Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
totemismo por Mind Map: totemismo

1. El totemismo no es considerado por todos como fenómeno religioso. No se trata en la realidad de una religión, se expresa entre otras características, en la adoración a los animales. El concepto de totemismo se dio a conocer por el escocés McLennan en Londres en 1870 con la fórmula de que el totemismo es el fetichismo más la exogamia y la filiación matrilineal (matrilinaje).

2. El totemismo se encuentra extendido entre las tribus de Australia, de América del Norte y del Sur, de Melanesia, de Polinesia y de África. En las religiones desarrolladas, se han conservado supervivencias

3. El tótem va generalmente acompañado de creencias o leyendas acerca del origen genealógico del grupo humano supuestamente relacionado con él, y tiene implicaciones en la moral instituida y en determinados tabúes, que ordenan su evitación o ritualizan estrictamente su contacto. El antropólogo James Frazer fue el primero en analizar en su conjunto el fenómeno totemístico, en su libro Totemism (1885), y, sobre todo, en los cuatro tomos de su Totemism and Exogamy (1910). Numerosos sociólogos, antropólogos y psicólogos estudiaron el fenómeno del totemismo en las primeras décadas del siglo XX, movidos por la esperanza de haber encontrado un camino prometedor en la investigación de las raíces sociales y psicológicas del ser humano. Muy particularmente, se escogieron como campo de estudio las sociedades primitivas de los aborígenes australianos.

4. El término deriva de la palabra ototeman, del lenguaje algonkina de Ojibwa (en el área norte de los Grandes Lagos en América del Norte oriental): él los origina; originalmente significa: él es de mi parentela. La raíz gramatical, "ote", significa una relación de sangre entre los hermanos que tienen la misma madre y que no pueden casarse entre ellos. Entre algunas tribus indígenas y naciones nativas de Norteamérica las cualidades de los animales reflejan o reflejaban fuerzas sobrenaturales y atribuciones espirituales. Entre algunos de los animales reconocidos está el oso, el halcón, el pez, el bisonte o búfalo, y el tejón. Estos eran animales de gran importancia.

5. generalidades

6. totem espiritual

7. definicion

7.1. El totemismo es un concepto antropológico que designa una relación con la naturaleza, un complejo sistema de ideas, símbolos o prácticas entre un individuo o un grupo social y un animal o incluso un objeto inanimado.

8. Donde se practica?

9. estudios

10. evolucion

10.1. El totemismo se encuentra sólo en determinados pueblos. Formas más o menos acusadas de totemismo individual se han observado en pueblos situados en cualquier nivel de civilización y organización social, desde pueblos cazadores y culturas arcaicas a sociedades modernas. Así R. Linton ha observado el fenómeno, con variados matices y tendencias, entre contemporáneos norteamericanos y europeos: miembros de un equipo de fútbol o béisbol, que pueden autodenominarse como osos, panteras u otros animales más o menos feroces, de clubs cívicos (leones, etc.), partidos políticos, organizaciones militares o paramilitares, etc. La cuestión de si el totemismo de grupo -forma quizá la más difundida de los totemismos- ha tenido un origen único o múltiple no tiene respuesta. Lo que parece más seguro es que haya surgido en distintas ocasiones independientes; sus formas son muy divergentes, aunque se advierte en él la tendencia a establecer una coordinación ideológica y mágica entre la naturaleza y cosmos con el respectivo grupo social.

11. clases de totemismo y sus caracterisiticas

11.1. la) relación permanente de carácter emocional, místico, mágico, mítico y de parentesco de los miembros de una unidad social o de personas individuales con animales u objetos naturales considerados como tótems; el tótem considerado como patrono, auxiliar, compañero o pariente, con fuerzas a menudo sobrehumanas; nombres y emblemas relativos al tótem; identificación con el tótem; prohibición de matar al tótem, de comerlo o tocarlo; ritual referente al tótem »