Características de una persona humilde

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Características de una persona humilde por Mind Map: Características de una persona humilde

1. No sientes la necesidad de presumir Las personas humildes no necesitan jactarse de sus logros o pedir a otros que les presten atención. Ellos ya sienten que son suficientemente seguros de sí mismos y no desean tener siempre el foco puesto en ellos. Si puedes caminar por la vida sintiéndote seguro de tu propio camino y de tus logros sin necesidad de que otros te aprueben o te reconozcan, esa es una señal importante de que tienes una disposición humilde.

2. Pones a los demás antes de ti mismo Si constantemente te preocupas por los demás y quieres marcar una diferencia en sus vidas, probablemente seas una persona bastante humilde. Querer servir a los demás es un rasgo común de las personas humildes. Si te ofreces como voluntario para una organización benéfica en tu comunidad, trabajas con personas discapacitadas o desfavorecidas, o dedicas el trabajo de tu vida a impactar positivamente en los demás de alguna manera, debes considerarte un espíritu humilde.

3. Disfrutas haciendo felices a los demás Si pones a otras personas antes que a ti mismo, es probable que disfrutes poniendo una sonrisa en sus caras. Las personas ensimismadas tienden a pensar solo en lo que las beneficia, mientras que las personas humildes miran mucho más allá pensando en lo que puede beneficiar a todo el planeta. Disfrutan contribuyendo a un bien mayor y creen que su propósito radica en contribuir a las vidas de otros de una manera positiva. Si realmente amas alzar a los demás y ver que sus vidas mejoran progresivamente, es seguro decir que eres una persona humilde.

4. Ves a todos como iguales Las personas humildes no se ven a sí mismas como mejores o peores que nadie. De hecho, ni siquiera les preocupa tener que compararse con los demás; están demasiado ocupadas concentrándose en convertirse en lo mejor de sí mismos como para estar sintiéndose celosos por la situación de otra persona. E incluso si prestan atención a lo que hacen los demás, no se sienten amenazados o preocupados por sus acciones. Ellos animan a los demás y actúan como un jugador de un equipo. Las personas humildes no sienten la necesidad de compararse con otras personas, se sienten confiadas en su propio camino y se dan cuenta de que todos en la Tierra deben seguir sus propios corazones.