Psicología de la Anormalidad

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
Psicología de la Anormalidad por Mind Map: Psicología de la Anormalidad

1. Rama de la psicología que estudia los trastornos emocionales y de la conducta anormal.

2. Diferencias de la normalidad

2.1. La psicología anormal se relaciona con fallas en la aceptación, que comprende el equilibrio entre lo que se hace y lo que se quiere hacer y por otro lado, lo que la comunidad requiere.

3. Rasgos de la personalidad

3.1. Se transforman en trastornos de la personalidad cuando son flexibles y desadaptativos de inicio precoz, resistentes al cambio y cuando causan un deterioro funcional significativo o un malestar subjetivo.

4. Configuraciones anómalas de la personalidad

4.1. Egosintónicas

4.1.1. No saben, ni aceptan que tienen un trastorno. Tienen problemas interpersonales y piensan que los demás son culpables de ello.

4.2. Egodistónicas

4.2.1. Sufren, se sienten desgraciados y les gusta ser de otra manera.

5. Distinción entre eje I y eje II

5.1. Se da especialmente entre el Trastorno Esquizotípico de la Personalidad y la Esquizofrenia; entre el Trastorno Paranoide de la Personalidad y el Trastorno Delirante; entre los Trastornos del Estado de Ánimo y el Trastorno por Inestabilidad (límite); entre los Trastornos del Control de los Impulsos y el Trastorno por Impulsividad (límite); entre el Trastorno Obesivo-Compulsivo y el Trastorno Obsesivo-Compulsivo de la Personalidad; entre la Fobia Social y el Trastorno AnsiosoEvitativo de la Personalidad (Esbec, 2011).

6. Propuestas a futuro

6.1. Eysenck

6.1.1. Con sus tres factores (extraversión, neuroticismo y psicoticismo), a los que Gray añade otros dos (ansiedad o susceptibilidad al castigo e impulsividad o susceptibilidad al refuerzo). A su vez, Zuckerman-Kuhlman plantean un modelo de cinco factores alternativos: neuroticismo-ansiedad, agresión-hostilidad, actividad, sociabilidad y búsqueda de sensaciones impulsiva no socializada (Esbec, 2011).

6.2. Millon

6.2.1. Planteó su modelo de polaridades y teoría evolutiva, ha formulado recientemente un espectro dimensional entre quince estilos de personalidad y quince trastornos de la personalidad. Cada dimensión incluye, en primer lugar, el estilo normal del prototipo de la personalidad y, en segundo lugar, el prototipo o el desorden anormal de la personalidad (Esbec, 2011).

6.3. Watson y Tellegen

6.3.1. Adscriben los trastornos de la afectividad a dos disposiciones ortogonales: una bipolaridad afecto positivo/afecto negativo. El afecto positivo se define como la tendencia a experimentar emociones de valencia positiva y elevada activación (entusiasmo, excitación); en el afecto negativo están presentes las emociones de valencia negativa y de escasa activación (cansancio, tristeza) (Esbec, 2011).

6.4. Grupo de Costa y Mc.Crae

6.4.1. Diseñó el modelo de los cinco superfactores de personalidad (neuroticismo, extraversión, apertura, amabilidad y responsabilidad).

6.5. Livesley y Jackson

6.5.1. Han propuesto la “evaluación dimensional e la patología de personalidad”. Tras múltiples estudios, los rasgos se agruparon en torno a cuatro factores: 1) disregulación emocional (neuroticismo); 2) comportamiento antisocial; 3) introversión-inhibición; y 4) compulsividad.

6.6. Cloninger

6.6.1. apoyado en su modelo de siete factores, sugiere que un TP se diagnostique según las dimensiones del carácter (baja cooperatividad, baja auto-trascendencia y bajo autocontrol) y que sea el temperamento (búsqueda de sensaciones, evitación del daño, dependencia de recompensa y persistencia) el que defina el tipo (Esbec, 2011).

6.7. Shedler y Westen

6.7.1. Proponen una valoración clínica y extraen 12 factores, que han mostrado buenas correlaciones con el NEO.

7. Trastornos de la personalidad

7.1. Deficiencias básicas en el funcionamiento de la personalidad, como rasgos patológicos de la personalidad y como tipos prominentes de personalidad patológica.

8. Nivel de funcionamiento de la personalidad

8.1. La psicopatología de la personalidad fundamentalmente emana de las perturbaciones en el pensamiento sobre sí mismo y los demás. Debido a que puede haber un mayor o menor grado de perturbación, cada paciente debe ser evaluado en el continuo compuesto por los siguientes niveles de funcionamiento: interpersonal (Empatía, Intimidad y Cooperación, y Complejidad e integración de las representaciones de los otros) y personal (Identidad, Auto-concepto y Auto-dirección) (Esbec, 2011).

8.2. Dominios y rasgos de la personalidad

8.2.1. El Grupo de Trabajo recomienda que los pacientes sean valorados en función de seis dominios de orden superior y de 37 rasgos-facetas más específicos.

9. Categorías diagnósticas

9.1. Trastorno antisocial/psicopático

9.1.1. Esta categoría incluye tanto el componente de desinhibición e irresponsabilidad, como el de mezquindad

9.2. Trastorno evitativo

9.2.1. Los pacientes aquejados de este trastorno tienen un sentido negativo de sí mismos, asociado con un profundo sentimiento de insuficiencia e inhibición en el establecimiento de relaciones interpersonales íntimas.

9.3. Trastorno límite

9.3.1. Los pacientes con este trastorno tienen un concepto de sí mismo muy frágil, que es fácilmente alterado y fragmentado bajo situaciones de estrés, lo que se traduce en un nivel de identidad pobre y en sentimientos crónicos de vacío.

9.4. Trastorno obsesivo-compulsivo

9.4.1. Las personas que cuentan con este tipo de TP son gobernadas por su necesidad de orden, precisión y perfección. Las actividades se llevan a cabo de una forma excesivamente metódica. Por ello, tienen preocupaciones intensas por el tiempo transcurrido, la puntualidad, los horarios y las normas. En este sentido son enormemente rígidos y poco espontáneos.

9.5. Trastorno esquizotípico

9.5.1. Las personas con este tipo de TP se caracterizan por tener déficit sociales y por sentirse incómodas y con una capacidad reducida para las relaciones interpersonales. Al mismo tiempo, se muestran excéntricas en su apariencia y en su comportamiento, con distorsiones cognitivas y perceptivas relativas a creencias extrañas (supersptición, clarividencia, telepatía, etc.) o a inferencias arbitrarias, como ver mensajes ocultos u otorgar un significado especial a los sucesos comunes.