SITUACIÓN DE LOS RECURSOS HÍDRICOS EN MÉXICO

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
SITUACIÓN DE LOS RECURSOS HÍDRICOS EN MÉXICO por Mind Map: SITUACIÓN DE LOS  RECURSOS HÍDRICOS  EN MÉXICO

1. EL AGUA EN EL DESARROLLO

1.1. Distribución del agua

1.1.1. Ocurrencia espacial y temporal del agua.

1.1.1.1. Mientras que en el norte del país es un factor limitante, llegando a contar tan solo con 1 336 m3/hab/año en la península de Baja California, en el sur su abundancia ocasiona otro tipo de problemas; en Chiapas, por ejemplo, la disponibilidad natural por habitante al año llega a 24 674 m3 (CNA, 2004a).

1.1.1.2. Si se toman en cuenta la distribución de la población, la actividad económica y las tasas de crecimiento por regiones, resulta que el agua es un factor limitante en aquéllas donde se concentra la actividad económica y la mayoría de la población.

1.1.1.2.1. El agua subterránea constituye la fuente de abastecimiento más importante —y a menudo única— en las zonas áridas y en diferentes ciudades del territorio.

1.1.1.2.2. En contraste, en el sureste (menos de 20% del territorio nacional) se cuenta con el escurrimiento porcentual más alto: 68%;sin embargo, aquí se asienta únicamente 23% de la población y la actividad económica representa sólo 15% del PIB (CNA, 2004a)

1.1.1.2.3. En el balance nacional de agua subterránea, la extracción equivale apenas a 37% de la recarga o volumen renovable

1.1.1.3. se ha construido infraestructura hidráulica que permite regular las variaciones estacionales y anuales y almacenar cerca de 150 km3 para ayudar a equilibrar la escasez, el exceso y la demanda en las diferentes regiones

1.1.1.3.1. México cuenta con más de 4 000 presas, de las cuales 667 se clasifican como grandes.

1.2. .

1.2.1. En el año 2000, con una población de 97 millones de habitantes, la disponibilidad natural 1 media por habitante se calculaba en 4 900 m3 anuales (CNA, 2000) y para el año 2004 se estimó en 4 547 m3 anuales (CNA, 2004a). Esta cifra coloca a México como un país de baja disponibilidad natural de agua, lo cual resulta preocupante.

1.3. .

1.3.1. El uso del agua

1.3.1.1. Consuntivos, son aquéllos en los que el agua es transportada a su lugar de uso y la totalidad, o parte de ella, no regresa al cuerpo de agua.

1.3.1.1.1. En los usos consuntivos una porción del agua se evapora o transpira, o es incorporada a los productos o cosechas, utilizada para el consumo humano o del ganado, o retirada de otra forma del ambiente acuático inmediato, por lo que una parte no vuelve a la corriente o a las aguas subterráneas justo después de ser usada.

1.3.1.2. No consuntivos son aquéllos en los que el agua se utiliza en el mismo cuerpo de agua o con un desvío mínimo, por lo que regresa al entorno inmediatamente después de haberse utilizado.

1.3.1.2.1. En ocasiones el agua regresa con cambios en sus características físicas, químicas o biológicas. La generación de energía eléctrica es el principal uso no consuntivo, además del recreativo o turístico y la acuacultura.

1.3.1.3. Del total de agua naturalmente disponible, se estima que en el año 2002 se extrajeron de ríos, lagos y acuíferos del país alrededor de 72.6km3 para los principales usos.

1.3.1.3.1. Agropecuario. El agua extraída para uso agropecuario (77% de la extracción total) es en su mayoría utilizada para el riego de 6.3 millones de hectáreas, sólo 6.3% de este volumen se consume en actividades pecuarias, acuacultura y otros usos y aprovechamientos.

1.3.1.3.2. Uso para abastecimiento público. El agua utilizada para abastecimiento público es de 9.6 km3, es decir 13% del total extraído, y 70% de este volumen proviene del subsuelo.

1.3.1.3.3. Industrial. Si bien la industria autoabastecida sólo consume 10% del agua total (7.3 km3 anuales), la contaminación que genera en demanda bioquímica de oxígeno3 es tres veces mayor que la que producen 100 millones de habitantes

1.4. .

2. LA ESTRUCTURA INSTITUCIONAL, EL MARCO JURÍDICO Y EL FINANCIAMIENTO PARA EL MANEJO DEL AGUA EN EL SIGLO XX

2.1. Estructura institucional

2.1.1. Esta etapa se caracteriza por tener una visión fragmentada del manejo de los recursos naturales. En esta época se concibe la construcción de infraestructura hidráulica como un requisito del desarrollo y se dedican a ello importantes recursos (de entre 10 y 14% del presupuesto federal)

2.1.2. La política hidráulica en esta época estuvo regida principalmente por la prioridad de impulsar el desarrollo agrícola nacional hacia una agricultura moderna y principalmente, de exportación.

2.1.3. En 1989 se reconoció la necesidad de fortalecer la administración del sector hidráulico y se constituyó la Comisión Nacional del Agua (CNA) como un órgano desconcentrado de la SARH con autonomía técnica y operativa.

2.1.4. En diciembre de 1994 se creó la Semarnap reuniendo en una sola dependencia los temas vinculados a la conservación y restauración del medio ambiente con los del uso de los recursos naturales renovables.

2.1.5. Las reformas a la Ley de Aguas Nacionales de 2004 definen una importante transformación a la estructura de la CNA

2.2. Marco jurídico

2.2.1. Las primeras disposiciones legales en materia de agua expedidas por el Congreso de la Unión fueron la Ley sobre Irrigación con Aguas Federales de 1926 y en 1929 la primera Ley de Aguas de Propiedad Nacional.

2.2.2. En 1946 se expidieron la Ley de Conservación de Suelo y Agua y la Ley de Riego; en 1947 la Ley Federal de Ingeniería Sanitaria

2.2.3. En 1948 la primera Ley Reglamentaria del Párrafo Quinto del Artículo 27 Constitucional en Materia de Aguas del Subsuelo y en 1956 la segunda (Semarnap, 2000).

2.2.4. De conformidad con la ley de planeación vigente, en 1975 se publicó el primer Plan Nacional Hidráulico, pionero en su tiempo y modelo de los que se elaboraron posteriormente.

2.3. Financiamiento para cumplir con los objetivos del sector.

2.3.1. El presupuesto de la CNA se conforma en promedio con 77% de la recaudación por cobro de derechos, contribuciones y aprovechamientos, un 2% de un crédito externo y un 21% de recursos fiscales complementarios.

2.3.2. La inversión total alcanzada en el sector en (CNA) 2004 fue de 16 634 millones de pesos que, sin embargo, resulta claramente insuficiente, toda vez que la estimación de inversión anual requerida es de alrededor de 30 000 millones. Es decir que se tiene un déficit de alrededor de 50%.

2.3.3. Las inversiones en agua para uso urbano se caracterizan por una elevada rentabilidad social, sin embargo, la rentabilidad privada o meramente financiera de la inversión en agua es demasiado baja, los riesgos son múltiples y muy elevados como para que las empresas privadas arriesguen su capital o para que los organismos operadores de agua sean sujetos de crédito, si la recuperación de sus costos es baja.

2.3.3.1. Esto implica una reforma profunda en la manera de financiar el sector y contar con derechos ciudadanos al agua bien definidos y contratos de prestación de servicios de agua muy precisos.

2.3.4. A finales de 2001 los organismos operadores de agua potable, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales tenían adeudos por cerca de 65 000 millones de pesos, pero se condonó esta deuda. En la actualidad, la LFD determina que los derechos cobrados se destinarán a acciones de mejoramiento de eficiencia y de infraestructura de agua potable, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales.

2.3.5. Todos los problemas anteriormente mencionados pueden resolverse con la aplicación combinada de instrumentos administrativos, regulatorios, legales, económicos y ambientales. Todos estos instrumentos son imperfectos y conllevan diversos costos y beneficios al aplicarse. No obstante, una estrategia eficaz para el desarrollo del sector agua requiere identificar, sin prejuicios, vicios o ataduras, cuáles son los más adecuados para solucionar cada problema y cómo pueden complementarse y reforzarse unos a otros.

3. EL AGUA EN LA NATURALEZA

3.1. México es considerado un país megadiverso, a pesar de eso el agua de precipitación total en el país, la disponibilidad natural media total es 476 km, de los 1 511 km3; sin embargo, el agua que se precipita, escurre y almacena no está distribuida físicamente de manera homogénea en el territorio nacional. Por lo que dependiendo de la distribución temporal de las precipitaciones va a haber cierto tipo de flora y fauna en una zona.

3.2. https://apps1.semarnat.gob.mx:8443/dgeia/informe15/tema/imagenes/02_ecosistemas/Mapa_a1.png

3.3. Diversidad de ecosistemas dulceacuícolas

3.3.1. La mayor parte de los recursos hídricos epicontinentales de México se localiza en ríos (68.2%), seguida en importancia por presas (17.8%), acuíferos (11.7%) y lagos y lagunas (2.3%) (Arriaga et al.,2000).

3.3.1.1. Ríos y arroyos. Por el volumen de agua conducido, se reconocen 37 ríos principales, de los cuales 12 drenan al golfo de México , 19 al océano Pacífico y al golfo de California y seis son interiores.

3.3.1.2. Lagos y lagunas. Destacan en México cerca de 70 lagos, cuyas extensiones varían entre 1 000 y más de 10 000 ha, y cubren en conjunto un área de 370 891 ha (66% corresponde a embalses mayores de 10 000 ha). Existen también 137 lagunas costeras y 14 000 reservorios, de los cuales 83.5% tienen una superficie menor de 10 ha reservorios.

3.3.1.3. Humedales. Según la Convención relativa a los Humedales , en esta categoría se incluyen los deltas, ríos, arroyos, lagos, lagunas, pantanos, turberas, oasis, cenotes, marismas, esteros, manantiales, manglares, tulares, rías y charcas. Estos sistemas constituyen una diversidad de superficies cubiertas de agua con un régimen natural o artificial, ect. México tiene registrados ante la Convención Ramsar 54 humedales con una superficie de 5,115,393 ha.

3.3.1.4. Cuencas. Se define como una unidad del territorio, diferenciada de otras unidades, en donde el agua ocurre de distintas formas y se almacena o fluye hasta un punto de salida que puede ser el mar o algún cuerpo receptor interior. Las cuencas que drenan al golfo de México y al mar Caribe conducen 59.8% del flujo superficial de agua del país; al océano Pacífico se drena 39.2%, mientras que en las cuencas endorreicas se transporta tan solo el 1% restante.

3.3.1.5. Acuíferos. Un acuífero se define como cualquier formación geológica o conjunto de formaciones geológicas hidráulicamente conectadas entre sí, por las que circulan o en las que se almacenan aguas del subsuelo que pueden ser extraídas para su explotación, uso o aprovechamiento

3.4. Diversidad de especies

3.4.1. Los ecosistemas dulceacuícolas son los más ricos que existen en cuanto a especies por unidad de área, poco más que los terrestres y 15 veces más que los del ambiente marino

3.4.1.1. En México existen aproximadamente 506 especies de peces registradas como epicontinentales, de las cuales 163 son endémicas (Conabio, 1998). El lago Chichankanab y la cuenca Lerma-Santiago se caracterizan por su alto grado de endemismos (85 y 66%, respectivamente) (Conabio, 1998).En cuanto a anfibios y reptiles, México es uno de los países con mayor diversidad y con un alto porcentaje de endemismos en géneros y especies.

4. DETERIORO DE LOS ECOSISTEMAS ACUÁTICOS Y SUS RECURSOS

4.1. La falta de entendimiento sobre la importancia de la conservación de los ecosistemas acuáticos y de instrumentos apropiados que estimulen el manejo sustentable del agua y la introducción de especies exóticas, han ocasionado que los cuerpos de agua se sobreexploten, azolven, contaminen y desvíen provocando severos daños a los ecosistemas

4.2. Durante mucho tiempo el agua fue considerada como un recurso indefinidamente renovable y gratuito y no se concebía como problema el que fuera un medio para transportar los desechos.

4.2.1. Entre los ecosistemas acuáticos más afectados se encuentran los humedales. Las actividades turísticas, agropecuarias y de urbanización, así como el desvío de los cauces de ríos, han eliminado extensas superficies de estos ecosistemas y, con ellos, su flora y fauna acuáticas. La pérdida de humedales ocasiona la destrucción de corredores naturales para aves migratorias y mamíferos.

4.3. Principales factores que afectan a los ecosistemas acuáticos

4.3.1. Desvío de aguas. La construcción de obras hidráulicas como presas, canales y abrevaderos afectan de diversas formas los cuerpos de agua y los ecosistemas acuáticos, producen cambios abruptos en el flujo de las corrientes superficiales de agua, eliminando la flora y la fauna características de esos ecosistemas, provocan eutroficación, y transforman la calidad de agua

4.3.2. Contaminación. La contaminación de los cuerpos de agua es producto de las descargas de aguas residuales sin tratamiento, ya sea de tipo doméstico, industrial, agrícola, pecuario o minero. Debido a las características propias del ciclo hidrológico, un río contaminado puede quedar limpio en un tiempo relativamente corto, pero cuando se contamina un acuífero, el problema puede durar decenas de años.

4.3.3. Sobreexplotación. La presión sobre el recurso hídrico en las zonas de alta demanda y escasa disponibilidad jurídica, afecta la estructura, la composición y la dinámica natural de los ecosistemas acuáticos. Estos ecosistemas pueden llegar incluso a fragmentarse en pequeños hábitats, aislando las poblaciones de flora y fauna o peor aún, a desecarse.

4.3.4. Invasión de especies exóticas. La introducción de especies exóticas invasoras plantea serias amenazas a la diversidad biológica y a los ecosistemas, ya que altera la dinámica de las poblaciones nativas y la estructura y composición de las comunidades.

4.3.5. Deforestación, erosión y azolvamiento. La eliminación de la vegetación disminuye la cantidad de agua de lluvia que se filtra para recargar los acuíferos, lo que ocasiona una mayor escorrentía superficial que, a su vez, arrastra el suelo fértil y lo deposita en lagos, ríos, lagunas y humedales, provocando su azolvamiento y alterando la calidad del agua, la morfología del cauce y los hábitats acuáticos.

4.3.6. Compactación del suelo. La compactación del suelo por el pisoteo del ganado cuando los terrenos se sobrepastorean constituye un problema importante en el norte del país ya que disminuye la permeabilidad del suelo y por lo tanto la recarga de los acuíferos.

5. BREVE RECUENTO DE LA CONSERVACIÓN DE LAS CUENCAS Y SUS ECOSISTEMAS

5.1. La conservación de los ecosistemas naturales del país tiene una larga historia que se remonta a la época prehispánica. Las culturas mesoamericanas hacían uso de los recursos naturales para satisfacer sus necesidades básicas sin deteriorar los ecosistemas

5.1.1. En un documento de trabajo titulado “Historia de la conservación de los ecosistemas naturales en México”, explican con detalle la evolución de las acciones de gobierno para establecer áreas naturales protegidas desde hace más de 500 años.

5.1.1.1. Las primeras están documentadas por el historiador Francisco Clavijero quien describe que Nezahualcóyotl protegió en 1428 el bosque de Chapultepec y Moctezuma Ilhuicamina fundó hacia 1450 el jardín botánico de Oaxtepec.

5.1.1.2. La primera área natural protegida por un decreto del gobierno federal fue, en 1899, el Bosque Nacional el Monte Vedado del Mineral El Chico, en Hidalgo.

5.1.1.3. La primera área natural protegida por un decreto del gobierno federal fue, en 1899, el Bosque Nacional el Monte Vedado del Mineral El Chico, en Hidalgo.

5.1.1.4. Las figuras jurídicas para proteger los bosques en esa época fueron: “reservas forestales”, “zona protectora forestal”, “zona forestal de repoblación”, “reserva de repoblación forestal” y “parque nacional”. Varias de las zonas protectoras forestales se decretaron en las décadas de los años treinta y cuarenta para proteger cuencas consideradas estratégicas.

5.1.1.5. Por decreto presidencial se protegió las altas montañas y los volcanes de México, que son el origen de la recarga de algunas de las principales cuencas mexicanas, así como los macizos forestales de las cuencas.

5.1.1.6. En 1976 de acuerdo con el nuevo concepto de reservas de la biosfera, cuando la protección de los ecosistemas naturales adquiere mayor importancia y dinamismo.

5.1.1.6.1. La motivación principal de los decretos expedidos en esta época fue la protección de la biodiversidad en reservas de la biosfera

5.1.1.7. Aunque el avance ha sido significativo, aún faltan muchas áreas críticas relacionadas con las cuencas que deben ser protegidas, o cuyos decretos deben ser reforzados y puestos en operación.