El nacimiento del movimiento internacionalista, desde finales del siglo XIX, tiene su punto culminante con la firma en 1945 de la Carta Fundacional de la Organización de la Naciones Unidas (ONU), en la ciudad de San Francisco. Si bien en esta Carta se recogen principios de actuación amplios y ambiciosos, no ha sido posible ver la consecución de muchos de estos. Lejos de sus objetivos y fines fundacionales, la ONU y toda su estructura se ha visto limitada por ser un instrumento más de la política hegemónica de las grandes potencias, bien a través del uso del derecho de veto por parte de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, o bien por haber sido utilizada para legitimar ciertas intervenciones de las grandes potencias en terceros países. Los conflictos y crisis de diversa naturaleza que el mundo ha contemplado en los últimos años han tenido un efecto positivo sobre las actuaciones de cooperación internacional. Se ha producido un resurgimiento de las políticas de ayuda humanitaria. Desde que la ONU fue creada, y a pesar de ello, las condiciones de vida de los pueblos, de los seres humanos no ha mejorado en su globalidad, si bien es verdad la espectacular mejora habida para los países desarrollados, lo que ha polarizado las diferencias entre países ricos, y países pobres. También se ha deteriorado la salud de la tierra, por el fuerte impacto de las actividades humanas. Como respuesta a esta nueva situación se han planteado cuatro estrategias de intervención: • Diplomacia preventiva: Actuando desde el principio para eliminar las causas primeras y fuentes que generan los conflictos. • Acciones de mantenimiento de la paz: Potenciando el papel y la labor de ciertos instrumentos de cooperación internacional como son los "cascos azules". • Consolidación de la paz: Apoyando la reconstrucción socio económica de los 1 territorios afectados por las guerras y catástrofes naturales. • Acciones que modifican en origen las causas de los conflictos. Si conocemos los conflictos podremos actuar preventivamente, y dado que nos hallamos entre conflictos de tipo étnico, religioso, fronterizo, etc., el uso de los instrumentos que tradicionalmente se habían dotado los Estados no es operativo para alcanzar su solución. El conseguir una paz mundial que permita el desarrollo de todas las comunidades pasa por: • Respeto y garantía de los Derechos Humanos. • Garantía de los Derechos de las minorías. • Superación de las desigualdades sociales. • Satisfacción de las necesidades básicas. Hoy podemos hablar de la creación de un nuevo orden internacional en materia de paz y seguridad. La solución de la Guerra de los Balcanes, en la década de los ´90, la destrucción de las Torres Gemelas de Nueva York, símbolo cultural, y el nunca resuelto (hasta ahora) conflicto de Oriente Medio, nos evidencian la necesidad de establecer nuevos criterios de solución.
0
18