Libro de Jerusalén

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
Libro de Jerusalén por Mind Map: Libro de Jerusalén

1. Las causas que motivan la difusión de un libro o de un autor pueden ser varias: su gran valor literario (Romero, Cervantes, Shakespeare...); su vinculación a una determinada nación o raza, lo que hace que sea considerado como el libro fundacional de un pueblo o de una cultura (el Mahabharata y Ramayana, la Ilíada, la Eneida...) o de una religión (los Vedas, el Avesta, el Corán...). Pues bien, algo de todo esto tiene también la Biblia.

2. Los libros del Nuevo Testamento se agrupan también en varias secciones, aunque algunas sólo tienen un libro: Evangelios, Hechos, Cartas y Apocalipsis.

3. La palabra se deriva del griego y que se trata del plural neutro del término 'biblíon'; 'biblia' significaría, pues: libros. Lo que viene a descubrirnos que el libro que nosotros llamamos `Biblia', en realidad no es un libro sino un conjunto de libros.

4. Parece ser que fue Clemente de Alejandría (s. II) el primero en emplear este término: `ta Biblia' (los libros) para referirse a las Sagradas Escrituras. A partir del s. XIII comenzó a emplearse como singular latino: Biblia, forma en la que lo usamos nosotros ahora.

5. Tras el encuentro con el título, y una vez abierto el libro, nuestra curiosidad nos suele llevar a mirar el índice, que es donde se especifica su contenido. En el índice de la Biblia observamos que el libro se divide en dos grandes bloques, denominados: Antiguo y Nuevo Testamento.

5.1. El Antiguo Testamento lo vemos dividido en estos cuatro grupos: Pentateuco, Libros históricos, Libros poéticos y sapienciales, y Libros proféticos (En otras Biblias el Pentateuco aparece formando parte de los Libros históricos).

6. Todos sabemos que este libro de la Biblia que tenemos en las manos es una traducción. Los libros de la Biblia originariamente fueron escritos en otras lenguas; esas lenguas fueron tres: hebreo, arameo y griego.

6.1. El hebreo es una lengua semita de la zona fenicio-cananea. Es la lengua de los israelitas cuando ocupan Canaán, y es un resultante de la mezcla de la lengua del país y del arameo que ellos aportan. Después de la cautividad de Babilonia el hebreo dejó de ser lengua hablada para convertirse en lengua literaria y cultual. En hebreo está escrita la mayor parte del AT.

6.2. • El arameo es también una lengua semita, afín al hebreo, que se hablaba en el área de Mesopotamia; tiene su época de esplendor con el dominio persa (arameo imperial), convirtiéndose en lengua del comercio y de la diplomacia. También se hizo lengua popular en Palestina después 7

6.3. • El griego es una lengua indoeuropea, que se hablaba en Grecia y que con las conquistas de Alejandro se extendió notablemente por los territorios por él conquistados. El griego bíblico es el griego común o 'koiné', resultante de la mezcla de los diversos dialectos del griego clásico. En griego están escritos algunos libros deuterocanónicos del AT y todo el NT.

7. . LAS TRADUCCIONES

7.1. Lo mismo que nosotros, por desconocer las lenguas originales, nos servimos de una traducción, concretamente al español, también desde muy antiguo otros experimentaron la misma necesidad, y por eso tradujeron los libros bíblicos a otras lenguas.

7.2. La primera importante que conocemos es la denominada de 'los 70', traducción hecha al griego de los libros hebreos del AT por un grupo de 70 traductores en Alejandría (Egipto), para servicio de aquellos judíos de la diáspora que ya no sabían el hebreo. Esta Biblia de 'los 70' contiene algunos libros más que la Biblia hebrea, los llamados deuterocanónicos, a los que nos referiremos más adelante.

8. LAS CITAS BIBLICAS

8.1. • Se pone en primer lugar el título del libro en abreviatura; a continuación, dejando un espacio libre, la cifra correspondiente al capítulo y, por último, separándola de la cifra del capítulo con una coma, la cifra del versículo; v. gr. Lc 3,15 se lee: evangelio de Lucas, capítulo tercero, versículo 15.

8.2. • Cuando se citan distintos versículos de un mismo capítulo, los versículos se separan con un punto; v. gr. Rm 5,4.8.13 se lee: carta a los Romanos, capítulo quinto, versículos 4, 8 y 13. • Cuando el texto citado abarca varios versículos o capítulos, se emplea el guión (-); v. gr. Mt 6,7-13 se lee: evangelio de Mateo, capítulo sexto, versículos 7 a 13; otro ejemplo: Mt 6,7-7,5 se lee: evangelio de Mateo, capítulo sexto, versículo 7, a capítulo séptimo, versículo 5.

9. LA BIBLIA, PATRIMONIO HISTÓRICO Y CULTURAL DE UN PUEBLO

9.1. Hemos tomado en nuestras manos el libro de la Biblia, ¿y por qué precisamente este libro? Hay muchos libros famosos que han sido y son objeto de estudio y cuyas ediciones se han multiplicado copiosamente, pero con seguridad podemos afirmar que ninguno de ellos ha sido tan estudiado, ni ha tenido tantas ediciones, ni ha sido traducido a tantas lenguas, como el libro de la Biblia.

10. VALOR LITERARIO

10.1. Veíamos en la lección anterior que la Biblia es la colección de muchos libros; estos libros, de épocas y autores distintos, tienen también un diverso valor literario; pero en su conjunto debemos considerar la como obra de valor universal. "Entre los muchos puntos de vista desde los que se puede enfocar el estudio de la Biblia destaca, por su primariedad, el literario.

10.2. La Biblia es, ante todo, una muestra de la literatura universal. Por lo que hace a la forma, la prosa hebraica manifiesta notable perfección... Maravillosos son el ritmo de toda la prosa bíblica y la maestría con que las frases se concatenan. La narración fluye serena y límpidamente en cualquiera de los escritos, y el autor hebreo sabe unir con valentía suprema la concisión sentenciosa con la máxima transparencia... Más adelante aquilataremos también en el estilo poético esas mismas brillantes calidades, unidas a una riqueza prodigiosa de imágenes, esculpidas con certero buril y de efectos maravillosos.

11. LIBRO FUNDACIONAL

11.1. La Biblia es también el libro generacional de un pueblo y de una religión. Efectivamente, a lo largo del Pentateuco y de los libros históricos se nos informa sobre el origen, desarrollo y vicisitudes del pueblo hebreo; e igualmente se registra en él la alianza que Dios hace con ese pueblo predilecto, y el diálogo de rechazo y perdón originado por sus frecuentes infidelidades. Para percatarse de ello vamos a echar un vistazo al marco histórico y geográfico dentro del que nace y se desarrolla la Biblia.

11.1.1. Marco histórico

11.1.1.1. Este marco es tan amplio como la misma historia de la humanidad. El libro del Génesis se abre con el acontecimiento de la creación. Sin embargo, esa visión de la historia de la humanidad es muy esquemática, hasta que en el c. 11 se inicia con Abraham la historia del pueblo elegido, el pueblo hebreo, que recibirá también el nombre de pueblo de Israel, pueblo judío.

11.1.2. Marco geográfico

11.1.2.1. El núcleo geográfico del mundo bíblico sabemos que es Palestina; allí se desarrolla la historia del mundo bíblico con ligeras excepciones. Esas excepciones son: - Estancia de los israelitas en Egipto (s. XVII-XIII a.C.) - Deportaciones a Asiria y Babilonia (s. VIII y VI a.C.) - Múltiple diáspora, particularmente en Egipto (Alejandría).

12. ¿QUIEN ESCRIBIO LA BIBLIA?

12.1. En la lección anterior justificábamos el tener el libro de la Biblia en nuestras manos por ser un libro de gran valor literario y también porque era el libro fundacional o generacional de un pueblo. Realmente ¿continuamos teniéndolo únicamente por esos dos motivos? ¿o existe algún motivo más profundo? Apuntábamos ya que era también el libro fundacional de una religión: del judaísmo, primero, y del cristianismo, después.

12.2. AUTORES DE LA BIBLIA

12.2.1. En la Constitución "Dei Verbum" del Vaticano Il se afirma la doble paternidad de los libros sagrados: "En la redacción de los libros sagrados Dios eligió a hombres, que utilizó usando de sus propias facultades y medios, de forma que, obrando él en ellos y por ellos, escribieron, como verdaderos autores, todo y sólo lo que él quería" (DV 11).

12.3. El hombre, autor de la Biblia

12.3.1. Hemos dicho ya que los libros de la Biblia son muchos y que fueron escritos en épocas muy distintas; si leemos pasajes de libros diversos, enseguida caemos en la cuenta de que el estilo en que están escritos y la mentalidad que reflejan difieren entre sí notablemente. Esto nos lleva a la conclusión de que los hagiógrafos, es decir, los autores de estos libros sagrados, son ellos auténticos responsables de lo que escribieron.

12.4. Dios, autor de la Biblia

12.4.1. Esta atribución la encontramos consignada en los mismos libros sagrados, ya en el AT; esto es particularmente manifiesto en los libros de los profetas, en los que continuamente se nos está proclamando: ,,Oráculo del Señor" ; ello expresa la conciencia de que el mensaje transmitido no era de elaboración personal, sino de origen divino.

12.5. INSPIRACION

12.5.1. SPIRACION Hemos dicho: "les ha inspirado"; con esto hemos pronunciado la palabra con la que se suele designar esta autoría o presencia de Dios en los libros sagrados. La palabra la encontramos ya en la misma Escritura: "Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar..." (2 Tm 3, 16). Equivalentemente se expresa la 2P: "Nunca profecía alguna ha venido por voluntad humana, sino que hombres movidos por el Espíritu Santo han hablado de parte de Dios" (2 P 1, 21).

12.6. VERDAD

12.6.1. Es una consecuencia de la inspiración. Naturalmente el Espíritu no se hace responsable de todo lo escrito por el hagiógrafo; como dice la misma constitución DV, ese aliento o presencia del Espíritu se encuentra en aquella "verdad que Dios quiso consignar en las sagradas letras para nuestra salvación" (DV 11). No se trata, pues, de verdades del orden histórico o científico, sino de las relativas a la salvación del hombre; y aun para rastrear esa verdad, "para sacar el sentido exacto de los textos sagrados, hay que atender no menos diligentemente al contenido y a la unidad de toda la Sagrada Escritura, teniendo en cuenta la Tradición viva de toda la Iglesia y la analogía de la fe" (DV 12).