Enfermedades por S. aureus-Javier Alexander Jimenez Franco-UNAD

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
Enfermedades por S. aureus-Javier Alexander Jimenez Franco-UNAD por Mind Map: Enfermedades por S. aureus-Javier Alexander Jimenez Franco-UNAD

1. Tipos de infecciones

1.1. Endocarditis: cuando las personas se inyectan drogas, se les ha infectado un catéter en los vasos sanguíneos o se les ha instalado una válvula cardíaca artificial

1.2. Osteomielitis: si Staphylococcus aureus se propaga al hueso desde una infección del torrente sanguíneo o desde una infección de tejidos blandos adyacentes, como puede ocurrir en las personas que sufren úlceras por presión profunda o úlceras en los pies debidas a la diabetes

1.3. Infección pulmonar (neumonía): cuando se ha sufrido una gripe (especialmente) o una septicemia, cuando se toman corticoesteroides u otros fármacos inhibidores del sistema inmunitario (inmunosupresores), o cuando los afectados han sido hospitalizados al necesitar intubación traqueal y ventilación mecánica (ver Neumonías intrahospitalarias y neumonías asociadas con la asistencia sanitaria).

2. Factores de riesgo

2.1. Ciertas circunstancias aumentan el riesgo de contraer una infección por estafilococos:

2.2. Gripe

2.3. Trastornos pulmonares crónicos (como el enfisema debido a la fibrosis quística)

2.4. Leucemia

2.5. Tumores

2.6. Un órgano trasplantado, un dispositivo médico implantado o un catéter insertado en un vaso sanguíneo durante un largo periodo de tiempo

2.7. Quemaduras

2.8. Trastornos cutáneos crónicos

2.9. Cirugía

2.10. Diabetes mellitus

2.11. Los fármacos, como los corticoesteroides, fármacos que inhiben el sistema inmunitario (inmunosupresores), quimioterapia contra el cáncer o drogas ilegales inyectadas

2.12. Radioterapia

3. Síntomas de las infecciones

3.1. Las infecciones cutáneas por Staphylococcus aureus incluyen las siguientes: La foliculitis es la menos grave. La raíz del pelo (folículo) está infectada, causando un grano pequeño y poco doloroso en la base del pelo. El impétigo consiste en ampollas poco profundas y llenas de líquido que se rompen, dejando costras de color miel. El impétigo puede picar o doler. Los abscesos (forúnculos) son acúmulos de pus calientes y dolorosos justo por debajo de la piel. La celulitis es una infección de la piel y del tejido que se encuentra justo debajo de ella. La celulitis se extiende y causa dolor y enrojecimiento. La necrólisis epidérmica tóxica y, en el recién nacido, el síndrome de piel escaldada, son infecciones graves. Ambas provocan el desprendimiento de grandes cantidades de piel. Todas las infecciones estafilocócicas de la piel son muy contagiosas. Las infecciones mamarias (mastitis), que pueden incluir celulitis y abscesos, suelen aparecer entre 1 y 4 semanas después del parto. La zona alrededor del pezón está enrojecida y dolorida. Los abscesos suelen liberar una gran cantidad de bacterias en la leche de la madre, que pueden infectar al bebé lactante. La neumonía estafilocócica suele provocar fiebre muy alta, dificultad respiratoria y tos con producción de esputos que pueden estar teñidos de sangre. Causa abscesos pulmonares, que se extienden y afectan las membranas que envuelven los pulmones (provocando pleuritis) o, a veces, provocando acumulaciones de pus (empiema). Estos problemas dificultan aun más la respiración. La infección del flujo sanguíneo es causa frecuente de muerte en personas con quemaduras graves. Por lo general, se produce fiebre alta y persistente y, en ciertos casos, choque (shock). La endocarditis daña con rapidez las válvulas del corazón, hasta el punto de causar una insuficiencia cardíaca (con dificultades respiratorias) y posiblemente la muerte. La osteomielitis estafilocócica provoca escalofríos, fiebre y dolor óseo. Aparece tumefacción y enrojecimiento en la piel y en los tejidos blandos situados por encima del hueso infectado y se acumula líquido en las articulaciones cercanas a esta zona.

4. Diagnóstico de las infecciones

4.1. En caso de infecciones cutáneas, una evaluación médica.

4.2. Para otras infecciones, cultivo de sangre y líquidos corporales infectados.

4.3. Las infecciones estafilocócicas de la piel se suelen diagnosticar por su aspecto. Otras infecciones estafilocócicas más graves requieren muestras de sangre o líquidos infectados para realizar un cultivo de bacterias. Las analíticas establecen el diagnóstico y determinan qué antibióticos pueden eliminar los estafilococos (test de sensibilidad).

4.4. Si el médico sospecha osteomielitis, realiza radiografías, tomografía computarizada (TC), resonancia magnética nuclear (RMN), gammagrafía ósea o una combinación de ellas. Estas pruebas muestran la localización del daño y ayudan a determinar su gravedad.

5. Tratamiento de las infecciones

5.1. Antibióticos

5.2. A veces, extirpación quirúrgica del hueso infectado y material extraño

5.3. Las infecciones por Staphylococcus aureus se tratan con antibióticos. El médico trata de determinar si las bacterias son resistentes a los antibióticos y, si es así, a qué antibióticos.

5.4. La infección que se adquiere en un hospital se trata con antibióticos que son eficaces contra SARM: vancomicina, linezolida, tedizolida, quinupristina más dalfopristina, ceftarolina, telavancina o daptomicina. Si los resultados de las pruebas posteriores indican que la cepa es sensible a la meticilina y la persona no es alérgica a la penicilina, se utiliza un medicamento relacionado con la meticilina, como nafcilina. Dependiendo de la gravedad de la infección, los antibióticos pueden administrarse durante semanas.

5.5. La infección por Staphylococcus aureus resistente a meticilina (SARM) puede adquirirse fuera de un centro sanitario. Las cepas de SARM adquiridas en la comunidad suelen ser sensibles a otros antibióticos, como trimetoprima-sulfametoxazol, clindamicina, minociclina o doxiciclina, así como a antibióticos utilizados para tratar las infecciones por SARM adquiridas en el hospital.

5.6. Las infecciones leves de la piel debidas a SARM, como foliculitis, suelen tratarse con una pomada a base de bacitracina, neomicina y polimixina B (disponible sin receta) o mupirocina (disponible solo con prescripción médica). Si se necesita algo más que una pomada, se administran antibióticos efectivos contra el SARM por vía oral o intravenosa. El antibiótico utilizado depende de la gravedad de la infección y de los resultados de las pruebas de sensibilidad.

5.7. Si una infección afecta el hueso o materiales implantados en el organismo (como marcapasos, válvulas cardíacas artificiales, prótesis articulares e injertos de vasos sanguíneos), en ocasiones se añade rifampicina a la pauta antibiótica. Por lo general, los huesos infectados y el material implantado deben ser eliminados quirúrgicamente para curar la infección.

5.8. En caso de que haya abscesos, suele ser conveniente drenarlos.

6. Tipos de infecciones