Aproximaciones A La Literatura Infantil

Mapa Mental APROXIMACIONES A LA LITERATURA INFANTIL

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Aproximaciones A La Literatura Infantil por Mind Map: Aproximaciones A La Literatura Infantil

1. 1. ¿EXISTE LA LITERATURA INFANTIL?

1.1. Si la negación en la pregunta pretende ser constelación e incluso protesta por su insignificancia, habrá que contrastar su realidad, mejor o peor conocida, con la larga lista de organismos, entidades, premios, ferias, semanas, y demás afirmaciones de un hecho que pugna por atraer el interés del ciudadano.

1.2. Los niños seleccionarían así -¿o lo harían los adultos por ellos como ahora?- los autores o fragmentos de obras más apropiadas para ellos con menos avales y alicientes que en el momento actual

2. 2. LOS ORÍGENES DE LA LITERATURA INFANTIL

2.1. En Grecia sería con los poemas homéricos, en España con el cantar de Mío Cid. Y así sucesivamente.

2.2. Empeñarnos en considerar como literatura infantil algunos pasajes de la lírica y de la épica iniciales, por el simple hecho de que pudieran gustar a los niños o porque les resultan más inteligibles que el resto.

2.3. El empeño por esclarecer el período inicial en el tiempo de la literatura infantil tiene que ir acompañado de los criterios necesarios para distinguir esta literatura para niños de la literatura para adultos o simplemente para todos.

3. 3. UNA HIPÓTESIS DE ESTUDIO

3.1. Al encarar la evolución de la literatura para niños y adolescentes a través del tiempo hay que desechar el paralelismo absoluto con la literatura para adultos del momento. Por supuesto que en cada época encontraremos muestras de obras destinadas, o simplemente destinarles, a los niños y adolescente.

3.2. Pero como contrapartida pueden aducirse también, sobre todo al contemplar la literatura como hecho social y compulsar tiradas y ediciones, por ejemplo, que en estos últimos años, en plena efervescencia de literatura infantil antiautoritaria, desmitificadora y liberadora, hay en el mercado español más de ochenta ediciones de Caperucita Roja.

4. 4. EL ESPACIO DE EQUILIBRIO

4.1. Si para este espacio de equilibrio escogemos como figuras representativas a Perrault, los hermanos Grimm y Andersen.

4.2. Atrevimiento imperdonable sería alinear los Cuentos de Perrault, de la última década del siglo XVII, con los hermanos Grimm que irrumpen en 1812 y con los de Andersen cuyas primicias hay que situar casi a mediados del siglo XIX, pues aparecen en 1835. Pero el atrevimiento se excusa cuando se descubren en todos ellos características que los aproximan en sí mismos y en el uso que, de las tradiciones por ellos escogidas, se hace posteriormente.

5. 5 .EL ESPACIO DE CRECIMIENTO

5.1. Si el espacio que hemos denominado de equilibrio se caracteriza por esa serenidad en la cosmovisión soñada como ideal para el niño, el espacio de crecimiento presentará rasgos de ruptura. Si el primero encaja en el espíritu del clasicismo, el segundo se mirará más en el espejo del romanticismo

5.2. El amplio espacio físico del mundo como marco y las exploraciones, conquistas y aventuras como materia narrativa; un aumento de vida urbana con proliferación de problemas trepidantes; la exaltación de tipos humanos marginados o singulares, traen como consecuencia no una actitud equilibrada y sumisa, como la del espacio anterior, sino posturas rebeldes y arriesgadas, o por lo menos intranquilas.

6. 6 .EL ESPACIO DE REVISIÓN

6.1. El descubrimiento de un espacio de revisión, animado en parte por el espíritu realista, supone, de acuerdo con nuestra hipótesis, que la literatura infantil ha desbordado ya el sencillo «instruir deleitando» de sus inicios para penetrar consciente mente en el terreno de la crítica, la denuncia, la propaganda y hasta la centralización. Es decir que ha dado un paso más en su marcha hacia la educación y, consiguientemente, se ha problematizado junto a ella.

6.2. En efecto en este nuevo espacio añade la faceta de homologarse con la literatura de adultos en lo referente a la toma de conciencia del desajuste existente entre el ideal apetecido y la realidad. Aparecen la revisión y la crítica, y, aunque las soluciones apuntadas a los problemas denunciados sean muchas veces pura evasión de la realidad

7. 7. DEFINICIÓN DE LA REVISIÓN

7.1. La profundización en el espíritu de revisión ha llevado a la literatura infantil a definirse en el sentido de su mediatización. Se ha creído que influir sobre los niños a través de ella equivale a influir en los hombres del mañana, lo cual no deja de ser cierto. En consecuencia se ha sometido a la literatura infantil a un proceso de aproximación a la de adultos, si no en los métodos, sí en los temas y en las intenciones

7.2. Las reacciones han sido varias y han determinado por lo menos tres actitudes fundamentales por su importancia y extensión:

7.3. 1.º El dirigismo de las ideas totalitarias que aboca al monolitismo.

7.4. 2.º La libertad de expresión que conduce a la mayor diversificación.

7.5. 3.º Una toma de conciencia universal ante la importancia de la literatura infantil.

8. 8. EL DIRIGISMO

8.1. En la U. R. S. S. y demás países comunistas la literatura infantil ha pasado a ser poderoso instrumento de mentalización. La misma Bettina Hürlimann confiesa que el libro infantil soviético ofrece un mundo excitante y lleno de vida, de «tensión y enseñanza, falseamiento grandioso de la Historia y educación política», donde los ideales primitivos del comunismo se transparentan con mayor claridad que en el resto de la vida soviética.

8.2. Ya en 1916 Máximo Gorki, que luego asumiría la responsabilidad de orientar y fomentar la literatura infantil y juvenil en la Unión Soviética, muestra su preocupación por lo que ha de ser a su juicio esta literatura.

9. 10. LA TOMA DE CONCIENCIA UNIVERSAL

9.1. Esta realidad compleja y conflictiva de la literatura infantil ha despertado la atención de organismos internacionales como se ha apuntado al principio. Estos organismos van desde los de carácter confesional hasta los que se ocupan de política cultural de forma amplia, como la UNESCO.

9.2. Y se parte de la base de que «más urgente aún» que el libro de texto «es la necesidad de una amplia variedad de libros para la lectura voluntaria y de entretenimiento».

9.2.1. Hermosos libros con ilustraciones que despierten su sensibilidad; cuentos de hadas para maravillarse; historietas cómicas para reírse; relatos conmovedores para sus sentimientos.

9.3. Se pretende que los niños «estén provistos de ideas e ideales y de la información e inspiración que necesitan para hacer un mundo mejor».

9.3.1. Libros de fantasía para ensanchar su imaginación, para guiarlos a cimas de inventiva artística o exploración científica jamás soñada anteriormente.

9.4. Para éstos da la IBBY algunas pautas y sugerencias:

10. 9. LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

10.1. La libertad de expresión es un hecho en Occidente. Sus consecuencias para la literatura infantil y juvenil, siempre matizadas por la condición de los destinatarios, se hacen patentes en la producción. Frente al dirigismo y monolitismo soviéticos que incluso intentan eliminar los rastros de individualismo en la educación de los niños, la literatura infantil occidental se levanta como una encrucijada de tolerancias en la que todo es posible.

10.2. Las muestras más curiosas indudablemente radican en el campo político e ideológico. A veces señalan un cambio de orientación rotundamente opuesto a tendencias anteriores, y, en todo caso, resultan brillantes ejercicios de autocrítica sobre el pasado, reciente o remoto.

11. Difundir estas ideas será un medio práctico para contribuir a tomar conciencia sobre la importancia del libro infantil y juvenil.