Pensamiento Politico

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
Pensamiento Politico por Mind Map: Pensamiento Politico

1. atravez de la historia

1.1. platon

1.1.1. TEORÍA DEL ESTADO PENSAMIENTO POLÍTICO DE PLATONEl Estado ideal, según Platón, se compone de tres clases. La estructura económica delEstado reposa en la clase de los comerciantes. La seguridad, en los militares, y elliderazgo político es asumido por los reyes-filósofos. La clase de una persona vienedeterminada por un proceso educativo que empieza en el nacimiento y continúa hasta queesa persona ha alcanzado el máximo grado de educación compatible con sus intereses yhabilidades. Los que completan todo el proceso educacional se convierten en reyes-filósofos. Son aquellos cuyas mentes se han desarrollado tanto que son capaces deentender las ideas y, por lo tanto, toman las decisiones más sabias. En realidad, el sistemaeducacional ideal de Platón está, ante todo, estructurado para producir reyes-filósofos

1.2. Aristoteles

1.2.1. Sócrates fue obediente con respecto a las leyes de Atenas, pero en general evitaba la política, refrenado por lo que él llamaba una advertencia divina. Creía que había recibido una llamada para ejercer la filosofía y que podría servir mejor a su país dedicándose a la enseñanza y persuadiendo a los atenienses para que hicieran examen de conciencia y se ocuparan de su alma. No escribió ningún libro ni tampoco fundó una escuela regular de filosofía

2. clasificacion

2.1. antigua

2.1.1. El pensamiento político como todo pensamiento es una capacidad humana, y en este caso exclusiva de este animal racional, al que además Aristóteles calificó de animal político, portador de ciertas habilidades del pensamiento como la de percibir el bien y el mal, distinguirlos, formar ideas, y expresarlas lingüística-mente. Eso es en esencia el pensamiento político, el del hombre que vive en sociedad, conformada en un Estado, y busca para él, la mejor forma de gobierno y administración para lograr el bien común. Platón y Aristóteles toman como población de estudio la Ciudad-Estado o polis, entendida en términos de un territorio pequeño habitado por una comunidad dominante de ciudadanos libres y poseedores de bienes materiales y virtudes, que descansa sobre el trabajo de artesanos y esclavos. La ciudad existe, en tanto la existencia política. La ley es la esencia de toda igualdad o derecho, "dike"; es el fundamento en última instancia. La justicia constituyen la esencia de la polis, "la libertad corresponde así a la naturaleza de la polis. Por ello precisamente para el griego de la época de Solón– como también para los griegos posteriores, la libertad es ante todo, libertad política y no resulta, en general, pensable por fuera de la polis"[1] Estos grandes pensadores asumieron su posición política ante los acontecimientos cotidianos en los que transcurrieron sus vidas, a pesar de sus visiones diferentes. Lo hicieron desde un mismo escenario pero asumiendo enfoques y prácticas ideo-políticas diferentes o distintas. La teoría del punto medio es válida tanto para Platón como para Aristóteles. Platón con su concepción de un Estado comunalista excluyente, en tanto el privilegio del comunalismo es de los gobernantes o verdaderos guardianes de la polis. Aristóteles con su proyecto de Estado mixto o moderado democrático–oligárquico, denominado República, intenta contrarrestar la agonía de la Ciudad–Estado. Desde la perspectiva de los objetivos, la República y la política son semejantes, así los mecanismos e instrumentos para llegar al ideal propuesto sean diferentes. En últimas se trata de dos proyectos de Estado y Gobierno: La democracia como proyecto ético–político platónico y la democracia moderada de Aristóteles. Jean Touchard en su tratado de Ideas Políticas dice que: "Platón funda la política deduciéndola de la justicia y no ciertamente como descripción objetiva de los fenómenos políticos, sino como estudio normativo de los principios teóricos del gobierno de los hombres".

2.2. media

2.2.1. "Para todo pensamiento occidental, ignorar su Edad Media es ignorarse a sí mismo". Estas palabras del maestro È. Gilson no sólo siguen siendo válidas hoy en día sino que nos alertan de la imposibilidad de desembarazarnos de nuestra historia renegando de ella, "del mismo modo que un hombre no se deshace de su vida anterior por el hecho de olvidar su pasado". La Edad Media es un pasado viviente y presente en nosotros; lo es en múltiples campos y lo es, desde luego, en el ámbito político: en palabras de Walter Ullmann, "prescindiendo de pequeñeces sin importancia, el período medieval, en el que, por lo menos en el Occidente, surgieron lo que modernamente entendemos por ideas políticas, es el período del aprendizaje, la pubertad y la adolescencia de Europa". Como bien sabemos, temas y problemas fundamentales para los valores y la política contemporánea, tales como la relación entre política y religión, la soberanía del Estado, el origen popular del poder, la propiedad, el poder legal y la justicia, el deber de obedecer y otros muchos fueron tratados en profundidad durante este período. Todo el horizonte del pensamiento político medieval, desde San Agustín a Nicolás de Cusa, es objeto de riguroso estudio en las nueve conferencias que vertebran el libro. Junto a estas ponencias, más de cuarenta comunicaciones explicitan aspectos de gran interés relacionados, fundamentalmente, con el pensamiento político medieval

2.3. moderna

2.3.1. El origen del pensamiento político moderno debemos buscarlo en la figura de Nicolas Maquiavelo, defensor de la creación del Estado Moderno. Para este autor, el Estado había surgido porque ofrecía a los hombres la seguridad que necesitaban. Para Maquiavelo el fin justifica los medios, lo que se aplicaba a las relaciones internacionales y al objetivo que debía primar en los diferentes gobernantes, dotar a su pueblo de un gobierno fuerte o lo que en la época se traducía en la monarquía autoritaria. Por otra parte y de forma paralela a esta corriente de pensamiento se desarrolló el Humanismo cristiano. Erasmo de Rotterdam prefería la elección del soberano a la herencia o concebía la República Cristiana como una federación de Estados independientes. Para Tomas Moro, el papel del Estado debía limitarse a la administración y dirección de la economía. En España, la doctrina política que predominó durante los reinados de Carlos V y Felipe II fue la de la monarquía universal o Universitas Christiana, concepto de origen medieval que unía al Papa y al Emperador en un intento de unir a la cristiandad. A finales del siglo XVI se desarrollaron ricas corrientes teóricas en filosofía política: Bodin fue defensor del absolutismo laico y radical ya que defendía la monarquía absoluta como mejor forma de gobierno pero consideraba lícita la desobediencia al soberano que actuase contra la ley natural. Por su parte, el español Francisco Suárez afirmaba que si el Estado existía era por voluntad de los individuos por lo que éstos tenían el derecho de escoger su forma de gobierno

3. frases de reflexion

3.1. "La política es el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa"

3.2. "Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo"

3.3. "La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema"

3.4. "La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos"

4. inicios

4.1. Esta es una Historia comienza su camino en la Grecia antigua porque en Grecia comienza la Historia del Pensamiento Político. Necesariamente hay ideas políticas en los Imperios del Medio y Extremo Oriente. Pero la verdad es que esas manifestaciones orientales nos interesan menos porque son ideas menos elaboradas y porque no está en ellas el antecedente de nuestro pensamiento. La obra estudia los autores y corrientes de la Grecia clásica, precedida de una larga introducción en la que trata de desvelar cuáles son las claves generales del pensamiento griego, aquellas que los autores, precisamente por ser de todos conocidas entonces, no explican. Aunque la contribución de Roma al pensamiento político no tiene el alcance de la de Grecia, es necesario estudiarla no solamente por razones de erudición sino porque Roma nos da el gran ejemplo de la construcción de una forma política duradera. La reflexión sobre este hecho es el tema central de esta parte. Finalmente, los primeros siglos del Cristianismo forman parte también del mundo antiguo, aunque es verdad que esta religión trae un gran contenido de novedad que dará sus frutos más adelante. Estas novedades del Cristianismo son el eje de la tercera parte de este volumen de 294 páginas cuyo índice ofrecemos a continuación

5. COMENTARIO