Cartas paulinas

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Cartas paulinas por Mind Map: Cartas paulinas

1. Las Cartas de Pablo difieren unas de otras por su extensión y su contenido, pero todas tienen una característica común: la de ser escritos circunstanciales. Fueron enviadas para suplir una acción directa, que la ausencia del Apóstol hacía imposible, y están dirigidas a una comunidad o a una persona determinada. Solamente dos de ellas, la Carta a los Romanos y a los Efesios intentan presentar de manera más sistemática una síntesis doctrinal. Las Cartas paulinas tienen el valor de un testimonio inmediato sobre la vida, las dificultades y el crecimiento de las comunidades cristianas en el mundo pagano. El objetivo de Pablo fue anunciar el Evangelio más allá de las fronteras étnicas (también, lógicamente geográficas, culturales y religiosas) de Israel: en Roma.

2. Cartas kerigmáticas: I Tesalonicenses y II Tesalonicenses

2.1. En la primera carta San Pablo dirige palabras de aliento y consuelo a la comunidad de Tesalónica, les recuerda el trato y los desvelos de su predicación y de su trabajo, trata de corregir algunos errores sobre la inminente venida del Señor,

2.2. En la segunda carta se puntualiza la doctrina sobre la parusía, diciendo que no es inminente y, por tanto, hay que seguir trabajando, construyendo la ciudad terrena y no dejarse atrapar en las redes de un estéril parasitismo religioso.

2.3. Estilo: se nota la naturalidad y sencillez, y el tono parenético, es decir, exhortativo y en forma de avisos.

3. Grandes cartas: I Corintios, II Corintios, Gálatas, Romanos

3.1. Grandes cartas: I Corintios, II Corintios, Gálatas, Romanos

3.1.1. Ante la división creada, Pablo proclama la auténtica sabiduría: la de Dios, manifestada en el misterio de la cruz de Jesucristo.

3.1.2. Ante los desórdenes sexuales, Pablo recuerda que el cristiano bautizado es una creatura nueva y templo de Dios. Propone los valores del celibato y del matrimonio, como dos caminos que Dios nos ofrece para llegar a la santidad.

3.1.3. Ante las demás cuestiones, Pablo expone la lección de la eclesiología práctica, recordando que todos somos parte de la Iglesia y debemos buscar lo que es útil a la comunidad, movidos por el amor.

3.1.4. Ante la increíble degeneración a la que habían llegado las asambleas litúrgicas en las que se celebraba la Cena del Señor, Pablo da una estupenda catequesis sobre la Eucaristía y cómo celebrarla y recibirla con dignidad y en estado de gracia en el alma.

3.1.5. Ante la resistencia de algunos en aceptar la resurrección de los muertos, Pablo ofrece una reflexión sobre escatología: la resurrección de Cristo garantiza nuestra resurrección.

3.1.6. Estilo: la escribe en un estado sereno y concentrado, es limpio y vigoroso, hay variedad de tonos: sencillez, densidad, ironía, sarcasmo, explosiones de ternura o de indignación.

3.2. La segunda Carta a los Corintos San Pablo

3.2.1. profundiza en el ministerio apostólico con sus grandezas y miserias, con su esplendor y su peso, sus riesgos y sus compensaciones. Declara que su ministerio lo recibió de Jesucristo, quien le llamó gratuitamente a ser apóstol de los gentiles.

3.2.2. Presenta un estilo: donde podemos percibir el perfil humano y apostólico de Pablo. La emoción con que está escrita roba claridad a la expresión; a cada paso nos topamos con alusiones oscuras, complejas construcciones gramaticales y desconcertantes interrupciones en el proceso de sus pensamientos.

3.3. La Carta a los Gálatas

3.3.1. consta fundamentalmente de tres partes (capítulos 1 y 2; 3,1–5,12; 5,13–6,18). La primera parte es una apasionada defensa del Evangelio anunciado por Pablo. En la segunda, Pablo profundiza los argumentos, sirviéndose de una hermenéutica típicamente rabínica, de difícil comprensión para muchos.

3.3.2. Estilo: Es la carta más fidedigna de Pablo, por sus datos biográficos, su tono, su estilo y sus ideas. Hace uso de referencias históricas, evocaciones personales, citas de la Escritura, procedimientos exegéticos, característicos de las escuelas rabínicas, interpelaciones personales, observaciones irónicas.

3.4. En la Carta a los Romanos San Pablo,

3.4.1. manifiesta que la a fuerza salvadora de Dios actúa en el hombre por medio de la fe en Jesucristo. Es toda la doctrina de la justificación o salvación, proveniente de Cristo, que nos libera del pecado. Jesús nos ofrece la salvación y el hombre, por la fe, acepta esta salvación, se convierte y se abre a esa salvación.

4. Cartas pastorales: I Timoteo: II Timoteo, Tito

4.1. Se llaman pastorales porque están dirigidas a dos grandes pastores, colaboradores de Pablo, y porque se ocupan de la función y normas de los pastores, es decir, de aquellos que mantienen la unidad y la fe dentro de una iglesia particular, que empieza a estructurarse.

4.2. I Timoteo: Organización de la comunidad. Forma de combatir los errores. La vida cristiana de los fieles.

4.3. II Timoteo: Pablo desde la cárcel le da consejos pastorales a Timoteo: mantenerse fiel al ministerio y conservar la sana doctrina. Son como un testamento de Pablo, antes de morir.

4.4. Estilo: es muy cordial, sencillo, ardiente y, por momentos, apasionado

4.5. Tito: San Pablo desarrolla los siguientes puntos.

4.5.1. Organización de la Iglesia.

4.5.2. Lucha contra los errores de los falsos maestros.

4.5.3. Vida cristiana de los fieles, con consejos para ancianos, jóvenes y esclavos.

4.5.4. Exhortaciones a la obediencia y la caridad.

4.5.5. Puntos doctrinales: la muerte sacrificial de Cristo y su manifestación gloriosa al final de los tiempos; el amor de Dios a los hombres y su voluntad salvífica universal.

5. Cartas de la cautividad: Filipenses, Colosenses, Filemón,

5.1. Filipenses, la carta expresa cordialidad. Pablo tenía por regla anunciar gratuitamente el Evangelio. De los filipenses, sin embargo, ha aceptado varias veces ayuda económica

5.2. Carta a los Colosenses Himno cristológico: Pablo hace una teología sobre Jesús más desarrollada, considerándolo como centro del universo, primogénito de toda la creación y redención, y cabeza de la Iglesia. Más tarde, Pablo presenta a Cristo como “cabeza del cuerpo” que es la Iglesia. Pablo ataca en la carta la ascesis y el culto a los seres intermediarios que proponían los nuevos maestros. Pero Pablo dice bien claro que la salvación sólo vendrá si estamos unidos a la cabeza que es Cristo.

5.3. Carta a Filemón. Es en esta carta donde mejor percibimos la dinámica revolucionaria del Evangelio. Es verdad que Pablo no promulga la abolición jurídica de la esclavitud; pero, a partir de esta Carta, todo habrá cambiado en la conciencia de los hombres.

5.4. Carta a los Efesios, Expone las siguientes características:

5.4.1. La acción del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo en el plan de la Salvación. El Padre nos elige para ser sus hijos. El Hijo nos obtiene la redención con su sangre. El Espíritu Santo nos sella y es la garantía de nuestra herencia.

5.4.2. Unidad de la Iglesia en cuanto cuerpo de Cristo, lugar donde toda discriminación desaparece. Cristo ha derribado el muro de la Ley que antes separaba a judíos y paganos.

5.4.3. Exhortación a la nueva vida en Cristo. Muestra un programa de vida cristiana para todos, y a los hijos y padres de familia les recuerda los deberes del cuarto mandamiento de la Ley de Dios.