DIETAS TERAPÉUTICAS

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
DIETAS TERAPÉUTICAS por Mind Map: DIETAS TERAPÉUTICAS

1. El papel de la dieta puede ser fundamental dentro del proceso terapéutico (diabetes, obesidad); junto con otras medidas (dieta hiposódica: insuficiencia cardíaca), o para evitar molestias y complicaciones (dieta baja en grasas: litiasis biliar); unas son cualitativas (con alimentos prohibidos y permitidos) u otras, son cuantitativas (por las calorías).

2. PROGRESIÓN DE LAS DIETAS TERAPÉUTICAS

2.1. Dieta líquida: Alimentos líquidos, puede ser: Incompleta: a base de caldo, zumos y a veces leche; para las primeras fases del postoperatorio, aporta poca energía o proteínas, se mantiene unos pocos días. Completa: proporciona la totalidad de energía y demás nutrientes; se indican productos de nutrición enteral (por boca o por sonda) puede mantenerse por tiempo indefinido, siempre que el aporte de agua sea el adecuado (2,5 1 como mínimo)

2.2. Dieta semilíquida: a base de purés y líquidos, y la dieta pastosa, en la cual solo se admiten alimentos de textura puré, inclusive el agua debe ser pastosa, indicada en la disfagia a los líquidos.

2.3. Dieta blanda: alimentos y platos de digestión sencilla, moderados en grasa; la cocción habitual es el hervido; la textura de los alimentos, suave. No ensaladas ni fruta cruda.

2.4. Dieta de fácil digestión: alimentos con esta característica: sopas (vegetales o de carne), verdura hervida con patata, carne o pescado a la plancha, ensalada variada, fruta cruda, pan.

3. DIETA SIN SAL (HIPOSÓDICA)

3.1. TIPOS: Dieta hiposódica estándar: (2.000 a 2.500 mg/día) se indica en la hipertensión arterial y en la insuficiencia cardíaca sin apenas retención hidrosalina. Dieta hiposódica rigurosa: (1.000 mg de Na/día) se indica en la ascitis de la cirrosis hepática, en la asistolia y en otras situaciones que requieren ingreso hospitalario. Dietas más rigurosas apenas se utilizan actualmente.

3.2. INSTRUCCIONES: Prohibir la sal de mesa Prohibir los alimentos manufacturados salados durante su procesado Limitar a cantidades muy pequeñas los alimentos que contienen concentraciones bajas de sal añadida Eliminar la sal añadida a alimentos Explicar al paciente los alimentos que sí puede tomar libremente Facilitarle una lista con los condimentos y aderezos.

3.3. ALIMENTOS PERMITIDOS: Agua corriente; Aguas minerales con menos de 100 mg/l de Na; Café, té, infusiones; bebidas refrescantes; Zumos naturales y comerciales Leche entera o desnatada, líquida o en polvo Yogur, queso fresco sin sal añadida Quesos en porciones (desnatados o no) Arroz, pastas, patatas, pan sin sal Legumbres secas o frescas ; Carnes frescas o congeladas; Pescado fresco o congelado; Huevos; Frutas, mermeladas, hortalizas y verduras

4. DIETA EN LAS ENFERMEDADES DIGESTIVAS

4.1. ÚLCERA GASTROINTESTINAL

4.1.1. Tiene como objetivos aliviar o no provocar síntomas, principalmente dolor, así como mantener el estado nutricional y favorecer la cicatrización de la lesión.

4.1.2. NORMAS DIETÉTICAS: a) neutralizar el HCl; b) no favorecer su secreción o, al menos, no hacerlo sin neutralizarla al mismo tiempo, y c) evitar los alimentos capaces de producir irritación local. En caso de hemorragia, se observará ayuno hasta su remisión. Durante las primeras fases de un brote ulceroso, se seguirá un plan de alimentación progresivo, con alimentos hervidos, poco condimentados, de digestión sencilla (dieta blanda para el ulcus), seguido al remitir los síntomas de una dieta más amplia, con alimentos a la plancha, guisos sencillos, y que sea del agrado del paciente, al mismo tiempo que bien tolerada.

4.2. ESOFAGITIS POR REFLUJO

4.2.1. Evitar la pirosis causada por el reflujo ácido del contenido gástrico

4.2.2. NORMAS DIETÉTICAS: a) evitar las comidas copiosas; b) no adoptar el decúbito después de las comidas, y c) evitar la ingesta de irritantes físico-químicos. También con la toma de los inhibidores de la bomba de protones (omeprazol, esomeprazol).

4.3. DIARREA

4.3.1. Las diarreas provocadas por una enterocolitis aguda suelen ser autolimitadas, y con unas sencillas normas de dieta astringente se solucionan en poco tiempo.

4.3.2. NORMAS DIETÉTICAS: 1. Período inicial, ayuno absoluto entre 4-12 horas, hasta que el ritmo de deposiciones mejore, si hay vómitos, se plantea la reposición hidroelectrolítica por vía endovenosa; 2. Iniciar la ingesta con pequeños volúmenes de agua de arroz o de solución hidratante; 3. Posteriormente, se añadirán sopas de pasta fina, y los clásicos pollo o pescado hervidos, etc.; 4. Paulatinamente se irá normalizando el plan de comidas; 5. Las verduras, las hortalizas y la fruta crudas se introducirán cuando el cuadro diarreico se haya normalizado, la leche y el café no deben autorizarse hasta que las diarreas hayan remitido .

4.4. ESTREÑIMIENTO

4.4.1. NORMAS DIETÉTICAS 1) La aproximación a la etiología del estreñimiento (dolicomegacolon, fármacos, malos hábitos dietéticos, estrés, etc.). 2) Aumento de alimentos ricos en fibra vegetal, como pan integral, otros cereales de grano entero o sus derivados, frutas, verduras, hortalizas y legumbres. 3) No debe olvidarse la ingesta abundante de agua, imprescindible para la acción de la fibra en el colon.4) la regularidad horaria, no reprimir el reflejo de la defecación cuando se presente. 5) El ejercicio físico puede ser una ayuda.

5. DIETA EN LAS ENFERMEDADES DIGESTIVAS

5.1. ENFERMEDADES BILIARES

5.1.1. NORMAS DIETÉTICAS: Restricción global de las grasas alimentarias, como las de origen animal y los fritos. Exclusión de los alimentos flatulentos (coles de Bruselas, cebolla, manzana cruda, legumbres, etc) Tratar el estreñimiento, si existe. Evitar las ingestas copiosas.

5.2. HEPATOPATIAS

5.2.1. DIETA EN LAS HEPATITIS AGUDAS: debe evitarse el alcohol, así como los platos o alimentos de reconocida dificultad digestiva. En caso de existir ictericia intensa con acolia, se prescribirá una dieta de tipo biliar, con restricción severa de grasas. Posteriormente, la alimentación será lo más normal posible, dentro de las buenas normas del equilibro alimentario.

5.2.2. DIETA EN LA CIRROSIS HEPÁTICA. Inicialmente, se recomendará una dieta equilibrada, sin alimentos causa de flatulencia y, desde luego, sin alcohol. Las complicaciones con traducción dietética son la ascitis y la encefalopatía hepática. Durante una ascitis, el cirrótico seguirá una dieta hiposódica bastante estricta (de unos 1.000 mg de sodio al día), así como una limitación en la ingesta hídrica.

5.3. INTOLERANCIA A LA LACTOSA

5.3.1. NORMAS DIETÉTICAS: puede presentarse una deficiencia total o parcial de la disacaridasa lactasa, lo que origina la falta de desdoblamiento de la lactosa láctica: suprimir los alimentos con lactosa (leche, queso fresco y quizás el yogur). Puede ensayarse la cantidad de leche que se tolera sin que aparezcan los síntomas. Algunos medicamentos en forma de comprimidos pueden contener lactosa como excipiente. Esto deberá tenerse en cuenta solo en los casos más sensibles.

5.4. INTOLERANCIA AL GLUTEN

5.4.1. NORMAS DIETÉTICAS: suprimir los alimentos a base de harina de estos cereales: pan, pastas alimenticias, bollería y galletas. El problema viene por el hecho de que la harina de trigo se añade a diversos alimentos industrializados, bien como antiapelmazante o como espesante, etc.