El magisterio y la higiene escolar

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
El magisterio y la higiene escolar por Mind Map: El magisterio y la higiene escolar

1. El maestro adquiere una comprensión especial de la naturaleza del niño y una habilidad especial para encauzar su conducta.

2. Un individuo se educa mediante aquello que influye favorablemente en sus hábitos, actitudes y conocimientos.

2.1. Segun la OMS, la salud es un completo bienestar fisico, mental y social y no solamenten ausencia de efecciones o enfermedades.

3. La enseñanza sobre salud incumbe principalmente al maestro, aunque de vez en cuando pueda recibir ayuda del médico, la enfermera, el dentista, u otras personas. Es indudable que el plan de la preparación del maestro para esta enseñanza, debe ayudarlo a comprender al niño y los objetivos de salud.

3.1. Crecimiento y desarrollo del individuo: El conocimiento de la biología del niño es necesario para la enseñanza eficaz en todos los campos. El maestro debe conocer el proceso de desenvolvimiento físico, mental, emotivo y social del niño en distintas edades y ademas, la naturaleza y alcance de las diferencias individuales.

3.2. Higiene personal: Es necesaria tanto para la salud del individuo como para la eficacia de la enseñanza. Supone una apreciación del significado de salud positiva y de su valor para el individuo; un conocimiento fundamental de la naturaleza, funcionamiento e higiene de los diversos sistemas corporales, de las desviaciones ordinarias de la salud, biología de la infección e inmunidad, nutrición, higiene mental, efectos de estimulantes y narcóticos, higiene de la familia, seguridad y uso sensato de la atención médica y dental.

4. El éxito de la escuela se basa en un sólido conocimiento de la naturaleza física, mental y afectiva del niño, a medida que éste pasa de un grado a otro y de una fase a la siguiente; en el conocimiento de sus necesidades presentes y futuras para una vida satisfactoria.

5. En la actualidad países cuyas instituciones de formación del magisterio no enseñan cursos de higiene y de métodos de enseñarla o sólo lo hacen unas pocas o no se ofrecen en todas ellas.

6. Hay una tendencia a dar por supuesto que la enseñanza de los hechos resolverá los problemas de salud, sin el debido reconocimiento de la necesidad de explicar los motivos. No hay libros de texto adecuados. Se carece de material de información impreso. Los instructores desconocen los problemas y recursos sanitarios de la colectividad. No se reconoce la educación para la salud como disciplina aparte, ni se le concede el lugar que le pertenece en el plan de estudios de la escuela normal de maestros.

7. El maestro aprende a enseñar tan lo que puede ser asimilado, y a enseñar normas que sean posibles, prácticas y sanas. Necesita saber cómo relacionar la educación higiénica con los intereses y capacidades propios del nivel de cada grado y de cada alumno.