Introducción A Los Sacramentos

Get Started. It's Free
or sign up with your email address
Rocket clouds
Introducción A Los Sacramentos by Mind Map: Introducción A Los Sacramentos

1. ¿Qué es un sacramento cristiano?

1.1. Signo

1.1.1. El signo, remite a otra realidad de la cual luego no participa; por ejemplo, un tenedor es signo de comida, pero no es símbolo de comida, ya que no puedo comer el tenedor.

1.2. Simbolo

1.2.1. El símbolo contiene la realidad que significa porque participa de la materialidad del primer significado y, como mediador, es realidad contenida, pero no agotada; participa, pero no se agota porque la realidad trascendente siempre es mayor que la realidad significante.

1.2.2. Desde la antropología filosófica se ha definido al hombre como homo simbolicum. Ernest Cassirer dice que, “en lugar de definir al hombre como ser racional, hay que definirlo como un animal simbólico”. El hombre mismo es símbolo porque su espíritu se hace presente en la materia del cuerpo, y él tiene acceso a la realidad a través del símbolo.

1.2.3. Los sacramentos son una “eclosión simbólica privilegiada” de la gracia de Dios presente en el mundo y en la vida de los hombres. Esa gracia, que está silenciosa, difuminada, difusa, callada… es ofrecida al hombre y acogida por él en la celebración de cada uno de los siete sacramentos. El mundo es el primer vestigio de la Encarnación; todo se hizo por él; la Teología sacramental comienza hablando del mundo como una realidad tocada, salvada por Dios.

1.3. Sensible

1.3.1. Es decir que se capta por medio de los sentidos

1.4. Eficaz

1.4.1. Los sacramentos son eficaces ex opere operato («por el hecho mismo de que la acción sacramental se realiza»), porque es Cristo quien actúa en ellos y quien da la gracia que significan, independientemente de la santidad personal del ministro. Sin embargo, los frutos de los sacramentos dependen también de las disposiciones del que los recibe.

1.5. De La Gracia

1.5.1. La gracia sacramental es la gracia del Espíritu Santo, dada por Cristo y propia de cada sacramento. Esta gracia ayuda al fiel en su camino de santidad, y también a la Iglesia en su crecimiento de caridad y testimonio.

1.6. Instituidos por Cristo

1.6.1. Los sacramentos no fueron dados plenamente intituidos, sino como abiertos a una determinación posterior.

1.6.2. Los sacramentos como hoy dia los entendemos, han sido el fruto de un proceso largo bajo la guia del Espíritu Santo.

1.6.3. La Iglesia desde el principio comprendió que los sacramentos no son una creación propia, sino que le han sido dados y tal modo que no es ella la que puede disponer de las fuentes de la gracias,sino que las pone a disposición de los hombre.

1.7. A través de los cuales se nos otorga la vida divina.

1.7.1. El fin último de los sacramentos es la participación del Amor de Dios y "hacernos consortes de su naturaleza divina" (DV 2)

2. Marco de comprensión de la Sacramentología Fundamental

2.1. Definición

2.1.1. Por “Teología sacramental” se entiende la reflexión que se ocupa del evento sacramental, es decir, sobre cómo actúa Dios sacramentalmente, cómo regala y comunica Dios su gracia, su salvación, a los hombres. En cuanto teología, trata de comprender el evento especial de la gracia de Dios, de su acción salvadora.

2.2. Problemáticas actuales

2.2.1. El abstraccionismo

2.2.1.1. el abstraccionismo consiste en abstraer al sacramento delMisterio central que lo constituye: el de la Muerte y Resurrección de Cristo. Nace del discurso teológico tradicional, que solía insistir enla verdad sacramental sin relacionarla, de manera debida, al Evento que la sostiene.

2.2.2. La concentración

2.2.2.1. Llamamos "concentración" a la atención concentrada en un único acto del ritosacramental (el que se conecta directamente a la materia y la forma),subestimando o soslayando los demás. De esta manera, se ha debilitado la experiencia completa y total del sacramento, disminuido su fruto en la vida real del cristiano, restringido el simbolismo sacramental y empobrecido el simbolismo litúrgico,convirtiendo, a menudo, a este último artificial y trivial, desarraigado del misterio pascual.

2.2.3. La desintegración

2.2.3.1. se refiere al problema y al peligro de resquebrajar la unidad indivisible de los valores de base de cada sacramento: Gracia-Naturaleza-Iglesia. Así pues, los sacramentos no son "magia" ni mecanicidad, sino encuentro de laacción de Dios-libre y de la respuesta del hombre-libre. Los sacramentos soneficaces sólo cuando encuentran la libertad humana. Pero también la respuesta libredel hombre es un don de la gracia.

2.2.4. La secularización

2.2.4.1. La secularización se propone enfrentar los errores que nacen de la falta de claridad en la distinción entre las dos esferas: la de lo "Sagrado" y la de lo "secular". por falta de claridad en la distinción entre el ámbito de lo "sagrado" y de lo "secular", no sólo ha penetrado la secularización en la vida sacramental, sino que ha tenido influencia también en todo el ambiente y la atmósfera litúrgica, y, por consiguiente, los sacramentos han perdido una parte de su sacralidad y, de cierta alguna, se han secularizado.

3. La Teología Sacramental en la Reflexión Sistemática

3.1. La experiencia y sus mediaciones

3.1.1. experiencia quiere decir trato directo, con los hombres o con las cosas, encuentro con personas o realidades que irrupen y nos afectan.

3.1.2. Amor, amistad, rechazo, son experiencias humanas comunes a todos, pero que cada uno vive de manera peculiar.

3.1.3. El sacramento no es un gesto ritual ajeno a la experiencia cristiana que vive el creyente, sino que brota de esa experiencia y revierte sobre ella para potenciarla y enriquecerla. (Castillo J.M.)

3.1.4. Jesucristo es el unico mediador entre y Padre y los hombre, Él es el sacramento del Padre, es el rostro divino del hombre y rostro humano de Dios.

3.1.5. La Iglesia es sacramento de Cristo, que movida por la acción del Espíritu Santo lleva a plenitud la misión salvífica de Cristo.

3.1.6. Partiendo de la definición de la Iglesia como sacramento original, un sacramento es un acto salvífico personal del mismo Cristo celestial, en forma de manifestación visible de un acto funcional de la Iglesia; en otras palabras, la actividad salvífica de Cristo en forma manifestativa de un acto eclesial. (E. Schillebeeckx, Cristo, sacramento, 69).

3.1.7. La función del símbolo es la mediación. El símbolo une, realiza un pacto, una alianza… es la acción resultante de una relación. El símbolo es la unión entre dos partes, un primer significante y un segundo significante. El símbolo es fruto de una mediación; y por esa mediación contiene lo que significa.

3.1.8. El vehículo sacramental es la narración, y precisamente en la Palabra de Dios se descubre la experiencia encarnacional del Verbo, que se encarna en la realidad de las personas y los diferentes momentos donde Dios se manifiesta significante en lo cotidiano, en lo sencillo, en lo familiar, en sufrido, en lo afectivo, en lo relacional, es decir en el ENCUENTRO con lo demás, con los demás, con sigo mismo y la manera en que ello se convierte en signo de Dios, por decirlo de otra forma, en un sacramento, “l.el cual es, por esencia, evocación de un pasado y de un futuro vividos en un presente”. ( Boff L.).

3.1.9. «Los sacramentos son actos de todo el cuerpo místico de Cristo y de su Iglesia. En el sentido de que son actos de Cristo en y por su Iglesia, Cristo desempeña un papel activo en los sacramentos junto con su «pueblo de Dios» ya realizado en el mundo». (E. Schillebeeckx, Cristo, sacramento, 83. )

3.2. Sacramentos humanos

3.2.1. Lo cotidiano está lleno de sacramentos. En la arqueología de lo cotidiano crecen los sacramentos vivos, vividos y verdaderos. Es el vaso de mi familia; la polenta que hacía mi madre; la última colilla del cigarrillo de picadura dejado por mi padre con todo cariño; la vieja mesa de trabajo; una gruesa vela de Navidad.

3.2.2. El hombre es capaz de leer los mensajes que Dios escribe en el mundo para decirnos cuanto nos ama, las obras de la creación son signos que contienen en sí una manera hermosa que manifiesta la bondad de Dios y que también revela el llamado especial que hace al hombre para ser “consorte de su naturaleza divina” (DV2).

3.2.3. Los sacramentos son el recuerdo, la memoria, actualización y el signo perenne de que el hombre, así sea moderno, es un ser sacramental, ya que él, por un lado en la vida sacramental es inmerso en el misterio de Dios, lo conoce, pero por otro lo manifiesta y lo da a conocer.

3.3. Sacramentales.

3.3.1. Se llaman sacramentales los signos sagrados instituidos por la Iglesia cuyo fin es preparar a los hombres para recibir el fruto de los sacramentos y santificar las diversas circunstancias de la vida. CIC 1677

3.3.2. Entre los sacramentales, las bendiciones ocupan un lugar importante. Comprenden a la vez la alabanza de Dios por sus obras y sus dones, y la intercesión de la Iglesia para que los hombres puedan hacer uso de los dones de Dios según el espíritu de los Evangelios. CIC 1678

3.3.3. Además de la liturgia, la vida cristiana se nutre de formas variadas de piedad popular, enraizadas en las distintas culturas. Esclareciéndolas a la luz de la fe, la Iglesia favorece aquellas formas de religiosidad popular que expresan mejor un sentido evangélico y una sabiduría humana, y que enriquecen la vida cristiana. CIC 1679

3.4. Religiosidad Universal

3.4.1. Dentro de la sociedad o religión, se fijan algunos simbolos para manifestar determinadas experiencias.

3.4.2. En las sociedades humanas hay ritos sacramentales, ya que se crean maneras comunes de celebrar en comunidad diferentes acontecimientos significativos.

3.4.3. diferentes religiones practican sus ritos en el ámbito de la oración y los sacrificios.

3.4.4. En esto se manifiesta su adhesión y entrega a una divinidad.

4. Sacramentos de la Iglesia

4.1. Son 7

4.1.1. Por qué?

4.1.1.1. En tosas las culturas antiguas, incluida la Biblia, el siete era el numero de la perfección y de la totalidad, de la plenitud acabada y perfecta ( san Agustín), de la universalidad (santo Tomás), el numero que une lo par e impar, lo cerrado y lo abierto, lo visible y lo invisible: de tal modo, es símbolo de lo sacramental. Con el transcurrir del tiempo, los siete sacramentos fueron considerados como el símbolo de la plenitud de la vida y de la acción de Dios sobre los fieles, cuya vida quedaba envuelta en el amor y en la gracia.

4.1.1.2. Según Santo Tomás solo debería existir un sacramento, Jesús, pero él se sirvió de diversos instrumentos para actuar su gracia.

4.1.1.3. De la reflexión teológica, paso a ser parte del magisterio: Letrán (1215), el Lyon (1274) y el de Florencia (1439), pero fue El concilio de Trento (1547) el que definió solemnemente que los sacramentos de la nueva ley son 7.

4.1.1.4. A ese número se llegó por la conciencia que la Iglesia, como un organismo que crece y se desarrolla, fue tomando a lo largo de los siglos hasta llegar a su perfección.

4.1.1.5. Los siete sacramentos corresponden a la santificación del hombre en sus diferentes etapas.

4.1.1.5.1. El bautismo correponde al nacimiento, la confirmación al crecimiento, la eucaristía al alimento que sostiene la vida, el confesión y la unción a la enfermedad, el matrimonio y el orden al servicio y ejercicio de la caridad.

4.1.2. Bautismo: “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28,19)

4.1.3. Confirmación: “Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaria había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo”. (He 8, 14-17).

4.1.4. Eucaristía: “Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: «Tomad, comed, éste es mi cuerpo.» Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: «Bebed de ella todos, porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados»”. (Mc 19,3-6; Mt 26, 26-28).

4.1.5. Penitencia: “Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos”. (Jn 20, 22-23).

4.1.6. Orden sacerdotal: “Tomó luego pan, y, dadas las gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío”. (Lc 22, 19; 1 Cor 11, 24-25).

4.1.7. Matrimonio: “El respondió: ¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne? De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre”. (Mt 19, 4-6).

4.1.8. Unción de los enfermos: “¿Está enfermo alguno entre vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor. Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados”. (Mc 6, 13).

4.2. Materia y Forma

4.2.1. Materia: es algo sensible y visible, que se ve o se toca (agua, aceite, vino, pan, manos que se imponen).

4.2.2. Forma: algo invisible, que no se ve ni se toca, son las palabras que se pronuncian sobre la materia que le dan un sentido pleno.

4.2.3. Bautismo: La materia es el agua y la forma son las palabras pronunciadas por el ministro: Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Confirmación: la materia es el crisma sobre la frente, que se hace con la imposición de las manos; la forma son las palabras que el ministro pronuncia en el momento de la unción: “Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo”. Unción de los enfermos: La materia es la unción con el aceite y la imposición de las manos; la forma son las palabras pronunciadas en ese momento: “Por esta santa unción y por su bondadosa misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo. Amen. Para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad. Amen”. Orden sagrado: la materia es la imposisción de las manos, la forma las palabras del obispo: “Te pedimos, Padre todo poderoso, que confieras a estos siervos tuyos la dignidad del presbiterado...” Eucaristía: La materia es el pan y el vino, la forma las palabras de consagración. Penitencia: cuasi materia serian los actos del penitente (confesión, contrición, satisfacción), la forma las palabras de absolución del sacerdote. Matrimonio: La materia es el ofrecimiento que cada uno de los esposos hace de su propio cuerpo, la forma sería la aceptación de ese ofrecimiento hecho por cada uno.

5. Jaime Barrera Cuesta