Educación para la inclusión de alumnos sordos

Educación para la inclusión

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Educación para la inclusión de alumnos sordos por Mind Map: Educación para la inclusión de alumnos sordos

1. ¿Qué es la educación para la inclusión?

1.1. “el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación”

2. La Declaración de Salamanca (UNESCO, 1994), documento político que defiende los principios de una educación inclusiva, propone que todos los alumnos tienen el derecho a desarrollarse de acuerdo a sus potencialidades y a desarrollar las competencias que les permitan participar en sociedad. Para alcanzar este objetivo, el sistema escolar tiene la responsabilidad de ofrecer una educación de calidad a todos los alumnos.

3. ¿Cuál es el objetivo?

3.1. traza una visión general sobre una serie de cuestiones clave relacionadas con una aproximación inclusiva y hacia la educación de los alumnos sordos que sirva para establecer el contexto de interpretación e integración de los artículos que forman parte importante del estudiante.

4. ¿Qué garantiza?

4.1. exige garantizar que todos los niños, niñas y jóvenes tengan, en primer lugar, acceso a la educación, pero no a cualquier educación sino a una de calidad con igualdad de oportunidades. Son, justamente, esos tres elementos los que definen la inclusión educativa o educación inclusiva (Aincow, Booth y Dyson, 2006; Echeita y Duk, 2008).

5. Los alumnos sordos desde la diversidad lingüística y cultural

5.1. reconocer la necesidad de superar las visiones antagónicas que han predominado en los últimos años en la educación de las personas sordas y a superar dicha dicotomía a través del reconocimiento y el respeto a las diferencias en general y a la diversidad lingüística y cultural en particular.

6. Esta perspectiva reconoce que hay muchos niños, jóvenes y adultos sordos que, por distintas razones y circunstancias, se identifican a sí mismos como depositarios de una identidad positiva y para quienes la respuesta social que demandan (educativa, laboral, asistencial...) debe construirse desde el respeto y el reconocimiento de esta realidad, lo cual implica, ineludiblemente, resituar a la Lengua de Signos en el lugar que le corresponde y reconocer su papel preponderante en el mantenimiento de dicha identidad.

6.1. Cambios necesarios para una aspiración controvertida

7. Modelos educativos ante la diversidad del alumnado sordo

7.1. 1. Las políticas educativas deberán tener en cuenta las diferencias individuales y las distintas situaciones. Debe tenerse en cuenta la importancia de la lengua de signos como medio de comunicación para los sordos, por ejemplo, y se deberá garantizar que todos los sordos tengan acceso a la enseñanza en la lengua de signos de su país. Por las necesidades específicas de comunicación de los sordos y los sordo/ciegos, sería más conveniente que se les impartiera una educación en escuelas especiales o en clases y unidades especiales dentro de las escuelas ordinarias.

8. En el camino hacia una educación más inclusiva: indicadores de inclusión para alumnos sordos.

8.1. Promover actitudes positivas hacia la diversidad, en este caso concreto, hacia la sordera.

8.1.1. Desarrollar sistemas de comunicación compartidos y efectivos para establecer interacciones con su entorno social y para acceder a los contenidos curriculares. Uso de la lengua de signos como herramienta de interacción comunicativa y como lengua de enseñanza.

8.1.1.1. Acceso al curriculum ordinario con las adecuaciones o adaptaciones que sean precisas.

8.1.1.1.1. Crear un entorno social y afectivo que favorezca el desarrollo armónico y ofrezca oportunidades para la interacción tanto con iguales como con adultos.

9. Cambios necesarios para una aspiración controvertida.

9.1. sería necesario y deseable que se produjeran otra serie de cambios estructurales en los centros educativos (que no son específicos para los alumnos sordos) para promover la inclusión. Entre ellos podemos destacar.