3. TEORÍAS DEL DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD (PRIMERA PARTE)

Teorías del Desarrollo de la Personalidad (Primer parte) Según Sigmund Freud

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
3. TEORÍAS DEL DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD (PRIMERA PARTE) por Mind Map: 3. TEORÍAS DEL DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD (PRIMERA PARTE)

1. En los albores del siglo XX, el neurólogo austriaco Sigmund Freud empezó a sentar las bases del psicoanálisis, un novedoso enfoque sobre la psique humana que es tanto una teoría de la personalidad como un método de tratamiento para pacientes con trastornos.

2. Sigmund Freud nació el 6 de mayo de 1856 en una pequeña localidad de Moravia llamada Freiberg. Su padre fue un comerciante de lana con una mente muy aguda y un buen sentido del humor. Su madre era una mujer activa, vivaz, segunda esposa del padre de Sigmund y 20 años menor que su marido. Tenía 21 años cuando tuvo a su primer hijo, su apreciado Sigmund

3. 3.1 Freud

4. 3.2 Teoría Topográfica

4.1. La estructura psíquica

4.1.1. esta conformada por

4.1.1.1. Inconsciente

4.1.1.1.1. la constituyen

4.1.1.2. Preconsciente

4.1.1.2.1. permite

4.1.1.3. Consciente

4.1.1.3.1. lo conforma

5. 3.3 Teoría Estructural

5.1. Consciente

5.2. Subconsciente

5.2.1. Súper Yo

5.2.1.1. Recuerdos

5.2.1.2. Conocimiento Almacenado

5.2.2. Yo

5.2.2.1. Pensamientos

5.2.2.2. Percepciones

5.3. Inconsciente

5.3.1. Ello

5.3.1.1. Temores

5.3.1.2. Experiencias vergonzosas

5.3.1.3. Deseos sexuales inaceptables

6. 3.4 Etapas del desarrollo de la personalidad

6.1. Etapa oral (0-1 año)

6.1.1. Es la primera etapa del desarrollo que empieza en el nacimiento y dura hasta el primer año de vida de las personas.

6.1.2. En esta etapa o fase, el placer se encuentra en la boca y se obtiene con actividades de succión, de chupar, de comer o de morder.

6.1.3. Normalmente se relaciona con el acto de mamar, morder objetos, entre otros.

6.1.4. La correcta evolución de esta etapa depende de las vivencias placenteras y de seguridad que los niños experimentan durante este tiempo.

6.1.5. Así pues, según Freud, un gran ejemplo de trauma vivido en esta situación que puede provocar una fijación en esta etapa es el hecho de dejar de amamantar antes de lo previsto o hacerlo durante más tiempo de lo necesario.

6.1.6. Los resultados de una fijación en esta etapa pueden ser adicciones al tabaco, morder las uñas, entre otros.

6.2. El desarrollo de la personalidad se divide en cinco etapas o fases que se identifican con las zonas erógenas, los órganos en los que se focaliza el placer sexual, la energía y la libido de las personas

6.2.1. Etapa anal (1-3 años)

6.2.1.1. Esta etapa empieza al año y termina a los 3 años.

6.2.1.2. Se caracteriza por ser la etapa en la que la fuente de placer se encuentra en el ano, por lo tanto, se relaciona con actividades placenteras del control de los esfínteres (incluyendo también la vejiga), como retener y/o expulsar heces.

6.2.1.3. Según Freud, en esta etapa pueden surgir dos inconvenientes si no se sigue una evolución adecuada: por un lado, los niños pueden presentar una gran retención de las heces dando lugar a un estreñimiento y consecuentemente desarrollar un carácter terco.

6.2.1.4. Por otro lado, los niños pueden rebelarse y expulsar heces en momentos inoportunos y consecuentemente desarrollar un carácter más destructivo.

6.2.2. Etapa fálica (3-6 años)

6.2.2.1. La tercera etapa del desarrollo según Freud se inicia a los 3 años y termina a los 6 años y la fuente de placer se focaliza en los órganos genitales (en el caso de la mujer el clítoris, equiparable a la etapa clitoridiana).

6.2.2.2. Esta etapa se relaciona con el placer que sienten los niños con el exhibicionismo de sus genitales y el interés por los genitales del sexo opuesto y el propio.

6.2.2.2.1. Al inicio de esta etapa las personas muestran un gran interés auto-erótico, pero a medida que pasa el tiempo, el foco de interés se desplaza hacia los padres, teniendo en cuenta el complejo de Edipo.

6.2.2.3. Así pues, el complejo de Edipo se caracteriza por la búsqueda de satisfacción en el progenitor de sexo opuesto, aunque también aparece un interés hacia el progenitor del mismo sexo en cuanto a superar su rivalidad.

6.2.2.3.1. Es habitual que los niños, en esta etapa, busquen contacto corporal, caricias, se masturben o creen fantasías en relación a lo que hacen los mayores.

6.2.3. Por otro lado, en el caso de las niñas, inicialmente, del mismo modo que los niños, muestran un amor hacia la madre (progenitor del mismo sexo).

6.2.3.1. Por un lado, en el caso de los niños, la hostilidad que muestran hacia el padre concebido como un rival y el interés sexual por la madre hacen que el niño espere ser castigado con la castración.

6.2.3.1.1. Además, las fantasías de castigo no satisfechas pueden provocar síntomas neuróticos en la personalidad del niño.

6.2.4. Esta etapa empieza a los cinco años y se termina a los doce, la edad aproximada en la que se inicia la pubertad.

6.2.4.1. Pero a diferencia de los niños, llega un momento en el que las niñas descubren la carencia de pene, a consecuencia de la menor medida del clítoris en su comparación y, por lo tanto, imaginan que han sido mutiladas.

6.2.5. Etapa de latencia (5-12 años)

6.2.5.1. Así pues, atribuyen como culpable de su mutilación a la madre y, para hacer frente a su situación de ambivalencia sexual deciden escoger al padre (progenitor de sexo opuesto) como objeto de amor, debido a la envidia o al deseo de su pene.

6.2.5.2. Los impulsos sexuales se mantienen adormecidos, es decir, se da una supresión temporal del instinto sexual en los niños durante este periodo.

6.2.6. En este sentido, esta etapa se caracteriza por no tener una zona concreta donde se focaliza el placer

6.2.7. Etapa genital (pubertad y madurez)

6.2.7.1. Esta es la última etapa del desarrollo según Freud y es acompañada de cambios físicos, psíquicos y emocionales propios de la edad.

6.2.7.2. La zona erógena en la que se focaliza el placer vuelve a ser los genitales, aunque en este caso, las personas ya tienen la capacidad de expresar la sexualidad en función del consenso y el vínculo con las otras personas.

6.2.7.3. En otras palabras, podríamos decir que se trata de la sexualidad adulta y madura.

6.2.7.4. Esta etapa se caracteriza por la aparición, de nuevo, de los intereses sexuales y de satisfacción, se empiezan a llevar a cabo actividades sexuales y se producen la organización y la madurez sexual.

6.2.7.5. Además, se reafirma la identidad sexual de las personas.

6.2.7.6. Finalmente, cabe destacar que en esta etapa se desencadenan aspectos como la amabilidad, afectuosidad, receptividad, seguridad, aptitud, capacidad de comprender y apreciar el bienestar de los demás, la inclinación a colaborar con otras personas, etcétera.