7 reglas de oro del protocolo empresarial

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
7 reglas de oro del protocolo empresarial por Mind Map: 7 reglas de oro del protocolo empresarial

1. Regla de oro 2. Cuidar la imagen y tener buena apariencia

1.1. Tener una presencia pulcra y agradable es importante para nosotros y para los demás. Aunque debemos conocer qué puede ser para ellos “tener buena presencia” según sus costumbres, su cultura, etc, hay normas universales que trascienden a la moda.

2. Regla de oro 1. Conocer datos sobre nuestro interlocutor

2.1. La información siempre es buena. Antes de acudir a un encuentro de negocios es conveniente informarse sobre las costumbres y formación de nuestro interlocutor.

3. Regla de oro 3. Respetar las jerarquías

3.1. Debemos conocer bien los distintos rangos o las jerarquías del entorno en el que nos movemos. El respeto a las personas según su estatus o jerarquía puede ser una parte esencial de su identidad. Hay que respetar la experiencia y trayectoria de los profesionales.

4. Regla de oro 4. Conocer nuestros límites y los de los demás

4.1. Debemos conocer bien nuestras limitaciones y las de nuestros interlocutores. Hay que saber aprovechar nuestros puntos fuertes y tratar de minimizar nuestros puntos débiles.

5. Regla de oro 5. Controlar la situación

5.1. Debemos dominar las técnicas de negociación, pero también tenemos que tener un poco de psicólogos y tratar en todo momento de ser empáticos, comprender la postura de nuestros interlocutores.

6. Regla de oro 6. Honradez y lealtad: no compartir la información valiosa

6.1. Es un detalle muy pocas veces tenido en cuenta por ciertos directivos y ejecutivos de empresas (generalmente, pequeñas y medianas). Hay muchas partes de un negocio que son susceptibles de ser robadas, filtradas o copiadas. Una idea, puede costar mucho dinero.

7. Regla de oro 7. Aceptar las diferencias y respetarlas

7.1. Ante cualquier tipo de situación hay que saber “mantener el tipo” y la compostura. Es en los momentos más duros donde se ve la clase y elegancia de una persona. Hay que tratar de hacerlo por nosotros mismos y por lo que representamos en ese momento.