Hechos históricos y relevantes de la psicopatología de la niñez y adolescencia

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Hechos históricos y relevantes de la psicopatología de la niñez y adolescencia por Mind Map: Hechos históricos y relevantes de la psicopatología de la niñez y adolescencia

1. Referencias bibliográficas

1.1. Referencias Bibliográficas - Hechos históricos y relevantes de la psicopatología de la niñez y adolescencia.pdf (click en la flecha)

2. Hechos históricos

2.1. Sigmund Freud (1856-1939)

2.1.1. Sus aportes y teorías generalmente se desarrollan desde las etapas de la niñez y adolescencia, desde sus postulados argumentaba que muchos síntomas neuróticos eran generados por la contención y/o represión de las pulsiones sexuales.

2.2. Jean Piaget (1896-1980)

2.2.1. Desde su teoría se reconoce que el proceso de aprendizaje de los niños y adolescentes debe atravesar por una etapa de adaptación, la cual se categoriza en asimilación y acomodación.

2.3. John Bowlby (1907-1990)

2.3.1. Su teoría del apego expresa que muchos de los problemas presentados en los niños, se deben a que en una fase de su infancia el niño no desarrolló un apego adecuado con su madre. A su vez, las experiencias dadas en la infancia son fundamentales para desarrollar el comportamiento y desarrollo del individuo.

3. Psicopatología

3.1. Criterios biológicos

3.1.1. Desde allí se determina la naturaleza biológica de la psicopatología, en relación a la estructura y procesos biológicos.

3.2. Criterios psicológicos

3.2.1. Desde esta perspectiva el individuo es el actor más próximo a reconocer su situación, sus sensaciones de malestar y la necesidad de buscar ayuda.

3.3. Criterios sociales

3.3.1. La sociedad como actor participe en el reconocimiento de las psicopatologías, permite que se genere un pensamiento incluyente y una comprensión de los trastornos mentales que le pueden suceder a cualquier individuo.

4. Aspectos biológicos

4.1. Niñez

4.1.1. En la primera infancia se presenta el desarrollo de los reflejos que conforman una parte básica del sistema nervioso; y que se involucran en los procesos físicos, motrices, intelectuales y sociales del bebé.

4.1.1.1. De los 0 a 3 meses se dan los reflejos de búsqueda, succión, presión, moro, marcha automática y parpadeo. Después de esta edad hasta los 2 años, se amplía el reflejo auditivo y el óculo-cervical.

4.1.2. En la niñez se efectúa el desarrollo psicomotor, el cual permite que se realicen diferentes movimientos en base a una representación mental.

4.1.2.1. La motricidad se divide en gruesa (movimientos de grandes grupos de músculos) y fina (movimientos sutiles y controlados de los dedos y manos).

4.2. Adolescencia

4.2.1. Las cambios físicos más significativos se dan gracias a la pubertad, que se define como una serie trasformaciones que conducen a la madurez sexual y preparación de la capacidad reproductiva.

4.2.2. Se generan cambios en talla y peso, y maduración de los órganos genitales.

4.2.2.1. En las chicas se da el crecimiento del pecho, aparición de vello púbico, vello en axilas y otras zonas, ensanchamiento de pelvis, y cambios en la voz y piel.

4.2.2.2. En los chicos se presenta aparición de vello púbico, en axilas y en rostro; cambio de voz y de piel.

5. Aspectos psicológicos

5.1. Niñez

5.1.1. De los 0 a 2 años el niño empieza a interactuar con su medio a través de los sentidos y así inicia el proceso de desarrollo de su sistema cognitivo.

5.1.2. De los 7 a 11 años el niño desarrolla su lenguaje y razona de forma lógica-deductiva.

5.2. Adolescencia

5.2.1. En los adolescentes se genera una forma distinta de pensar y cuestionarse, en esta etapa se da un nuevo interés en el desarrollo de temas variados con relación a sus relaciones afectivas e interpersonales, política y religión, música, entre otros (Moreno y Perinat, 2013).

5.2.2. Su capacidad de razonar sufre una variación, ya que el adolescente inicia una transición hacia su futura vida adulta y su nuevo papel en la sociedad.

5.2.2.1. Desde esta premisa, el adolescente empieza a realizar representaciones abstractas sobre lo real y lo que podría pasar (Moreno y Perinat, 2013).

5.2.3. El procesamiento de la información también varía, ya que en esta etapa adquiere una mayor capacidad de procesamiento, sus conocimientos aumentan y aparece la autorregulación cognitiva (Moreno y Perinat, 2013).

6. Aspectos sociales

6.1. Niñez

6.1.1. En esta etapa el niño empieza a construir relaciones y a interactuar tanto con sus familiares como con otros niños de su edad.

6.1.1.1. De esta forma el niño empieza a adquirir diferentes habilidades para expresar y conocer las emociones y pensamientos (propios y ajenos).

6.1.2. La participación social ayuda a que mejore su forma de comunicarse, a fortalecer su autoestima y a aprender de forma idónea.

6.2. Adolescencia

6.2.1. Es muy importante la interacción que se genera entre el adolescente y su entorno, ya que esto implica “la comprensión de situaciones relacionadas con las personas, con sus ideas, sus sentimientos y sus conductas” (Moreno y Perinat, 2013, p.55).

6.2.2. Por medio de la cognición social el individuo logra comprenderse a sí mismo, a las relaciones que construye, a las instituciones, a su cultura y sus costumbres.

7. Aspectos predisponentes

7.1. Niñez

7.1.1. Cuando las condiciones genéticas y prenatales han sido desfavorables, el niño será vulnerable ante las diferentes dificultades físicas y psicológicas que se le presenten (Andraca et al., 1998).

7.1.2. Cuando su medio ambiente se ve afectado, el desarrollo cognitivo, motriz y de lenguaje del niño puede sufrir afectaciones; ya que no estará explorando e interactuando de forma idónea con su entorno (Andraca et al., 1998).

7.1.2.1. Vivir en un ambiente familiar hostil, cargado de conflictos entre padres e hijos, todo tipo de violencia, deficiencia en los vínculos afectivos y refuerzos inadecuados (Gómez, 2012).

7.1.2.2. Cuando sus condiciones sociales se ven afectados por pobreza, escaso acceso a servicios sociales básicos, deficiencia en su red social de apoyo, problemas de saneamiento básico, afectación de la seguridad, etc. (Gómez, 2012).

7.1.2.3. En su interacción cultural se presenta maltrato con sus pares, acoso escolar, migración, etc. (Gómez, 2012).

7.1.3. Otros factores de riesgo son: nacer de forma prematura, talla y peso abajo del promedio, padres adolescentes, ausencia de alguno de sus padres, depresión post-parto en la madre y problemas psiquiátricos en los padres (Andraca et al., 1998).

7.2. Adolescencia

7.2.1. Se pueden presentar trastornos alimenticios en hombres o mujeres en edades entre 12 y 25 años, que se ven influenciados por estándares de belleza impuestos.

7.2.2. La depresión y el suicidio se pueden presentar en edades entre los 15 y 25 años, esto se considera un gran problema de salud pública debido al aumento de casos presentados (Argaez et al., 2018).

7.2.3. Las autolesiones se presentan en jóvenes de cualquier nivel socioeconómico. Por lo general se pueden efectuar con cortes de piel, golpes intencionales y conductas nocivas (Argaez et al., 2018).

7.2.4. Las formas más comunes de adicciones pueden darse con tabaquismo, drogas y alcohol, y por lo general en edades entre los 12 y 29 años (Argaez et al., 2018).

7.2.5. Los jóvenes pueden desarrollar su vida sexual de forma inadecuada, ya que pueden iniciar a temprana edad, sin utilizar métodos anticonceptivos, y estar expuestos a enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados (Argaez et al., 2018).

7.2.6. En adolescentes en edades de 13 y 15 años se pueden presentar conductas delictivas, debido a que en esta etapa se relacionan y ven influenciados por otros jóvenes de su misma edad (Argaez et al., 2018).