LA COMPASIÓN COMO PRINCIPIO DE ACTUACIÓN

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
LA COMPASIÓN COMO PRINCIPIO DE ACTUACIÓN por Mind Map: LA COMPASIÓN COMO PRINCIPIO DE ACTUACIÓN

1. Dios es compasivo; ésta es la base de la actuación de Jesús.

2. Dios somos nosotros.

3. En el sustrato de la experiencia de Dios que tiene Jesús está que Dios es compasivo, tiene «entrañas»; la compasión es la reacción primera de Dios ante sus criaturas.

4. Dios siente al mirarnos es compasión.

5. Jesús dice que Dios siente hacia sus hijos e hijas lo que una madre siente hacia el hijo que lleva en sus entrañas; es decir, Dios nos lleva en sus entrañas.

6. Las parábolas más bellas, las que Jesús más trabajó, y probablemente las que más repitió, son siempre aquellas con las cuales quiere contagiar a la gente su experiencia de un Dios compasivo.

7. Recordad cómo el Padre está atento a ver si viene el hijo; y cuando lo ve todavía lejos, el padre se conmovió -literalmente: «le temblaron las entrañas»-, perdió el control y echó a correr y lo besaba y abrazaba efusivamente… ¡en público! Nunca un patriarca de aquellas familias actuaba así, era cosa de mujeres; le trata maternalmente, no le deja que siga confesándose; ya ha sufrido bastante, no le exige nada, no hace ningún rito de purificación, aunque viene impuro.

8. En la parábola que solíamos llamar «el hijo pródigo», en realidad el protagonista no es el hijo, sino el padre bueno.

9. Los primeros que escucharon esta parábola tuvieron que quedar totalmente sorprendidos; no era esto lo que escuchaban de los maestros de la ley en la Sinagoga, ni tampoco de los sacerdotes de Jerusalén en el templo. ¿Será Dios así? ¿Como un Padre que no se preocupa por su herencia, sino que respeta el comportamiento de sus hijos, incluso cuando cometen disparates; que no está obsesionado por su moralidad, pero que sigue de cerca a todos, al que está en casa y al que está lejos? Un Dios del que uno se puede alejar pero al que puede volver sin miedo alguno, porque le estará esperando

10. No le exige penitencia, enseguida piensa que hay que descubrirle lo que es vivir junto al padre; «vamos a hacer un banquete», dice, y le pide al hijo mayor que venga, que le acoja. ¿Será Dios así? ¿Será Dios alguien que quiere orientarnos a todos hacia una fiesta final en la que se celebrará la fiesta de la libertad, de la dignidad, la verdadera felicidad?

11. Hay otra parábola sorprendente que solíamos llamar «los obreros de la viña» aunque, en realidad, el protagonista es el dueño de la viña, un hombre bueno, que quiere trabajo y pan para todos.