DISTEMPER CANINO

XD

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
DISTEMPER CANINO por Mind Map: DISTEMPER CANINO

1. El moquillo, también conocido como distemper​ o enfermedad de Carré, es una enfermedad infectocontagiosa de origen viral

2. Los brotes en la actualidad son poco frecuentes gracias a la vacunación masiva, pero algunos perros y algunas perreras pueden sucumbir a los estragos de esta enfermedad debilitante y a menudo mortal.

3. El moquillo es una enfermedad causada por el virus del moquillo canino. Afecta fundamentalmente a los perros, pero en Europa otros animales, sobre todo los zorros y los hurones, pueden verse gravemente afectados.

4. Se transmite fácilmente por el contacto directo con perros infectados.

5. El virus está presente en las secreciones de la nariz y las lágrimas, que se esparcen como un aerosol en forma de gotitas diminutas.

6. Aunque el virus es relativamente inestable fuera del hospedador, puede viajar cierta distancia en la ropa y afectar a otros perros desprotegidos.

7. Durante los días siguientes a la infección, el primer síntoma que aparece es la fiebre, que puede durar sólo unos días para reaparecer en un segundo brote más prolongado que se acompaña de otros síntomas.

8. La enfermedad puede manifestarse en diferentes formas

9. Forma respiratoria: cursa con un cuadro de respiración fatigosa, secreción nasal y tos. Es posible que exista una infección bacteriana secundaria.

10. Forma digestiva: consiste en una gastroenteritis, con vómitos y diarrea.

11. forma cutánea: dermatitis, con un engrosamiento de la piel de la nariz y de las almohadillas de las patas. Esta forma puede estar asociada a síntomas del sistema nervioso central.

12. Formas nerviosas: en forma de ataques súbitos o, durante el periodo de aparente recuperación, y de manera gradual y progresiva, el animal empieza a presentar espasmos musculares, que desembocan en la parálisis de las extremidades. Este síntoma puede estar acompañado de una tos peculiar (tos “sibilante”, con silbidos) producto de las lesiones nerviosas. En esta forma, la enfermedad inicial suele pasar desapercibida.

13. Diagnóstico clínico

13.1. A partir del cuadro clínico general y la anamnesis, el veterinario puede emitir un diagnóstico de sospecha.

13.2. Pruebas diagnósticas

13.3. No obstante, los casos individuales pueden ser difíciles de diagnosticar, y es posible que el veterinario tenga que tomar una muestra de las secreciones del ojo o de la nariz con un hisopo, o extraer una muestra de sangre (e, incluso, de líquido cefalorraquídeo) para buscar evidencias de la existencia del virus.