Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
MOTIVACION por Mind Map: MOTIVACION

1. Motivación y conducta motivada desde la neurociencia Comencemos por definir la motivación. Para Schunk (1998), la motivación es el acto de impulsar y mantener una conducta orientada a las metas desde un punto de vista cognoscitivo (metas y acciones). Diversos modelos teóricos aportan sus propias explicaciones del fenómeno motivacional. Entre ellos, destacan el modelo de pulsión (impulsos como fuerzas internas), el del condicionamiento (definido en términos de E-R), la congruencia cognoscitiva (interacción entre cognición y conducta) y la teoría humanista (desarrollo de todo el potencial personal hacia la autorrealización). No obstante, aunque todas ellas han contribuido en el entendimiento de la motivación, el autor señala que ninguna pareciera del todo adecuada para explicar la conducta motivada

2. En el desarrollo de la neurociencia moderna se estudia cómo los desequilibrios del medio interno, más las incitaciones del medio externo, confluyen para iniciar determinadas acciones. En la conducta motivada, diversas son las estructuras cerebrales que participan para suscitar el comportamiento; al respecto, el hipotálamo y el sistema límbico juegan funciones esenciales, ya sea como incitadores y/o movilizadores (Alcaraz, Gumá y Bouzas, 2001). Sobre este aspecto se profundizará más adelante; sin embargo, puede resaltarse en este apartado la relación existente entre las investigaciones neurocientíficas y la postura de la teoría cognoscitiva social, la cual considera que el sujeto se impone metas y actúa en función del logro de las mismas. Luego, al comparar los objetivos propuestos, observa los progresos alcanzados; a partir de esta autoevaluación, el sujeto puede experimentar un sentimiento de autoeficacia que lo impulsará a mejorar en la búsqueda de sus metas (Schunk, 1998).

3. Diversas tendencias cognoscitivas asumen la motivación como la resultante de la interacción entre los procesos cognoscitivos y el comportamiento; esta postura que tiende a ser homeostática, apunta hacia una tensión entre los elementos señalados (Schunk, 1998). En la teoría del equilibrio propuesta por Heider, por ejemplo, existe una tendencia a equilibrar cognoscitivamente las relaciones que se producen entre personas, situaciones y acontecimientos. Este y otros modelos similares podrían encajar en el abordaje fisiológico, en el que la captación de los desequilibrios homeostáticos desencadena una conducta integrada que permite la satisfacción de las necesidades gracias a la intervención de ciertos sistemas cerebrales que aseguran la coordinación y secuenciación de las acciones dirigidas a alcanzar determinado objetivo (Alcaraz et al., 2001).

4. Analizando la existencia y localización de las estructuras neurobiológicas que controlan la activación hacia el logro de determinadas metas, los investigadores exponen versiones acerca de cómo el organismo posee la capacidad para autorregular el nivel de activación hacia la consecución de los objetivos, dependiendo del control que pueda ejercer sobre la cantidad de estimulación que llegue hasta las estructuras corticales: la formación reticular, el tálamo, la corteza y otras estructuras localizadas en el encéfalo, representan los circuitos necesarios para que el organismo funcione de forma homeostática (Palmero et al., 2002). Algunos de los circuitos implicados en la motivación, para Alcaraz y otros (2001) son, desde el punto de vista fisiológico, los siguientes:

5. Circuito de Papez (diencéfalo – tálamo – corteza): produce una sensación placentera y es positivamente reforzante. • Circuito septo-hipocámpico (corteza – hipocampo – tálamo – hipotálamo – diencéfalo): también es positivamente reforzante, pero al mismo tiempo resulta inhibidor de ciertas conductas. • Circuito amigdalino (amígdala – hipotálamo):

5.1. está asociado a reacciones de miedo, rabia y agresión, además de establecer las principales características de la reacción defensiva. Estas complejidades de nuestro organismo están integradas en poblaciones neurales que van desde la corteza cerebral hasta la médula espinal, regulando, coordinando e integrando nuestras acciones (Alcaraz et al., 2001).

6. MOTIVACION - Google Search