SIMILIA SIMILIBUS CURANTUR

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
SIMILIA SIMILIBUS CURANTUR por Mind Map: SIMILIA SIMILIBUS CURANTUR

1. La enfermedad es una molestia de la fuerza vital que es la fuerza dinámica o espiritual que nos hace vivir. --S. Hahnemann.

2. Una afección dinámica más débil se extingue permanentemente en el organismo vivo por una afección más fuerte, si esta última difiere en tipo, pero es muy semejante a la anterior en cuanto a sus manifestaciones.

3. ENFERMEDADES DISÍMILES

3.1. Una enfermedad puede curarse sólo por medio de un medicamento semejante y más fuerte. La medicina sólo puede curar por su poder de producir una enfermedad artificial, más fuerte pero semejante en el organismo. La supresión siempre tomará lugar si se administra un medicamento disímil.

4. La nueva Enfermedad Suspende la Anterior

4.1. La enfermedad nueva desemejante es la más fuerte. En este caso la enfermedad con la cual el paciente vivía primitivamente, siendo la más débil, será detenida y suspendida por la aparición de la más fuerte, hasta que ésta recorra su curso o sea curada, entonces la antigua reaparece sin curarse.

5. Formación de la Enfermedad Compleja

5.1. Una enfermedad nueva, después de haber actuado por un tiempo, puede unirse a otra enfermedad desemejante antigua y así formar una enfermedad compleja o una complicación de dos enfermedades desemejantes, ninguna de las dos es capaz de curar o aniquilar a la otra.

5.2. Por lo tanto, un paciente sifilítico puede volverse psórico y uno psórico puede volverse sifilítico.

6. ENFERMEDADES SEMEJANTES

6.1. Son aquellas cuyos efectos en el cuerpo son los mismos. Producen signos y síntomas semejantes. Aunque sus efectos son los mismos, su origen es diferente. Son de diferente tipo.

6.2. La enfermedad solo puede curarse por un medicamento que sea semejante y al mismo tiempo más fuerte.

6.3. Algunas curaciones homeopáticas notables efectuadas por esta coincidencia feliz de enfermedades semejantes, todo lo cual es prueba incontrovertible de la grande y única ley terapéutica de la naturaleza que las realiza: curar con síntomas semejantes.