La privacidad como mayor expresión de la libertad individual es una esfera inviolable, la cual al...

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
La privacidad como mayor expresión de la libertad individual es una esfera inviolable, la cual al ser traspasada por el intervencionismo estatal no es más que un disfraz que encubre el despotismo. por Mind Map: La privacidad como mayor expresión de la libertad individual es una esfera inviolable, la cual al ser traspasada por el intervencionismo estatal  no es más que un disfraz que encubre el despotismo.

1. “En una sociedad en la que se aceptan universalmente los mismos objetivos los problemas solo pueden ser medios, solucionables todos con métodos técnicos. Seria una sociedad en la que la vida interior del hombre, la imaginación moral, espiritual y estética, ya no hablaría. ¿Se debería destruir a hombres y mujeres y esclavizar sociedades para conseguir eso? Las utopías tienen su valor (nada expande tan maravillosamente como ellas los horizontes imaginativos de las potencialidades humanas), pero como guías a seguir pueden resultar literalmente fatales.” (Berlín, 2002: pág. 57)

1.1. La privacidad es indispensable en la formación como ser humano, la cual permite el desarrollo de los diversos pensamientos y formas de vida con los cuales establece sus objetivos de vida. Al momento del Estado transgredir tal privacidad implica una coacción, ya que lo que pretende es entrar a modificar los fines de los hombres acorde a los que el Estado considera son los que deben seguir toda persona, es decir, entra a imponer una forma de vida universal eliminando la libertad individual sin importarle lo perjudicial que pueda ser, ya que éste proceder del Estado sacrifica la autonomía que es inherente al hombre.

1.2. Berlín, I. (2002). La persecución del ideal. En El fuste torcido de la humanidad (págs. 37 - 63). Barcelona: Península.

2. “Los ciudadanos poseen derechos individuales independientes de toda autoridad social o política, y cualquier autoridad que viole esos derechos es ilegítima. Los derechos de los ciudadanos son: la libertad individual, la libertad religiosa, la libertad de opinión, que comprende el derecho a su libre difusión, el disfrute de la propiedad, la garantía contra todo acto arbitrario. Ninguna autoridad puede atentar a esos derechos sin renunciar a su propio título.” (Constant, 1970: pág. 14)

2.1. Como derecho a un mínimo de libertad individual y privacidad, el Estado que transgrede tal derecho que se supone debe cumplir y hacer valer, cae en un abuso de poder, ya que, falta a las normas a las cuales él mismo está sometido, obrando con arbitrariedad que lo único que genera es la opresión de su pueblo.

2.1.1. FUENTE 1

2.1.2. FUENTE 2

2.1.3. FUENTE 3

2.2. Constant, B. (1970). Principios de Política. Madrid: Aguilar.

3. “Dicha libertad es, en efecto, el objeto de toda asociación humana; sobre ella reposa la moral pública y privada; sobre ella descansan los cálculos de la industria; sin ella no hay para los hombres, paz, dignidad, ni dicha. La arbitrariedad destruye la moral, porque no hay moral sin seguridad, no es posible ninguna dulce afección sin la certeza de que los objetos de tal afección descansan seguros bajo la égida de su inocencia. Cuando la arbitrariedad ataca sin escrúpulo a un hombre que le es sospechoso, no persigue a un individuo aislado, sino a la nación entera, a quien primero menosprecia y después degrada.”(Constant, 1970: pág. 156)

3.1. Como objeto de la asociación humana convertida en Estado, busca le sean garantizados unos mínimos esenciales a cada una de las partes que conforman la colectividad con el fin de contribuir al bienestar de aquellos asociados, entre esos mínimos se encuentra la garantía a una esfera íntima que no será traspasada por ninguno de sus integrantes; por lo tanto, el Estado al permitir que se salten las barreras que tiene todo sujeto de no ser intervenido, deja de cumplir con la esencia por lo que fue establecido, incurriendo así en una arbitrariedad que atenta contra su propia nación.

3.2. Constant, B. (1970). Principios de Política. Madrid: Aguilar.

4. “Cada cosa es lo que es: la libertad es libertad, y no igualdad, equidad, justicia, cultura, felicidad humana o una conciencia tranquila. Si mi libertad, o la de mi clase o nación, depende de la miseria de un gran número de seres humanos, el sistema que promueve esto es injusto e inmoral. Pero si reduzco o pierdo mi libertad al objeto de atenuar mi vergüenza ante tal igualdad, y con ello no aumento sustantivamente la libertad individual de otros, se produce de manera absoluta una perdida de libertad. Puede que esta se compense con una ganancia en justicia, felicidad o paz, pero esa pérdida queda. Se confunden valores cuando se dice que si tiro por la borda mi libertad individual, <<liberal>> aumenta otro tipo de libertad -<<social>> o <<económica>>” (Berlín, 2012: pág. 211 – 212)

4.1. Debido a los diversos fines de los hombres, tratar de unificarlos implica que sea impuesto un fin por encima de los demás, para lograrlo necesita de sacrificio por parte de aquellos que no coincidan con tal fin impuesto. En este sentido, el Estado que viene a interponer su voluntad, bajo el pretexto de alcanzar el bien colectivo, ignora y elimina los fines individuales de sus ciudadanos, generando con esto, no precisamente la seguridad estatal y social, sino por el contrario, la intranquilidad en sus ciudadanos de saber que no serán fines en sí mismos sino que se convertirán en medios para los fines del Estado, debido a que para querer solucionar los problemas sociales entra a eliminar mi libertad.

4.2. Berlín, I. (2012). Sobre la libertad. (H. Hardy, Ed.) Madrid: Alianza