Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
Mapas por Mind Map: Mapas

1. Existen muchos tipos de mapas y muchas formas de clasificarlos. Una clasificación especialmente relevante es la que divide a estos en dos grupos cartográficos principales en función del tipo de información que aporten: cartografía base, también denominada fundamental o topográfica, y cartografía temática. La cartografía base representa el tipo de mapa que originalmente era el objeto principal de la cartografía, cuando lo primordial era recoger con precisión qué había sobre la Tierra, documentando a través del documento cartográfico las características físicas de esta. Este tipo de cartografía requiere de medidas precisas y se basa fundamentalmente en el trabajo de la topografía para obtener la información necesaria que posteriormente se plasma sobre el mapa. La cartografía base tiene carácter general, y ello explica que inicialmente fuera el único tipo de mapa de interés para el cartógrafo, ya que existía una indudable necesidad de ese tipo de información de referencia acerca del entorno físico. Una vez que se ha desarrollado una colección suficiente de mapas topográficos y se conoce bien la Tierra a través de ellos, los cartógrafos comienzan a recoger en otro tipo de mapas otras variables espaciales también susceptibles de ser representadas de ese modo. Esto tiene lugar alrededor del siglo XVIII, y aparece entonces la cartografía temática. La cartografía temática se centra en la representación de un tema concreto (una variable espacial dada), pudiendo esta ser de cualquier índole: física, social, política, cultural, etc. Se excluyen de la lista de esos temas posibles a los puramente topográficos, que constituyen el objeto de la cartografía base.

2. La cartografía temática se apoya en la cartografía base, ya que esta se incluye también en los mapas temáticos para facilitar la comprensión del comportamiento espacial de la variable representada y ubicar esta en un contexto geográfico dentro del propio mapa. Un mapa temático se compone, así pues, de dos partes bien diferenciadas: Una capa específica con la información temática. Contiene la información principal del mapa, representando la variable espacial sobre la que se construye este. Un mapa base. El mapa base provee una localización geográfica a la que se referencia la información temática. Debe contener los elementos propios de la cartografía base, aunque siempre ha de tenerse en cuenta que estos han de coexistir con los correspondientes a la parte temática. Por ello, frecuentemente es necesario incluir en este mapa base menos detalle que si se diseñara para ser un mapa independiente, limitándose a los elementos necesarios que definan un contexto geográfico básico. La labor de este mapa base no es ser utilizado como tal como si se tratara de cartografía base aislada, sino ayudar a los elementos de la componente temática a transmitir mejor la información que contienen. Aunque en ocasiones puede utilizarse un mapa topográfico estándar como mapa base, habitualmente este contiene demasiada información e interfiere con la capa temática, siendo más adecuado crear el mapa base a partir de elementos individuales. Algunos de los más importantes son el canevás (rejilla de coordenadas, especialmente necesaria a escalas pequeñas), la red fluvial, el relieve, la vías de comunicación, las poblaciones y los nombres geográficos. Todos ellos son buenos elementos de referencia para permitir situar en base a ellos cualquier tipo de información temática.

3. El mapa es el medio por excelencia para transmitir la información geográfica de modo visual. Ser capaz de crear representaciones óptimas durante el trabajo con un SIG implica ser capaz de entender cómo crear un mapa y saber escoger qué tipo de mapa es el más adecuado en función de la información a mostrar.

4. El proceso cartográfico conlleva cuatro etapas o procesos, a saber:

4.1. Recoger los datos. Manipular y generalizar los datos para diseñar y construir mapas. Visualizar el mapa. Interpretar la información.

5. La labor del cartógrafo se centra en el segundo de estos puntos, mientras que el usuario del mapa lleva a cabo los dos últimos. Será en esa construcción de los mapas en lo que nos fijemos a lo largo de este capítulo, para conocer los conceptos y reglas que rigen la comunicación cartográfica a través del uso de mapa. El lenguaje visual que estudiábamos en el capítulo Conceptos_basicos_visualizacion se convierte ahora en un lenguaje cartográfico al adaptarlo al caso particular de la creación de mapas, y estas reglas (equivalentes a la gramática y la sintaxis de un lenguaje hablado) son imprescindibles para poder crear cartografía que facilite las citadas labores del usuario posterior de esta. Este conjunto de ideas relativas a la producción de mapas dan forma a lo que conocemos como diseño cartográfico. El diseño cartográfico implica la toma de decisiones por parte del cartógrafo. Algunas de estas decisiones pueden ser la cantidad de simplificación que debe realizarse o los símbolos que han de emplearse para plasmar la información a transmitir. Las ideas desarrolladas en los próximos apartados conforman una base de conocimientos que facilita la toma de decisiones correctas en este sentido.

6. El propósito del mapa Como elemento de comunicación, un mapa tiene siempre un propósito. De la misma forma que al hablar pretendemos transmitir algo y para ello usamos el lenguaje como herramienta, en el caso de crear un mapa empleamos el lenguaje gráfico para transmitir una determinada información geográfica. También de igual modo que en el caso de la comunicación verbal, y el de cualquier otra forma de comunicación.

7. Cartografía temática y cartografía base

8. Las siguientes son algunas ideas básicas a este respecto referidas a los distintos tipos antes citados. Nominal. La información de tipo nominal se representa adecuadamente utilizando la variable visual forma. Lo que representamos responde principalmente a la pregunta qué en lugar de a la pregunta cuánto, y está más relacionado en cierto modo con la cartografía base que con la cartografía temática. El uso de símbolos, es decir, de la variable visual forma, para elementos puntuales o lineales Ordinal. A diferencia de la información nominal, en la información ordinal los valores definen un orden, por lo que la propiedad ordenada es necesaria para poder aplicarla a este caso. Intervalos y razones. Tanto intervalos como razones son tipos de información con más posibilidades que las anteriores, y en las que el número de valores que encontramos a la hora de representar un fenómeno es habitualmente más elevado. Frecuentemente, estos valores son de tipo real (no enteros), por lo que es además necesario agruparlos en clases, como veremos en un próximo apartado. Como en el caso anterior, pueden emplearse todas las variables visuales que presenten la propiedad ordenada. No debe olvidarse, no obstante, que la propiedad de mostrar el orden en términos de cantidades o proporciones, que denominábamos cuantitativa, es exclusiva del tamaño, siendo este la variable visual más adecuada para representar correctamente este tipo de información y que al visualizar el símbolo correspondiente pueda estimarse el valor representado de forma intuitiva.