Diagnostico y tratamiento de dm1 y dm2

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Diagnostico y tratamiento de dm1 y dm2 por Mind Map: Diagnostico y tratamiento de dm1 y dm2

1. Al compararlo con reiterados análisis diarios del nivel de azúcar en sangre, la prueba de A1C indica mejor el grado de eficacia del tratamiento de la diabetes. Un nivel de A1C alto puede indicar que necesitas cambiar tu régimen de insulina, el plan de comidas o ambos.

2. Examen de azúcar en la sangre en ayunas

2.1. Se tomará una muestra de sangre tras una noche de ayuno. Un nivel de azúcar en sangre en ayunas menor que 100 mg/dL (5,6 mmol/L) es normal. Un nivel de azúcar en sangre en ayunas entre 100 y 125 mg/dL (5,6 a 6,9 mmol/L) se considera prediabetes. Si el resultado es 126 mg/dL (7 mmol/L) o más en distintos análisis, tienes diabetes.

2.1.1. Si recibes un diagnóstico de diabetes, el médico también puede hacerte análisis de sangre para determinar la presencia de los autoanticuerpos que son frecuentes en la diabetes tipo 1. Estas pruebas ayudan al médico a distinguir entre la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2 cuando el diagnóstico no es certero. La presencia de cuerpos cetónicos (productos derivados de la descomposición de grasa) en la orina también sugiere una diabetes tipo 1 en lugar de tipo 2.

3. por ejemplo, si estás embarazada o si tienes una forma de hemoglobina poco frecuente (hemoglobina variante)— el médico puede utilizar estas pruebas:

4. Examen aleatorio de azúcar en la sangre..

4.1. Se tomará una muestra de sangre en un horario al azar, y se pueden confirmar los resultados con la repetición del análisis. Los niveles de azúcar en la sangre se expresan en miligramos por decilitro (mg/dL) o en milimoles por litro (mmol/L). Sin importar cuándo hayas comido por última vez, un nivel aleatorio de glucosa en la sangre de 200 mg/dL (11,1 mmol/L) o más indica probabilidad de diabetes, especialmente, cuando está relacionado con cualquiera de los signos y síntomas de la diabetes, como orinar frecuentemente y tener muchísima sed.

5. Si no es posible hacerte una prueba de A1C o si tienes ciertas afecciones que provocan que los resultados de la prueba no sean precisos

6. Diagnóstico

6.1. Prueba de hemoglobina glicosilada (A1C).

6.1.1. Este análisis de sangre indica el nivel promedio de azúcar en la sangre de los últimos dos o tres meses. Mide el porcentaje de azúcar en sangre unido a la proteína de los glóbulos rojos que transporta oxígeno (hemoglobina). Cuanto más alto sea el nivel de azúcar en la sangre, mayor será la cantidad de hemoglobina con glucosa. Un nivel de A1C del 6,5 por ciento o más en dos análisis separados indica la presencia de diabetes.

7. Después del diagnóstico

7.1. Visitarás al médico regularmente para hablar acerca del tratamiento de la diabetes. Durante esas visitas, el médico controlará tus niveles de A1C. El nivel de A1C objetivo puede variar según la edad y otros factores, pero la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association), por lo general, recomienda que los niveles de A1C estén por debajo del 7 por ciento, lo que significa un nivel estimado de glucosa de 154 mg/dL (8,5 mmol/L).

7.1.1. Al compararlo con reiterados análisis diarios del nivel de azúcar en sangre, la prueba de A1C indica mejor el grado de eficacia del tratamiento de la diabetes. Un nivel de A1C alto puede indicar que necesitas cambiar tu régimen de insulina, el plan de comidas o ambos.

7.1.1.1. Además de la prueba de A1C, el médico puede tomar muestras de orina y sangre periódicamente para controlar los niveles de colesterol, la función tiroidea, la función hepática y la función renal. El médico también te examinará para evaluar la presión arterial, y revisará los centros donde te haces los análisis de azúcar en sangre y te proporcionan la insulina.

8. Tratamiento

8.1. El tratamiento de la diabetes tipo 1 comprende:

8.1.1. Tomar insulina Realizar un recuento de hidratos de carbono, grasa y proteínas Controlar con frecuencia el azúcar en la sangre Consumir alimentos saludables Hacer ejercicio en forma regular y mantener un peso saludable

8.1.1.1. El objetivo es mantener el nivel de azúcar en sangre tan cerca del normal como sea posible para postergar o prevenir las complicaciones. Por lo general, el objetivo es mantener el nivele de azúcar en sangre durante el día, antes de las comidas, entre 80 y 130 mg/dL (4,44 a 7,2 mmol/L) y los valores después de las comidas inferiores a 180 mg/dL (10 mmol/L) dos horas después de haber comido.

9. La insulina y otros medicamentos Todas la personas que tienen diabetes tipo 1 necesitan tratamiento de insulina de por vida.

9.1. Los tipos de insulina son muchos, entre ellos: Insulina de acción breve (regular) Insulina de acción rápida Insulina de acción intermedia Insulina de acción prolongada

9.1.1. Algunos ejemplos de insulina de acción breve (regular) son Humulin R y Novolin R. Algunos ejemplos de insulina de acción rápida son la insulina glulisina (Apidra), la insulina lispro (Humalog) y la insulina aspart (Novolog). Las insulinas de acción prolongada comprenden la insulina glargina (Lantus/Toujeo Solostar), la insulina detemir (Levemir) y la insulina degludec (Tresiba). Las insulinas de acción intermedia son la insulina NPH (Humulin N/Novolin N).

10. Alimentación saludable y supervisión de los hidratos de carbono

10.1. No existe una dieta para la diabetes. No obstante, es importante centrar tu dieta en alimentos nutritivos, con bajo contenido de grasa y altos en fibras tales como: Frutas Vegetales Cereales integrales

10.1.1. El dietista te recomendará que comas menos productos animales e hidratos de carbono refinados, tales como pan blanco y dulces. Este plan de alimentación saludable se recomienda incluso para personas que no sufren diabetes. Necesitarás aprender a contar la cantidad de hidratos de carbono en los alimentos que consumas así te puedes administrar la insulina suficiente para metabolizar adecuadamente esos hidratos de carbono. Un dietista matriculado puede ayudarte a crear un plan de comidas acorde a tus necesidades.

11. Actividad física

11.1. Todos necesitan ejercicio aeróbico regular, y las personas con diabetes tipo 1 no son la excepción. Primero, consigue la aprobación del médico antes de hacer ejercicio. Después, elige actividades que disfrutes, como caminar o nadar, e incorpóralas en tu rutina diaria. Ten como meta hacer, al menos, 150 minutos de ejercicio aeróbico por semana, sin dejar pasar más de dos días sin hacer ejercicio. El objetivo para los niños es al menos una hora de actividad por día.

11.1.1. Recuerda que la actividad física baja el nivel de azúcar en sangre. Si comienzas a hacer una nueva actividad, controla el nivel de azúcar en sangre con mayor frecuencia que lo usual hasta que sepas cómo esa actividad afecta tu nivel de azúcar. Puede que necesites hacer ajustes en tu dieta o en el plan de dosis de insulina para compensar el aumento de actividad.