EL LUGAR DE LA ÉTICA EN LA FORMACIÓN DOCENTE.

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
EL LUGAR DE LA ÉTICA EN LA FORMACIÓN DOCENTE. por Mind Map: EL LUGAR DE LA ÉTICA EN LA FORMACIÓN DOCENTE.

1. Diferenciar:

1.1. MORAL

1.1.1. Disciplina filosófica que estudia el comportamiento humano en cuanto al bien y al mal.

1.1.2. Conjunto de costumbres y normas.

1.2. ÉTICA

1.2.1. Es una reflexión filosófica sobre la moral y/o morales (que involucran valores, normas y sanciones).

1.2.2. Como disciplina racional, crítica y argumentativa, que tiene por objeto, justamente, la pretensión misma de moralidad de las acciones.

1.2.3. Pretención misma de la moralidad de las acciones.

1.2.4. Como campo disciplinario.

1.2.5. Una ética aplicada a la actividad docente.

2. ¿QUÉ? ¿CÓMO?

2.1. Cuánto de ética tiene que saber un docente que se especializará en enseñar ética y ciudadanía.

2.1.1. Lo difícil es saber qué y cuánto de ética es necesario incluir en la formación básica o general de un docente.

2.1.2. Nos referimos entonces, a intentar plantear las relaciones de la ética, como campo disciplinar específico. Planteando la ética en la formación.

2.1.2.1. Nos referimos entonces, a intentar plantear las relaciones de la ética, como campo disciplinar específico. Planteando la ética en la formación.

2.1.2.2. Nos referimos entonces, a intentar plantear las relaciones de la ética, como campo disciplinar específico. Planteando la ética en la formación.

2.1.3. Planteando la ética en la formación.

2.2. Se proponen algunas razones para defender por qué en la formación docente no puede estar ausente la ética como saber específico, crítico y racional.

2.2.1. Ha crecido la demanda de que los docentes enseñen ética y ciudadanía.

2.2.1.1. Porque efectivamente el campo de las relaciones ética y educación es hoy un campo relevante.

3. La dimensión moral de los problemas educativos.

3.1. Entendemos por dimensión moral de los problemas educativos todo aquello que en la acción de educar puede ser materia o sujeto de un razonamiento ético-práctico.

3.2. Que sea posible elegir, desde algunos criterios el curso de las acciones. Que sea posible validar o legitimar el grado de normatividad .Cuando la acción de educar exige evaluar valores o bienes. Cuando la acción de educar está sometida a reglas y normas.

3.3. La situación educativa Simétrica

3.3.1. Se trata de una acción comunicativa .El maestro y el alumno como participantes de un diálogo argumentativo.

3.4. Situación Disimétrica

3.4.1. Se trata también de una acción estratégica Se busca alcanzar ciertos fines , con ciertos medios. Al poder de enseñar y al deseo de aprender. Es simultáneamente porque   ya que para llegar

3.5. Que alguien enseñe y alguien aprenda sitúa a los actores educativos en lugares diferentes.

3.6. Singularización del acto educativo.

3.6.1. Hay que reconocer la singularidad de la acción del agente que enseña y la del que aprende.  Esta “singularización” siempre ligada a la acción.

3.6.2. El deseo de aprender sólo es posible como “desafío”.  El poder de enseñar sólo se constituye a partir de la frontera que marca la distancia entre lo que se sabe y lo que no.

3.6.3. Dimensiones normativas de la educación.

3.6.3.1. Necesitamos reflexionar esta dimensión normativa de la educación, porque sin ella no tendríamos criterios éticos para poder evaluar las diversas morales educativas.

4. La competencia para enseñar

4.1. ¿Es posible enseñar ética?

4.1.1. Se confunde enseñar ética con enseñar valores o normas.

4.1.2. Se niega que la ética sea enseñable porque… Le sobra subjetividad Se constituye en el vacío Sus contenidos no son racionales sino emocionales. Le falta objetividad Son costumbres y creencias.

4.1.3. La ética es enseñable porque…

4.1.3.1. Es una disciplina racional y crítica Como en otros campos enseñables, existe una cuestión de trasposición didáctica.

4.1.3.1.1. A diferencia de otros campos enseñables existe, además, una cuestión de atravesamiento institucional e interdisciplinar, que inserta siempre a la didáctica de la ética en un proyecto educativo más amplio.

5. Conclusión:

5.1. La necesidad de saberes .

5.2. Conclusiones Tanto para la comprensión crítica de la dimensión moral de los problemas educativos, como para enseñar contenidos educativos de ética, es razonable postular, en la formación docente, un lugar específico de enseñanza de la ética como disciplina filosófica.

5.3. Reconocer que la ética es una disciplina racional y crítica, con su propio arsenal de categorías, métodos, teorías y formas de argumentación.

5.4. La relación ética y educación tiene que estar presente en la formación de cualquier maestro o profesor.

6. Dimensión moral

6.1. El razonamiento moral:

6.1.1. Lo estrictamente “moral” aparece cuando el bien (o el mal) en cuestión es juzgado como bien-en-sí.

6.1.2. El razonamiento moral exige medir las consecuencias de lo que se haga, y moverse con alguna regla de validación de la utilidad o del daño.

6.2. Cuando se trata de evaluar “bienes” el problema radica en primer lugar –como diría Aristóteles- el “justo medio”

6.3. Pero en segundo lugar surge otra cuestión: la posible rivalidad entre diversos bienes que se ofrecen como fin de la acción, o, como se suele decir el posible conflicto de valores.