Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
CULTURA por Mind Map: CULTURA

1. Introducción

1.1. La palabra “cultura” ha estallado con una fuerza inusitada en el panorama intelectual y se emplea habitualmente en contextos tan diversos como el lenguaje ordinario, la política, la teoría de la comunicación, las realizaciones artísticas, la etnología, el ámbito empresarial, etc. Aunque la cultura es tan antigua como la humanidad y siempre ha habido una cierta reflexión sobre la cultura, el inusitado interés que despierta la cultura en sus diversas manifestaciones es un fenómeno específico de nuestra época.

2. Características de la cultura

2.1. a. La cultura considerada en conjunto, en tanto fenómeno humano, y en cada una de sus manifestaciones es una creación específica y exclusivamente humana. En el resto del mundo inerte, vegetal y animal no es posible encontrar, en sentido propio, un hecho semejante.

2.2. b. La creación cultural está posibilitada por la plasticidad biológica del hombre, que constituye el correlato somático de la inteligencia y la libertad. No existe ningún factor a nivel de programación genética que determine el estilo de vida individual o social del ser humano, ni que fije de modo irresistible en una u otra dirección su comportamiento.

2.3. c. Así como no habría cultura si no existiesen los hombres, tampoco existirían seres humanos sin cultura, porque el hombre la necesita para sobrevivir biológicamente y para desarrollarse de acuerdo con su naturaleza corpóreo-personal.

2.4. d. Una vez creada, la cultura objetiva se autonomiza respecto del sujeto o grupo humano al que debe su origen, sobreviviendo a quienes la crearon. La cultura queda adscrita al mundo de los hombres de tal manera que las generaciones posteriores disponen de un patrimonio cultural cada vez más rico.

2.5. e. Cuando una serie de formas culturales están perfectamente asumidas por una civilización, tienden a considerarse naturales; por eso resulta difícil, en la práctica, distinguir entre lo que es estrictamente natural y las formas culturales que el hombre ha asimilado como segunda naturaleza porque lo que existe es la simbiosis de ambas.

3. Cultura objetiva y cultura subjetiva

3.1. Las dos dimensiones de la cultura objetiva y subjetiva son complementarias y no antagónicas, y se reclaman mutuamente ya que el mundo cultural (en sentido objetivo) tiene como finalidad el perfeccionamiento humano (sentido subjetivo).

3.1.1. Objetiva

3.1.1.1. Conjunto de los productos que constituyen la materialización u objetivación de la creación cultural humana. La cultura objetiva abarca los instrumentos, enseres, utensilios, símbolos, códigos de valores, creencias, costumbres, instituciones, modos de comportamiento, etc. El mundo de la cultura objetiva tiene consistencia en sí mismo, porque los productos culturales, una vez creados por el hombre, gozan un cierto grado de autonomía en relación con el sujeto o grupo humano a quien deben su origen.

3.1.2. Subjetiva

3.1.2.1. La asimilación o interiorización vital por parte del individuo de los productos culturales del ámbito en el que vive. En este sentido, la cultura subjetiva es el cultivo del hombre gracias al cual se va haciendo cada vez “más humano”, adquiriendo una mayor perfección. La cultura subjetiva es fruto del ejercicio de las facultades humanas en orden al propio perfeccionamiento y engloba los conocimientos, destrezas y hábitos, etc., adquiridos por la persona.

4. Los elementos estructurales del sistema cultural

4.1. 1. Sistema socio-político: toda cultura tiene algún tipo de estructura de gobierno, es decir un modo de definir las relaciones de los individuos dentro de la sociedad considerada como un todo. Las nociones de familia, parentesco, estatus, rol, derecho, obligación, poder y autoridad son algunos de los conceptos claves de este subsistema.

4.2. 2. Sistema económico: cualquier cultura dispone también de algunos medios para resolver el problema de la escasez de recursos materiales, su adquisición, distribución e intercambio.

4.3. 3. Sistema de comunicación: su principal elemento lo constituye el lenguaje humano, que tiene un grado de complejidad y reflexividad que están ausentes en el mundo animal. Forma también parte del sistema de comunicación todo el sistema simbólico: signos, gestos, sistemas de señales, etc.

4.4. 4. Sistema de racionalidad: todas las culturas disponen de procedimientos para distinguir lo que puede tomarse como una explicación justificable de lo que no. Y aunque distintos grupos humanos sostengan conclusiones muy dispares, en todas las culturas hay un intento de explicar los fenómenos físicos y el comportamiento humano. El sistema de racionalidad está estrechamente vinculado al sistema de comunicación, pues las palabras y los demás signos deben ser empleados de manera consistente, coherente y lógica, para hacer posible la comprensión y la mutua cooperación.

4.5. 5. Sistema tecnológico: los humanos somos fabricantes y usuarios de instrumentos y utensilios. En las culturas primitivas un solo hombre podía tener acceso a toda la tecnología, mientras que en las más desarrolladas es necesaria la especialización técnica.

4.6. 6. Sistema moral: comprende los códigos de conducta que existen en toda cultura, cuya función consiste en distinguir lo que está bien de lo que está mal.

4.7. 7. Sistema de creencias: en toda cultura hay un sistema de creencias dominante: en algunas son de carácter religioso y se consideran entonces divinamente reveladas; en otras se trata de creencias derivadas de mitos de la creación; y en culturas tecnológicas secularizadas las explicaciones científicas asumen un lugar preponderante en este sistema de creencias.

4.8. 8. Sistema estético: comprende los criterios sobre lo bello y lo feo. En todas las culturas se tiende a producir arte, se busca la belleza y no sólo la funcionalidad en la creación de artefactos, porque el ser humano experimenta también necesidades estéticas.

4.9. 9. Sistema de maduración: toda cultura tiene una serie de convenciones y costumbres en relación con lo que conviene y es propio de la vida "adulta", y hay ritos de paso ―más o menos explícitamente formulados― que marcan los diversos estadios del desarrollo del individuo dentro de la sociedad.

5. Etnocentrismo, relativismo, pluralismo

5.1. Etnocentrismo

5.1.1. Se llama etnocentrismo a la postura que considera los criterios particulares de la tradición cultural a la que cada uno pertenece como los parámetros propios de la naturaleza humana. Lo de las demás culturas resulta raro o exótico, mientras que lo de uno sería considerado siempre lo natural, lo de sentido común, lo civilizado.

5.2. Relativismo cultural

5.2.1. El desarrollo de los saberes etnográficos, con el estudio de culturas “exóticas” exóticas al menos para la mentalidad occidental. Esta reacción dio origen al nacimiento del culturalismo o relativismo cultural; y al extrapolar sus conclusiones desde el ámbito de las Ciencias Humanas al terreno de la Ética, se ha extendido en muchos ambientes un fenómeno distinto, pero que en ocasiones se identifica con él: el relativismo ético. El itinerario teórico que ha conducido desde el rechazo del etnocentrismo hasta el relativismo.

5.3. Pluralismo

5.3.1. Pluralismo puede considerarse una corrección tanto de los errores del etnocentrismo como de los del relativismo, porque sostiene que existen manifestaciones culturales mejores que otras, en cuanto contribuyen en mayor medida al perfeccionamiento del ser humano. El pluralismo considera que es la naturaleza humana, común a todos los individuos de nuestra especie, el fundamento sobre el que pueden justificarse los criterios de juicio que son aplicables a todos los seres humanos, por encima de las diferencias entre tradiciones culturales.

6. La cultura y las culturas

6.1. Cultura es una interpretación de lo que significa ser humano, de cómo se comportan los humanos y a través de qué actividades se alcanza la plenitud humana. Las culturas son modalizaciones de la naturaleza humana, realizaciones diversas de las posibilidades que ésta ofrece. Esta diversidad no es síntoma de precariedad sino de todo lo contrario: la razón humana y la realidad tienen tanta riqueza, que caben multitud de puntos de vista. La pluralidad de las culturas y modos de vida humanos es manifestación de sobreabundancia y no de indigencia. La naturaleza humana es tan rica que un solo modo de manifestarse no es suficiente, y exige una multiplicidad de formas de expresión.

7. Relaciones entre naturaleza humana y cultura

7.1. El ser humano no vive en dos mundos superpuestos, sino en un único ámbito, que es todo él cultural, que asume el mundo físico abriéndolo a una nueva dimensión. Las creaciones culturales son realidad física más actividad del hombre, física más sentido, espíritu objetivado. En ellas emerge algo nuevo, distinto, un significado que no puede ser absorbido por lo meramente físico, aunque esté encarnado en ello. Si se ignorara esa dimensión simbólica del objeto cultural se estaría atendiendo exclusivamente a la exterioridad, a la presentación, olvidando que a través de los objetos culturales se nos presenta algo, nos lo presenta alguien, y lo hace por y para algo. En definitiva, no se estaría captando realmente la realidad que se tiene delante. Por eso, la “objetividad” de los hechos culturales es más problemática que la de los hechos físicos. Estos últimos basta con situarlos en el espacio, el tiempo y las causas para hacerlos perfectamente comprensibles. Pero en el caso de los productos culturales es difícil situarlos con exactitud en relación con las causas físicas, porque la cultura se mide por la libertad.

8. ¿Por qué los seres humanos necesitamos de la cultura?

8.1. Las Ciencias Biológicas han señalado que se da una ajustada correspondencia entre las necesidades vitales del animal, lo que perciben de la realidad y el perimundo en el que habitan. Esta adaptación de los animales a su ambiente constituye una de las condiciones para la supervivencia de la especie. El ser humano, por el contrario, en cuanto dotado de espíritu, no está vinculado unívocamente al ámbito físico circundante sino que está abierto a la totalidad de lo real. Puede captar no sólo lo que es relevante para sus necesidades biológicas, sino también otras cosas que son “superfluas” como, por ejemplo, la belleza de una puesta de sol o de una noche estrellada; y puede también actuar de manera completamente altruista y desinteresada. Por lo tanto es esencial que el ser humano cree estas capacidades ya que la plasticidad biológica y el carácter racional del ser humano hacen posible y, al mismo tiempo, exigen la creación de la cultura. Así, se puede afirmar que el ser humano «ha de superar él mismo la deficiencia de los medios orgánicos que se le han negado; y esto acontece cuando transforma el mundo con su actividad en algo que le sirve a la vida. La esencia de la naturaleza transformada por él en algo útil para la vida se llama cultura, y el mundo cultural es el mundo humano.

9. Usos de la palabra

9.1. a. La palabra “cultura” se utiliza a veces para designar un conjunto de conocimientos.

9.2. b. Cultura es lo que queda cuando los datos se olvidan, suele decirse en ocasiones. Cuando se emplea el término en este sentido, una persona se considera culta no porque sepa muchas cosas, sino porque ha integrado esos conocimientos en su propia vida, adquiriendo una riqueza interior que la diferencian del erudito o del pedante.

9.3. c. El término “cultura” para referirse a un tipo de conocimientos, formas de expresión, actividades, etc., más sofisticados, que no son estrictamente necesarios para la supervivencia biológica pero que confieren a la vida humana un toque de distinción.

9.4. d. La adquisición de bienes es el progreso; su conservación y transmisión, la tradición; y el conjunto de los bienes adquiridos, conservados y transmitidos, la cultura. Se utiliza entonces este término como sinónimo de civilización, como situación social concreta en que viven las personas.

9.5. e. La Antropología Filosófica utiliza el término “cultura” en un sentido más específico: como el resultado de la acción humana libre. La cultura es diferente e irreductible a los procesos biológicos; es “lo otro” en relación con lo innato o lo congénito. En definitiva, la cultura estaría formada por el mundo de los “arte-factos”: instrumentos, lenguaje, instituciones, etc., creados por el hombre.

10. Definición

10.1. La palabra castellana “cultura” se deriva del verbo latino colere (cultivar) y abarca un triple sentido: físico (cultivar la tierra), ético (cultivarse según el ideal de la humanitas clásica) y religioso (dar culto a Dios). El verbo colere, tomado en sentido amplio, abarca por tanto las tres grandes líneas de despliegue de la acción humana: la razón técnica, la razón práctica, y la razón teórica, que constituyen las tres actividades humanas fundamentales: hacer, obrar y saber, respectivamente.