LA FELICIDAD

LA FELICIDAD

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
LA FELICIDAD por Mind Map: LA FELICIDAD

1. La noción de la Felicidad

1.1. ¿Todos queremos ser felices? San Agustín expresa que hay que buscar una felicidad eterna, esta que solo Dios puede brindar y que viene de la mano con la salvación, pero que la libertad del hombre no puede salvarlo puesto que naturalmente la humanidad está separada de Dios desde el pecado original.

1.2. Es posible vivir con las condiciones generales de la felicidad (buena salud, amor, comodidad económica, libertad) y aún así no ser felices pues estas condiciones son necesarias pero no suficientes.

1.3. Siguiendo a R. Benedict se puede decir que la felicidad varia según la época y el tipo de sociedad. Las sociedades apolíneas ven a la felicidad como un estado duradero, un equilibrio que es el resultado de la reunión armoniosa de varios valores que definen lo que es bueno, bello y útil; un estado de bienestar del espíritu y del cuerpo, ligado al apaciguamiento de los conflictos interiores, a la conquista de un equilibrio personal. Las sociedades dionisíacas, en cambio, buscan un estado de felicidad salvaje, placeres tan diversos como numerosos. En las sociedades dionisíacas los placeres no procuran una saciedad definitiva, su búsqueda es infinita.

2. Felicidad y soberano bien

2.1. La felicidad consiste en vivir en plena conformidad con el orden enteramente racional del mundo.

2.2. El hombre debe ser capaz, merced a su voluntad racional,de dominar sus pasiones y alcanzar el más alto grado de libertad, en la paz perfecta del alma. Podrá entonces contemplar la divinidad con serenidad, ya que acepto voluntariamente la necesidad racional del universo.

2.3. En la moral cristiana la felicidad ya no hace parte de este mundo, por lo que la búsqueda de la felicidad podría interpretarse como vana y, solo quienes sean merecedores del reino de DIOS podrían obtenerla.

2.4. Aristóteles asegura que todas las cosas tienen tendencia al bien

2.5. Descartes identifica el bien moral con la manera de buscar la felicidad, es decir, identifica el bien moral con los medios que están en nuestro poder para alcanzar la felicidad; La búsqueda de la felicidad, es, y solo puede ser, asunto de lo que depende enteramente de nosotros.

3. Felicidad y civilización

3.1. Hay unos cuantos seres privilegiados, no son más que aquellos que vemos en los medios, personas ricas y jóvenes que gozan de la libertad ligada a su dinero pero, aunque están entre la realidad y el sueño, conocen la soledad, la tristeza, las neurosis y el suicidio; pero estos "héroes" simbolizan también la angustia y el mal vivir y a través de su vida dan valor al mito de que la felicidad se obtiene por medio del éxito económico.

3.2. La felicidad moderna promulga que el mundo es de los jóvenes pues, para ser feliz, hay que gustar; exige la seguridad material siendo esto resultado de un éxito social. Nuestra sociedad actual propone un conjunto de técnicas materiales de la felicidad que están efectivamente ligadas al desarrollo industrial. Tiende a difundir un modo de vida uniformizado. Finalmente se busca una felicidad que es ajena, que confunde ideal y espectáculo, olvida que es en sí mismo, donde se encuentran las posibilidades de construir la felicidad personal y de construir una sociedad que lo permita.

3.3. El ser humano ya no es un haz de instintos animales, sino un yo organizado, un sujeto consciente sujeto a una racionalidad que le viene de la sociedad. Al crecer en un sistema de instituciones, el individuo aprende a someterse a las exigencias de la ley y del orden, exigencias que transmitirá las generaciones futuras.

3.4. En la reflexión freudiana sobre la civilización, la sociedad moderna es fundamentalmente represiva: estriba en la sujeción permanente de los instintos humanos. La satisfacción de los instintos besicos del hombre es incompatible con la vida social, que exige el respeto al trabajo, al orden social, a la reproducción monógama. Cuando el principio de placer quiere satisfacerse, se enfrenta con el entorno natural y humano. Su plena realización es imposible porque es incompatible con cualquier forma de asocian, es decir, de vida social. Es menester refrenar y encauzar el flujo de vida primitiva que habita en cada uno de nosotros. Debemos desviar los instintos de su objetivo. Solo entonces puede haber civilización: el principio de placer se sustituye por el el principio de realidad.

3.5. "Hay en en la tierra tales inmensidades de miseria, angustia, malestar y horror que el hombre feliz no puede pensar en la felicidad sin avergonzarse de ella" Guide

4. El deseo, esencia del hombre

4.1. Epicuro nos prohíbe tener grandes deseos, por ejemplo, proyectos humanitarios o artísticos. También nos prohíbe deseos irrazonables, que no son ni naturales, ni necesarios, y así reduce Epicuro al hombre a un simple ser de sensación, puramente egoísta. Entonces se deben suprimir todos los deseos no naturales o necesarios dando poder absoluto a la "razón"

4.2. Según los estoicos la felicidad no es mas que saber usar bien mí voluntad, no querer sino lo que tengo y lo que me sucede.

4.3. La felicidad consiste ciertamente en vivir conforme a la virtud, en vivir conforme a la naturaleza del hombre, pero, ahora, con Aristóteles, la vida es tanto teoría como práctica y, de manera mas precisa, la vida feliz se enraíza en el deseo, en un deseo hablado, comprendido, en una "boúlesis" que tiene una estructura de sentido que le es fundamental.

4.4. El deseo no debe ser reprimido, como en Freud, o subyugado, como en Platón, aun bajo la forma disfrazada de su racionalización. Debe, por el contrario, abrirse, desarrollarse y volverse lúcido, es decir, reflexionarse a sí mismo. Solamente en la pasión es el deseo ciego: el hombre apasionado esta alienado, disminuido y triste. La liberación será aumento de potencia. Todo conocimiento verdadero es alegría: el deseo es tanto más fuerte cuanto más vasto es el saber; resulta de un conocimiento y no de una represión del deseo.