Género, erotismo y subjetividad

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
Género, erotismo y subjetividad por Mind Map: Género, erotismo y  subjetividad

1. Ellas: gatos, putas y trola

2. GATO

3. Problematización del sí y devenir subjetivo

4. Las primas del gato: putas y trolas

5. Nosotras: las chicas tranqui

6. Ropas muy sexy, un poco extravagante y muy vistosa, shortcitos cortitos, minis, sandalias bien altas, bien producidas. Puede haber una mina que no sea gato y le guste esa forma de vestir y le digan no, no te vistás así porque parecés un gato, ¡yo no voy a andar de la mano de un gato!

7. Hay minitas que no le dicen gato, le dicen puta porque es una minita muy fácil que no se valora nada, que la garcha todo el mundo, el gato es como más importante, tiene su cuerpo como arma de seducción.

8. Santina: [para esa cita] me puse un jean, unos zapatitos altos, una remera que tenía descubierto el hombro entonces con eso (…) podés seducir más sin hacer tanto, ¡con el hombro descubierto ya está! Después el perfume y también me maquillé. (…) me puse correctores, base, delineado, me puse un poco de sombra pero todo que (…) no parezca que era una puerta.

9. Lo primero que se me viene a la cabeza es justamente la que no. Se me vino a la cabeza una mina que no se viste así, que es más regalada, anda por detrás de los tipos. Trola yo le digo a la que tiene otra intencionalidad, a la que es mala, (…), a la que está con alguien pero a lo mejor le gusta el novio de la amiga o no tiene amigas.

10. Los grupos estético-erótico-morales conformados dentro de este entramado de sentidos (re)establecían constantemente, como afirmaran Durkheim y Mauss (1996), las relaciones homogenéricas y heterogenéricas/heterosexuales, es decir, dotaban de sentido y daban cuenta de las relaciones entre jóvenes mujeres, por un lado, y, por otro, entre ellas y jóvenes varones.

11. Las performances estético-erótico-corporales de seducción estudiadas se encuentran enclavadas en la sexualidad occidental configurada como “dominio moral” y, por tanto, pueden pensarse como “objeto de inquietud” y “materia de estilización” (Foucault, 2003).

12. Paralelamente, las prácticas e interacciones de seducción aparecieron claramente como “objeto de inquietud” de las jóvenes informantes y como espacio de problematización de ellas mismas sobre sí.