La pedagogía del amor y la ternura

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
La pedagogía del amor y la ternura por Mind Map: La pedagogía del amor y la ternura

1. La Pedagogía del Amor desde la acción del Docente

1.1. El docente reúne una determinada forma de hablar y de reaccionar con los estudiantes

1.1.1. Fomentando los valores cómo:

1.1.1.1. El amor, la ternura y comprensión de cada individualidad con sus características, necesidades, habilidades y destrezas de su alumnado.

1.2. El docente debe servir y educar con amor

1.3. Aceptación mutua docentes y estudiantes en un solo acto de aprendizaje y enseñanza común.

1.4. Según Muñoz (2013): “El amor se define entonces como el intenso deseo por la unión con otra persona, está asociado a un estado de profunda excitación emocional y fisiológica, al éxtasis y a la realización”(pág.266).

1.5. El docente debe ser el que motiva, orienta, tomando en cuenta sus pensamientos, creencias propias y el núcleo familiar

1.6. Permite al docente acompañar al estudiante de forma integral abarcando todas las etapas de proceso educativo, para afrontar la vida conforme a su dignidad

2. La Educación del amor y la ternura en las Escuelas

2.1. La escuela es un espacio en donde se genera los procesos de aprendizaje y enseñanza para la vida y para insertar buenos ciudadanos a la sociedad

2.2. La educación se forma desde la práctica del amor y la ternura propicia las condiciones ideales para ambientes sanos, cálido, humanos, amorosos

2.3. La escuela es un agente que propicia la interacción de los estudiantes con su entorno comunitario, en la cual aprende a valorar su realidad social y desarrollar el sentido de partencia.

2.4. La escuela es un espacio relaciones e interacciones de seres humanos, por lo cual debe plantearse en lo humano, espiritual, paz y amoroso.

2.4.1. Además debe fomentar la educación inclusiva, y romper con el lenguaje excluyente para tratar a los diferentes con sus diferencias en igualdad, atender la diversidad, enseñar a convivir con los demás.

2.5. El docente en práctica educativa aprenderá a enseñar desde la diversidad y pluriculturalidad, impulsando el respeto entre todos los participantes, generando así aulas y espacios pacíficos, de paz y de amor.

2.6. Desarrollar metodologías y pedagogías acorde a las necesidades de los estudiantes vinculados a una escuela con una realidad social y educativa

3. El Docente desde la perspectiva humanista

3.1. La educación primaria, los docentes poseen gran importancia dado el tiempo de interacción es más extenso y requiere más dedicación que el resto de los niveles de educación, en este nivel llegan a ser valorados por los estudiantes como su segundos padres o madre

3.2. De acuerdo con Pérez (2018): Estamos en la sociedad del conocimiento y hay un consenso generalizado a nivel mundial de que la educación es el medio fundamental para combatir la violencia, construir ciudadanía y lograr un desarrollo humano sustentable (párr. 2).

3.3. Es educador quien no ve en cada alumno la piedra tosca y desigual que vemos los demás, sino la obra de arte que se encuentra adentro, y entiende su misión como el que ayuda a limar las asperezas, a curar las magulladuras, el que contribuye a que aflore el ser maravilloso que todos llevamos en potencia.

3.4. El docente debe siempre fortalecer y potenciar su vocación, como el ámbito espiritual de su razón de ser.

3.5. El docente es una figura dentro del quehacer educativo que marca la pauta para que el proceso de enseñanza y aprendizaje no se alinee a una praxis mecánica, sino a una práctica humana, amoroso y con ternura, que el centro sea el reconocimiento y valoración del estudiante como seres humanos con sentimientos, valores, personalidad y conocimiento propios.

4. Reflexiones finales

4.1. Objetivo propiciar una formación integral y holística en los estudiantes, para alinear lo espiritual, académico, familiar y los valores en el proceso de enseñanza y aprendizaje en el aula, la escuela y la familia.

4.2. El docente debe valorar al estudiante como seres humanos y únicos en su personalidad, con apoyo a las habilidades, destrezas y potencialidades de cada alumno y actor educativo dentro del aula y la escuela.

4.3. Aún persiste el desinterés de aplicar el amor en el aula, por motivos personales del docente, sin embargo, a pesar de las diversidades existen profesores que dan el corazón en cada clase.