EDUCAR EN VALORES , EDUCAR POR LOS DERECHOS HUMANOS: LA REFLEXIÓN Y EL DIALOGO COMO ESTRATEGIAS M...

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
EDUCAR EN VALORES , EDUCAR POR LOS DERECHOS HUMANOS: LA REFLEXIÓN Y EL DIALOGO COMO ESTRATEGIAS MEDIADORAS PARA LA PREVENCIÓN Y RESOLCUION DE CONFLICTOS por Mind Map: EDUCAR EN VALORES , EDUCAR POR LOS DERECHOS HUMANOS: LA REFLEXIÓN Y EL DIALOGO COMO ESTRATEGIAS MEDIADORAS PARA LA PREVENCIÓN Y RESOLCUION DE CONFLICTOS

1. Bertold Bretch como símbolo de la dignidad humana, hay que hablar de valores y actuar conforme a ellos, ya que de ella depende nuestra manera de ver e interpretar el mundo y la cultura.

1.1. Los valores no tienen sólo ser, sino “valer”,

1.2. Los valores son autónomos, o dependen de preferencias e intereses para su forma,

1.3. Los valores son por naturaleza cualitativos,

1.4. Como la esencia de los valores, son siempre dinámicos y susceptibles de perfeccionamiento o mejora,

2. Se trata de enfrentar la situación con una visión holística, apoyando el bien común en términos de intereses personales en beneficio del mundo, donde todas las culturas y todas las personas sigan estándares establecidos. El principio aceptado por es el principio de los derechos humanos. Por tanto, desde un punto de vista axiomático, la ética del discurso profundiza y mejora esta visión, se retrata de forma interactiva en una búsqueda conjunta de verdad y justicia, y es factual. De hecho, el estándar es perfecto. Si todos los involucrados pueden aceptarlo luego de un diálogo democrático sobre este tema.

3. Para que el diálogo intersubjetivo imprescindible llegue a consensos, es imprescindible partir del disenso, o sea, de la posibilidad de contraste y entendimiento de las distintas posturas, su valoración crítica y la exposición pública de argumentos que permita a los actores sociales llegar a acuerdos racionales, fuera de medidas represoras o de coacción.

3.1. Falta de correspondencia con una norma común y reconocida.

3.2. Legitimidad de una norma.

3.3. Discusión de la identidad que el hablante se atribuye.

3.4. Crítica de la identidad auto atribuida por el sujeto; en este caso se corresponde a la realidad, o si el grupo considera que es real.

4. En sociedades como la nuestra, donde los valores hegemónicos se aplican de forma individual y dogmática, NO se discuten los derechos humanos y los actos contrarios a la dignidad humana, especialmente la columna vertebral de nuestra importante historia. Digno de restauración En el mundo de la educación, como acto de responsabilidad pública para nuestra autonomía moral. “radica precisamente en eso: en la capacidad de escoger el principio adecuado a cada caso y procurar darle la interpretación también más justa” (Camps, 1993, p. 72).

5. Requieren una profundización mayor desde su componente dialógico pues no podemos olvidar que para la ética discursiva el diálogo debe reunir unas condiciones para denominarse como tal

5.1. En el diálogo deben participar los afectados por la decisión final. Si es imposible que todos participen debe haber un representante para ellos.

5.2. Quien toma el diálogo en serio no ingresa en él convencido de que el interlocutor nada tiene que aportar, sino todo lo contrario. Está, pues, dispuesto a escucharle.

5.3. Quien dialoga en serio está preocupado por encontrar una solución justa y, por tanto, por entenderse con su interlocutor

5.4. Un diálogo serio exige, por tanto, que todos los interlocutores puedan expresar sus puntos de vista, aducir sus argumentos, replicar a otras intervenciones.

5.5. La decisión final, para ser justa, no debe atender a intereses individuales o grupales, sino a intereses universalizables, es decir, a los de todos los afectados