Ética, Profesión Y Virtud

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Ética, Profesión Y Virtud por Mind Map: Ética, Profesión Y Virtud

1. Definícion de Términos

2. La Ética Es arte de la vida que, adecuadamente ejercida, proporciona las condiciones de posibilidad de una existencia honorable, de una biografía dichosa.

2.1. La Profesión Se vive desde el punto de vista laboral: es ahí donde la mayor parte de las personas obtienen el sustento preciso para sí mismos y para sus familias, y es donde, con una consideración más profunda y acertada los humanos pueden llegar a convertirse en colaboradores con el mundo.

2.2. La Virtud La facilidad mayor o menor que una persona puede alcanzar para realizar un determinado acto, a base de haberlo ejercido en muchas ocasiones previas.

3. La ética, en sentido pleno, es la armónica composición de tres elementos:

4. La Busqueda de la Felicidad

5. Hay, al menos, una realidad en la que las personas de todos los tiempos y de cualquier latitud estamos esencialmente de acuerdo: anhelamos la felicidad. La pretendemos de forma más o menos explícita, en manera más o menos ansiosa, pero siempre la perseguimos, tanto en lo profesional, como en lo familiar y, principalmente, en lo vital: la necesitamos en el acontecer diario.

6. Felicidad y Ética

7. Para muchas personas, los términos felicidad y ética aparecen como opuestos. Esto se produce porque, desafortunadamente, el concepto al que nos referimos resulta ser en ocasiones un pseudo, ya que padece del mal de la desarmonía. La ética, es ciencia y arte, y su belleza intrínseca exige un delicado equilibrio de todos los aspectos que la componen. Añado ahora que, si alguno de ellos adquiere preponderancia demeritando a los otros, surge un proceso de desvirtuamiento, con consecuencias graves.

8. 1. Las normas: Nos indican qué es lo que debemos hacer, nos orientan sobre los caminos que hemos de recorrer en nuestro comportamiento personal y respecto a los demás a lo largo de la vida.

8.1. Por eso, su sublimación acaba en uno de estos dos callejones sin salida: a) Una rigidez tremenda, inhumana, que forja gente sin corazón, envarada, tiesa, acorchada y, por tanto, nada atractiva. b) El paso inmediatamente siguiente tiende a ser el rechazo de esa normativa agarrotada y su sustitución por unos preceptos cuyo objetivo último suele ser el comportamiento no agresivo con los cercanos, pero de carácter subjetivo. c) El kantismo, en su apresurado intento por huir de lo que interpretaba una ética de lo placentero se centró en una teoría formal de deberes.

9. 2. La virtud: Es el segundo elemento radicalmente constitutivo de la ética. Como hemos señalado al comienzo de estas reflexiones, los hábitos van conformando esa segunda naturaleza, que facilita o dificulta determinadas actuaciones. Las virtudes no alcanzan su pleno discernimiento en sí mismas. Precisan de indicadores externos, sin los cuales quedan privadas de sentido. Un ulterior estado de decadencia de las virtudes provoca la aparición de la teoría de los valores.

10. 3. El amor: es el tercer factor consistente de la vida ética. El amor del que aquí hablamos lo es en sentido pleno. No nos referimos a una mera apreciación afectiva, sino que incluye en sí elementos de razón y de voluntad. La importancia del amor es básica, pues no es posible crear sin amar, y si esto sirve para todas las artes, de manera más plena para esa gran catarsis en la que consiste precisamente el desarrollo de la persona, es decir, su crecimiento ético.

11. ¿Por qué se intenta recuperar la ética profesional?

12. Leibniz afirmaba que si la geometría tocara nuestra vida, la rechazaríamos al igual que la moral. Así ha sucedido en las últimas décadas: la ética fue puesta bajo el foco de la sospecha y posteriormente bajo el de la acusación: hablar de estas cuestiones era incluso reputado ofensivo para el hombre liberado. Presenciamos, sin embargo, más recientemente, una rápida carrera por la recuperación de la ética.

13. Motivos éticos

14. 1. Uno tiene un estricto carácter económico: Si consigo que las personas incorporen determinadas virtudes -lealtad, sinceridad, puntualidad, laboriosidad, etc.

15. 2. Puede apuntarse en segundo término un motivo que cabe calificar de puritano: En toda civilización se han establecido determinados límites para algún comportamiento.

16. 3. Existe un tercer motivo para la recuperación de la deontología profesional: Recuerdan quienes esto propugnan, que la moral no es un punto de llegada, sino de partida. Al asumir vitalmente una mínima normativa objetiva, sobran piolets y cuerdas para volar hacia la dignidad plena de la persona.

17. La ética profesional o deontología profesional:

18. Es la rama de la ética aplicada cuyo propósito es establecer los deberes de quienes ejercen una profesión. La ética o deontología no impone sanciones legales o normativas. Sin embargo, la ética profesional puede estar, en cierta forma, en los códigos legales que regulan una actividad profesional. La deontología también forma parte de lo que se conoce como ética normativa y presenta una serie de principios y reglas de cumplimiento obligatorio. Definir cuál sea el objeto de la profesión se convierte, por tanto, en una necesidad urgente e imperiosa. Y el trabajo sólo alcanza pleno sentido mediante el análisis global de lo que la persona sea: no es aceptable limitar el juicio a los elementos técnicos precisos para desarrollar una labor productiva.