Generalidades del pensamiento

Tarea integradora de Propedéutico

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Generalidades del pensamiento por Mind Map: Generalidades del pensamiento

1. ¿Es posible aprender a pensar?

1.1. Las habilidades de pensamiento son prioridad y reto en la educación, respondiendo a las exigencias de un mundo en constante cambio que demanda conocimientos, habilidades y actitudes para conseguir un pensamiento lógico, crítico y creativo que permita la adquisición de conocimientos, la resolución de problemas y una actitud abierta al aprendizaje continuo para la autoformación durante la vida.

1.2. Cuando hablamos de pensar, ¿a qué tipo de pensamiento nos referimos? y ¿Qué entendemos por pensar? La palabra “pensar”se emplea con distintas acepciones dependiendo del contexto y del propósito con el que se use. En unos casos es pedir analizar, reflexionar, argumentar o justificar con argumentos una afirmación; en otros es pedir que se recuerde algo.

1.3. Aprender a pensar es útil para:

1.3.1. ➢ Tomar decisiones

1.3.2. ➢ Asumir prioridades

1.3.3. ➢ Buscar alternativas a situaciones

1.3.4. ➢ Valorar distintos puntos de vista

1.3.5. ➢ Opinar sobre alguna situación

1.3.6. ➢ Resolver problemas

1.3.7. ➢ Asumir iniciativas

1.3.8. ➢ Colaborar con equipos

1.3.9. ➢ Definir cómo se hace algo

1.3.10. ➢ Comunicar de manera efectiva y eficaz

1.3.11. ➢ Generar nuevas opciones

2. Hábitos de estudio

2.1. Los hábitos son conductas que las personas aprenden por repetición. Se tienen hábitos buenos y malos en relación con la salud, la alimentación y el estudio, entre otros. Los buenos hábitos, sin duda, ayudan a los individuos a conseguir sus metas siempre y cuando estos sean trabajados en forma adecuada durante las diferentes etapas de la vida. El hábito, es el conjunto de las 15 costumbres y las maneras de percibir, sentir, juzgar, decidir y pensar (Perrenoud, 1996)

2.2. Los hábitos son factores poderosos en la vida de las personas. Dado que se trata de pautas consistentes, a menudo inconscientes, de modo constante y cotidiano expresan el carácter y generan nuestra efectividad o inefectividad. El hábito requiere de tres elementos para ponerlo en acción:

2.2.1. a) El conocimiento

2.2.2. b) Las capacidades

2.2.3. c) El deseo (Covey, 2009)

3. Las fuentes de información y comunicación

3.1. Cuando hablamos de fuentes de información nos estamos refiriendo a un conjunto organizado de datos útiles que nos permitirán el desarrollo y el conocimiento de los temas específicos; algunos autores dividen las fuentes de información en: fuentes formales y fuentes informales.

3.1.1. Fuentes formales: Las fuentes formales podemos señalar en el ambiente universitario

3.1.1.1. Las bibliotecas, unas son especializadas y otras generales.

3.1.1.2. Las hemerotecas, son salas de lectura o préstamo de revistas y periódicos.

3.1.1.3. Videotecas y audiotecas, son las salas destinadas al conjunto de vídeos y audiocasetes educativos, con el mismo fin de ayuda a los usuarios.

3.1.1.4. Los archivos de instituciones públicas y privadas de interés más especializados y que pueden ser históricos, notariales, parroquiales, entre otras.

3.1.1.5. Los museos, históricos, arqueológicos, pictóricos, de cerámica, de ciencias naturales, cartográficos, numismáticos, de armas, entre otras.

3.1.1.6. Los centros de documentación bibliográfica, donde nos pueden proporcionar la bibliografía existente sobre determinados temas que nos interesan.

3.1.1.7. Actividades de carácter universitario, como foros, seminarios, conferencias, entre otras.

3.1.2. Fuentes Informales: Entre las fuentes de carácter informal podemos señalar todo el ambiente que nos rodea, desde el propio trabajo intelectual, como los apuntes recogidos y la elaboración de fichas; al propio medio profesional, o al grupo de compañeros o amigos y familia, entre otras: podríamos decir, que el entorno educativo, o lo que otros autores consideran como la ciudad educativa.