Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
INFLACIÓN por Mind Map: INFLACIÓN

1. Es de los pocos INDICADORES MACRO-ECONÓMICOS que genera cambios en las decisiones de: consumidores, empresarios, inversionistas, gobierno, exportadores o importadores

2. Aumenta en la última parte de la fase de expansión, en especial si la economía se encuentra creciendo por arriba de su potencial.

3. Disminuye en una fase recesiva o cuando crece por debajo de su potencial.

4. Como no tiene una conducta regular a lo largo del ciclo, no se le puede categorizar en términos de su dirección. Pero de todas formas es necesario identificar su valor para comprender la economía del país.

5. 10.1 Definición

5.1. Aumento generalizado y sostenido en los precios en una economía

5.1.1. La definición tiene dos partes o condiciones

5.1.1.1. Que sea un aumento generalizado en los precios de la economía, a diferencia de uno particular o de pocos bienes;

5.1.1.2. Que sea un incremento sostenido en los precios, a diferencia de uno de una vez por todas.

5.2. Flexibilidad de precios

5.2.1. La habilidad de que los precios respondan de manera rápida y eficaz a los cambios en las condiciones de los mercados, es como funciona una economía de mercado.

5.2.1.1. Ej.

5.2.1.1.1. El precio del jitomate es un excelente ejemplo, ya que sube o baja todo el tiempo y presenta una de las variaciones en precios más elevada de la economía mexicana

5.2.1.1.2. Cuando sube el precio del jitomate como consecuencia de una inundación es claramente un fenómeno micro-económico, ya que se trata de variaciones en la oferta y la demanda de un mercado particular. Al existir menos jitomates en el mercado en un momento dado, es necesario que suba su precio para reflejar esta situación. Sin embargo, esto es el acomodo de un solo precio (relativo) en particular de una vez por todas y no un aumento sostenido.

5.2.1.1.3. Estas variaciones son acomodos continuos a la oferta y demanda del mercado particular del jitomate, por lo que no podemos decir que es inflación.

5.2.1.2. Ej.

5.2.1.2.1. El precio del transporte colectivo (Metro) está fijado por el Gobierno del Distrito Federal y ha quedado constante por mucho tiempo. Si se decide incrementar su precio, todos hablarán del impacto inflacionario. Sin embargo, es un aumento de una vez por todas y de un solo servicio, por lo que no se debe confundir la elevación de un precio en particular (que sube en una sola ocasión y vuelve a quedar fijo por mucho tiempo), con la inflación. Por lo mismo, de nuevo, no podemos decir que es inflación.

5.2.2. En una economía de mercado donde rige la oferta y la demanda, es fundamental que los precios operen de forma libre para mandar señales de escasez o abundancia

5.2.3. Es importante que suba el precio de un bien en relación con los demás cuando este producto escasea, ya sea por un aumento en su demanda o una disminución en su oferta.

5.3. El fenómeno de un aumento generalizado y sostenido en los precios es típicamente, resultado de un exceso de la demanda agregada en la economía en relación con la oferta agregada. En otras palabras, inflación es cuando todos los precios suben todo el tiempo

5.4. Sin lugar a duda, un exceso de emisión monetaria conlleva a un proceso inflacionario, pero pueden surgir presiones inflacionarias en una economía sin estos excesos. De hecho, múltiples estudios econométricos han encontrado que la relación entre el dinero y la inflación es muy inestable.

5.5. Demanda agregada

5.5.1. Un exceso de demanda agregada se da cuando la economía crece por arriba de su potencial; lo cual significa que el ritmo de crecimiento de la actividad económica es mayor al aumento en la disponibilidad de bienes y servicios o de su capacidad instalada. Ya que la oferta no puede crecer al mismo ritmo que la demanda.

5.5.1.1. Ej

5.5.1.1.1. Pensemos que en una economía pequeña existen varias fábricas y todas enfrentan una situación de mayor demanda por sus productos de lo que actualmente producen. Algunas deciden aumentar sus precios y otras optan por producir más, pero necesitan contratar más trabajadores. Sin embargo, no hay suficientes personas en el mercado que ofrezcan sus servicios, por lo que empiezan a ofrecer mayor salario a los empleados que trabajan en las otras fábricas, las cuales a su vez, prometen mayores salarios para tratar de retener a sus trabajadores o para atraer personas de otro lugar. Al subir los salarios de los trabajadores, ellos tienen más poder adquisitivo, por lo que quieren comprar más bienes. Al ver que persiste la demanda por sus productos, las empresas vuelven a subir sus precios.

5.5.1.1.2. En este ejemplo, no hay más personas disponibles para trabajar pero existe mayor demanda. La única forma de resolver el problema es mediante un aumento generalizado en los precios. Como se puede apreciar, el incremento de precios es generalizado y sostenido, como una especie de círculo vicioso.

5.5.1.2. Ej.

5.5.1.2.1. Vimos que los precios de los jitomates suben y bajan todo el tiempo, pues hay muchos aspectos climatológicos que influyen en la oferta de manera constante. Por más variación que hemos observado en el precio del jitomate, vemos que existe una tendencia al alza, no sólo en línea con la inflación general sino, incluso, por encima. ¿Esta tendencia al alza del precio del jitomate obedece a la inflación? No necesariamente; pudiera existir una explicación microeconómica, muy particular para el mercado del jitomate que ha llevado a que su precio suba en relación con todos los demás en la economía

6. 10.2 Medición

6.1. Sabemos que existe un sinnúmero de precios en la economía. Tratar de tomar todos en cuenta sería casi imposible y, además, un tanto absurdo, pues los de ciertos bienes o servicios repercuten enormemente en nuestro gasto cotidiano, mientras que otros tienen muy poco efecto o son de bienes de los que podemos prescindir muy fácilmente

6.1.1. Hay diferentes puntos de vista acerca del fenómeno, es decir, el consumidor no ve la inflación igual que el productor, o una familia de bajos ingresos no ve el aumento en precios igual que una con mayores recursos. Incluso, dos personas de ingresos similares, pero con gustos y hábitos diferentes, pueden enfrentar situaciones muy distintas.

6.2. La metodología que estableció el Banco de México y ahora aplica el INEGI para medir la inflación desde la perspectiva del consumidor es la misma que se utiliza en la gran mayoría de los países del mundo y la comúnmente instaurada desde hace mucho tiempo por economistas

6.2.1. Los bienes y servicios que se consideran y sus respectivas ponderaciones provienen de una encuesta a nivel nacional de los ingresos y gastos de los hogares que toma en cuenta el perfil socio económico promedio de las distintas familias en la República en términos de tamaño, ingreso económico, patrón de gasto, etc., hasta formar una canasta de bienes y servicios representativa de la población. En otras palabras, es una medición del nivel de precios de la economía, ponderada para representar el promedio nacional en cierto momento.

6.3. La inflación es la modificación del nivel de precios a través del tiempo, por lo que se calcula mediante el cambio porcentual del índice de una fecha a otra. En muchas ocasiones, observamos incrementos importantes en pocos bienes, cada uno por razones específicas de sus mercados particulares y no como respuesta a un proceso inflacionario. Sin embargo, en la práctica, cualquier aumento en el índice de precios se llama inflación.

6.3.1. Esta distinción sutil no es tan importante, no obstante, sí resulta fundamental analizar el dato de la inflación a fondo para entender qué es lo que explica el aumento, para así anticipar las decisiones de política monetaria, formar expectativas sobre la trayectoria de las tasas de interés y saber si la inflación podrá seguir su curso o cambiar de rumbo en el futuro inmediato.

6.4. Aunque existen varios índices de precios, el INPC es el que mejor mide la inflación desde la perspectiva del consumidor. Tal y como se mide en México, considera 283 precios de bienes y servicios genéricos que provienen de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH). Se cotizan cada mes alrededor de 235 mil precios para recabar la información necesaria para formar los 283 precios genéricos en 46 ciudades representativas en la República

6.4.1. Esta información se obtiene de alrededor de 15 mil comercios y 5 mil unidades habitacionales rentadas, para formar alrededor de 83,500 cotizaciones de precios de productos y servicios específicos

6.4.1.1. Para los precios de alimentos, se obtienen cotizaciones por lo menos cuatro veces al mes, mientras que para los demás se utilizan observaciones quincenales. Los índices de precios de cada uno de los genéricos se agregan conforme a la fórmula de ponderaciones fijas de Laspeyres con la estructura derivada de la ENIGH.

6.4.2. Este índice agrupa los precios en cuatro niveles: específicos, genéricos, subíndices y el general, siendo este último el INPC

6.4.2.1. Los específicos son productos o servicios con un detalle de marca y/o modelo particular.

6.4.2.1.1. Por ejemplo, cereal de marca X en una caja de 400 gramos vendida en la fuente Y.

6.4.2.2. Los genéricos agrupan productos o servicios específicos con características similares y constituyen la menor unidad de ponderación dentro del INPC.

6.4.2.2.1. Un ejemplo serían los cereales en hojuela.

6.4.2.3. Los subíndices agrupan genéricos con criterios definidos.

6.4.2.3.1. Los ejemplos más claros son: alimentos, bebidas y tabaco.

6.4.2.4. El INPC conjunta todos los anteriores.

6.5. La ENIGH reporta información de gasto desglosado hasta 717 conceptos de consumo genérico. Sin embargo, este nivel de desagregación es muy elevado, por lo que diversos conceptos de gasto representan una proporción demasiado pequeña como parte del total.

6.5.1. El INPC incorpora 283 de esos 717 genéricos de la Encuesta, pero cuya proporción mínima en el gasto es equivalente a 0.01%, lo cual significa que la incorporación de más genéricos no aportaría en realidad más información acerca del nivel ponderado de precios.

6.6. El INPC es una medición del nivel de precios en un momento dado. La inflación se aproxima mediante el cambio en el nivel de un periodo a otro.

6.6.1. Tal cual, no existe una sola medición o forma de ver la inflación, por lo que cuando se publican los resultados del INPC para una fecha específica, se puede ver la inflación del índice general o de algunos de sus componentes, igual que la inflación quincenal, mensual, anual, anualizada, acumulada en el año o promedio del año. Cada una de estas tasas tiene su propia relevancia y valor analítico.

7. 10.3 Ponderaciones

7.1. El INPC proviene de alrededor de 83,500 cotizaciones de precios de productos y servicios específicos que se realizan en 46 localidades. y abarcan 283 conceptos genéricos. Esto permite desglosar el índice en distintas clasificaciones: por localidad, región, estrato de ingreso, objeto de gasto y componentes.

7.1.1. Las ciudades seleccionadas abarcan localidades pequeñas (de 20 mil a 120 mil habitantes), medianas (más de 120 mil y hasta 600 mil habitantes) y grandes (más de 600 mil habitantes). Su cobertura nacional permite un desglose regional que involucra siete de ellas.

7.1.1.1. Frontera Norte, Noroeste, Noreste, Centro Norte, Centro Sur, Sur y Área Metropolitana de la Ciudad de México.

7.2. Los 283 productos y servicios genéricos se pueden agrupar en distintas formas en función del objeto de gasto.

7.3. A partir del 2011, también se utiliza la Clasificación del Consumo Individual por Finalidades (CCIF),.

7.3.1. Esta clasificación separa a los gastos de consumo de los hogares en 12 divisiones

7.4. Finalmente, el INPC también se desglosa en subíndices con una visión más analítica.

7.4.1. La división principal es entre dos subíndices: el subyacente y el no subyacente.

7.4.1.1. Subyacente

7.4.1.1.1. Se divide en mercancías (bienes comerciables) y servicios (bienes no comerciables).

7.4.1.2. No subyacente

7.4.1.2.1. Se compone de agropecuarios, y energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno

7.4.1.3. El Banco de México decidió aproximar los bienes comerciables mediante las mercancías dado el grado de apertura comercial que tiene el país y dejar que los servicios representen a los no comerciables por la dificultad de exportar o importarlos.

7.4.2. Existe un subíndice especial que no se ubica dentro de un desglose específico sino, más bien, toma ciertos productos de diferentes categorías para conformar una canasta básica, cuya idea es monitorear la inflación específica de ésta que refleje mejor el costo de vida para las familias de bajos ingresos

7.4.2.1. Este subíndice recibe escasa atención entre los analistas y sólo lo mencionan los medios si su crecimiento es más elevado que la tasa general.

8. 10.4 Inflación subyacente

8.1. Lo más importante es que la inflación subyacente no es una medida alterna de la inflación ni pretende sustituir al índice general; más bien es una medición analítica, complementaria, que permite ver con un poco más de claridad la trayectoria de mediano plazo de la inflación.

8.2. Cualquier circunstancia que motive un cambio en el precio de un bien en lo particular se refiere a una modificación de un precio relativo

8.3. Cuando se reporta la inflación, siempre se incluye una tabla con los precios que más subieron y los que más bajaron. En casi todas las ocasiones, en la lista sobresalen los precios agrícolas. Siempre habrá algunos que suben y otros que bajan, pero en el balance el subíndice de frutas y legumbres presenta de forma regular variaciones elevadas de un periodo a otro. El problema radica en que esta volatilidad muchas veces distorsiona o esconde la trayectoria real de la inflación.

8.3.1. A la larga, los aumentos en los precios relativos tienden a cancelar o neutralizarse con disminuciones en otros precios. Sin embargo, en el corto plazo pueden surgir variaciones muy importantes que se deben atribuir a cambios en precios relativos y no como parte integral de la inflación.

8.4. Por otro lado, existe un grupo de bienes cuyos valores obedecen a otra lógica u otro tipo de comportamiento, lo cual no tiene mucho que ver con la oferta y la demanda y tampoco responden a las presiones inflacionarias típicas. .

8.4.1. Éstos son precios administrados por el gobierno, como es el caso de los energéticos, y precios y tarifas que sólo pueden cambiar con un permiso previo de él. Las razones de modificar estos precios obedecen más a una lógica política que económica, y es muy usual que el gobierno deje una tarifa fija por un largo periodo y después lo modifique de manera significativa.

8.5. Para evitar que el comportamiento de este tipo de precios deforme la interpretación de la inflación general, se utiliza el concepto de inflación subyacente.

8.5.1. Se buscan los precios cuyo comportamiento sea distinto a la mayoría -como los administrados (energéticos), los que requieren autorización y los agrícolas- para ubicarlos en un (sub) índice distinto (llamado no-subyacente).

8.5.1.1. Lo que queda es la inflación medular o subyacente que marca la tendencia de la inflación general en el mediano y largo plazos. Por ello, si comparamos la inflación general con la subyacente, ésta marca una línea con menos varianza, semejante a una de tendencia, mientras que la tasa general registra variaciones mucho más pronunciadas.

8.5.1.2. En teoría, la tasa subyacente marca la trayectoria de la inflación en el mediano plazo. Esto significa que en el corto plazo podemos observar desviaciones temporales en la tasa general respecto a la subyacente, que con el tiempo deberían desvanecer y converger hacia la subyacente

9. 10.5 Cambio de base

9.1. El INPC comenzó a publicarse a partir de 1969, con base en el promedio de 1968 y utilizando los consumos aparentes y ponderaciones de la ENIGH de 1963. Después, se procedió a actualizar el índice en cinco ocasiones, cada vez con nuevas ponderaciones, mayor número de cotizaciones y cambio de año base

9.1.1. Aunque por un lado es importante siempre mantener una referencia estable, también resulta necesario incorporar actualizaciones en el índice para que el patrón de gasto de las familias no sea obsoleto.

9.1.1.1. Por lo común alrededor de cada ocho años se realiza una actualización de la canasta de bienes y servicios

9.1.1.2. Ej

9.1.1.2.1. La ENIGH de 1989 (que se utilizó como referencia para las ponderaciones del índice base 1994) no contemplaba el uso intensivo de los teléfonos celulares o el servicio de Internet.

9.1.1.2.2. De igual manera, van cambiando costumbres o tradiciones, como en el caso de la compra y renta de películas y música, que era sobre todo en tiendas físicas hace 10 años y todavía prevalecía el uso de casetes; sin embargo, ahora se hacen cada vez más cosas vía Internet y ha aumentado mucho el uso de los videojuegos.

9.1.2. Esto significa mantener todos los elementos utilizados en la medición del índice (excepto los precios) contantes a través del tiempo, de tal manera que las variaciones que registre el INPC sean sólo debidas a cambios en precios

9.2. En enero de 2011, el Banco de México anunció un cambio de base del INPC en el cual se modificó el periodo de referencia a la segunda quincena de diciembre del 2010. Esto involucró una actualización de la canasta de bienes y servicios considerada, así como las ponderaciones de cada tema para reflejar los patrones más recientes del gasto de los hogares, que se tomó de la ENIGH del 2008.

9.2.1. Por lo mismo, en esta ocasión se aprovechó el cambio de base para abrir conceptos genéricos en más categorías, fusionar o eliminar algunos y cambiar de denominación a otros (con fines de obtener mayor claridad).

9.3. Es importante aclarar que la canasta de bienes y servicios del INPC no considera a ciegas los patrones de gasto reflejados en la ENIGH. Existen varios temas que reporta la Encuesta que difieren de forma significativa de información que se obtiene de fuentes alternas. En estos casos, se les aplica un tratamiento estadístico especial.

9.3.1. Ej.

9.3.1.1. El consumo de vinos y licores

9.3.1.1.1. En la encuesta aplicada en el tercer trimestre de 2008, sólo 243 cuestionarios (de un total de 19,263) reportaron gasto en algunos de estos productos, lo cual significa que más de 99% de los hogares dijeron que no compran vinos y licores

9.3.1.1.2. Si se hubiera tomado esta información, el gasto en este rubro hubiera representado menos de 0.04% del gasto de las familias a nivel nacional. Sin embargo, las Cuentas Nacionales indican que el consumo en vinos y licores asciende a más de 0.34% del gasto total

9.4. Si calculamos el INPC con las ponderaciones de la ENIGH del 2000 y con las del 2008, encontramos que las diferencias son mínimas.

10. 10.6 ¿Cómo analizar la tasa de inflación?

10.1. El análisis difiere de los demás indicadores por varias razones.

10.1.1. Primero, no buscamos directamente información en el INPC para tratar de entender en qué fase del ciclo económico nos encontramos, más bien, tratamos de entender el fenómeno de la inflación, su probable trayectoria y posible impacto que tendrá en la economía, incluyendo poder adquisitivo, tasas de interés, salarios y tipo de cambio.

10.1.2. Segundo, intentamos comprender la naturaleza de las presiones inflacionarias del momento para ver si son temporales o permanentes, derivado de cambios en pocos productos o más generalizado, y si se deben más a fenómenos de oferta o demanda.

10.2. Las implicaciones de nuestro análisis nos ayudarán a anticipar nuevos anuncios de política monetaria y cambios en la estructura temporal de las tasas de interés.

10.3. La noticia de ocho columnas es la tasa de inflación general del periodo respecto a la quincena inmediata anterior.

10.3.1. Ejercicio

10.3.1.1. Vamos a partir de la información dada a conocer en la primera quincena de enero de 2011, cuando se reportó una tasa de 0.17% respecto a la anterior (la última de diciembre del 2010).

10.3.1.1.1. Lo primero que hacemos es anualizar la tasa para tener la perspectiva de lo que significa y ver si la reportada es muy elevada, elevada, normal, muy baja, etcétera. Para esto lo elevamos a la 24 potencia para tener la perspectiva de cuánto sería la inflación en un año si esta tasa fuera la misma en todas las quincena. Donde la la operación nos da 4.16%

10.3.1.1.2. Nuestros puntos de comparación son la tasa objetiva de inflación del Banco de México (3% +/-1%) y la inflación anual del momento.

10.3.1.1.3. De entrada, podemos apreciar que la tasa es relativamente elevada, ya que si fuera la tasa quincenal promedio del año, nos situaría por arriba del rango superior del objetivo del banco central, es decir, no se cumpliría con la meta.

10.3.1.1.4. Enseguida, comparamos la tasa con la anual, que es 3.96% respecto a la primera quincena de enero del 2010. Ésta se encuentra casi en el límite superior del rango establecido como meta de las autoridades monetarias.

10.3.1.1.5. La tasa anual de la quincena anterior fue 4.55%, por lo que hubo una reducción sustancial.

10.3.1.1.6. En este caso, la del periodo anterior fue 0.75%, mucho mayor a la tasa de 0.17%.

10.3.1.1.7. Esto se debo porque un año antes, el Congreso de la Unión aprobó un aumento en el IVA de 15 a 16%, junto con incrementos en varios impuestos especiales sobre productos y servicios (IEPS), lo que provocó un aumento significativo en muchos precios al comienzo del 2010.

10.3.1.1.8. El Banco de México había calculado todavía un impacto mayor, que haría que la inflación se disparara en los primeros dos trimestres del año. Esto pasó cuando la economía se encontraba en la fase de recuperación, por lo cual un aumento mayor de precios podría perjudicar las ventas de muchas empresas. Aun así, el impacto en precios de un incremento generalizado en impuestos indirectos solo tuvo un incremento con un solo movimiento ascendente, por lo que fue un fenómeno temporal.

10.4. Ya que la inflación anual aumenta o disminuye al comparar la inflación de la quincena con el mismo periodo (quincena) del año anterior, resulta importante saber si hubo o no algún evento extraordinario que la haya impactado en ese momento. Esta base de comparación puede ser uno de los factores principales en explicar el cambio en la tasa anual.

10.4.1. La inflación tiene un patrón estacional muy marcado

10.4.1.1. Ej.

10.4.1.1.1. Los precios tienden a subir más a principios de año, ya que es cuando el gobierno introduce cambios en los impuestos y nuevos ajustes a las tarifas autorizadas, al igual que el aumento en los salarios mínimos.

10.4.1.1.2. Muchas empresas programan nuevos precios al comienzo del periodo, para que coincidan con el año fiscal.

10.4.1.1.3. Por otro lado, en abril y mayo disminuyen al empezar la temporada de los subsidios.

10.4.1.1.4. Asimismo, son notorios los cambios en precios en los paquetes turísticos y hoteles al iniciar y terminar la temporada alta de vacaciones.

10.4.1.1.5. En septiembre, la inflación sube más de lo normal en respuesta al incremento en las colegiaturas, que tienden a aumentar al inicio del ciclo escolar.

10.4.1.1.6. En octubre y noviembre, hay un aumento pronunciado en los precios de los energéticos (electricidad), ya que es cuando terminan los subsidios de verano.

10.4.1.1.7. En diciembre se pueden apreciar mayores aumentos asociados a la temporada de las fiestas navideñas y el otorgamiento del aguinaldo a los empleados.

10.5. No obstante, el Banco de México (y ahora el INEGI) nunca ha introducido una serie del INPC ajustada por estacionalidad.

10.5.1. La razón es que el índice se utiliza de manera oficial como referencia para cálculos fiscales, contratos mercantiles y arreglos financieros.

10.5.2. Por lo mismo, se ha argumentado que series alternativas (como ajustadas por estacionalidad y de tendencia-ciclo) podrían contribuir a una confusión y demandas judiciales. Esto significa que el análisis del componente estacional lo debe realizar el propio analista.

10.5.2.1. Habrá quienes tienen conocimiento y acceso a programas estadísticos que puedan calcular series ajustadas

10.5.2.2. Un modo muy sencillo es dividir la tasa mensual entre la tasa promedio del año para ver cómo varía cada mes respecto al promedio: si el factor que resulta es mayor a la unidad, quiere decir que la tasa mensual es mayor al promedio y viceversa.

10.6. Ya vimos que la tasa de la primera quincena de enero (0.17%) es relativamente elevada respecto al objetivo del Banco de México. Sin embargo, pudiera ser simplemente por el patrón estacional, ya que la inflación de enero es alrededor de 1.355 veces la inflación promedio mensual.

10.6.1. Supongamos, por lo pronto, que la inflación de la segunda quincena de enero fuera 0.11% y, por lo mismo, la tasa mensual fuera de 0.49%.308 Si anualizamos esta tasa, es decir, si suponemos que sea igual en todos los meses del año, la inflación anual sería de 6.04%. Pero si la dividimos entre el ajuste estacional, obtenemos una tasa mensual de 0.36% y anualizada de 4.43%.

10.6.1.1. Como vemos, sí podemos atribuir parte de la inflación de enero a su comportamiento estacional, pero aun así, si ajustamos la tasa por la estacionalidad, vemos que la tasa de enero es consistente con una anual de 4.43%, que no sólo es superior al objetivo del Banco de México, sino también a la proyección de 3.90% de los especialistas

10.6.2. Nuestra primera conclusión es que la tasa de la primera quincena de enero es elevada respecto a la meta del banco central y a la expectativa de consenso de los especialistas, aun después de ajustarse por la estacionalidad. Lo que sigue es preguntarnos por qué.

10.6.2.1. Para ello, lo primero que hacemos es ver la tasa subyacente y compararla con la general.

10.6.2.1.1. Si la primera es menor, entonces podemos atribuir la inflación mensual más a incrementos en los precios del componente no subyacente, es decir, a precios agrícolas y tarifas bajo el control del gobierno..

10.6.2.1.2. Si la primera es mayor, pudiera deberse a un fenómeno más generalizado

10.6.2.1.3. Ej.

10.7. En términos generales, al estudiar la inflación debemos hacer lo siguiente

10.7.1. Analizar la tasa anualizada y compararla con el objetivo de política monetaria y nuestras expectativas, para ver si es elevada o baja en términos relativos.

10.7.2. Examinar el patrón estacional para ver qué parte de su comportamiento se puede explicar por factores estacionales y cuál queda por aclarar para otros fenómenos.

10.7.3. Analizar los subíndices especiales de la inflación para ver qué es lo que más explica la tasa general. Aquí es importante distinguir si hay un aumento generalizado en los precios (en la mayoría de los temas), o bien, si el incremento se puede esclarecer mediante de excepciones o de algún subíndice en especial.

10.7.4. Si la tasa es elevada y se explica fundamentalmente por aumentos generalizados en el componente subyacente, podemos pensar que existen presiones inflacionarias que van a perdurar en el mediano plazo

10.7.5. En cambio, si es elevada como resultado de un incremento en el componente no subyacente, podríamos esperar que la tasa pudiera volver a bajar en un futuro determinado.

11. 10.7 Consistencia entre las tasas quincenales y mensuales

11.1. El INPC es una fotografía de los precios en un momento determinado. Esta imagen se toma dos veces al mes (cada quincena) y el resultado mensual es el promedio de las dos, el cual es distinto a la suma o al promedio de las dos tasas de cada quincena.

11.1.1. Aquí debemos tener cuidado: no podemos aproximar la inflación mensual mediante las tasas quincenales,

11.1.1.1. Ej

11.1.1.1.1. Por ejemplo, en diciembre de 2010 las inflaciones de las dos quincenas (respecto a la inmediata anterior) fueron de 0.19% y 0.52%, respectivamente. La suma es 0.71%, mientras que el promedio de ambas es de 0.36%. Sin embargo, la tasa mensual de diciembre fue de 0.50%, una cifra muy distinta tanto al promedio como a la suma.

11.2. La anticipación correcta de la inflación mensual es muy importante, ya que se utiliza en el cálculo de tasas de interés, negociaciones contractuales, operaciones financieras y pagos fiscales

11.2.1. Si ya se conoce la inflación de la primera quincena del mes, se tiene información parcial, por lo que, si es incorporada de forma correcta a la expectativa de la tasa mensual, se puede acortar bastante el rango probable de la tasa mensual.

11.2.1.1. Para poder hacerlo, es fundamental partir de la definición misma del índice mensual, que es el promedio de los índices quincenales

11.2.1.1.1. Para explicar la derivación de la tasa de inflación mensual, usaremos las siguientes abreviaturas

11.2.1.1.2. Fórmulas a utilizar para calcular índices e inflaciones quincenales y mensuales

11.2.2. Ej.

11.2.2.1. Tomemos como ejemplo la encuesta de enero del 2011 del Banco de México, 310 en la cual la tasa de inflación esperada era de 0.49%,311 obtenida de alrededor de 28 respuestas que se sitúan en un rango de 0.25 a 0.79%. Los especialistas contestan la encuesta cuando ya se conoce la inflación de la primera quincena, pero todavía no la del mes (y obviamente tampoco la segunda quincena). No se dan a conocer las respuestas individuales, pero al ver que el rango va de un mínimo de 0.25% a un máximo de 0.79%, por lo menos sabemos que dos analistas piensan que la inflación de enero del 2011 va a situarse en 0.25% y en 0.79%, respectivamente.

11.2.2.2. Los dos índices de las quincenas de diciembre del 2010 (del mes anterior) fueron 99.484 y 100.00, respectivamente. Si ponemos esta información en la ecuación (πQ2t) junto con la expectativa de inflación para el mes de 0.49%, nos dice que la expectativa implícita de inflación para la segunda quincena es alrededor de 0.12%, muy acorde con el patrón estacional y con la historia reciente de la inflación.

11.2.2.2.1. πQ2t=[((Q1t-1+Q2t-1) * (πt + 1)) /(Q2t-1) * (1 + πQ1t)] - 2

12. 10.8 Política monetaria e inflación por objetivos

12.1. Al Banco de México le corresponde la responsabilidad de asegurar la estabilidad de precios. A la medida económica que ejerce para tal fin se le denomina política monetaria y la acción específica que lleva a cabo se llama objetivos de inflación.

12.2. A partir de 1995, cuando se introdujo el régimen actual de flotación del tipo de cambio, el Banco de México empezó a utilizar la base monetaria como el propósito central de su política monetaria.

12.2.1. Sin embargo, la experiencia mexicana de los años posteriores a la crisis de 1994-1995 mostró que, en la medida en que la inflación disminuyera, la relación entre la demanda de dinero y la inflación se volvía más inestable.

12.2.2. Por lo mismo, el banco central decidió abandonar el uso de esa base como fundamento de análisis y evaluación de las presiones inflacionarias y, a partir de 1999, inició una etapa de transición o convergencia gradual hacia el régimen de objetivos de inflación.

12.3. A partir de 1995, cuando se introdujo el régimen actual de flotación del tipo de cambio, el Banco de México empezó a utilizar la base monetaria como el propósito central de su política monetaria.

12.3.1. Sin embargo, la experiencia mexicana de los años posteriores a la crisis de 1994-1995 mostró que, en la medida en que la inflación disminuyera, la relación entre la demanda de dinero y la inflación se volvía más inestable.

12.3.2. Por lo mismo, el banco central decidió abandonar el uso de esa base como fundamento de análisis y evaluación de las presiones inflacionarias y, a partir de 1999, inició una etapa de transición o convergencia gradual hacia el régimen de objetivos de inflación.

12.3.2.1. Este régimen, cuya adopción definitiva se anunció de manera formal en el programa monetario para el 2001.

12.3.2.2. Básicamente, consiste en establecer un objetivo creíble y utilizar todos los instrumentos al alcance del banco central para cumplir de manera cabal con él.

12.3.2.2.1. La idea principal es que si la meta se hace creíble y los mercados piensan que el banco logrará su propósito, entonces su tarea es más fácil y comprensible.

12.3.2.2.2. Dado que las autoridades monetarias deben analizar todas las fuentes de presiones inflacionarias, es fundamental contar no sólo con todos los subíndices necesarios sino, además, distinguir muy bien entre presiones de demanda y ajustes en precios relativos.

12.4. Aunque el Banco de México maneja el concepto de inflación subyacente, ha decidido no fijar su meta de inflación en función de la misma, sino para la tasa general.

12.4.1. La razón es para evitar confusiones, ya que el concepto subyacente es más bien analítico y el público se fija más en la tasa general.

12.5. La meta explícita de inflación para el mediano plazo es de 3.0% para la tasa general del INPC. Como es difícil lograr una meta puntual exacta, el Banco de México estableció un rango de variabilidad de +/-1%, de tal forma que la inflación debería promediar 3% y fluctuar alrededor de este objetivo puntual dentro de un rango de 2 a 4%. Es importante enfatizar que el objetivo es puntual, por lo que no se debe interpretar el rango como de tolerancia

12.5.1. En principio, si la inflación se encuentra dentro del rango pero muy cerca a 4%, las autoridades monetarias deberían tomar medidas para reducir más la inflación. Esto significa que la inflación siempre debería encontrarse alrededor del 3% y no sólo a fin de año.

12.5.2. Por lo mismo, no se debe medir el desempeño anual del Banco mediante la tasa de inflación de 12 meses en diciembre, sino más bien mediante la inflación promedio del año.

12.5.3. En este sentido, desde que el Banco de México fijó el objetivo de inflación en 3% en el 2003, no ha logrado llegar a su meta ni un solo año.

12.6. Uno de los pilares fundamentales de la estrategia de objetivos de inflación es la credibilidad.

12.6.1. La idea es que el banco central fije una meta y la cumpla casi todo el tiempo, de tal manera que las personas creen en ésta y fijen sus expectativas en forma correspondiente. En el momento en que esto pasa, se da un tipo de círculo virtuoso y la meta se alcanza más fácil.

12.6.1.1. Las empresas forman sus expectativas de inflación alrededor de 3% y sus acciones de incrementar precios y salarios son consistentes con la cifra.

12.6.1.2. No obstante, el Banco no ha logrado todavía cumplir cabalmente su objetivo, por lo que aún no resulta creíble la tasa señalada.

12.6.1.2.1. Por lo mismo, las expectativas de mediano plazo no han convergido con la meta, sino que se han quedado más cerca a 4.0%.

12.6.1.2.2. En la práctica, el Banco de México ha mostrado que, más que tener una meta puntual de 3% con un rango de variabilidad de +/-1%, parece ser que ésta es mayor a 3.0% y el rango es, más bien, de tolerancia.

13. 10.9 Historia

13.1. Cuando la inflación es significativamente elevada o está fuera de control se le llama hiperinflación, aunque no existe un consenso exacto acerca de cuál sería el umbral para considerar que la inflación pasó a esta etapa.

13.1.1. Uno de los primeros economistas en establecer un parámetro de referencia fue Phillip Cagan,316 quien dijo que la hiperinflación existe a partir de una inflación que excede 50% mensual.

13.1.2. Uno de los primeros economistas en establecer un parámetro de referencia fue Phillip Cagan,316 quien dijo que la hiperinflación existe a partir de una inflación que excede 50% mensual.

13.1.3. Sin embargo, la Norma 29 que emite el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB, por sus siglas en inglés),317 establece que se puede considerar su existencia cuando la inflación acumulada en un periodo de tres años se acerca o excede 100%,318 equivalente a una tasa anual de 26% (o casi 2% mensual).

13.1.4. La única época en que México sufrió de una verdadera hiperinflación fue en los años de la Revolución, entre 1913 y 1915.319 No obstante, en la época moderna, a partir de la Segunda Guerra Mundial, hubo un periodo (en la década de los 80) en la cual la inflación registró tasas muy elevadas que parecían estar fuera de control; la más alta se registró entre febrero de 1987 y febrero de 1988, de 179.7%.

13.2. A continuación, se presentan las inflaciones promedio que hubo en cinco periodos distintos.

13.2.1. La primera, de mucha estabilidad, empezó en 1956, después de la devaluación de 1954. Este periodo fue conocido como el desarrollo estabilizador y se caracterizó por muy bajas tasas de inflación (en promedio de 3% anual).

13.2.1.1. En la década de los 50 se sostuvo una disciplina fiscal mediante un presupuesto balanceado; a partir de los 60 apareció un déficit fiscal crónico, pero pequeño, que no generó presiones inflacionarias. Durante ese tiempo, el tipo de cambio estaba fijo (12.50 pesos por dólar), mientras que las cuentas externas estaban equilibradas.

13.2.1.2. El siguiente periodo inició cuando Luis Echeverría era presidente de México.

13.2.1.2.1. Apareció un diferencial de inflación entre México y Estados Unidos, lo cual provocó una devaluación de la moneda en 1976.

13.2.2. El próximo presidente, el propio José López Portillo, sostuvo la política fiscal expansiva de su antecesor, apoyado por un incremento significativo de recursos petroleros.

13.2.2.1. Aunque en ese periodo se llegó a registrar una inflación de casi 30%, se sospecha que fue en realidad más elevada.320

13.2.3. Enseguida viene el lapso de 1982 a 1988, caracterizado por la inflación más alta que ha tenido México desde la Revolución. Los desequilibrios provocados por las políticas expansivas de Echeverría y López Portillo culminaron en tres devaluaciones significativas en 1982 y una inflación de tres dígitos.

13.2.3.1. La caída en los precios del petróleo y la carga excesiva de deuda externa dificultaron el manejo de la política económica

13.2.4. La llegada de Carlos Salinas a la presidencia coincidió con una renegociación muy exitosa de la deuda externa y la introducción de un plan de estabilización muy ambicioso.

13.2.4.1. Esto permitió llevar la inflación de un promedio de 114% en 1988 a 7% en 1994. Sin embargo, la devaluación en diciembre de ese año provocó una interrupción en la tendencia descendente en la inflación y está se situó en 52% a fines de 1995. En 1996, se retomó la tendencia a la baja que llevó la inflación de nuevo a un solo dígito a partir del 2000.

13.2.5. Por último, tenemos el periodo actual, que comenzó en el 2000 con una tasa de inflación de un solo dígito. Aunque la política de objetivos de inflación inició con una etapa de transición en 1999 y su adaptación formal en el 2001.

13.2.5.1. A partir del 2003, cuando el Banco de México estableció su objetivo de mediano plazo de 3%, la inflación ha promediado 4.4%.

13.3. En el 2009 se ve un descenso en la inflación de 6.5% en diciembre de 2008 a 3.6% a fines de año. Sus razones principales fueron que la recesión mundial indujo una disminución en los precios de los commodities en los mercados internacionales y una amplia brecha del producto en México, que permitió una baja notable en los precios, en especial los de los servicios.

13.3.1. No obstante, a principios del 2010, el gobierno introdujo un aumento en el IVA y en los impuestos especiales a productos y servicios (IEPS), que provocó de nuevo un incremento en los precios; en marzo la inflación anual aumentó a casi 5%, para partir de entonces iniciar una tendencia decreciente y terminar el año en 4.4%.

14. 10.10 Confiabilidad y confianza

14.1. A partir de la autonomía del Banco de México en 1994, se puso mucho énfasis en mejorar la calidad, confiabilidad y confianza en el índice de precios.

14.1.1. Se implementó el uso del Sistema de Gestión de Calidad (SGC).

14.1.1.1. El SGC es un mecanismo de evaluación y seguimiento para garantizar que el INPC se elabore mediante una metodología congruente y de calidad.

14.1.2. La manera de recabar los precios y construir el índice no sólo es consistente con las mejores prácticas y estándares mundiales, sino que es avalada por organismos internacionales, como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que procuran que los países produzcan información estadística válida y bien hecha.

14.1.3. Aun así, mucha gente duda del INPC porque no brinda un resultado intuitivo de lo que piensan que es la inflación. El problema de esta percepción resulta de un par de factores.

14.1.3.1. Primero, cada quien tiene su propia canasta de consumo básico, que puede diferir bastante (o no) de la canasta representativa del INPC.

14.1.3.1.1. Ej.

14.1.3.2. Segundo, es muy difícil entender, de entrada, que la inflación es un incremento generalizado y sostenido en los precios y no el resultado de un aumento particular o uno de una vez por todas.

14.1.3.2.1. Ej.

14.2. El esfuerzo por mejorar la comunicación, ganar credibilidad y confianza entre el público ha sido muy intenso a través de la última década.

14.2.1. El proceso de traspasar la responsabilidad del índice de precios del Banco de México al INEGI tuvo mucho cuidado en no perder esta reputación.

14.2.2. La recompensa es que, hoy en día, el INPC goza, además, de mucha credibilidad, inclusivo a nivel internacional. Sin embargo, no siempre fue así.

14.2.2.1. Hace algunas décadas, cuando imperaba todavía un sistema político autoritario, todos los indicadores económicos pasaban por el escritorio del Presidente de la República

14.2.2.2. No quedaba claro qué ocurría si la cifra no concordaba con la visión oficial, pero había sospechas (no necesariamente infundadas) de que se manipulaban los números.

14.2.2.3. Caso real

14.2.2.3.1. Gustavo Romero Kolbeck, director general del Banco de México de 1976 a 1982, confesó que el presidente José López Portillo le pidió de manera explícita que redujera las tasas de inflación que se reportaban, petición a la que terminó accediendo.

15. 10.11 Relación con otros indicadores

15.1. En principio, esperaríamos mayor inflación en la medida en que la actividad económica crezca más o, por lo menos, por arriba de su potencial, y menos inflación cuando la economía se desarrolle por debajo. Por lo mismo, siempre es importante evaluar el ritmo de crecimiento de la actividad económica en relación con su potencial, junto con otras variables que ayudan a determinar la capacidad de absorción de gasto de la economía en cierto momento.

15.1.1. Ej.

15.1.1.1. El porcentaje de uso de la capacidad instalada de la industria manufacturera ayuda a determinar si existe alguna que esté ociosa que se pueda emplear en determinadas circunstancias.

15.2. Aun así, son muchos los factores que influyen en la formación de precios y, en un momento dado, la inflación va a depender de cuál o cuáles sean los dominantes.

15.2.1. Resulta imprescindible analizar los componentes de la inflación para determinar si las presiones inflacionarias que se pueden presentar en un lapso son temporales o permanentes, particulares o generalizadas.

15.2.2. Los precios de los energéticos (administrados por el gobierno federal) y las tarifas que autoriza el gobierno pueden tener un efecto significativo sobre la inflación en algún momento, pero en la mayoría de los casos representan aumentos de una vez por todas.

15.2.2.1. El precio de la gasolina es una excepción notable, ya que la política de aumentos pequeños, pero constantes a través del tiempo, contribuye a fijar un piso a la tasa de inflación y representa un obstáculo continuo al Banco de México para que pueda cumplir con su objetivo.

15.3. La tasa que más relación tiene con la economía es la subyacente, en especial el componente de servicios.

15.3.1. El valor de las mercancías tiene mucha influencia en los precios de los mismos bienes en los mercados internacionales y con el tipo de cambio, justo por ser bienes comerciables. No obstante, la influencia del tipo de cambio sobre los precios disminuyó de manera notable al cambiar el régimen cambiario de reglas preestablecidas a uno de flotación.

15.4. La inflación, a su vez, tiene efectos diversos sobre algunas variables importantes en la economía. Una de ellas es la tasa de interés; no sólo influye el nivel de la inflación en un momento dado, sino también sus expectativas para los diversos plazos en el futuro.

15.4.1. Un aumento en la inflación puede perjudicar a la inversión privada, no sólo por el aumento en el costo de capital, sino también por la mayor incertidumbre que representa la inflación misma, la cual distorsiona la formación de precios y, por lo mismo, no permite proyectar de forma adecuada los retornos sobre la inversión. Esto inhibe la inversión al requerir un regreso mayor para compensar la incertidumbre.

15.5. La inflación tiene, asimismo, un efecto importante en el tipo de cambio, aunque es necesario señalar que la influencia trabaja en los dos sentidos.

15.5.1. En otras palabras, mayor inflación puede hacer que el tipo de cambio suba (que se deprecie el peso), pero un aumento en el tipo de cambio también puede ejercer presiones sobre el nivel de precios

15.5.2. En casos de mayor inestabilidad (como la que existía en la década de los 80), esta relación puede convertirse en un círculo vicioso, en el cual la inflación provoca una mayor depreciación de la moneda y ésta, a su vez, ejerce más presiones inflacionarias.

16. 10.12 Divulgación de los datos

16.1. Las tasas de inflación del INPC se dan a conocer los días 9 y 24 de cada mes mediante un boletín de prensa, siempre y cuando sean días hábiles; de lo contrario, se publica el día hábil anterior a la fecha.

16.1.1. El 9 de cada mes se presenta la tasa de inflación del mes anterior del INPC general, la tasa subyacente, los índices especiales y varios desgloses. También se dan a conocer los resultados del índice nacional de precios productor (INPP) de mercancías y servicios finales del mes anterior.

16.1.2. El día 24 se muestran las tasas de inflación del INPC de la primera quincena del mes en curso, con información complementaria parecida a la que corresponde al mes.

16.2. El Banco de México realiza un informe trimestral muy completo sobre la inflación que analiza a fondo sus determinantes, el entorno económico y financiero prevaleciente, la política monetaria y el balance de riesgos, junto con sus previsiones para los siguientes ocho trimestres.

16.2.1. Este documento es una referencia obligada para todos los estudiosos que buscan seguir el fenómeno de la inflación de cerca.

16.3. Los anuncios de política monetaria son una parte integral de la información que se da conocer para entender el fenómeno de la inflación, sus implicaciones y las decisiones de la Junta de Gobierno del Banco de México acerca de su política monetaria. .

16.3.1. El comunicado de prensa que se emite no sólo da a conocer la decisión de política monetaria del momento, también presenta una breve justificación de su postura

17. 10.13 Otras medidas de inflación

17.1. Aunque el INPC es el más utilizado para medir la inflación, no es el único indicador de precios

17.1.1. Existe además el índice de nacional de precios al productor (INPP).

17.1.1.1. los precios al productor miden el precio fijado por el productor al comprador de su producto, sin incluir el impuesto al valor agregado (IVA) u otro tipo de impuestos o cargo al cliente.

17.1.1.2. Por eso, mide los precios que tienen los bienes y servicios que se producen en el país.

17.1.1.3. Se agrupan de la siguiente forma

17.1.1.3.1. Demanda

17.1.1.3.2. Oferta

17.1.2. Los deflactores implícitos que se derivan de las cuentas nacionales.

17.1.3. Los índices de comercio exterior.

17.2. De todas, el INPP es el más importante ya que es una herramienta útil para anticipar las presiones inflacionarias que se verían reflejadas en el INPC

17.2.1. Recopila cada mes cerca de 15,000 cotizaciones directas a nivel nacional y los promedios obtenidos dan lugar a los índices de los 600 artículos genéricos. Los cuales se dividen en:

17.2.1.1. 92 corresponden al sector primario.

17.2.1.2. 417 al industrial.

17.2.1.3. 91 a los servicios que forman la canasta del Índice General.

17.3. El índice de precios de los bienes finales es uno de los más utilizados para estudiar el mecanismo de transmisión hacia los precios al consumidor.

17.3.1. El desglose correspondiente a la producción total es de utilidad para evaluar algún sector económico en particular.

17.4. Los índices de comercio exterior son:

17.4.1. Índice general de precios de las exportaciones, que es el promedio ponderado de 48 conceptos genéricos.

17.4.2. Índice general de precios de las importaciones, que abarca 146 genéricos.

17.5. Las fuentes de información de los índices de exportación son las cotizaciones internacionales de los principales productos que México exporta e índices de precios de las importaciones de los Estados Unidos.

17.5.1. Las fuentes de información de los índices de importación son algunos precios unitarios de las importaciones del país e índices de precios de las exportaciones de los Estados Unidos. Ambos están cotizados en dólares.

17.6. Los índices de comercio exterior se utilizan para estudiar los términos de intercambio del país, es decir, la relación de precios que exportamos a los que importamos. El cálculo se realiza dividiendo el índice de exportaciones entre el de importaciones.

17.6.1. Si la relación sube significa que los precios de nuestras exportaciones aumentan más que los de las importaciones.

17.7. Las cuentas nacionales calculan la producción a precios constantes para el total de la economía, así como para cada uno de los 20 sectores y sus correspondientes subsectores.

17.7.1. Esta información se complementa con los índices de precios implícitos, los cuales surgen de relacionar los valores corrientes con los constantes del PIB para cada trimestre.

18. 10.14 ¿Qué nos dice la inflación?

18.1. La información que puede afectar a los mercados es la que se divulga cada quincena, es decir, las tasas de inflación del INPC.326 Toda la demás es complementaria y analítica.

18.2. La noticia sobre la inflación tendrá un impacto sobre los mercados en la medida en que difiera a lo esperado.

18.3. Si la tasa es mayor (o menor) a lo anticipado, muchas de las decisiones financieras que se tomaron se tienen que ajustar.

18.4. Más inflación implica menores ganancias de las empresas y ya que las acciones reflejan el flujo esperado de ganancias, los precios en el mercado de valores deberían bajar.

18.4.1. Al mismo tiempo, un aumento en la inflación implica mayores rendimientos en los bonos, lo cual hace que los precios de éstos disminuyan.

18.5. Es importante subrayar que no sólo es relevante saber si la tendencia de la inflación es creciente o descendente, también debemos conocer qué es lo que está detrás de la tendencia.

18.5.1. De esta forma, podremos saber si el efecto es temporal o permanente y conocer más el impacto que pudiera tener sobre la economía

18.5.1.1. Ej.

18.5.1.1.1. Una tendencia creciente de la inflación pudiera motivar un aumento en la tasa de política monetaria. Sin embargo, esto dependerá de las motivaciones detrás de la tasa de inflación.