cine, fast food y celulares

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
cine, fast food y celulares por Mind Map: cine, fast food y celulares

1. ¡Qué ojos grandes que tienes abuelita! Las grandes producciones de Hollywood están realizadas en 3D, una no tan nueva propuesta tecnológica[1]. Estos films baten todos los records de taquilla e indican una tendencia que modifica la manera de ver películas.

2. Los films 3D logran que las acciones se aproximen al espectador, hacen aquello que los primeros espectadores temieron en las proyecciones de los hermanos Lumiere: que el tren filmado saltara de la pantalla y los atropellara, para aquellos pioneros las imágenes en movimiento podían tener consecuencias impredecibles

3. No es el caso del espectador actual entrenado en mil y un avatares de las imágenes en movimiento. Las nuevas tecnologías digitales no sólo cambiaron el cómo se filma.

4. Claro que la tecnología actual permite que el espectador también produzca imágenes y sonidos con su celular, es decir la película va perdiendo la hegemonía absoluta que tenía en la emisión de imágenes y sonidos.

5. ¡Qué boca grande que tienes abuelita! Fue la televisión la que logró llevar la cultura capitalista a ser constituida como sociedad del espectáculo global -donde la vida debe imperiosamente convertirse en un espectáculo[2]- trajo nuevas costumbres en la forma de ver cine.

6. lo que en principio fue una cinematográficas. Veamos la genealogía de cómo la forma en que se veía televisión en la casa cambió la vida dentro de los cines. Para ver este proceso debemos mirar cómo se fue transformando la cultura en Estados Unidos –cuya hegemonía la hace usina de la sociedad del espectáculo- en particular cómo se desarrolló la televisión y cómo esta cultura de la TV se fue expandiendo por todo el orbe.

7. Seguimos aquí las ideas de Raj Patel[3]. En los años 50 por cada nueve familias una solamente tenía televisor en sus casas, en los 60 nueve de cada diez familias tienen televisor. Esta revolución de la imagen: llevar el espectáculo al living de cada casa, transformó los ejes de la vida familiar

8. Seguimos aquí las ideas de Raj Patel[3]. En los años 50 por cada nueve familias una solamente tenía televisor en sus casas, en los 60 nueve de cada diez familias tienen televisor. Esta revolución de la imagen: llevar el espectáculo al living de cada casa, transformó los ejes de la vida familiar

9. Las familias rápidamente tomaron la costumbre de comer mientras se miraba una serie. Todos juntos miraban la pantalla mientras comían. Se pasó a un encuentro familiar dominado por la TV, pese a las recomendaciones de los especialistas que instaban a separar la cena de los programas de TV.

10. Esto fue ágilmente comprendido por la industria de la comida -venía de producir enormes cantidades de comida enlatada para las tropas que peleaban contra el nazismo- y que necesitaba imperiosamente, dado el volumen de negocios que implicó para la industria de la alimentación la guerra, abrir nuevos mercados.

11. ¡Qué manos más grandes que tienes, Abuelita! El cine preservó para sí la idea de lugar ritual dedicado a lo sagrado, que requería la concentración del espectador. Al comenzar la proyección se debía respetar la oscuridad para no romper la ceremonia colectiva, cada individuo concurría al cine para participar de una comunidad que enlazaba a los espectadores.

12. ¡No vayas a Las Vegas, Caperucita! Cada año se realiza en Las Vegas una convención -Cinemacom- de los propietarios de cadenas de proyección de cine de los EE. UU. En la misma se discuten las maneras de hacer más rentable el negocio. Allí se planteó el tema del uso de los celulares durante la función de cine. Dos propuestas fueron las más debatidas y las que parecen tener viabilidad en un futuro cercano. La presidente (Amy Miles) de la cadena de exhibición de películas más grande de EE. UU. promueve el uso de los celulares en el cine. Está convencida de que la relación hiperconectada entre los jóvenes y sus smartphones no tiene vuelta atrás y que se intensificará a medida que los aparatos se hagan más sofisticados quiere revisar las normas que prohíben su uso.

13. ¡Qué celular luminoso que tienes! Freud hablaba de los órganos auxiliares para referirse a los avances tecnológicos que el hombre se colocaba y que lo hacían sentir un dios, decía que le costaba acostumbrarse a las prótesis tecnológicas. Creemos que no es lo que ocurre con el celular.