REACCIONES EMOCIONALES ANTE UNA ENFERMEDAD Y LA CLASIFICACION DE LAS HERRAMIENTAS PARA LA VALORAC...

BIBLIOGRAFIA

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
REACCIONES EMOCIONALES ANTE UNA ENFERMEDAD Y LA CLASIFICACION DE LAS HERRAMIENTAS PARA LA VALORACION DE LA SALUD MENTAL, por Mind Map: REACCIONES EMOCIONALES ANTE UNA ENFERMEDAD Y LA CLASIFICACION DE LAS HERRAMIENTAS PARA LA VALORACION DE LA SALUD MENTAL,

1. ¿Que son las respuestas emocionales ante una enfermedad? El miedo-ansiedad, la ira, la tristeza-depresión son reacciones emocionales básicas que se caracterizan por una experiencia afectiva desagradable o negativa y una alta activación fisiológica. Las tres primeras son las emociones más estudiadas en relación con el proceso salud-enfermedad.En un primer momento, las emociones se consideran adaptativas y dependerán de la evaluación que la persona haga del estímulo, es decir, del significado que le dé a este, y de la respuesta de afrontamiento que genere. Existen estímulos emocionales objetivamente perturbadores que pueden no dejar secuelas, y al contrario, otros estímulos emocionales aparentemente inocuos pueden llegar a ocasionar un daño más o menos importante. La diferencia entre las dos posibilidades estriba en la percepción que cada persona tiene de esos estímulos.

2. .

2.1. CLASIFICACION DE LAS HERRAMIENGTAS PARA LA VALORACION DE LA SALUD MENTAL :

2.1.1. Valoración amplia Generalmente suele ser la valoración inicial, excepto en casos de urgencia. El propósito es valorar el estado de salud del Paciente, identificando cualquier problema o disfunción que pueda presentar para posteriormente establecer un plan terapéutico, ayudándose de, y fomentando las, relaciones interpersonales.

2.1.2. Valoración focalizada (o de un problema focalizado) El propósito es valorar la presencia o ausencia de problemas o diagnósticos particulares, anticipar nuevos problemas y alertar sobre problemas olvidados o no descubiertos y problemas erróneos. La valoración focalizada incluye información pertinente a un problema determinado, con recogida y análisis sistemático de datos objetivos y subjetivos. 

2.1.3. Valoración continuada (o revaloración después de un período de tiempo) El propósito es evaluar los cambios en los problemas detectados y en los patrones funcionales del paciente, así como la aparición de nuevos problemas o patrones disfuncionales.  En este tipo de valoración, el espacio de tiempo transcurrido desde la valoración previa puede ser considerable (por ejemplo semanas o meses en Atención Primaria). 

2.1.4. Valoración de urgencia En estos casos el propósito se centra en: 1. Identificar la situación como urgente o no urgente 2. Determinar rápidamente la naturaleza de la emergencia 3. Intervenir rápidamente Posteriormente la valoración podría ser enfocada como una valoración amplia y/o un problema focalizado.

2.1.5. Principales áreas de valoración en la persona con problemas de salud mental.

2.1.6. Evaluación física Supone detectar cualquier problema físico que pudiera suponer una amenaza para el bienestar de la persona. Muchas alteraciones de la conducta están vinculadas a menudo con una causa física, por ejemplo, niveles de azúcar en sangre bajos, exposición a sustancias tóxicas, o un dolor agudo, pueden dar lugar a conductas de confusión, irritabilidad o alteraciones perceptivas. 

2.1.7. Evaluación sociocultural La evaluación sociocultural se centra en aspectos culturales, sociales y espirituales de la persona que pueden interferir en la consecución de un patrón saludable de salud mental. Morrison (1999) propone seis áreas de evaluación en este apartado, referidas a: edad, raza (cultura), educación, ingresos y creencias.

2.1.8. Descripción general Se incluye todo lo que se puede observar a primera vista en el paciente, como características físicas, higiene, atuendo, expresión facial, forma de hablar, actividad motriz, reacciones o comportamientos, actitud ante la entrevista (colaboradora o no), etc. Esta descripción incluiría los siguientes parámetros: 1. Características físicas: Anotar cualquier cosa inusual que se perciba a través de la observación. Ejem. Color de la piel, presencia de hematomas, rasguños, etc. Describir la complexión de la persona. 2. Grado de higiene corporal y atuendo: Olor corporal, aspecto de piel y ropas (limpio y aseado o descuidado), forma de vestir (uso de cosméticos, colores de la ropa, uso de adornos o ropas extrañas), especialmente observar si el atuendo se ajusta a la edad, sexo y situación. 3. Expresión facial: Uso o evitación del contacto visual, tamaño de las pupilas, si la expresión facial se corresponde con las emociones y actos, presencia de tics o muecas, etc. 4. Modo de hablar: Velocidad, volumen y características anormales. 5. Actividad motora: Gestos y posturas. Movimientos inusuales, tics, temblores, agitación, letargia. 6. Reacciones o comportamientos: Conducta durante la interacción (coopera, se muestra hostil), observar si el mensaje verbal es acorde con la conducta.

2.1.9. Evaluación de factores de riesgo El propósito es detectar factores que puedan suponer una amenaza potencial inmediata para el paciente (Stuart y Sundeen, 1995a). Se centra la atención en los siguientes aspectos:  - Probabilidad suicida o de autolesiones - Potencial de agresión o violencia - Probabilidad de síndrome de abstinencia - Probabilidad de reacciones alérgicas o adversas a fármacos - Probabilidad de convulsiones - Probabilidad de caídas o accidentes - Probabilidad de fuga

2.1.10. Sensorio, percepción y cognición Son las funciones mentales básicas que rigen gran parte del comportamiento de los humanos. Su exploración es importante para identificar las disfunciones de salud mental y sus posibles causas.

2.1.11. 1. Sensorio.  El sensorio es la parte de la conciencia que percibe, clasifica e integra (combina) la información. Incluye pues información sobre la conciencia, la atención-concentración, la memoria y la orientación.Conciencia. Se puede determinar observando la cantidad de estímulos necesarios para movilizar al paciente. Las principales alteraciones suelen clasificarse como: hipervigilia, letargia, obnubilación, estupor, y coma. * Atención y concentración. Se centra en la capacidad de la persona para prestar atención durante la conversación. Los factores que determinan la atención y que la enfermera deberá valorar, pueden provenir del mundo exterior o del campo interno del paciente. * Memoria. Es la capacidad para recordar hechos, experiencias y percepciones pasadas. A efectos de evaluación se divide en tres categorías: Memoria inmediata, reciente y remota.

2.1.12. 2. Percepción.  El fenómeno de la percepción se refiere a la toma de conocimiento de los datos sensoriales de nuestro mundo. La percepción igual que la conciencia y la atención, está estrechamente relacionadas con la memoria. Las personas con problemas de salud mental pueden tener dificultades para percibir la misma realidad que el resto de la sociedad. Por ejemplo, el paciente puede oir voces o ver cosas que otras personas no perciben.Las principales alteraciones perceptivas se clasifican en: * Alucinaciones. Percepción sin objeto y con convencimiento de la realidad del fenómeno por parte del sujeto que la sufre.  * Pseudoalucinaciones. Percepción sin objeto que responde a vivencias imaginadas que frecuentemente aparecen en el espacio interno del sujeto. * Alucinosis. Percepciones sin objeto pero criticadas correctamente por el sujeto que vive el fenómeno como patológico.  * Ilusión. Falsificación o deformación de una percepción real. Hay la presencia efectiva de un dato sensorial con deformación de lo percibido.

2.1.13. 3. Pensamiento y lenguaje. En la exploración del estado mental, esta sección se centra en el contenido y en el curso o proceso de pensamiento del paciente. Los problemas en el contenido tienen que ver con el "que" piensa (la idea) y tienen su máxima expresión patológica en el delirio, el cual puede tener temáticas diferentes. Las temáticas más usuales son: - Depresiva (delirio hipocondríaco, de ruina y de culpa) - Persecutoria (persecución física y persecución psíquica) - Mística y de posesión - Megalomaníaca o de grandeza - Celotípica - Erótica

3. ¿Como se da la negacion,depresion y la ira ante una enfermedad?

4. La depresión: El problema de salud que causa la enfermedad impacta a nivel físico, emocional, psicológico y social. Aparecen sentimientos de frustración porque no se pueden hacer muchas de las cosas que se hacían antes. Se tiene mucho miedo a las vivencias e incapacidad que puede generar la enfermedad crónica, y a todo lo que traerá la enfermedad en la vida cotidiana. En esta fase se llorará, se sentirá pena por uno mismo y se renunciará a hacer muchas cosas porque se experimenta una gran falta de alegría. La pena puede derivar en depresión y desesperación. El paciente se da cuenta de que su forma de vida ha cambiado o está cambiando de una manera drástica. Ya no se es capaz de hacer todas las cosas que se disfrutaban. El futuro que antes parecía tan esperanzador ahora parece un gran espacio blanco con un gigantesco punto de interrogación en el medio. Es perfectamente normal sentirse deprimido por estos cambios y preguntarse “¿cómo viviré el resto de la vida con la enfermedad?”. La primera cosa que se tiene que recordar es que se tendrán algunos días buenos y algunos malos. Cuanto más aprendas sobre cómo manejar la enfermedad, qué actividades desencadenan una crisis y qué tipo de tratamiento ayuda más, podrás aumentar el número de días buenos

5. Ira: En esta etapa se reconoce que la negación no puede continuar, porque la enfermedad es totalmente evidente. Aparecen sentimientos como la ira y aquellos asociados a la misma, provocando que el paciente no se deje cuidar o que resulte más complicado hacerlo. Por su mente aparecerán múltiples preguntas como: «¿por qué a mí?», «¡no es justo!», «¿cómo me puede estar pasando esto a mí?». También puede sentir: Enojo con los médicos y/o con el resto de los profesionales por no realizar un diagnóstico más precoz y por no ayudar más de lo que lo están haciendo. Enojo con la familia, amigos y compañeros de trabajo por no comprender y entender por todo lo que se está pasando. El paciente tiene que saber que concentrándose en el enfado solamente aumentará el estrés, el dolor y el aislamiento, así como el alejamiento de las personas que más necesita tener cerca. La manera más productiva de manejar el enojo es canalizarlo, y concentrar la mente en buscar el plan de tratamiento más adecuado para mejorar la salud y la calidad de vida.

6. La recogida de datos en salud mental

6.1. Los datos de la valoración se derivan de la recogida de datos, de la entrevista y de la observación del comportamiento. En salud mental, siempre que sea posible, los datos deben ser validados (especialmente los que se obtienen directamente de la expresión verbal del paciente). 

6.2. Los principales métodos de recogida de información en enfermería, son los mismos que se utilizan en ciencia: la entrevista, las técnicas de observación y las escalas o inventarios de calificación. Cada método se superpone al otro. Por ejemplo, durante la entrevista, la enfermera aplica también técnicas de observación y su habilidad para entrevistar.

6.3. La entrevista, suele ser un encuentro cara a cara con el objeto de intercambiar información (Keltner et al., 1995), también sirve como punto de comienzo para establecer la relación terapéutica. Las entrevistas pueden ser formales y muy estructuradas o informales y casuales. La información obtenida de las entrevistas formales se suele registrar de forma estandarizada. Las entrevistas informales suelen producirse por casualidad, pero constituyen una buena oportunidad para aprender más sobre el paciente y su familia.

6.4. La observación es un excelente método para obtener información en salud mental, pero sólo cuando la enfermera se mantiene imparcial y no emite juicios de valor. Cuando se aplica esta técnica se debe ser cuidadoso y objetivo y recordar que los prejuicios o actitudes personales pueden alterar las percepciones y afectar a la objetividad de las observaciones

6.5. Las escalas e inventarios de calificación son instrumentos diseñados para destacar determinados tipos de información específica, por ejemplo, coeficiente intelectual, características de personalidad, habilidades concretas, etc. Los resultados se comparan con medidas estándares. Este tipo de instrumentos pueden resultar muy útiles para centrarse en ciertos aspectos de los trastornos del paciente, pero como ocurre con los demás instrumentos o técnicas de obtención de datos, deben aplicarse sin hacer juicios.

7. La negacion :Las personas tendemos a negar la enfermedad al no estar preparados para enfrentarnos a la pérdida de la salud, siendo la primera reacción de defensa ante la noticia de que se padece una origina pensamientos como “el médico se equivocó en el diagnósticos”, negando así la gravedad de la enfermedad porque no deseamos que eso nos inquiete. En esta etapa aparecen el miedo y los temores, porque se tiene un diagnóstico pero muy poca información respecto a la enfermedad. El círculo familiar y de amigos probablemente sepan muy poco o nada sobre la afección, de cómo afecta al paciente y cuáles son sus necesidades. En esta fase, la persona se siente muy sola, así que lo mejor que se puede hacer es aprender sobre la enfermedad y sobre cómo mejorar la calidad de vida.