Futbol, ​​Barras y Violencia

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
Futbol, ​​Barras y Violencia por Mind Map: Futbol, ​​Barras y Violencia

1. Futbol y Violencia

1.1. La agresividad es considerada como algo intrínseco a las prácticas deportivas, no se debe confundir ni la agresividad ni la violencia con la delincuencia.

1.2. La violencia en el fútbol es un vehículo para que los adolescentes desfoguen las presiones propias de su edad, como la dependencia familiar y del inminente riesgo de llegar a la edad adulta, que para ellos es algo peor que una condena.

2. Desencanto Juvenil

2.1. Hay un vacío político de los jóvenes en tanto que sociales que no pueden alcanzar una autonomía como sujetos.

2.2. Las gradas del estadio son una especie de foro teatral, donde la violencia representa la resistencia ritual de los jóvenes a su falta de opciones, a veces como comedia agresiva y en algunos casos como tragedia violenta.

2.3. Hoy la juventud no tiene nada que esperar ni valores que merezcan ser apoyados, vuelca sus voluntades y anhelos en el fútbol para compensar su frustración, las barras son una forma distorsionada de resistencia al vaciamiento neoliberal.

2.4. Los jóvenes adolecen de una conciencia colectiva y viven atrapados a una sociedad de consumo donde lo único que interesa es el individualismo.

3. Identidad y Desempleo

3.1. Los jóvenes abandonan con frecuencia la escuela para ingresar en alguna actividad temporal de bajos ingresos, y dependen para sobrevivir del jefe de su familia.

3.2. Los jóvenes fanáticos evaden el entorno social adverso. Los rituales en el estadio proclaman su superioridad en la coyuntura y reafirman su identidad con los colores del equipo.

3.3. el fútbol promueve la división del mundo en amigos-enemigos, al encuentro en la cancha ocurre un enfrentamiento ritual entre amigos y enemigos que puede llegar a la violencia.

4. Desposeídos

4.1. Al analizar la composición social de las bandas de hooligans ingleses diversos estudios coinciden en que sus integrantes son adolescentes que pertenecen a las capas bajas de la clase obrera.

4.2. “Para muchos adolescentes de la clase obrera, el club de soccer se convierte en su posesión su propiedad en el sentido amplio de la palabra” Por fin cuentan con algo que defender.

5. Futbol y Cotidianeidad

5.1. Los estudios sobre la violencia de los hooligans han mostrado que el fenómeno no sólo se ha incrementado sino que se ha expandido. Un sábado típico de fútbol en Inglaterra comienza en el bar del barrio, sigue en el tren o en el autobús donde se retroalimenta el espíritu combativo.

5.2. En el mundo hispanoamericano los hombres se desentienden de hogar y familia para jugar, beber y hablar de fútbol. Las vicisitudes del encuentro sabatino en el estadio ofrecen temas de conversación para toda la semana.

6. Deseo de Supremacía

6.1. Bajo el neoliberalismo el fútbol se ha convertido en un lucrativo espectáculo que genera violencia intergrupal. Los equipos rivales concurren al encuentro para “competir por prestigio, honor y, cada vez más por dinero”

6.2. El afán de supremacía y reconocimiento evoca el deseo de poder característico de los grupos totalitarios, que humillan a los débiles para sentirse superiores. Aunque en la práctica tales triunfos sólo tienen sentido para ellos, en su imaginario les permiten encubrir su complejo de inferioridad.

7. Violencia Ritual

7.1. Se supone que en la lucha por la supremacía entre las barras, predomina la violencia práctica sobre la violencia simbólica. Pero algunos autores señalan que la violencia de estos grupos tiende a ser más ritual que corporal.

8. Bravas las Barras

8.1. A inicios de la década de los ochentas los fanáticos del fútbol vivieron una profunda transformación en Brasil y en Chile. En el entorno urbano brasileño, las redes se agrupan en organizaciones burocratizadas listas para combatir o "torcidas". Se ha asociado el crecimiento de las barras bravas con el incremento de la violencia. Una clave de la agresividad en el fútbol inglés es el alcohol y el fútbol son culturalmente inseparables, La propia lógica del juego como el vector de la agresividad de los aficionados.

8.2. El fútbol-espectáculo contemporáneo expande y festeja la agresividad de los fanáticos. El ejercicio de la violencia ha transformado a las barras en corporaciones amafiadas cuyo dirigente es una especie de “capo”. Que vende seguridad a quien la necesite y pueda pagar, como a los dirigentes de la federación o los candidatos municipales.

9. Medios y Violencia

9.1. El fútbol es un espectáculo porque permite emitir y recibir mensajes, elaborar signos, símbolos y concentrar emociones.

9.2. Dirigentes de barras bravas y torcidas atribuyen el efecto de la violencia y los factores, la primera influencia de los medios y la segunda agresividad entre los jugadores. Los mejores resultados se muestran en una publicación en el periódico sin importar el presente de manera negativa, así como todos los modos se refuerza en su "identidad-tifossi". Cuando la televisión difunde imágenes de sus conductas violentas le otorga el reconocimiento en el barrio, los resultados en estrellas ante sus novias y amigas.