El adolescente y la libertad, el síndrome en la adolescencia normal

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
El adolescente y la libertad, el síndrome en la adolescencia normal por Mind Map: El adolescente y la libertad, el síndrome en la adolescencia normal

1. las fluctuaciones de identidad se experimentan también en los cambios bruscos, en las notables variaciones, producidas en pocas horas por el uso de diferentes vestimentas, mas llamativas en la niña adolescente, pero igualmente notables en el varón, especialmente en el mundo actual

2. En este periodo fluctúa entre una dependencia y una independencia extremas y solo la madurez permitirá mas tarde aceptar ser independiente dentro de un marco de necesaria dependencia

2.1. Cuando el adolescente se incluye en el mundo con este cuerpo ya maduro, la imagen que tiene de su cuerpo ha cambiado, también su identidad, y necesita entonces adquirir una ideología que le permitirá su adaptación al mundo y/o su acción sobre el para cambiarlo

2.1.1. El amor, además, es sólo un aspecto de la problemática de la adolescencia: hay muchos otros problemas que son profundamente importantes para ellos. Casi todos saben ya que la libertad sexual no es promiscuidad, pero sienten y expresan la necesidad de hacer experiencias que no siempre son totales pero que necesitan vivir. Para que puedan hacerlo tienen que hallar cierta aprobación en sus padres para no sentir culpa. Pero esta aprobación no debe tener por precio la exigencia de que informen sobre sus actos

3. Coincido plenamente con los autores que, al estudiar la adolescencia, destacan la importancia de los factores socioculturales en la determinación de la fenomenología expresiva en esta edad de la vida. Por supuesto, lo mismo cabría señalar para otra etapa vital del ser humano. Es por ello que considero que en general, cuando se establecen criterios diferenciales de tipo social, sociocultural, económico, etcétera, como predominantes en el estudio de la adolescencia, se esta escotomizando, por lo menos en parte, el problema básico fundamental de la circunstancia evolutiva que significa esta etapa, con todo su bagaje biológico individualizante

3.1. Considero que, de acuerdo con lo que acabo de señalar, este período de la vida, como todo fenómeno humano, tiene su exteriorizan característica dentro del marco cultural-social en el cual se desarrolla. Así, debemos por una parte considerar la adolescencia como un fenómeno específico dentro de toda la historia del desarrollo del ser humano y, por otra parte, estudiar su expresión circunstancial de tipo geográfico y temporal histórico-social

4. En este proceso de la vida cuyo sino es el desprendimiento definitivo de la infancia, tiene sobre los padres una influencia no bien valorada hasta hoy. El adolescente provoca una verdadera revolución en su medio familiar y social y esto crea un problema generacional no siempre bien resulto

4.1. Ocurre también los padres viven los duelos por los hijos, necesitan hacer el duelo por el cuerpo del hijo pequeño, por su identidad de niño y por su relación de dependencia infantil

4.1.1. El problema de la adolescencia tiene una doble vertiente que en los felices puede resolverse en una fusion de necesidades y soluciones. Tambien los padres tienen que desprenderse del hijo niño y evolucionar haci una relacion con el hijo adulto, lo que impone muchas renuncias de su parte

5. El adolescente se presenta con varios personajes, y a veces ante los mismos padres, peor con mas frecuencia ante diferentes personas del mundo externo, su bondad su capacidad, su afectividad, su comportamiento e incluso, en un mismo día , sobre su aspecto físico

5.1. Ademas no solo el adolescente padece este largo proceso sino que los padres tienen dificultades para aceptar el crecimiento a consecuencia del sentimiento de rechazo que experimentan frente a la genialidad y a la libre expresión de la personalidad que surge de ella. Esta incompresible y rechazo se encuentran muchas veces enmascarados bajo la otorgante de una excesiva libertad que el adolescente vive como abandono y que en realidad lo es

6. la perdida que debe aceptar el adolescente al hacer el duelo por el cuerpo es doble: la de su cuerpo de niño cuando los caracteres sexuales secundarios lo pone ante la evidencia de su nuevo estatus y la aparición de la menstruación en la niña y el semen en el varón, que les impone el testimonio de la definición sexual y del rol que tendrá que asumir, no solo en la unión con la pareja sino en la procreación

6.1. solo cuando el adolescente es capaz de captar simultáneamente sus aspectos de niño y de adulto, puede empezar a aceptar en forma fluctuante los cambios de su cuerpo y comienza a surgir nueva identidad

6.1.1. El dolor que le produce abandonar su mundo y la conciencia de que se van produciendo más modificaciones incontrolables dentro de sí, lo mueven a efectuar reformas exteriores que le aseguren la satisfacción de sus necesidades en la nueva situación en que se encuentra ahora frente al mundo, las que, al mismo tiempo, le sirven de defensa contra los cambios incontrolables internos y de su cuerpo. Se produce en este momento un incremento de la intelectualizan para superar la incapacidad de acción (que es la correspondiente al periodo de omnipotencia del pensamiento en el niño pequeño)

7. Tanto las modificaciones corporales incontrolables como los imperativos del mundo externo que exigen del adolescente nuevas pautas de convivencia, son vividos al principio como una invasión. esto lo llevara a retener, como defensa, muchos de sus logros infantiles, aunque también coexiste el placer y afán por alcanzar un nuevo estatus

7.1. En la adolescencia, una voluntad biológica va imponiendo un cambio y el niño y sus padres deben aceptar la prueba de realidad de que el cuerpo infantil esta perdiéndose para siempre. Ni el niño ni sus padres podrán recuperar ese cuerpo aunque pretenden negarlo psicologicamente o mediante actuaciones en las cuales la vida familiar y la sociedad pretenden comportarse como si nada hubiera cambiado

7.1.1. los cambios psicológicos que se producen en este periodo y que son el correlato de cambios corporales, llevan una nueva relación con los padres y con el mundo. Ello solo es posible sis e elabora lenta y dolorosamente el duelo por el cuerpo del niño, por la identidad infantil y por la relación con los padres de la infancia

7.1.1.1. El adolescente busca la solución teórica de todos los problemas trascendentes y de aquellos a los que se verá enfrentado a corto plazo: el amor, la libertad, el matrimonio, la paternidad, la educación, la filosofía, la religión. Pero aquí también podemos y debemos plantearnos el interrogante: ¿es así sólo por una necesidad del adolescente o también es una resultante de un mundo que le prohíbe la acción y lo obliga a refugiarse en la fantasía y en la intelectualización