ofrece una clase de humor más sofisticado que la segunda [...]

4.3.1.4. Estudios sobre las gratificaciones Puede preguntarse directamente a las personas lo que significa para ellas el programa (es decir, por qué lo escuchan) y sus respuestas pueden constituir un punto de partida para ulteriores investigaciones. Este análisis de las gratificaciones debería llevarse a cabo a múltiples niveles [...]

4.3.2. 1.4.2 El contexto social y los efectos de los media En un trabajo realizado durante la segunda guerra mundial, sobre el problema de los efectos que obtenía la propaganda aliada dirigida a las tropas alemanas para convencerlas a deponer las armas, SHILS Y JANOWITZ (1948) evidencian el punto fundamental que caracteriza a este filón de estudios: la eficacia de los influencia se deriva, más que las rodea.

4.3.3. 1.4.3 ¿Retórica de la persuasión o efectos limitados? El segundo y el tercer modelo de investigación mediológica (psicológico-experimental y sociológico de campo) se plantean el objetivo de demostrar empíricamente la consistencia y el alcance de los efectos obtenidos por las comunicaciones de masas. Los resultados son divergentes: los estudios experimentales, a pesar de explicitar las defensas individuales y de analizar las razones del fracaso de una campaña de persuasión, subrayan la posibilidad de obtener efectos de persuasión siempre que los mensajes estén estructurados de forma adecuada a las características psicológicas de los destinatarios.

4.4. 1.6 La teoría crítica La «teoría crítica» representa el abogado del diablo de muchas communication research, la pars destruens del tipo de conocimiento que se iba elaborando trabajosamente en ámbito «administrativo». Como se ha dicho en la introducción, un tema importante en el debate sobre la crisis de los estudios mediológicos es el contraste entre investigación administrativa y teoría crítica: contraste problemático y forzado, sobre el que vale la pena volver, tras haber ilustrado algunos aspectos fundamentales de la teoría crítica.

4.4.1. 1.6.1 Rasgos generales de la teoría crítica La «teoría crítica» se identifica históricamente con el grupo de estudiosos del Institut für Sozialforschung de Francfort: fundado en 1923, se convirtió en seguida en un centro significativo adquiriendo su identidad definitiva con el nombramiento de Max Horkheimer como director.

4.4.2. 1.6.2 La industria cultural como sistema El término «industria cultural» es empleado por HORKHEIMER yADORNO por primera vez en la Dialéctica de la Ilustración (texto comenzado en 1942, publicado en 1947): en este libro se ilustra la «transformación del progreso cultural en su contrario», sobre la base de análisis de fenómenos sociales característicos de la sociedad americana entre los años treinta y cuarenta. En los apuntes precedentes a la redacción difinitiva de la Dialéctica de la Ilustración se utilizaba el término «cultura de masas». La expresión fue sustituida por «la de industria cultural, para eliminar desde el principio la interpretación más corriente, es decir, que se trata de una cultura que surge espontáneamente de las propias masas, de una forma contemporánea de arte popular» (ADORNO, 1967, 5).

4.4.3. 1.6.3 El individuo en la época de la industria cultural En la era de la industria cultural el individuo ya no decide autónomamente: el conflicto entre impulsos y conciencia se resuelve con la adhesión acrítica a los valores impuestos: «lo que antes los filósofos llamaban vida se ha reducido a la esfera de lo privado y luego del puro y simple consumo, que ya no es más que un apéndice del proceso material de la producción, sin autonomía y sustancia propias» (ADORNO, 1951, 3).

4.4.4. 1.6.4 La calidad de la fruición de los productos culturales Los productos de la industria cultural, «a partir del más típico, el film sonoro, paraliza [imaginación y espontaneidad] por su propia constitución objetiva. Están hechos de forma que su aprehensión adecuada exige por supuesto rapidez de intuición, dotes de observación, competencia específica, pero a la vez prohíbe la actividad mental del espectador, si éste no quiere perderse los hechos que pasan rápidamente ante sus ojos» (HORKHEIMER-ADORNO, 1947, 137).

4.4.5. 1.6.5 Los «efectos» de los media Estas son algunas de las características sustanciales de la industria cultural: es evidente que ningún tipo de análisis de los medios de comunicación de masas puede ignorarlas, y mucho menos un análisis de los llamados efectos de los media. El interés por un elemento específico como la televisión y su lenguaje tampoco debe prescindir del contexto económico, social y cultural en el que opera.

4.4.6. 1.6.6 Los géneros La estrategia de dominio de la industria cultural viene pues de lejos y dispone de múltiples tácticas. Una de ellas consiste en la estereotipación. Los estereotipos son un elemento indispensable para organizar y anticipar las experiencias de la realidad social que lleva a cabo el individuo. Impiden el caos cognoscitivo, la desorganización mental, representan en definitiva un necesario instrumento de economía en el aprendizaje. Como tales, ninguna actividad puede prescindir de ellos: sin embargo, en el desarrollo histórico de la industria cultural, la función de los estereotipos se ha visto profundamente alterada y modificada.

4.4.7. 1.6.7 Teoría crítica frente a investigación administrativa La teoría crítica –que denuncia la contradicción entre individuos y sociedad como un producto histórico de la división de clases, y que se opone a las disciplinas que representan dicha contradicción como un dato natural–, cuando analiza la industria cultural, explicita sobre todo su tendencia a tratar la mentalidad de las masas como un dato inmutable, como un presupuesto de su propia existencia.

4.4.7.1. a) una teoría sobre las tendencias de fondo que llevan a lo que él define una «cultura promocional»;

4.4.7.2. b) los análisis de fenómenos específicos para ilustrar su contribución al fortalecimiento de la tendencia dominante;

4.4.7.3. c) las consecuencias que se manifiestan sobre la estructura de la personalidad;

4.4.7.4. d) las consideraciones sobre las alternativas posibles.

4.5. 1.7 La teoría culturológica Conforme la teoría crítica se iba convirtiendo en el polo de referencia para los estudios que no se identificaban con el planteamiento de la investigación administrativa, otra área de interés y de reflexión, también opuesta a la communication research, se estaba elaborando, sobre todo en la cultura francesa. Se trata de la llamada «teoría culturológica»: su característica fundamental es estudiar la cultura de masas, poniendo de manifiesto los elementos antropológicos más importantes y la relación que se instaura en ella entre el cosumidor y el objeto de consumo.

4.5.1. 1.8 La perspectiva de los cultural studies La multiplicidad de las perspectivas que a lo largo del tiempo se han ido elaborando sobre las comunicaciones de masas ayuda a comprender un aspecto de fondo de la investigación comunicativa, su estar fuertemente expuesto a discursos «competitivos», sectoriales y a veces corporativos, sobre el mismo objeto. El «saber práctico» de los profesionales de la comunicación (periodistas, media-men, publicistas, responsables televisivos, etc.) y el «saber político» de las instituciones directa o indirectamente implicadas en la gestión o en el control de los media son dos ejemplos de aproximaciones «competitivas».

4.6. 1.9 Las teorías comunicativas Uno de los hilos conductores de este libro es que la historia y la evolución de la communication research han estado profundamente influenciadas también por el tipo de teoría comunicativa dominante en cada momento. Es decir, se puede «leer» la sucesión de los principales problemas planteados por la investigación, no sólo respecto a las determinaciones del contexto histórico-económico y político, o al predominio de un paradigma sociológico concreto, sino también respecto al grado de elaboración de los modelos sobre los procesos comunicativos.

4.6.1. 1.9.1 El modelo comunicativo de la teoría de la información Históricamente puede observarse que a nivel semántico los términos «comunicación» y «comunicar» sufren sensibles modificaciones: «los usos que en su conjunto significan “compartir” pasan progresivamente a un segundo plano para dejar lugar a los usos lingüísticos centrados en torno al significado de “transmitir”» (WINKIN, 1981, 14). La teoría de la sociedad de masas y la correspondiente bullett theory (véase 1.2.2) de la comunicación representan eficazmente esta tendencia, cuya expresión más consistente la proporciona la teoría de la información, o mejor dicho, la teoría matemática de la comunicación (SHANNON-WEAVER, 1949).

4.6.1.1. 1.9.2 El modelo comunicativo semiótico-informacional La valencia transmisora propia de la teoría informacional centraba su atención en la eficiencia del proceso comunicativo más que en su dinámica. El interés cognoscitivo por los distintos componentes de la relación comunicativa en los media se hallaba subordinado a la atención hacia la capacidad de difusión de la comunicación de masas para transmitir a un amplio público los «mismos» contenidos. Con estas premisas no es casual que el problema de los efectos entendido como modalidad de descodificación e interpretación de los mensajes haya surgido recientemente y sobre todo al margen de la tradición mediológica.

4.6.1.1.1. 1.9.3 El modelo semiótico-textual Respecto al precedente, el modelo semiótico-textual representa un instrumento más adecuado para interpretar problemas específicos de la comunicación de masas. En particular, a diferencia de antes, ahora se subraya que hablar de un mensaje que llega, formulado sobre la base de un determinado código, y que es descodificado sobre la base de los códigos de los destinatarios, constituye una simplificación terminológica que puede inducir a error. En efecto, la situación es la siguiente: a) los destinatarios no reciben mensajes particulares reconocibles, sino conjuntos textuales; b) los destinatarios no comparan los mensajes con códigos reconocibles como tales, sino con conjuntos de prácticas textuales, depositadas (en el interior o en la base de las cuales es posible sin duda reconocer sistemas gramaticales de reglas, pero sólo a un ulterior nivel de abstracción metalingüística); c) los destinatarios no reciben nunca un único mensaje: reciben muchos, tanto en sentido sincrónico como en sentido diacrónico (ECO-FABBRI, 1978, 570).

4.7. 1.10 Conclusiones A lo largo de todo este capítulo he intentado describir, a grandes rasgos, el desarrollo de la communication research siguiendo trazas que han sido sucesivamente integradas, consolidadas, atenuadas, recuperadas: de hecho es una historia «llena de intentos de repudiar viejas teorizaciones, de iniciar otras nuevas y de dirigir la atención hacia aspectos que permanecían inexplorados» (ELLIOT, 1974, 249). A través de este laborioso camino se está perfilando actualmente una situación que permite desplazar «el centro de gravedad del análisis comunicativo del uso de un método a la sustancia de problemas que requieren metodologías distintas para su valorización» (BAUER, 1964b, 517).

5. 2. EL ESTUDIO DE LOS EFECTOS A LARGO PLAZO

5.1. 2.1 Premisa El segundo y el tercer capítulo ilustran las tendencias actuales de la communication research, capaces de superar el impasse del debate ideológico y al mismo tiempo proponer sobre problemas específicos integraciones posibles entre ámbitos disciplinares distintos. A pesar de la gran variedad de temas actualmente presentes, los que mejor desarrollan este papel «de arrastre» no son muchos: personalmente los más complejos y significativos me parecen por un lado la cuestión de los efectos de los media, por otro lado el problema de cómo los mismos construyen la imagen de la realidad social. Ambos temas se hallan estrechamente ligados y algunas cuestiones abordadas por uno resultan útiles para el correcto planteamiento del otro. Antes de profundizar el primer punto conviene ilustrar cómo se ha determinado el paso al nuevo planteamiento.

5.2. 2.2 La hipótesis de la agenda-setting En el ámbito de los campos descritos en el anterior apartado, ocupa un lugar importante la hipótesis de la agenda-setting. Esta sostiene que como consecuencia de la acción de los periódicos, de la televisión y de los demás medios de información, el público es consciente o ignora, presta atención o descuida, enfatiza o pasa por alto, elementos específicos de los escenarios públicos. La gente tiende a incluir o a excluir de sus propios conocimientos lo que los medía incluyen o excluyen de su propio contenido. El público además tiende a asignar a lo que incluye una importancia que refleja el énfasis atribuido por los mass media a los acontecimientos, a los problemas, a las personas (SHAW, 1979, 96).

5.3. 2.3 Algunos datos sobre el efecto de agenda-setting Después de señalar que en este apartado se exponen sólo algunos resultados de los trabajos más significativos, podemos adelantar que en su conjunto los datos parecen demostrar un cierto nivel de efecto de agenda, aunque no de forma tan «rígida» como la inicial formulación de la hipótesis daba a entender. La exposición está organizada según el tipo de problema que los mencionados trabajos estudian predominantemente.

5.3.1. 2.3.1 El diferente poder de agenda de los distintos media

5.3.2. 2.3.2 ¿Efectos cognoscitivos o predisposiciones?

5.3.3. 2.3.3 ¿Qué conocimientos y qué públicos para el efecto de agenda-setting?

5.4. 2.4 Límites, problemas y aspectos metodológicos en la hipótesis de la agenda-setting Ya nos hemos referido a algunos problemas y límites de la hipótesis de la agenda-setting en el apartado anterior; la exigencia que empieza a sentirse actualmente en este sector es la necesidad de una estrategia teórica de investigación que sustituya al empirismo táctico seguido hasta ahora (McCombs, 1981). «Mientras los análisis en torno a la agenda-setting, como gran parte de los análisis en general, adolecen de insuficiencias metodológicas, sus problemas fundamentales son de tipo conceptual» (LANG-LANG, 1981, 448). En este apartado voy a intentar delimitarlos sucintamente, junto a las integraciones disciplinares que parecen demostrarse más fecundas.

5.4.1. 2.4.1 Las agendas de los distintos media

5.4.1.1. la decisión de deducir operativamente la agenda de los media considerando cada medio por separado o utilizando medidas agregadas de todos los media, no ha recibido la atención que merece [...]. La prensa y los demás mass media difieren parcialmente en su elección del tema específico que debe ser más enfatizado. De lo que se deriva que si la agenda de los destinatarios está formada por los media, el medioespecífico del que se ocupa representa una variante importante. Las agendas de los media deberían agregarse sólo cuando se está en presencia de una correlación muy alta entre los distintos media (DE GEORGE, 1981, 221).

5.4.2. 2.4.2 La naturaleza y los procesos de la agenda-setting

5.4.2.1. La hipótesis de la agenda-setting se desarrolla a partir de un interés general hacia la forma en que la gente organiza y estructura la realidad circundante. La metáfora de la agenda-setting es una macrodescripción de este proceso [...]. Se basa en algunas aserciones e interrogantes específicos sobre el tipo de estrategias activadas por los sujetos al estructurar su propio mundo. Por ejemplo, la típica medida de la agenda de los media –que articula los temas según la frecuencia con que son citados– está basada en el presupuesto de que la frecuencia con la que un tema o un argumento aparece es una indicación importante utilizada por los destinatarios para valorar su relevancia (MCCOMBS, 1981, 211) [el subrayado es mío].

5.4.3. 2.4.3 El parámetro temporal en la hipótesis de la agenda-setting

5.4.3.1. a) el frame temporal, es decir, el período de recogida de los datos de las dos agendas (media y público), la extensión global del tiempo en el que se actúa la verificación del efecto;

5.4.3.2. b) el intervalo temporal (time-lag), es decir, el período que transcurre entre la recogida de datos de la variante independiente (la cobertura informativa de los media) y la dependiente (agenda del público);

5.4.3.3. c) la duración de la recogida de datos de la agenda de los media, es decir, el período total de cobertura informativa durante el cual se recoge la agenda, mediante el análisis de contenido. En el caso de campañas electorales, a menudo es la duración de toda la campaña;

5.4.3.4. d) la duración de recogida de datos de la agenda del público, es decir, el período durante el cual se establece el conocimiento que posee el público de los argumentos más significativos;

5.4.3.5. e) la duración del efecto óptimo, es decir, el período en el que se determina la máxima asocia- ción entre la enfatización de los temas por parte de los media y su importancia en los conoci- mientos del público (EYAL-WINTER-DE GEORGE, 1981).

5.4.4. 2.4.4 Otras cuestiones en agenda

5.4.4.1. a) la agenda intrapersonal (o relevancia individual), que corresponde a lo que el individuo considera que son los temas más importantes: es una relevancia personal asignada a un problema de la persona, en los términos del propio conjunto de prioridades;

5.4.4.2. b) la agenda interpersonal (o relevancia comunitaria), es decir, los temas de y sobre los que el individuo habla y discute con los demás: define por tanto una relevancia intersubjetiva, es decir, la actual cantidad de importancia asignada a un tema en una red de relaciones y comunicaciones interpersonales;

5.4.4.3. c) el tercer tipo de agenda corresponde a la percepción que tiene un sujeto del estado de la opinión pública (perceived community salience;DEGEORGE, 1981): es la relevancia percibida, es decir, la importancia que el individuo cree que los demás atribuyen al tema; corresponde a un «clima de opinión» y puede incluirse en las llamadas tematizaciones.

6. 3. DE LA SOCIOLOGÍA DE LOS EMISORES AL NEWSMAKING

6.1. 3.2 Los estudios sobre los emisores: desde el gatekeeper al newsmaking

6.1.1. 3.2.1 Los estudios sobre los porteros.

6.1.2. 3.2.2 Los estudios sobre la «distorsión involuntaria»

6.1.3. 3.2.3 Aspectos metodológicos de los estudios sobre el periodismo.

6.2. 3.3 El periodismo: criterios de importancia y «noticiabilidad» «¿Qué imagen del mundo dan los radiotelevisivos informativos? ¿Cómo se relaciona esta imagen con las exigencias cotidianas de la producción de noticias en las organizaciones radiotelevisivas? » (GOLDING-ELLIOT, 1979, 1).

6.2.1. 3.3.1 Fragmentación de la información y noticiabilidad.

6.3. 3.5 Las rutinas productivas El elemento fundamental de las rutinas productivas, es decir, la sustancial escasez de tiempo y medios, acentúa la importancia de los valores / noticia, que se encuentra así también radicados en todo el proceso informativo. Este ESTA Compuesto por Diversas fases, Que Varian SEGÚN La Organización del Trabajo Específica de Cada medio de Comunicación. Aquí sólo podremos mostrar las fases principales de la producción informativa cotidiana, es decir, las que se dan en todos los aparatos y más inciden en la calidad de la información.

6.3.1. 3.5.1 La recogida del material informativo.

6.3.2. 3.5.2 Las fuentes

6.3.3. 3.5.3 Las agencias

6.3.4. 3.5.4 El dietario

6.4. 3.6 La Selección de las noticias «La Selección y la Adaptación del material de Que Llega a la redacción constituye el Proceso de convertir los acontecimientos observados en noticias» (GOLDING-Elliot, 1979, 102). El material de recogido por los corresponsales, por los Enviados Especiales Y Por los cronistas, Llegado a Través de las agencias, es un Reducido ONU Cierto Número de noticias destinadas a la transmisión del informativooalaimprenta del Periódico. En realidad la afluencia del material que debe ser seleccionado ya está regulado y estabilizado de forma más bien consistente: las formas, los procedimientos y las costumbres que Producen Dicha Regulación constituyen de por si Una pri- mera e Importante forma de Selección. Esta, por un lado, está en función de las necesidades de organización racionalmente el trabajo a fin de rutinizarlo; Por otro lado, no se deja de ser congruente con el conjunto de los valores / noticia, que son los que pueden ser posibles la parte de la selección de los próximos.

6.5. 3.7 El edición y la Presentación de las noticias «El Proceso de Tratamiento No puede ser explicitado en los informativos, ya Que Si lo fuese quebrantaría la Creencia del Público en la pretensión del APARATO DE NO LAS crear de noticias chino referirlas simplemente» (Altheide de 1976 , 97). La fase de confección y la presentación de los acontecimientos en los límites del formato y la duración de la información, así como en los resultados de los límites provocados por la organización de la producción, para "devolver" a la información su aspecto del espejo de lo que sucede en la realidad exterior independientemente del aparato informativo. Este es otra forma, mientras que todas las fases previas operan en el sentido de descontextualizar los sucesos de su marco social, histórico, económico, político , cultural, en el que se produce y en el que interpreta (es decir, en el sentido de «plegar» los acontecimientos a las exigencias de la organización del trabajo informativo), en esta última fase productiva, se realiza una operación inversa, de recontextualizarlos, pero en un marco diferente, en el formato del informativo.

6.6. 3.8 Algunas observaciones finales Como conclusión del capítulo querría recoger la hipótesis y la mención, sobre la naturaleza negociada del proceso de noticiabilidad.

6.6.1. a) la importancia de un evento es dictaminada y calibrada sobre la base de las exigencias organizativas del aparato;

6.6.2. b) los valores / noticia se convierten en jerarquías cambiantes;

6.6.3. c) en la utilización de las fuentes .

6.6.4. d) la misma composición de los informativos es una especie de «compromiso» entre elementos predefinidos (dietario) y elementos imprevisibles;

6.6.5. e) Las Modificaciones in extremis en el guión hijo valoradas a partir de su factibilidad RESPECTO un criteria Opuestos Entre Si (Importancia del acontecimiento Frente a «Costos» de la Operación de Modificación);

6.6.6. f) la rigidez de la Organización del Trabajo this mitigada por la Orientación Hacia la receptividad de acontecimientos imprevistos, en la Actualización de las noticias (lo avanzado de la hora ?? RESPECTO Al Momento de la emisión ?? en La que se decidirá el guión definitivo, y la excitación de las Últimas fases de Trabajo en contraste con la aparente calma de las horas precedentes, hijo signos de Dicha orientation).

7. Bibliografia

7.1. ADORNO, T. 1941 «Sobre la música popular», Estudios de Filosofía y Ciencias Sociales, vol. IX, n. 1, págs. 17-48. 1949 «Sobre una crítica social de la música de radio», en Berelson B. ?? Janowitz M. (eds.), A Reader in Public Opinion and Propaganda, Free Press, Nueva York, págs. 309-316. 1951 Minima Moralia, Berlín (trad. It. Mínima Moralia, Einaudi, Turín, 1954). 1954 «La televisión y los patrones de la cultura de masas », trimestral de cine, radio y televisión, vol. 8, págs. 213-235 (reproducido en Rosenberg B.? White D. (eds.), Mass Mass. The Popular Arts in America, 1964, Free Press, Nueva York, págs. 474-488; trad. It, «Televisione e modelli di cultura di massa », en Livolski M. (dirección dirigida por), Comunicazione and culture di massa, Hoepli, Milán, 1969, págs. 379-393). 1962 Einleitung in die Musiksoziologie. Zwölf theoretische Vorlesungen, Suhrkamp Verlag, Francfort (trad. It. Introduzione alla sociologia della musica, Einaudi, Turín, 1971). 1967 «Curriculum vitae über Kulturindustrie, en Ohne Leitbild. Parva Aesthetica », Suhrkamp, Francfort, págs. 60-70 (trad. It. «Riassunto sull ?? industria culturale», en Petronio G. (dirección dirigida por), Letteratura di massa. Letteratura di consumo, Laterza, Bari, 1979, págs. 5-15). 1971 «Esperienze scientifiche di one studioso europeo », Comunitá, n. 165, págs. 256-287. AGOSTINI, A. 1984 «La tematizzazione. Selezione e memoria dell ?? informazione giornalistica », problemi dell ?? informazione, n.4. Aliteo, d .; RASMUSSEN, p. 1976 «Convertirse en noticias. Un estudio de dos redacciones »Sociología del trabajo y las ocupaciones, vol. 3, n. 2, págs. 223-226. Aliteo, d. 1976 Creando Realidad. Cómo Tv News distorsiona eventos, Sage, Beverly Hills. ALVARADO, M .; BUNSCOMBE, E. 1978 Hazell. La realización de una serie de televisión, British Film Institute? Latimor, Londres.