LOS SACRAMENTOS DE INICIACIÓN

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
LOS SACRAMENTOS DE INICIACIÓN por Mind Map: LOS SACRAMENTOS DE INICIACIÓN

1. CONFIRMACIÓN

1.1. QUÉ ES LA CONFIRMACIÓN

1.1.1. Es el sacramento en el que Jesús nos concede el don del Espíritu Santo

1.1.2. Nos reafirma como hijos de Dios y nos une más con la Iglesia

1.1.3. La confirmación es el sacramento de la madurez cristiana que nos fortalece y nos hace capaces de ser testigos de Jesús, de palabra y obra, de defender su fe y de transmitirla

1.2. SIGNOS DEL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN

1.2.1. Imposición de manos

1.2.1.1. La realiza el obispo y mediante ésta, transmite el Espíritu Santo al confirmado

1.2.1.2. El confirmado es cubierto con la mano, como una nueva nube del desierto, que es el Espíritu Santo

1.2.2. unción del Crisma

1.2.2.1. Por medio de esta unción, el cristiano confirmado recibe el sello del Espíritu Santo, una “marca imborrable” que tiene su origen en el mismo Cristo, “el Ungido”, que fue ungido por el Espíritu Santo de forma espiritual no visible. Él posee en plenitud todos los dones del Espíritu Santo.

1.2.2.2. El “cristiano ungido” o confirmado queda al servicio de Cristo para siempre quedando bendecido y bajo la protección de Dios

1.2.3. Beso o abrazo de paz

1.2.3.1. El beso de paz con el que concluye el rito del sacramento significa y manifiesta la comunión eclesial con el obispo y con todos los fieles (cf. S. Hipólito, Trad. ap. 21)” (CAT 1301).

1.2.3.2. Es un signo claro del mismo Cristo Resucitado que en medio de sus apóstoles se les apareció y les saludó deseándoles la "paz con vosotros" (cf. Jn 19,-22)

1.2.3.3. La paz es el saludo de los cristianos: el obispo da el saludo de paz para significar así que los confirmandos son plenamente cristianos e integrados en la comunión y en la paz de la Iglesia.

1.3. PENTECOSTÉS <-----> CONFIRMACIÓN

1.3.1. Los apóstoles reciben el Espíritu Santo

1.3.2. Nosotros recibimos el Espíritu Santo

1.3.3. El día de Pentecostés, cuando se funda la Iglesia, los apóstoles y discípulos se encontraban reunidos junto a la Virgen. Estaban temerosos, no entendían lo que había pasado, creyendo que todo había sido en balde, se encontraban tristes. De repente, descendió el Espíritu Santo sobre ellos y quedaron “transformados” y a partir de ese momento entendieron todo lo que había sucedido, dejaron de tener miedo, se lanzaron a predicar y a bautizar.

1.4. DONES DEL ESPÍRITU SANTO

1.4.1. SABIDURÍA

1.4.1.1. Es el don de entender lo que favorece y lo que perjudica el proyecto de Dios. Él nos fortalece nuestra caridad y nos prepara para una visión plena de Dios. El mismo Jesús nos dijo: “Mas cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros” (Mt 10, 19-20).

1.4.1.2. La verdadera sabiduría trae el gusto de Dios y su Palabra

1.4.2. ENTENDIMIENTO

1.4.2.1. . Entendimiento: Es el don divino que nos ilumina para aceptar las verdades reveladas por Dios. Mediante este don, el Espíritu Santo nos permite escrutar las profundidades de Dios, comunicando a nuestro corazón una particular participación en el conocimiento divino, en los secretos del mundo y en la intimidad del mismo Dios. El Señor dijo: “Les daré corazón para conocerme, pues yo soy Yahveh” (Jer 24,7)

1.4.3. CONSEJO

1.4.3.1. Es el don de saber discernir los caminos y las opciones, de saber orientar y escuchar

1.4.3.2. Es la luz que el Espíritu nos da para distinguir lo correcto e incorrecto, lo verdadero y falso.

1.4.3.3. Sobre Jesús reposó el Espíritu Santo, y le dio en plenitud ese don, como había profetizado Isaías: “No juzgará por las apariencias, ni sentenciará de oídas. Juzgará con justicia a los débiles, y sentenciará con rectitud a los pobres de la tierra” (Is 11, 3-4).

1.4.4. CIENCIA

1.4.4.1. Es el don de la ciencia de Dios y no la ciencia del mundo.

1.4.4.2. Por este don el Espíritu Santo nos revela interiormente el pensamiento de Dios sobre nosotros, pues “nadie conoce lo íntimo de Dios, sino el Espíritu de Dios” (1Co 2, 11).

1.4.5. PIEDAD

1.4.5.1. Es el don que el Espíritu Santo nos da para estar siempre abiertos a la voluntad de Dios, buscando siempre actuar como Jesús actuaría. Si Dios vive su alianza con el hombre de manera tan envolvente, el hombre, a su vez, se siente también invitado a ser piadoso con todos.

1.4.5.2. En la Primera Carta de San Pablo a los Corintios escribió: “En cuanto a los dones espirituales, no quiero, hermanos, que estéis en la ignorancia. Sabéis que cuando erais gentiles, os dejabais arrastrar ciegamente hacia los ídolos mudos. Por eso os hago saber que nadie, hablando con el Espíritu de Dios, puede decir: «¡Anatema es Jesús!»; y nadie puede decir: «¡Jesús es Señor!» sino con el Espíritu Santo” (1Co 12, 1-3)

1.4.6. FORTALEZA

1.4.6.1. Este es el don que nos vuelve valientes para enfrentar las dificultades del día a día de la vida cristiana. Vuelve fuerte y heroica la fe. Recordemos el valor de los mártires.

1.4.6.2. Nos da perseverancia y firmeza en las decisiones. Los que tienen ese don no se amedrentan frente a las amenazas y persecuciones, pues confían incondicionalmente en el Padre. El Apocalipsis dice: “No temas por lo que vas a sufrir: el Diablo va a meter a algunos de vosotros en la cárcel para que seáis tentados, y sufriréis una tribulación de diez días. Manténte fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida” (Ap 2,10).

1.4.7. TEMOR DE DIOS

1.4.7.1. Este don nos mantiene en el debido respeto frente a Dios y en la sumisión a su voluntad, apartándonos de todo lo que le pueda desagradar.

1.4.7.2. Jesús siempre tuvo cuidado en hacer en todo la voluntad del Padre, como Isaías había profetizado: “Reposará sobre él el espíritu de Yahveh: espíritu de sabiduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de ciencia y temor de Yahveh” (Is 11,2)

1.5. El Espíritu Santo actúa siempre para un fin: nuestra santificación que es la comunión con Dios y el prójimo por el amor.

1.5.1. FRUTOS DEL ESPÍRITU SANTO

1.5.1.1. CARIDAD

1.5.1.1.1. Es el que más se parece al Espíritu Santo,es el amor del Padre y del Hijo

1.5.1.2. PAZ

1.5.1.2.1. Es el lazo que une al Padre y al Hijo.

1.5.1.2.2. Una de las cualidades del carácter del cristiano que representa la palabra "SHALOM": Significa: Un Bienestar total, que implica también tranquilidad serenidad del espíritu.

1.5.1.2.3. Una bendición basada en la relación con Dios, también comprende la paz con uno mismo y con las circunstancias, Dios es llamado Dios de Paz.(Rom 15,33- 16,20)

1.5.1.2.4. La paz interior es el don de Cristo o un regalo hecho a nosotros (Jn.14,27 – Jn. 20,19).

1.5.1.2.5. La paz exterior es la relación con Dios que desea que tengamos con nuestros prójimos que vivamos con ellos en armonía, en tranquilad mantengamos una amistad buena y sincera. (Mt.5,9) (Mt. 12,14)

1.5.1.3. BENIGNIDAD

1.5.1.3.1. Es ser amable con otro, todo lo contrario a la dureza. Significa: bondad, integridad, excelencia de carácter, benévolo. (Lc.5,39 )(1Pe.2,3). También significa: bueno en carácter.

1.5.1.3.2. La benignidad es atribuida a Dios como uno de los atributos morales y esto se relaciona con la conducta del creyente (1Cor.15,33) (Ef.4,32).

1.5.1.3.3. Se asocia con la misericordia de Dios porque Él... es rico en Misericordia, en relación al creyente debe ser misericordioso. Perdonar como Dios nos ha mostrado. (Col.3.12)

1.5.1.3.4. Benignidad es la suavidad de carácter, tranquilidad del espíritu, una disposición reposada para tratar con cortesía esta operación. Lo hace el Espíritu Santo en el corazón del cristiano que es benigno, no anda mal humorado o amargado.

1.5.1.3.5. La benignidad corrige y endulza el carácter irritable. Hace el corazón bondadoso, y hacemos felices a lo más que podemos a aquellos que nos rodean.

1.5.1.4. BONDAD

1.5.1.4.1. Significa más generosidad. Guiar a buenas obras, tener un carácter bueno, mostrar nuestro amor cristiano con hechos a los demás y a nuestros prójimos.

1.5.1.4.2. En Dios la bondad es infinita, la Biblia nos lo demuestra. Dios dijo a Moisés, después que éste hubo intercedido por Israel" Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro y proclamare el nombre de Jehová delante de ti, y tendré misericordia por Israel y seré Clemente. (Ex.33,19).

1.5.1.4.3. "¡Cuan grande es tu bondad, te has guardado para con los que te temen, que has mostrado para los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres!"

1.5.1.4.4. La bondad es aquella que nos impulsa al arrepentimiento de un perverso corazón. Si el cristiano anda en la luz, deberá manifestar bondad, la bondad se asocia con la justicia y la verdad con diferentes manifestaciones de un mismo fruto, como en (Galatas 5, 22-23) donde el fruto del espíritu tiene nueve manifestaciones o características.

1.5.1.5. GOZO

1.5.1.5.1. Está presente en el Padre y en el Hijo y es como el compemento de su bienaventuranza.

1.5.1.5.2. El gozo tiene que ver con la alegría permanente del individuo que cree en cristo como toda La iglesia está llamada a experimentarlo.

1.5.1.6. TEMPLANZA

1.5.1.6.1. Es el control de uno mismo en el pensamiento, en nuestro enojo, nuestro hablar, el ejercicio del dominio propio y el equilibrio de nuestra conducta. Refleja el poder de Dios en nuestra vida.

1.5.1.6.2. La templanza refrena la desordenada afición de comer y de beber, impidiendo los excesos que pudieran cometerse San Pablo emplea el termino en relación con el obrar del Espíritu de Dios, así que no ensalza la voluntad el hombre natural, si no que nos hace ver que la vida espiritual abarca el control de las pasiones y los impulsos que son propios del viejo hombre, así comprendemos como llega a ser una manifestación del fruto del Espíritu.

1.5.1.6.3. En (Galatas 5,23) se usa en oposición o inmortalidad, impureza, libertinaje, y embriaguez, que se mencionan previamente como obras de la carne. El dominio propio contra los apetitos sensuales.

1.5.1.7. MODESTIA

1.5.1.7.1. La modestia regula los movimientos del cuerpo, los gestos y las palabras. Como fruto del Espíritu Santo, todo esto lo hace sin esfuerzo.

1.5.1.7.2. Nuestro espíritu, ligero e inquieto, está siempre revoloteando par todos lados, apegándose a toda clase de objetos y charlando sin cesar. La modestia lo detiene, lo modera y deja al alma en una profunda paz, que la dispone para ser la mansión y el reino de Dios: el don de presencia de Dios.

1.5.1.7.3. La modestia nos es completamente necesaria, porque la inmodestia, que en sí parece poca cosa, no obstante es muy considerable en sus consecuencias y no es pequeña señal en un espíritu poco religioso.

1.5.1.8. LONGANIMIDAD

1.5.1.8.1. La longanimidad o perseverancia nos ayuda a mantenernos fieles al Señor a largo plazo.

1.5.1.8.2. Impide el aburrimiento y la pena que provienen del deseo del bien que se espera, o de la lentitud y duración del bien que se hace, o del mal que se sufre y no de la grandeza de la cosa misma o de las demás circunstancias.

1.5.1.8.3. La longanimidad hace, por ejemplo, que al final de un año consagrado a la virtud seamos más fervorosos que al principio.

1.5.1.9. CASTIDAD

1.5.1.9.1. La castidad atañe a los placeres del cuerpo, reprimiendo los ilícitos y moderando los permitidos.

1.5.1.9.2. La castidad regula el uso de los placeres de la carne.

1.5.1.9.3. Los frutos de templanza y castidad desprenden de tal manera al alma del amor a su cuerpo, que ya casi no siente tentaciones

1.5.1.10. FE

1.5.1.10.1. Es una virtud que distingue al cristiano en sus relaciones y vivencias. Significa fe de creer, honestidad, lealtad, puede ser usada esta palabra en sentido de fidelidad.

1.5.1.10.2. Un hombre fiel en sus palabras, promesas, un hombre en quien se puede confiar y creer, el cristiano es fiel como hombre, como vecino, amigo, esposo, padre, hijo, fiel en sus contratos y en sus promesas.

1.5.1.10.3. La fe no se limita a la salvación sino que también opera en los dones y ministerios que el Espíritu nos dio.

1.5.1.10.4. Fe es también el gozo que nace del sentir misericordia divina, la siente el alma en el perdón de sus pecados.

1.5.1.10.5. La fe, que un creyente que tiene el Espíritu de Dios es una fe viva en la cual no hay duda.

1.5.1.11. PACIENCIA

1.5.1.11.1. Significa: longanimidad, apacibilidad, indulgencia. No hay espíritu de rencor, es un equilibrio de todos los temperamentos y pasiones, completamente opuesto al enojo.

1.5.1.11.2. Cuando hay paciencia hay constancia, firmeza y perseverancia, el que es paciente es tolerante, clemente indulgente, Significa también: Resistir con paciencia. Dios es el que otorga esta paciencia semejante a la de Cristo (Rom. 15,5) (2Ts.3,5)

1.5.1.11.3. Paciencia significa: saber sufrir. Para el cristiano es saber resistir a la prueba lo que dice San Pablo en (1ª Cor.13) el amor es sufrido, benigno, todo lo sufre todo lo soporta, todo lo espera, paciencia es saber soportar las debilidades y provocaciones de los demás.

1.5.1.11.4. La paciencia es lo opuesto a la impaciencia humana, ha de ser contemplado mas bien como la paciencia de Dios que ha operado internamente, la paciencia infinita de Dios no tiene limites.

1.5.1.11.5. La paciencia ha de ser comunicada directamente al creyente a través de la manifestación y presencia de Dios en su vida, no solo se dice que es atributo de Dios si no que El es Señor de su gloria para toda paciencia y longanimidad (Col.,1,11) (Tito 1,16)

1.5.1.11.6. La paciencia es una virtud que debe esperarse en la vida de cada creyente en medio de las mas vitales direcciones acerca de la responsabilidad de andar dignamente (Ef. 4,2-3) (2Tim. 2,10. – 4,2) (Stg. 6,7,8).

1.5.1.12. MANSEDUMBRE

1.5.1.12.1. Significa gentileza, afabilidad, mansedumbre, amistad dulce opuesto al mal temperamento, enojo repentino, la mansedumbre soporta la incomodidad, este fruto se puede manifestar cuando están totalmente rendidos a Dios.

1.5.1.12.2. La mansedumbre de Dios no implica debilidad

1.5.1.12.3. El creyente lleno del Espíritu Santo manifestará mansedumbre, y aunque pueda conocer el poder de la indignación... será manso. El elevado lugar que se concede a la mansedumbre en la lista de las virtudes humanas se debe al ejemplo y a la enseñanza de Jesucristo.

1.5.1.12.4. Por ejemplo la mansedumbre de Moisés aunque retenía la fortaleza del liderazgo, se mostró dispuesta a aceptar daños personales, sin resentimiento o recriminación.

1.5.1.12.5. En el Nuevo Testamento, la palabra mansedumbre se refiere a una actitud interior, es parte del fruto del carácter semejante al de Cristo producido solamente por el Espíritu Santo. (Gal.5:23).

1.5.1.12.6. El que tiene mansedumbre soportara a unos y a otros, y con sus palabras responderá con mansedumbre.

1.5.1.12.7. La mansedumbre conduce a

1.5.1.12.8. La mansedumbre una manifestación del fruto del Espíritu, es evidente que las personas solamente lo puedan manifestar cuando están rendidas a Dios y cuando la presencia del Espíritu Santo domina en su totalidad en el hombre

1.5.1.13. LOS FRUTOS DEL ESPÍRITU SANTO

1.5.1.13.1. Indican unidad

1.5.1.13.2. Originan armonía

1.5.1.13.3. Ayudan en las debilidades a triunfar. Las obras de la carne destruyen, debilitan y condenan al creyente El Espíritu ayuda a orar, buscar más a Dios por que El intercede por nosotros. (Rom.8,26)

1.5.1.13.4. Hacen triunfar, fortalecen y hacen perseverar. Solo el Espíritu Santo nos hace victoriosos.

1.5.2. PARÁCLITO

1.5.2.1. En la Biblia se le da al Espíritu Santo el nombre de PARÁCLITO (Juan 14, 26).

1.5.2.2. PARÁCLITO es el que se hace presente allí donde nadie puede acompañarnos, en esa dimensión más íntima de nuestro ser donde, sin él, siempre estamos desamparados, angustiados en una soledad profunda que nadie puede llenar.

1.5.3. EL ESPÍRITU SANTO ES

1.5.3.1. AYUDA

1.5.3.2. FUERZA

1.5.3.3. CONSUELO

1.5.3.4. DEFENSA

1.5.3.5. ALIENTO

2. BAUTISMO

2.1. El Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos.

2.2. El bautismo es el sacramento del nuevo nacimiento por el agua y la palabra

2.3. EL BAUTISMO ES....

2.3.1. DON porque es conferido a los que no aportan nada.

2.3.2. GRACIA porque es dado incluso a culpables

2.3.3. BAUTISMO porque el pecado es sepultado en el agua

2.3.4. UNCIÓN porque es sagrado

2.3.5. ILUMINACIÓN porque es luz resplandeciente

2.3.6. VESTIDURA porque cubre nuestra vergüenza

2.3.7. BAÑO porque lava

2.3.8. SELLO porque nos guarda

2.3.9. Es el SIGNO de la soberanía de Dios

2.4. EL BAUTISMO DE JESÚS

2.4.1. La vida pública de Jesús comienza en el momento de su bautismo en el Jordán.

2.4.2. "Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia. "(Mt 33, 13-17)

2.4.3. EXPRESA

2.4.3.1. El comienzo de su vida pública

2.4.3.2. Su deseo de entregar su vida a los demás

2.4.3.3. Su encuentro con Dios y el amor a Dios como clave de su vida

2.4.3.4. Hacer público que Dios es Amor y que el poder del amor genera una fuerza capaz de dar vida a una nueva sociedad basada en la igualdad, la solidaridad y la justicia: El Reino de Dios

2.5. SIGNOS DEL BAUTISMO

2.5.1. El AGUA

2.5.1.1. Representa la nueva vida que infunde el Espíritu Santo y limpia del pecado original

2.5.1.2. Significa la muerte al pecado y la entrada en la vida de la Santísima Trinidad

2.5.1.3. El Bautismo es realizado mediante la triple inmersión en el agua bautismal. Pero desde la antigüedad puede ser también conferido derramando tres veces agua sobre la cabeza del candidato.

2.5.2. EL CIRIO PASCUAL ENCENDIDO

2.5.2.1. Representa a Cristo Resucitado que es la luz del mundo

2.5.2.2. Los padres y padrinos tendrán desde ahora la misión de mantener encendida esta “llama” del amor de Cristo en el recién bautizado

2.5.3. VESTIDURAS BLANCAS

2.5.3.1. Simboliza que el bautizado ha muerto a la vida del pecado y acaba de nacer a una nueva vida, la vida de los hijos de Dios, de aquellos que aspiran a vivir limpios de pecado, libres de todo mal

2.5.4. LA UNCIÓN CON EL CRISMA

2.5.4.1. Dios marca para siempre al que le recibe dándole la fortaleza necesaria para llevar una vida conforme a los valores del Evangelio.

2.5.5. FÓRMULA BAUTISMAL

2.5.5.1. “Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”

3. EUCARISTÍA

3.1. JESÚS instituyó este sacramento en la última cena pascual que celebró con sus discípulos antes de su muerte en la cruz

3.1.1. "Durante la cena Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: "Tomad y comed. Esto es mi cuerpo". Después tomó un cáliz, dio gracias y se lo dio, diciendo: "Bebed todos de él, porque ésta es mi sangre, la sangre de la nueva alianza, que será derramada por todos para remisión de los pecados." Mateo 26, 26-29

3.1.2. “Haced esto en memoria mía” Lc 22, 19

3.2. ¿ QUÉ ES LA EUCARISTÍA ?

3.2.1. La Eucaristía es el sacramento que consiste en la consagración del pan en el Cuerpo de Cristo y del vino en su Sangre que renueva el sacrificio de Jesús en la Cruz

3.2.2. En la Eucaristía Jesús está real y personalmente presente en el pan y el vino que el sacerdote consagra

3.2.3. La presencia de Jesús no es sólo simbólica sino que es real. Es el misterio de la transubstanciación ya que lo que cambia es la sustancia del pan y del vino; los accidentes -forma, color, sabor, etc.- permanecen iguales.

3.3. EUCARISTÍA = ACCIÓN DE GRACIAS

3.3.1. El encuentro con Cristo en la Eucaristía es una experiencia personal e íntima, que supone el encuentro pleno de dos corazones que se aman

3.3.2. Al recibir la Eucaristía somos alimentados con el Pan de Vida y tras recibirla:

3.3.2.1. Estamos con mayor capacidad de amar y de servir al hermano

3.3.2.2. Más fortalecidos para enfrentar las pruebas

3.3.2.3. Con fortaleza para encarar el sufrimiento, para contagiar nuestra fe en Cristo y su esperanza

3.3.2.4. Con energía renovada para seguir a Jesús y llevar a cabo la misión, la vocación, que Él nos encomiende.

3.4. JESÚS ES EL PAN DE VIDA

3.4.1. "Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo le resucitaré en el último día." Juan 6, 54.

3.5. A LA EUCARISTÍA TAMBIÉN SE LE LLAMA

3.5.1. Banquete del Señor (Ap 19).

3.5.2. Asamblea eucarística (cfr. Hch 2,42.46; 20,7.11).

3.5.3. Memorial y Santo Sacrificio

3.5.4. Santa y divina liturgia

3.5.5. Santísimo Sacramento y los santos misterios

3.5.6. Comunión

3.5.7. SANTA MISA

3.5.7.1. PARTES DE LA SANTA MISA

3.5.7.1.1. RITOS INICIALES

3.5.7.1.2. LITURGIA DE LA PALABRA

3.5.7.1.3. LITURGIA DE LA EUCARISTÍA

3.5.7.1.4. RITOS DE DESPEDIDA