El tutor on-line: funciones, roles y tareas.

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
El tutor on-line: funciones, roles y tareas. por Mind Map: El tutor on-line:  funciones, roles y tareas.

1. Recomendaciones organizativas

1.1. Informalidad

1.2. Listado de alumnos.

1.3. Dar siempre respuestas.

1.4. Preocuparse de las cuestiones administrativas.

1.5. Ser paciente.

1.6. Pedir comentarios.

1.7. Sincronizar y armonizar.

1.8. Equilibrar la participación.

1.9. Liderar los procedimientos.

1.10. Prestar especial atención al correo electrónico.

1.11. Ser claros.

1.12. Ser equilibrados con la materia.

1.13. Ser equilibrados con los alumnos.

1.14. Realizar modificaciones.

1.15. Prestar especial atención al tiempo de preparación.

1.16. Compartir

2. Introducción: La capacidad de comunicación del profesor es esencial para garantizar el éxito de un curso virtual. Dicha cualidad, junto con su habilidad para gestionar y organizar todos los recursos que le ayudará a organizar un programa de formación virtual que se asegure el buen rendimiento del alumnado y consecuentemente el éxito del programa formativo.

3. La función de tutorial en línea: La función de tutorial es uno de los pilares sobre la consolidación de la formación en línea. Según Padula (2002) consiste en la relación orientadora de uno y varios docentes respecto de cada alumno en el orden de la comprensión de los contenidos, la interpretación de las consignas operacionales, el momento y la forma adecuada para la realización de trabajos, ejercicios o autoevaluaciones, y en general para la aclaración puntual y personalizada de cualquier tipo de duda.

4. Hiltz (1995) señala diferentes tipos de actividades a desarrollar por el formador en línea como moderador de cualquier debate o discusión en grupo:

4.1. 1. Invertir el tema de debate: relacionar con las lecturas u otros materiales del curso e indicando claramente que son los aspectos o preguntas que deben responder los alumnos.

4.2. 3. Facilitar información: como experto en la materia, el formador puede ofrecer información sobre estudios, recursos o hechos que ayuden a desarrollar los temas de discusión, complementando los materiales ya disponibles.

4.3. 4. Integrar y conducir las intervenciones, sintetizando, reconstruyendo y desarrollando los temas que vayan surgiendo y relacionándolos con la literatura y el tema.

4.4. 5. Globalizar los aprendizajes de manera que el tema de un debate se relacione con temas anteriormente vistos, para facilitar a los alumnos una estructuración más compleja y no demasiado compartimentada del conocimiento que se va generando.

4.5. 6. Lanzar preguntas que puedan ayudar a los alumnos a descubrir posibles contradicciones o inconsistencias en sus aportaciones.

4.6. 7. Resumir, a modo de conclusión, las aportaciones al debate, haciendo hincapié en las ideas claves, antes de pasar a otro tema.

4.7. 8. Ayudar a los alumnos en sus habilidades de comunicación, señalándoles, en privado, sus posibles mejoras para un mayor entendimiento con el grupo.

5. Recomendaciones pedagógicas

5.1. Mantener la máxima flexibilidad posible.

5.2. Estimular la participación.

5.3. Evitar un estilo autoritario.

5.4. Ser objetivos.

5.5. Evitar las grandes expectativas

5.6. Confiar principalmente en los materiales que conozcamos

5.7. Promover la intercomunicación entre los propios alumnos.

5.8. Buscar puntos de encuentro.

5.9. Utilizar tareas simples

5.10. Hacer atractivos los materiales.

5.11. Invitar a expertos

5.12. Evitar la clase magistral

5.13. Pedir comentarios

6. Recomendaciones comunicativas

6.1. Aceptar a los "mirones". Hemos visto que entre nuestros estudiantes habrá "mirones", alumnos muy poco participativos, muy poco comunicativos, que nunca realizarán ningún comentario.

6.2. Atención al "miedo a hacer el ridículo". Es una sensación que tendrán algunos de nuestros alumnos a la hora de participar en una discusión sobre un tema, a la hora de dar sus opiniones.

6.3. Cuidado con el humor. Más que con el humor, con el sarcasmo. Conozcamos bien a nuestros alumnos antes de utilizar cualquier estilo sarcástico o irónico en nuestros comentarios.

6.4. No olvidar las presentaciones. En nuestra primera oportunidad hagamos que los alumnos se presenten ellos mismos, que hablen de sí mismos, que creen ellos mismos un clima de grupo.

6.5. Facilitar la intercomunicación. Con la misma finalidad que el punto anterior, utilizando técnicas y actividades de introducción, de trabajo por parejas o pequeños grupos, entre otros.