Estudio en escarlata - Los pasos que siguió Sherlock Holmes se derivan de la descripción que hace...

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
Estudio en escarlata - Los pasos que siguió Sherlock Holmes se derivan de la descripción que hace Conan Doyle de su personaje (en palabras de Watson): "Aficionado tanto a la observación como a la deducción". Son bases del razonamiento científico, cuyos cuatro pasos (Observación - Hipótesis - Experimentación - Conclusión) son extraíbles del texto "Estudio en escarlata". por Mind Map: Estudio en escarlata - Los pasos que siguió Sherlock Holmes se derivan de la descripción que hace Conan Doyle de su personaje (en palabras de Watson): "Aficionado tanto a la observación como a la deducción". Son bases del razonamiento científico, cuyos cuatro pasos (Observación - Hipótesis - Experimentación - Conclusión) son extraíbles del texto "Estudio en escarlata".

1. 1. Analizar el lugar de los hechos de propia mano (Observación). "Esta noche, a las tres, ha ocurrido un asunto malo en los Jardines Lauriston, situados a un lado de la carretera de Brixton. El hombre nuestro que hacía la ronda vio allí una luz a eso de las dos de la madrugada, y como se trata de una casa deshabitada receló que algo ocurría de extraordinario. Halló la puerta abierta, y en la habitación de la parte delantera, que está sin amueblar, encontró el cadáver de un caballero bien vestido, al que halló encima tarjetas con el nombre de 'Enoch J. Drebber, Cleveland, Ohio, EE.UU.'. No ha existido robo, y no hay nada que indique de qué manera encontró aquel hombre la muerte. En la habitación hay manchas de sangre, pero el cuerpo no tiene herida alguna. No sabemos cómo explicar el hecho de que aquel hombre se encontrase allí; el asunto todo resulta un rompecabezas".

2. 2. Emitir su primera versión de los hechos ocurridos, basado en sus observaciones y conocimientos (Hipótesis). "Voy a decirles algo que quizá les sirva de ayuda en este caso. Aquí se ha cometido un asesinato, y el asesino fue un hombre. Ese hombre tenía más de seis pies de estatura, es joven, de pies pequeños para lo alto que es, calzaba botas toscas de puntera cuadrada y fumaba un cigarro de Trichinopoly. Llegó a este lugar con su víctima en un coche de cuatro ruedas, del que tiraba un caballo calzado con tres herraduras viejas y una nueva en su pata derecha delantera. Hay grandes posibilidades de que el asesino fuera un hombre de cara rubicunda y de que tenía notablemente largas las uñas de los dedos de su mano derecha".

3. 3. Ratificación de su teoría mediante el interrogatorio a un testigo presencial (Observación): "— Retrocedí hasta la puerta del jardín e hice sonar mi silbato. Esto trajo hasta allí a Murcher y a dos más. — ¿No había entonces nadie más en la calle? — Le diré: no había nadie que pudiera servir para algo. — ¿Qué quiere decir con eso? — Llevo vistos muchos borrachos en mi vida, pero ninguno tan perdidamente bebido como el fulano aquel. Cuando salí de la casa estaba apoyado en la verja, cantando a pleno pulmón yo no sé qué de una 'Bandera Colombina Nueva de Barras' o algo por el estilo. No se tenía en pie; de modo que mucho menos podía prestar ayuda. — ¿Cómo era ese individuo? — Era un tipo de borracho fuera de lo corriente, y si no hubiéramos estado tan ocupados, a estas horas se encontraría en la comisaría".

4. 4. Mediante una declaración falsa, forzar la aparición del sospechoso (Experimentación). "Esta mañana, en la carretera de Brixton, fue encontrado un anillo en medio de la calzada, entre la taberna de El Ciervo Blanco y Holland Grove. Dirigirse al doctor Watson, 221 B, Baker Street, entre las ocho y las nueve de esta tarde (...). Vi detenerse el coche. El cochero saltó a tierra, y le vi abrir la portezuela, pero nadie salía del interior. Cuando llegué a donde él estaba, el cochero, fuera de sí, palpaba en el interior del coche vacío. No había rastro ni señal de su viajera. Al preguntar en el número trece, nos encontramos con que la casa pertenecía a un respetable industrial de papeles pintados, de apellido Weswick, y que jamás habían oído hablar allí de ninguna persona de los apellidos Sawyer o Dennis".

5. 5. Agregar datos al problema bajo investigación (Observación): "— ¿Y no encontró usted en la habitación nada que pueda servir de clave para descubrir al asesino? — Nada: Stangerson tenía en el bolsillo el portamonedas de Drebber, que contenía ochenta y tantas libras, que estaban intactas, y un telegrama fechado hará un mes en Cleveland, cuyo texto era: «J. H. está en Europa». — ¿Y no había nada más? — Nada que tuviese la menor importancia. Una novela estaba encima de la cama, y su pipa, en una silla al lado de la misma. Sobre la mesilla había un vaso de agua, y en el antepecho de la ventana una cajita de ungüento que contenía dos píldoras. — ¡El último eslabón! Mi caso está ya completo. Tengo en mis manos todos los hilos que tan enredados estaban; faltan aún detalles complementarios; pero estoy ahora tan seguro de todos los hechos principales que ocurrieron desde que Drebber y Stangerson se separaron en la estación, hasta el momento én que se descubrió el cadaver.

6. 6. Después de agregar datos al problema, manipular las variables de manera individual, para evitar su contaminación, y poder demostrar sus conclusiones. "Me veo obligado a decir que, en mi opinión, estos hombres son contrincantes con los que no puede luchar el personal oficial de la Policía, y por esa razón no les pedí a ustedes ayuda. Si fracaso, recaerá sobre mí, como es lógico, todo el vituperio que merezco por esta omisión, y estoy dispuesto a cargar con él".

7. 7. Conclusión. "El gran factor, cuando se trata de resolver un problema de esta clase, es la capacidad para razonar hacia atrás. Esta es una cualidad muy útil y muy fácil, pero la gente no se ejercita mucho en ella. En las tareas corrientes de la vida cotidiana resulta de mayor utilidad el razonar hacia adelante, y por eso se la desatiende. Por cada persona que sabe analizar, hay cincuenta que saben razonar por síntesis. Son muchas las personas que, si usted les describe una serie de hechos, le anunciarán cuál va a ser el resultado. Son capaces de coordinar en su cerebro los hechos, y deducir que han de tener una consecuencia determinada. Sin embargo, son pocas las personas que, diciéndoles usted el resultado, son capaces de extraer de lo más hondo de su propia conciencia los pasos que condujeron a ese resultado. A esta facultad me refiero cuando hablo de razonar hacia atrás; es decir, analíticamente".