AGRESIONES AMBIENTALES POR INFECCIONES A LA EMBARAZADA

Principales infecciones que peude presentar la mujer durante el embarazo que puede llegar a producir aumento de la morbi-mortalidad tanto del embrion - feto, o la madre

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
AGRESIONES AMBIENTALES POR INFECCIONES A LA EMBARAZADA por Mind Map: AGRESIONES AMBIENTALES POR INFECCIONES A LA EMBARAZADA

1. INFECCIONES DE ORIGEN ANIMAL

1.1. TOXOPLASMOSIS

1.1.1. El parásito Toxoplasma gondii, cuyos huéspedes son animales. Se transmite a las personas por contacto con heces de gato y/o con carcasas de cerdo, contacto con o ingestión de carnes crudas o poco cocidas, ingestión de leche sin hervir y de huevos crudos. En el 90% de los casos, la madre no tiene ningún síntoma. En el restante 10% se presenta como una gripe, con dolores articulares y decaimiento

1.1.2. signos clínicos más comunes son: adenopatías (trastorno de los ganglios linfáticos), fiebre, malestar general, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de garganta al tragar líquidos, erupciones en la piel, hepatoesplenomegalia (aumento patológico del tamaño del hígado y/o del bazo).

1.1.3. Si el parásito infecta al feto, el embarazo puede terminar en un aborto, un Mortinato o muerte neonatal. Al nacer, la toxoplasmosis es subclínica en un 75% de los casos y en un 8% se afectan seriamente el sistema nervioso central y el ocular.

1.1.4. PREVENCIÓN: Tener cuidado al manipular con tierra contaminada, con heces de gato o carcasas de cerdo. Los oocistos (huevos del toxoplasma) sobreviven en el suelo varios meses y pueden ser transmitidos por las moscas y las cucarachas. • Encargar a otras personas que limpien las heces de los gatos. • No tocarse la boca, la nariz o los ojos con las manos sucias. • Lavarse las manos con jabón inmediatamente después de haber manipulado carne cruda o de haber tenido contacto con la tierra. • Controlar las pulgas y las cucarachas, ya que pueden ser portadoras de bacterias y parásitos. • Limpiar la superficie donde se prepararon alimentos o se trabajó con tierra. • No comer carnes crudas o poco cocidas , patés y otras pastas derivadas de la carne, carnes procesadas (como salchichas o jamones) o hamburguesas poco cocidas. Cocinar bien la carne, hasta alcanzar una temperatura interna de por lo menos 54 °C, para tener la seguridad de que las bacterias hayan muerto. • No comer huevos crudos o alimentos que los contengan • No comer quesos crudos no pasteurizados (“frescos”). • No tomar leche, sidras o zumos de frutas sin pasteurizar.

2. INFECCIONES VIRALES

2.1. DENGUE

2.1.1. es causado por cuatro serotipos del virus del dengue: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4.

2.1.2. Tras un período de incubación de 3 a 15 días (habitualmente de 5 a 8 días)

2.1.3. las mujeres embarazadas infectadas por dengue desarrollan frecuentemente contracciones en cualquier etapa del embarazo, lo que aumenta el riesgo de parto prematuro, ruptura prematura de membranas, hemorragia vaginal, preeclampsia, hipertensión inducida por el embarazo, retardo en el crecimiento intrauterino, malformaciones congénitas (DTN), sufrimiento fetal, partos distócicos o aborto.

2.2. CHINCUNCUNYA

2.2.1. Se describió por primera vez durante un brote ocurrido en el sur de Tanzania en 1952.

2.2.2. Los síntomas son fiebre y fuertes dolores articulares, además de dolores musculares y de cabeza, náusea, cansancio y erupciones cutáneas.

2.2.3. Una mujer embarazada no transmite el virus de chikungunya a su bebé durante el embarazo ni a través de la leche materna, pero puede existir riesgo de aborto si la madre contrae el virus en el primer trimestre de gestación.

2.3. ZIKA

2.3.1. Es asintomático en un 80% de los casos. Cuando se presentan, los síntomas duran de dos a siete días y son: fiebre, conjuntivitis no purulenta, dolor de cabeza, dolor en el cuerpo y articulaciones, prurito (comezón), sarpullido (brote, erupción), edema en las extremidades inferiores.

2.3.2. Desde el brote brasileño de zika en abril de 2015, cerca de 4000 bebés han nacido con microcefalia.

2.4. PALUDISMO

2.4.1. FORMAS AGRESIVAS: P. FALCIPARUM LAS FORMAS CRÒNICAS: P.VIVAX, OVALE Y MALARIAE

2.4.2. La malaria por Plasmodium falciparum en la madre provoca a menudo contracciones uterinas y puede dar lugar a partos prematuros o abortos.

2.4.3. Las mujeres embarazadas tienen más probabilidades de sufrir malaria cerebral y otras formas graves de la enfermedad.

3. ENFERMEDAD DE CHAGAS

3.1. Es una antropozoonosis, es decir, que se transmite de animales vertebrados a los seres humanos. Esta enfermedad puede afectar a las personas adultas y a los niños y niñas, así como a los animales de sangre caliente. Parte del ciclo de vida de este parásito se cumple en huéspedes vertebrados.

3.2. La enfermedad se transmite al ser humano por medio del insecto denominado chinche picuda

3.3. Existen dos modalidades de transmisión: la transmisión vectorial (a través de la vinchuca) y la transmisión no vectorial

3.3.1. La no vectorial puede ser transplacentaria o congénita (transmisión vertical de madre infectada al feto), o mediante ransfusiones o trasplante de órganos o tejidos infectados.

3.4. CONSECUENCIAS

3.4.1. Los efectos directos del parásito sobre los tejidos cardíacos, los mecanismos de daño o lesión mediados por autoinmunidad, los mecanismos de denervación autonómica, las anormalidades de la matriz extracelular, anormalidades microvasculares y factores relacionados con el medio ambiente y el huésped.

3.4.2. En la mujer embarazada, la enfermedad invade y se multiplica en las células de Hofbauer de la placenta y puede pasar al embrión o al feto. Las embarazadas que tienen infección crónica por T. cruzi dan a luz bebés con infección congénita. Los bebés infectados presentan bajo peso al nacer, prematuridad o asfixia inicial. Otros signos incluyen: hepatoesplenomegalia, anemia, trombocitopenia Las manifestaciones severas incluyen: miocarditis, meningoencefalitis, distrés respiratorio y alto riesgo de mortalidad. También se ha comprobado una relación directa entre el compromiso inflamatorio de la placenta y la morbilidad fetal.

4. Virus de la encefalitis equina venezolana (VEE)

4.1. Los seres humanos son infectados por el mosquito Aedes taeniorhynchus, que actúa como vector de un arbovirus, de la misma familia del dengue, pero de la subfamilia Tagoviridae.

4.2. La enfermedad en las personas suele ser leve,

4.2.1. El cuadro clínico se caracteriza por: inflamación de los tejidos nerviosos del cerebro y la médula espinal, fiebre, cefalea, náuseas, vómitos, mialgias y síntomas neurológicos tales como trastornos de la vista, temblor, letargo, desorientación y, en ocasiones, convulsiones y coma.

4.3. CONSECUENCIAS

4.3.1. Muerte fetal y aborto espontáneo por destrucción de la corteza cerebral del feto; Los bebés que sobreviven a esta infección generalmente sufren una o varias de las siguientes afectaciones: anomalías congénitas, hidroanencefalia, hidrocefalia, microoftalmia, anomalías articulares.

5. INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

5.1. Cada año se producen en el mundo 250 millones de nuevos casos; de estos, unos 50 millones ocurren en las Américas. En la actualidad, las enfermedades más frecuentes son: vaginosis bacteriana, herpes genital, clamidia, gonorrea, tricomoniasis, candidiasis, infecciones por papiloma virus humano, hepatitis B, sífilis y sida.

5.2. Sífilis congénita

5.2.1. Las infecciones maternas primarias de sífilis casi siempre causan infección fetal y anomalías congénitas importantes. Casi la mitad de los fetos infectados con sífilis muere poco antes o después del nacimiento. las consecuencias tempranas de la sífilis materna sin tratamiento son: retraso en el desarrollo; fiebre; irritabilidad; nariz en forma de silla de montar; pequeñas ampollas en las palmas de las manos y plantas de los pies; erupción en la boca, los genitales y el ano); secreción nasal acuosa. Además, pueden presentar adenopatías generalizadas, dientes y huesos anormales, hidrocefalia, discapacidad intelectual, hepatoesplenomegalia, atrofia óptica que puede llegar a producir ceguera. Las manifestaciones de la sífilis congénita tardía incluyen la tríada de Hutchinson: alteraciones de los dientes incisivos superiores, sordera progresiva y alteraciones corneales (queratitis intersticial). También se describe nariz en silla de montar, defecto en el paladar duro, lesiones óseas, abscesos en las articulaciones sinoviales y afección del sistema nervioso central.

5.3. Gonorrea

5.3.1. La gonorrea es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae, que puede crecer y multiplicarse fácilmente en áreas húmedas y tibias del aparato genital, incluidos el cuello uterino, el útero y las trompas de Falopio en la mujer, y en la uretra (conducto urinario) tanto de la mujer como del hombre. Esta bacteria también puede crecer en la boca, la garganta, los ojos y el ano. La mayoría de las mujeres con gonorrea no tienen síntomas y si los tienen, estos son leves. Incluso cuando tienen síntomas, pueden ser tan poco específicos que se confunden con los de una infección vaginal o cistitis.

5.3.2. Consecuencias Si una mujer embarazada tiene la enfermedad, es probable que la transmita a su bebé cuando este pase por el canal de parto durante el nacimiento. El contagio le puede provocar al/a la bebé ceguera, infección en las articulaciones y una infección sanguínea potencialmente mortal. Tratar la gonorrea tan pronto como se la detecta en la madre reduce el riesgo de estas complicaciones. Se aconseja que las embarazadas reciban atención médica para que les realicen las pruebas y el tratamiento necesarios.

5.4. Clamidia

5.4.1. Es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes en todo el mundo.

5.4.2. Consecuencias Si no se la trata adecuadamente, la clamidia puede causar enfermedades pélvicas inflamatorias, las cuales podrían provocar infertilidad y daño a los órganos sexuales. La clamidia aumenta en 60% las probabilidades de sufrir abortos espontáneos. También se la ha relacionado con partos prematuros, como resultado de la ruptura de la membrana uterina provocada por la infección, y con bebés de bajo peso al nacer. La infección también puede ser transmitida al neonato durante el nacimiento, a medida que pasa por el canal de parto y entra en contacto con la sangre y los fluidos vaginales de la madre. Si la o el bebé contrae clamidia en el transcurso del embarazo, es posible que más tarde desarrolle infecciones en sus órganos genitales, pulmones, oídos y ojos. Los y las bebés infectados con clamidia corren un alto riesgo de desarrollar conjuntivitis neonatal (“ojo rosado”) y neumonía. La conjuntivitis puede causar cicatrices que dejarán marcas o, incluso, producir ceguera permanente.

5.5. VIH - SIDA

5.5.1. Los fluidos corporales infecciosos son el semen y secreciones vaginales, la sangre y sus derivados, y la leche materna. Los mecanismos de transmisión del virus son las relaciones sexuales (hétero, homo y bisexuales); las transfusiones de sangre y los hemoderivados; los trasplantes de órganos contaminados, y la transmisión perinatal o vertical (transmisión durante el embarazo, durante el parto o en el posparto por medio de la lactancia materna).

5.5.2. Síndrome de sida fetal (SSF) Una mujer infectada puede transmitir el virus a su bebé, pero con las medidas de prevención se puede reducir la transmisión a menos del 5% de los casos. No se sabe todavía con exactitud por qué unos bebés adquieren el virus y otros no. Algunos factores que contribuyen a la transmisión vertical del VIH son: la fase de la infección en que se encuentra la madre, desnutrición de la embarazada, déficit de vitaminas y micronutrientes, partos pretérmino anteriores, situación inmunológica deficiente, presencia de otras ITS, tabaquismo, uso de drogas. Al igual que otros agentes infecciosos, el VIH puede transmitirse al feto a través de la placenta, por colonización fetal en el momento del parto y por medio de la leche materna. En madres VIH positivas que no han tenido hijas o hijos con SSF, la posibilidad de presencia de la enfermedad en el feto es del 20 al 50% para cada nuevo embarazo. Cuando la embarazada ha tenido previamente un hijo o hija con SSF, la posibilidad de recurrencia en embarazos posteriores es del 65%. Consecuencias El llamado síndrome de sida congénito (SSC) o embriopatía por VIH se caracteriza por fallo en el crecimiento (75%), icrocefalia (70%) y frente ancha (70%). La mayoría de los nacidos con SSC mueren entre los cuatro y los seis meses de vida.

5.6. Virus del herpes simple (VHS)

5.6.1. Existen dos tipos principales de virus herpético simple: el tipo 1 (se transmite principalmente por contacto de boca a boca y causa herpes labial) y el tipo 2 (se transmite por vía sexual y causa herpes genital). Cualquiera de los dos tipos puede producir infecciones en el área genital, usualmente en forma de una o más ampollas en los genitales, en el recto o alrededor de ellos. Las ampollas se rompen y forman úlceras dolorosas (llagas) que pueden tardar de dos a cuatro semanas en curarse la primera vez que se presentan. Las infecciones que provocan los dos tipos de virus duran toda la vida. La infección por herpes genital está muy extendida en todo el mundo, principalmente debido a mantener relaciones sexuales sin protección. Muchas veces el herpes genital no presenta síntomas, por lo cual la mayoría de quienes están infectados no tienen conciencia de su problema y pueden transmitir el virus a otras personas, incluso a un o una bebé recién nacido/a. Las mujeres embarazadas que tienen lesiones genitales provocadas por cualquiera de los dos tipos de virus herpético pueden pasar la infección a sus bebés. El herpes tipo 2 se puede transmitir en forma vertical de madre a hijo por vía transplacentaria o en el momento del parto (en el 90 al 95% de los casos). Consecuencias Se ha descrito que la infección materna por el VHS en etapas tempranas del embarazo triplica la tasa de abortos, mientras que la infección posterior a la semana 20 determina una mayor probabilidad de nacimientos prematuros. La infección fetal por el VHS suele producirse en fases tardías del embarazo, sobre todo durante el parto.