Marx Weber y su pensamiento sobre el trabajo.

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Marx Weber y su pensamiento sobre el trabajo. por Mind Map: Marx Weber y su pensamiento sobre el trabajo.

1. Desde la perspectiva de Max Weber, se inicia una noción del trabajo que va más allá de los principios religiosos y que descansará más tarde en el funcionamiento intrínseco de la razón capitalista.

1.1. (Acumulación de capital, la manufacturización, la división social del trabajo, el neoliberalismo, entre otros muchos aspectos)

2. Entiende que la historia de la humanidad no es precisamente racional y previsible por lo que no a investigársela como un todo

3. El científico deberá realizar su investigación libre de juicios de valor.

4. Entiende que es imposible establecer axiomas que puedan explicar en forma homogénea y universal el comportamiento humano. Estos compartimientos deben segmentarse para ser objeto de estudios o elección del científico.

5. Max Weber es considerado una de las grandes figuras intelectuales de los siglos XIX y XX. Mantuvo una incesante curiosidad por diversas disciplinas, como el derecho, la economía y la historia. Su trayectoria académica e intelectual le han situado como uno de los padres de la sociología. Uno de sus objetivos fue descubrir cuáles fueron las condiciones culturales que permitieron el desarrollo del capitalismo. Hoy su pensamiento mantiene sigue influyendo en multitud de disciplinas. Max Weber nació en Erfurt ciudad del Land alemán de Turingia, en 1864, en una familia burguesa adinerada. Desde pequeño mantuvo una vinculación con la política, ya que su padre había sido miembro del Parlamento alemán. Por ese motivo, fue frecuente para él encontrarse en su propia casa con las figuras más influyentes de la intelectualidad alemana de la época.

6. Al contrario que para los católicos, para los calvinistas la riqueza dependía de la predestinación divina a la que todo ser humano se encuentra sometido desde su nacimiento. Si todo estaba predestinado, la acumulación de riqueza no era más que la plasmación de la voluntad divina. Ello, a su vez, era una muestra de que individuo enriquecido había sido bendecido por la gracia de Dios. Ello tenía otras importantes implicaciones éticas personales, como que esa riqueza no debía usarse para el lujo o el disfrute personal, sino que debía servir para aumentar la propia fortuna. Esto explicaba, según Weber, el típico aspecto resignado y demacrado de los puritanos. Ya que incluso los que poseían riquezas, debían seguir trabajando y manteniendo una vida austera, para mayor gloria de Dios.

7. En definitiva, para Weber, todos los aspectos típicos de la mentalidad capitalista y burguesa están cargados de significado religioso protestante. Entre ellos, la laboriosidad, el celo, el rechazo al lujo y la adopción de una conducta rígida y metódica de la vida.