CLASIFICACIÓN DE TRASTORNOS DE INFANCIA Y ADOLESCENCIA

Unidad 2- Tarea 2 -Trastornos de la Niñez y la Adolescencia_ Ligia Tamayo_

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
CLASIFICACIÓN DE TRASTORNOS DE INFANCIA Y ADOLESCENCIA por Mind Map: CLASIFICACIÓN DE TRASTORNOS DE INFANCIA Y ADOLESCENCIA

1. Retraso mental (f70)-(F79)

1.1. Las características principales del retraso mental es un capacidad intelectual general significativamente inferior al promedio

1.1.1. CRITERIO A

1.1.1.1. se acompaña de limitaciones significativas de la actividad adaptativa propia de por lo menos dos de las siguientes areas de habilidades como: comunicación cuidado de si mismo habilidades sociales entre otros

1.1.2. CRITERIO B

1.1.2.1. Su inicio debe de ser anterior a los 18 años de edad

1.1.3. CRITERIO C

1.1.3.1. el retraso mental tiene diferentes etiologias y puede ser considerado como la vía final común de varios procesos patológicos que afectan el funcionamiento del sistema nerviosos central

1.2. (F70) Retraso Mental Leve

1.2.1. este tipo de retraso es equivalente a las lineas generales a los que se consideran en la categoría pedagógica como educable.

1.2.2. causas

1.2.2.1. Infecciones

1.2.2.2. Anomalías cromosómicas

1.2.2.3. Ambientales

1.2.2.4. Metabólicas

1.2.2.5. Nutricionales

1.2.2.6. Tóxicas

1.2.2.7. Traumatismos

1.2.2.8. Inexplicables

1.2.3. síntomas

1.2.3.1. Algunos niños con discapacidad intelectual presentan anomalías evidentes al nacer o poco después.Dichas anomalías pueden ser físicas neurológicas,e incluyen características faciales inhabituales, tamaño de la cabeza muy grande o muy pequeño, malformaciones en las manos o en los pies y otras anomalías diversas. A veces estos niños tienen un aspecto normal pero presentan otros signos de enfermedad grave, como convulsiones, letargo, vómitos, olor anómalo de la orina y trastornos en la alimentación y en el crecimiento normal.

1.2.4. consecuencias

1.2.4.1. puede presentarse como consecuencia en general dificultades emocionales, sociales o comportamentales como por ejemplo: la educación de sus hijos o dificultades para integrarse.

1.3. (F71) Retraso mental moderado

1.3.1. el retraso mental moderado equivale aproximadamente a la categoría pedagógica de adistrable, este grupo constituye al rededor de 10% de toda la población con retraso mental.

1.3.2. causas

1.3.2.1. Origen Prenatal

1.3.2.1.1. anomalías Cromosomicas

1.3.2.1.2. errores congénitos del metabolismo

1.3.2.1.3. Malformaciones cerebrales

1.3.2.1.4. fetopatias, traumatismos, intoxicación.

1.3.2.1.5. Infecciones (rubeola entre otras)

1.3.2.1.6. Malnutrición grave

1.3.2.2. Origen Perinatal

1.3.2.2.1. Encefalopatia Hipoxica

1.3.2.2.2. Prematuridad

1.3.2.2.3. Encepalopatia hemorragica

1.3.2.2.4. Encefalopatia bilirrubinica

1.3.2.2.5. Traumatismo craneal

1.3.2.2.6. Encefalopatia Infecciosas

1.3.2.3. Origen Posnatal

1.3.2.3.1. Encefalopatia Hipoxica

1.3.2.3.2. Errores del metabolismo

1.3.2.3.3. Traumatismos craneoncefalicos graves

1.3.2.3.4. Encefalopatias epilépticas

1.3.2.3.5. Infecciones intracraneales

1.3.2.3.6. Intoxicaciones

1.3.2.3.7. Malnutrición grave

1.3.3. síntomas

1.3.3.1. -Falta o retraso del desarrollo de habilidades motoras, destrezas del lenguaje y habilidades de autoayuda -Insuficiencia para crecer intelectualmente o comportamiento infantil continuado. -Falta de curiosidad. -Problemas para mantenerse al día en la escuela.

1.3.4. consecuencias

1.3.4.1. sus dificultades para reconocer las convenciones sociales puede interferir las relaciones con otros individuos.

1.4. (F72) Retraso mental severo

1.4.1. el grupo de personas con retraso mental grave incluye de 3-4% de individuos con retraso mental, durante los primeros años dela niñez adquieren un lenguaje comunicativo, escaso o nulo.

1.4.2. Causa

1.4.2.1. Origen Prenatal

1.4.2.1.1. anomalías Cromosomicas

1.4.2.1.2. errores congénitos del metabolismo

1.4.2.1.3. Malformaciones cerebrales

1.4.2.1.4. fetopatias, traumatismos, intoxicación.

1.4.2.1.5. Infecciones (rubeola entre otras)

1.4.2.1.6. Malnutrición grave

1.4.2.2. Origen Perinatal

1.4.2.2.1. Encefalopatia Hipoxica

1.4.2.2.2. Prematuridad

1.4.2.2.3. Encepalopatia hemorragica

1.4.2.2.4. Encefalopatia bilirrubinica

1.4.2.2.5. Traumatismo craneal

1.4.2.2.6. Encefalopatia Infecciosas

1.4.2.3. Origen Posnatal

1.4.2.3.1. Encefalopatia Hipoxica

1.4.2.3.2. Errores del metabolismo

1.4.2.3.3. Traumatismos craneoncefalicos graves

1.4.2.3.4. Encefalopatias epilépticas

1.4.2.3.5. Infecciones intracraneales

1.4.2.3.6. Intoxicaciones

1.4.2.3.7. Malnutrición grave

1.4.3. síntomas

1.4.3.1. Una persona con retraso mental grave muestran los mismos síntomas síntomas de tipo lleve y grave en un grado mucho mayor desde la infancia.

1.4.4. consecuencias

1.4.4.1. En la mayoría de los casos de retraso mental severo, el niño no es capaz de aprender las habilidades básicas de la vida. Él necesita de otra persona de enfermería, supervisión y atención durante toda su vida.

1.5. (F73) Retraso mental profundo

1.5.1. El grupo afecto de retraso mental profundo incluye aproximadamente el 1-2% de las personas con retraso mental la mayoría de los individuos con este diagnostico presenta una enfermedad neurológica identificada que explica su retraso mental.

1.5.2. Causa

1.5.2.1. infecciones (presentes al nacer o que ocurren después del nacimiento)

1.5.2.2. Anomalías cromosómicas (como el síndrome de Down)

1.5.2.3. Ambientales

1.5.2.4. Metabólicas (por ejemplo, hiperbilirrubinemia o niveles muy altos de bilirrubina en los bebés)

1.5.2.5. Nutricionales (por ejemplo, desnutrición)

1.5.2.6. Tóxicas (exposición intrauterina al alcohol, la cocaína, las anfetaminas y otras drogas)

1.5.2.7. Traumatismos (antes y después del nacimiento)

1.5.2.8. Inexplicables (los médicos desconocen la razón de la discapacidad intelectual de una persona)

1.5.3. síntomas

1.5.3.1. Profundo retraso mental en los niños se observa desde la infancia. Se pueden observar problemas de coordinación muscular en el recién nacido. Él no es capaz de alcanzar los hitos del desarrollo como hablar, caminar, gatear o sentarse como se esperaba con la edad y el crecimiento

1.5.4. Consecuencias

1.5.4.1. En la infancia muestran considerables alteraciones del funcionamiento sensorio-motor. Aún así, estas personas pueden, con programas individualizados, conseguir un máximo desarrollo de sus potencialidades. Las habilidades básicas de cuidado personal y de comunicación pueden mejorar si se les ofrece un entrenamiento adecuado.

1.6. (F78) retraso mental de gravedad no especificada

1.6.1. el diagnostico de este tipo de retraso mental, de gravedad no especificada, debe utilizarse cuando exista una clara presunción de retraso mental, pero la persona en cuestión no puede ser evaluada satisfactoriamente ya que la inteligencia del sujeto no puede ser evaluada mediante los test usuales.

1.6.2. causas

1.6.2.1. en ocasiones puede generar mutaciones y desarrollar el Síndrome de LeJeune o maullido de gato, Se cree que la mayoría de los casos ocurre durante el desarrollo del óvulo o del espermatozoide. Un pequeño número de casos ocurre cuando uno de los padres le transmite una forma reordenada y diferente del cromosoma a su hijo.

1.6.3. síntomas

1.6.3.1. Llanto de tono alto similar al de un gato Inclinación de los ojos hacia abajo

1.6.3.2. Bajo peso al nacer y crecimiento lento

1.6.3.3. Orejas de implantación baja o de forma anormal

1.6.3.4. Retardo mental (discapacidad intelectual)

1.6.3.5. Fusión o formación parcial de membranas en los dedos de las manos o los pies

1.6.3.6. Una sola línea en la palma de la mano

1.6.3.7. Papilomas cutáneos justo delante de la oreja

1.6.3.8. Desarrollo lento o incompleto de las habilidades motoras

1.6.3.9. Cabeza pequeña (microcefalia)

1.6.3.10. Quijada pequeña (micrognacia) Ojos separados

1.6.4. consecuencias

1.6.4.1. La discapacidad intelectual (retardo mental) es común. La mitad de los niños con este síndrome aprende habilidades verbales suficientes para comunicarse. El llanto similar a un gato se vuelve menos notorio con el tiempo. Las complicaciones dependen de la magnitud de la discapacidad intelectual (retardo mental) y de los problemas físicos.

1.7. (F79) Retrasos mentales sin especificar

1.7.1. en este caso hay evidencia de un retraso mental pero con información insuficiente como para asignar al enfermo una de las categorías anteriores.

1.7.2. causas

1.7.2.1. Origen Prenatal

1.7.2.1.1. anomalías Cromosomicas

1.7.2.1.2. errores congénitos del metabolismo

1.7.2.1.3. Malformaciones cerebrales

1.7.2.1.4. fetopatias, traumatismos, intoxicación.

1.7.2.1.5. Infecciones (rubeola entre otras)

1.7.2.1.6. Malnutrición grave

1.7.2.2. Origen Perinatal

1.7.2.2.1. Encefalopatia Hipoxica

1.7.2.2.2. Prematuridad

1.7.2.2.3. Encepalopatia hemorragica

1.7.2.2.4. Encefalopatia bilirrubinica

1.7.2.2.5. Traumatismo craneal

1.7.2.2.6. Encefalopatia Infecciosas

1.7.2.3. Origen Posnatal

1.7.2.3.1. Encefalopatia Hipoxica

1.7.2.3.2. Errores del metabolismo

1.7.2.3.3. Traumatismos craneoncefalicos graves

1.7.2.3.4. Encefalopatias epilépticas

1.7.2.3.5. Infecciones intracraneales

1.7.2.3.6. Intoxicaciones

1.7.2.3.7. Malnutrición grave

1.7.3. síntomas

1.7.3.1. deficiencia mental sin especificación Subnormalidad mental sin especificación Oligofrenia sin especificación

1.7.4. consecuencia

1.7.4.1. El código diagnóstico específico para retraso mental se selecciona a partir del nivel de gravedad, tal como se indicaba anteriormente, y se codifica en el Eje 2. Si el retraso mental está asociado a otro trastorno mental (p. ej., trastorno autista), el trastorno mental adicional se codifica en el Eje 1. Si el retraso mental se asocia a una enfermedad médica (p. ej., síndrome de Down), la enfermedad se codifica en el Eje 3.

2. TRASTORNO DE LA COMUNICACIÓN

2.1. (F80.0) Trastorno especifico de la pronunciación

2.1.1. se refiere al desarrollo de la utilización que el niño hace de los sonidos del habla esta por debajo del nivel adecuado para su edad mental aunque sin embargo hay un nivel normal de habilidades en el lenguaje

2.1.2. Causas

2.1.2.1. Se desconoce la causa del trastorno específico del lenguaje, pero hay descubrimientos recientes que sugieren que tiene un fuerte vínculo genético. Es más probable que los niños con trastorno específico del lenguaje tengan padres y hermanos que también han tenido dificultades y retrasos en el habla, comparados con niños sin este trastorno. De hecho, del 50% al 70% de los niños con trastorno específico del lenguaje tienen al menos un familiar con este trastorno.

2.1.3. síntomas

2.1.3.1. Los niños en edad preescolar con trastorno específico del lenguaje podrían:

2.1.3.1.1. tardar más en agrupar palabras en oraciones, en comparación con otros niños;

2.1.3.1.2. tener dificultad para aprender nuevas palabras y conversar;

2.1.3.1.3. tener dificultad para seguir instrucciones, no porque sean tercos, sino porque no entienden bien las palabras que se les dicen;

2.1.3.1.4. cometer con frecuencia errores gramaticales al hablar.

2.1.3.2. Aunque algunos niños que se tardan más en empezar a hablar, con el tiempo logran ponerse al día con sus compañeros, los niños con este trastorno tienen dificultades persistentes con el lenguaje. Los síntomas comunes en los niños mayores y en los adultos con trastorno específico del lenguaje incluyen lo siguiente:

2.1.3.2.1. uso limitado de oraciones complejas,

2.1.3.2.2. dificultad para encontrar las palabras correctas,

2.1.3.2.3. dificultad para entender un lenguaje figurado,

2.1.3.2.4. problemas de lectura,

2.1.3.2.5. narración y escritura desorganizadas,

2.1.3.2.6. errores gramaticales y ortográficos frecuentes.

2.1.4. Consecuencias

2.1.4.1. Estos niños pueden tener dificultad para traducir las letras en sonidos que pueden leer. Sus habilidades de escritura pueden verse debilitadas por errores gramaticales, un vocabulario limitado y problemas de comprensión y de organización de pensamientos en oraciones coherentes. Las dificultades con la comprensión del lenguaje pueden representar un reto para resolver problemas de matemáticas. Además, algunos niños con trastorno específico del lenguaje pueden mostrar indicios de dislexia. Cuando llegan a la edad adulta, las personas con este trastorno tienen una probabilidad seis veces mayor de que se les diagnostiquen discapacidades de lectura y ortografía y cuatro veces mayor de que se les diagnostiquen discapacidades matemáticas que aquellas que no tienen trastorno específico del lenguaje.

2.2. (F80.1) Trastorno del lenguaje expresivo

2.2.1. trastorno especifico del desarrollo en el cual la capacidad del niño para expresar el lenguaje hablado se encuentra notoriamente por debajo del nivel adecuado para su edad mental pero la comprensión del lenguaje se halla dentro de limites normales. puede o no haber anormalidades de la pronunciación

2.2.2. Causas

2.2.2.1. .Las causas no se comprenden bien. El daño al cerebro en el encéfalo y la desnutrición pueden ocasionar algunos casos. Los factores genéticos también pueden estar involucrados.

2.2.3. Síntomas

2.2.3.1. A nivel fonológico: distorsión y desorganización fonológica, reducción significativa del sistema consonántico y de la estructura silábica, habla ininteligible.

2.2.3.2. A nivel morfosintáctico: estructuración inmadura de las frases, errores sintácticos (en especial omisiones de sufijos o prefijos y errores u omisiones de elementos gramaticales concretos, tales como preposiciones, pronombres, artículos, formas verbales y derivados de sustantivos).

2.2.3.3. A nivel léxico – semántico: retraso en la adquisición de las primeras palabras, retraso en la explosión léxica (18-24 meses), dificultades de acceso al léxico con uso de circunloquios y sustituciones semánticas, uso de palabras generales en lugar de palabras más específicas, flujo de habla discontinuo.

2.2.3.4. A nivel del procesamiento del lenguaje: problemas de memoria, en las funciones ejecutivas, en el establecimiento de inferencias.

2.2.3.5. En relación al discurso, los niños con TEL presentan dificultades tanto en el discurso conversacional como en el no conversacional, en especial en las narraciones.

2.2.3.6. A nivel pragmático: uso de gestos como sustitutivos de palabras, poca iniciativa de conversación, pasividad en las conversaciones, uso inapropiado de los turnos de palabra, dificultades en la descripción de hechos, verborrea, selección de palabras atípicas, dificultades para mantener el tema de conversación, desajustes en la comunicación no verbal.

2.2.4. consecuencia

2.2.4.1. los niños que poseen este tipo de trastornos se les dificulta la comunicación con los demás.

2.3. (F80.2) Trastorno de la recepción del lenguaje

2.3.1. Trastorno especifico del desarrollo en el cual la comprensión que el niño tiene del lenguaje se haya por debajo del nivel adecuado de su salud mental

2.3.2. Causas

2.3.2.1. Causas hereditarias: Cuando los trastornos del lenguaje se heredan de los padres.

2.3.2.2. Causas congénitas: Cuando los trastornos del lenguaje se deben al uso de fármacos o a complicaciones durante el embarazo.

2.3.2.3. Causas perinatales: Los trastornos del lenguaje se originan durante el proceso del parto.

2.3.2.4. Causas postnatales: Los trastornos del lenguaje se producen después del embarazo, un ejemplo serían los trastornos del lenguaje ocasionados por un parto prematuro.

2.3.3. síntomas

2.3.3.1. Síntomas de un trastorno en el desarrollo expresivo: Nos podemos dar cuenta por síntomas como un vocabulario extremadamente limitado, dificultades en la memorización de palabras o en la producción de oraciones largas.

2.3.3.2. Síntomas de un trastorno mixto del lenguaje expresivo-receptivo: Veremos todos los síntomas relacionados con la expresión vistos antes, además de problemas asociados con la recepción, como puede ser dificultad de comprensión de palabras o frases.

2.3.3.3. Síntomas de un trastorno fonológico: Si nos encontramos delante de un trastorno fonológico, nos daremos cuenta de ello por la incapacidad de utilizar ciertos sonidos del habla, errores de producción, representación y/o utilización de los sonidos.

2.3.4. Consecuencias

2.3.4.1. Algunos signos que evidencian el posible desarrollo de un trastorno del lenguaje y que son perjudiciales para el niño a la hora de comunicarse son, parecer desinteresado a menudo cuando las personas hablan, dificultades para seguir ciertas instrucciones o le cuesta bastante entender lo que se le dice, pregunta o lo que está escrito.

2.4. (F80.3) Afasia adquirida con la epilepsia landau- kleffner

2.4.1. constituye una rara alteración del lenguaje asociada normalmente (70-80%de los casos) a crisis epilépticas. Descrito en 1957 por Landau y Kleffner, representa actualmente uno de los trastornos afásicos infantiles más graves, habiéndose descrito aproximadamente unos 200 casos desde entonces.Esta patología aparece normalmente entre los 2 y 5 años de edad en niños que ya habían desarrollado un nivel de lenguaje apropiado.

2.4.2. causas

2.4.2.1. se caracteriza inicialmente por una pérdida de la comunicación verbal,con predominio de las alteraciones receptivas.

2.4.3. Sintomas

2.4.3.1. Respecto a los aspectos conductuales del síndrome se ha observado en numerosas ocasiones hiperactividad,problemas atencionales y, en menor medida, agresión, retraimiento y conducta psicótica. Todos estos síntomas que definen el síndrome de Landau-Kleffner son más frecuentes en varones que en mujeres

2.4.4. Consecuencias

2.4.4.1. con este síndrome también pueden aparecen también importantes trastorno sean los aspectos expresivos del lenguaje, con parafasias y neologismos, alteraciones síntácticas y errores fonológicos o un habla telegráfica (Deonna, 1991; Landau y Kleffner, 1957; Paquier, Van Dongen y Loonen, 1992). Finalmente, el niño se vuelve completamente mudo y puede dejar de responder incluso a los sonidos no verbales como el ladrido de un perro o el sonido de un teléfono, entre otros estímulos.

3. TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE

3.1. (F80) Trastorno especifico del habla y del lenguaje

3.1.1. Son trastornos en los cuales se hallan deterioradas las pautas normales de la adquisición de habilidades desde etapas tempranas del desarrollo.

3.1.2. síntomas

3.1.2.1. Los trastornos del lenguaje o del habla pueden presentarse con otros trastornos del aprendizaje que afectan la lectura y escritura.

3.1.3. consecuencias

3.1.3.1. niños con trastornos del lenguaje se sientan frustrados al no poder entender a otras personas o al no poder hacerse entender, y podrían comportarse mal, sentirse indefensos o encerrarse en sí mismos. Los trastornos del lenguaje o del habla también pueden presentarse con trastornos emocionales o conductuales

3.2. (F81.0) Trastorno especifico de la lectura

3.2.1. la característica esencial es el rendimiento en lectura ( precisión, velocidad y compresión de las lecturas evaluadas) que se sitúan sustancialmente por debajo del esperado en función de la edad cronológica del coeficiente de inteligencia y de la escolaridad.

3.2.2. Causa

3.2.2.1. La dislexia o trastorno específico de la lectura, a pesar de que son varios los factores que pueden influir en su aparición y desarrollo, tiene un claro origen neurobiológico y, por tanto, no obedece al capricho, desmotivación o mala actitud del niño hacia la lectura.

3.2.3. Sintomas

3.2.3.1. Síntomas relacionados con la lectura:

3.2.3.1.1. Dificultad para hacer rimas, asociar sonidos con símbolos, realizar secuencias y ordenar sonidos, y problemas identificando y comprendiendo señales o logotipos en el entorno.

3.2.3.1.2. Empezar a hablar tarde y tener problemas persistentes para encontrar palabras para decir lo que quieren decir.

3.2.3.1.3. Dificultad para seguir instrucciones tanto simples como complejas.

3.2.3.1.4. Dificultad con palabras pequeñas, tales como omitir o leer dos veces palabras como el, y, pero, en.

3.2.3.1.5. Dificultad para pronunciar palabras nuevas, y confusión con patrones.

3.2.3.2. Síntomas relacionados con las matemáticas:

3.2.3.2.1. Dificultad para calcular.

3.2.3.2.2. Dificultad para razonar matemáticamente (resolver problemas).

3.2.3.2.3. Confundir símbolos básicos tales como “+” y “-“.

3.2.3.2.4. Cometer errores en cálculos sencillos: errores de un solo dígito o el orden de los valores puede ser incorrecto.

3.2.4. consecuencia

3.2.4.1. Si un niño tiene problemas para comprender una asignatura visual o auditivamente, otros sentidos tales como el del tacto, el gusto, e incluso el olfato pueden tener un rol en el proceso de aprendizaje.

3.2.4.2. La psicoterapia, en particular la terapia cognitivo-conductual, también puede ser eficaz en el tratamiento de los problemas emocionales y de conducta que pueden acompañar a un trastorno específico del aprendizaje.

3.3. (F81.1) Trastorno especifico del deletreo

3.3.1. Este es un trastorno cuya característica principal es un deterioro especifico y significativo del desarrollo de habilidades para deletrear, en ausencia de una historia de trastorno especifico de la lectura

3.3.2. Causas

3.3.2.1. El trastorno no es exclusivamente atribuible a una baja edad mental

3.3.3. Sintomas

3.3.3.1. Problemas de agudeza visual o una enseñanza inadecuada

3.3.4. Consecuencias

3.3.4.1. se puede ver afectada la habilidad para deletrear y para escribir correctamente cada palabra.

3.4. (F81.2) Trastorno del calculo

3.4.1. La discalculia, también conocida como trastorno del cálculo, es una alteración de la capacidad de aprendizaje de la aritmética y los conceptos matemáticos independiente de cualquier falta de estímulo o retraso mental.

3.4.2. Causas

3.4.2.1. Biológicos:

3.4.2.1.1. determinados por la herencia biológica de cada persona.

3.4.2.2. Ambientales:

3.4.2.2.1. determinados por circunstancias del medio. Por un lado posibles alteraciones físicas o traumatismos que provocan un funcionamiento diferente y, por otro lado, la estimulación recibida que potencie o limite el desarrollo.

3.4.3. Síntomas

3.4.3.1. Importantes dificultades para comprender, ya no las matemáticas, sino el sentido numérico, el concepto de cantidad, y las nociones aritméticas.

3.4.3.2. Todo esto se manifiesta en problemas como: dificultades para leer y escribir números, contar (suelen emplear los dedos), contar hacia atrás, hacer cálculos aproximados, manipulación de cifras grandes, reconocer la operación necesaria para resolver problemas, dificultades para automatizar las tablas de multiplicar…

3.4.3.3. Se dedica mucho tiempo y esfuerzo a los deberes de matemáticas sin obtener los resultados esperados.

3.4.3.4. Es frecuente mostrar ansiedad o bloqueo hacia las matemáticas.

3.4.3.5. Estos síntomas se observan desde edades tempranas. La discalculia no es una enfermedad que aparezca en una edad determinada. El trastorno implica una manera de procesar la información y, por lo tanto, está presente desde un primer momento.

3.4.4. Consecuencias

3.4.4.1. En algunos niños que pueden presentar este tipo de trastornos puede presentarse problemas sociales, emocionales y/o comportamentales, siendo relativamente frecuentes las dificultades en las relaciones interpersonales.

3.5. (F81.8) Trastorno de la expresión artística

3.5.1. la característica esencial del trastorno de la expresión escrita es una habilidad para la escritura.

3.5.2. Causas

3.5.2.1. este trastorno de la expresión escrita interfiere significativamente el rendimiento académico o las actividades de la vida cotidiana que requiere habilidad para escribir

3.5.3. Síntomas

3.5.3.1. Generalmente se observa una combinación de deficiencias en la capacidad del individuo para componer textos escritos lo que manifiesta con errores gramaticales o de puntuación en la elaboración de frases

3.6. (F81.9) Trastorno de aprendizaje especificado

3.6.1. Esta categoría incluye trastorno de aprendizaje que no cumple con los criterios de cualquier trastorno del aprendizaje especifico

3.6.2. Causas

3.6.2.1. se puede referirse a deficiencias observadas en las tres áreas lectura, calculo, expresión escrita.

3.6.3. Sintomas

3.6.3.1. cuando las tres áreas interfieren significativamente el rendimiento académico aun cuando el rendimiento en las pruebas que evalúan cada una de estas habilidades individuales se sitúen sustancialmente por debajo de lo esperado dado a su edad cronológica

3.6.4. Consecuencias

3.6.4.1. Los niños diagnosticados con LD NOS usualmente tienen más de una dificultad para procesar información que obstaculiza su aprendizaje. Por ejemplo, también podrían tener problemas con el procesamiento visual o el procesamiento auditivo. O podrían tener una velocidad de procesamiento lenta.

4. TRASTORNO GENERALIZADO DEL DESARROLLO

4.1. (F82)Trastorno especifico del desarrollo de la función motriz

4.1.1. Cuando hablamos de trastornos de la motricidad nos referimos a una serie de anormalidades leves a graves del tono muscular, postura, movimiento y adquisición de habilidades motrices. A continuación explicaremos los trastornos que suceden durante la etapa del desarrollo y afectan a niños/as.

4.1.2. Causas

4.1.2.1. Los trastornos de la motricidad en el desarrollo son una serie de retrasos de la motricidad de diferentes tipos. Por un lado estos trastornos pueden formar parte de un retraso general del desarrollo. Por otro lado los trastornos de la motricidad pueden estar provocados por una hipotonia. Finalmente encontramos el trastorno neuromotor leve. A continuación explicaremos cada uno de ellos.

4.1.3. Sintomas

4.1.3.1. El Retraso Global del Desarrollo afecta a dos o más de las áreas del desarrollo de un niño

4.1.3.1.1. Motricidad fina y gruesa

4.1.3.1.2. Lenguaje y habla

4.1.3.1.3. Funciones cognitivas

4.1.3.1.4. Desarrollo personal y social

4.1.3.1.5. Actividades de la vida diaria.

4.2. (F84) Trastorno generalizados del desarrollo

4.2.1. se definen como un grupo de trastornos caracterizados por alteraciones cualitativas de las interacciones sociales recíprocas y modalidades de comunicación así como por un repertorio de intereses y de actividades restringido, estereotipado y repetitivo. Estas anomalías cualitativas constituyen una característica persuasiva del funcionamiento del sujeto, en todas las situaciones.

4.2.2. Causas

4.2.2.1. Las vacunas se estudian como posible causa en el aumento de la incidencia, desde dos aspectos diferentes. Por un lado se estudia el thimerosal, un conservante que contiene mercurio que ha sido utilizado en algunas vacunas (en julio de 1999 la AAP, American Academy of Pediatrics, publicó un alerta a los pediatras en relación al thimerosal). El thimerosal ha sido utilizado desde 1930 como aditivo en las vacunas por su efectividad en la prevención de contaminación. El thimerosal contiene 46% de mercurio que se asocia a neurotoxicidad en altas dosis. Cuando las vacunas se administran en las dosis recomendadas se puede ver hipersensibilidad, pero no se han reportado otros efectos secundarios. Sin embargo, sobredosis como consecuencia de múltiples vacunaciones puede resultar en toxicidad.

4.2.3. Sintomas

4.2.3.1. Hay una alteración cualitativa de la interacción social, alteración cualitativa de la comunicación, intereses restringidos y conductas estereotipadas.

4.2.3.2. La presentación clínica varía mucho, dependiendo de la severidad del caso y de los síntomas o patología asociada. La forma de presentación también se modifica cronológicamente conforme el niño crece y se desarrolla.

4.2.3.3. Pueden asociarse otros síntomas como retardo mental (RM), crisis convulsivas, hiperactividad, distractibilidad, impulsividad, agresividad, rabietas, trastornos del sueño, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno del humor.

4.2.4. consecuencias

4.2.4.1. Es importante diagnosticar el ASD temprano y con precisión porque el ASD puede poner a los niños bajo riesgo de desarrollar otros trastornos mentales (por ejemplo, depresión, trastorno de déficit de atención/hiperactividad, trastorno obsesivo compulsivo y esquizofrenia).

4.3. (F84.0) Trastorno Autista

4.3.1. Los niños con autismo tienen dificultades para comunicarse e interactuar con otros. A menudo se detecta por primera vez alrededor de los dos años. Algunos niños con autismo pueden sufrir alteraciones del aprendizaje, como dislexia (trastorno que consiste en la dificultad para el desarrollo de habilidades linguisticas, incluyendo la lectura, la ortografía y la escritura). El autismo es más común en niños que en niñas.

4.3.2. Causa

4.3.2.1. Las causas exactas del TEA no son conocidas en este momento. Se cree que puede estar causado por una combinación de factores, incluidos los genes que heredamos de nuestros padres. No hay ninguna prueba científica para apoyar la teoría de que existe una posible vinculación entre el autismo y la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola.

4.3.3. sintomas

4.3.3.1. Si con un año de edad no puede parlotear (decir o hacer algunas palabras sin significado y sonidos) o señalar.

4.3.3.2. No responde a su nombre.

4.3.3.3. No ha aprendido ninguna palabra con 18 meses de edad.

4.3.3.4. No buscar gestos de afecto y oponerse a ser abrazado o besado.

4.3.3.5. Preferir gastar el tiempo consigo mismo.

4.3.3.6. No entienden los pensamientos y las emociones de otras personas.

4.3.3.7. Encuentran difícil aceptar reglas sociales simples lo cuál puede causar problemas en la escuela.

4.3.3.8. Encuentran difícil controlar sus emociones, las cuáles pueden expresarlas como arrebatos de cólera o agresión.

4.3.3.9. Aferrarse a las mismas rutinas continuas , y pueden enfadarse mucho si se les molesta.

4.3.3.10. Mostrar aprensión o especial sensibilidad a ver, oír, oler, tocar y degustar

4.3.4. Consecuencias

4.3.4.1. Los niños con un TEA a menudo necesitan una educación asistida y con ayudas especiales, En términos más generales las Intervenciones educativas se suelen centrar en desarrollar al máximo las capacidades del niño con TEA, especialmente en las áreas afectadas por el autismo tales como la comunicación, la interacción social con los demás, el juego simbólico, la flexibilidad en la conducta .

4.4. (F84.1) Autismo Atípico

4.4.1. Es un trastorno generalizado del desarrollo que no encaja en el diagnóstico de los otros trastornos específicos del espectro autista (autismo, síndrome de Asperger, síndrome de Rett, o trastorno desintegrativo de la infancia; consulte estos términos) y se caracteriza por un retraso del desarrollo y social normalmente más leve, y un comportamiento autista menos estereotipado.

4.4.2. Causa

4.4.2.1. En general, las personas que padecen de autismo atípico tienen un grado de desenvolvimiento social un poco mejor que los casos con autismo propiamente dicho.

4.4.3. síntomas

4.4.3.1. se caracteriza por un retraso del desarrollo y social normalmente más leve, y un comportamiento autista menos estereotipado.

4.4.4. Consecuencias

4.4.4.1. cuando hay comportamientos, intereses y actividades estereotipadas, pero no se cumplen los criterios de un trastorno generalizado del desarrollo específico, esquizofrenia, trastorno esquizotípico de la personalidad o trastorno de la personalidad por evitación

4.5. (F84.2) Trastorno de Rett

4.5.1. l síndrome de Rett es un trastorno en el desarrollo neurológico infantil caracterizado por una evolución normal inicial seguida por la pérdida del uso voluntario de las manos, movimientos característicos de las manos, un crecimiento retardado del cerebro y de la cabeza, dificultades para caminar, convulsiones y retraso mental. El síndrome afecta casi exclusivamente a niñas y mujeres

4.5.2. Causas

4.5.2.1. El síndrome de Rett es causado por mutaciones (alteraciones o defectos estructurales) en el gen MECP2 (pronunciado "mec-pi-tú" en inglés), que se encuentra en el cromosoma X

4.5.2.2. Entre setenta y ochenta por ciento de las niñas diagnosticadas con el síndrome de Rett tienen la mutación genética de tipo MECP2.

4.5.3. Sintomas

4.5.3.1. Pérdida del habla

4.5.3.2. Pérdida de los movimientos de las manos, tales como agarrar las cosas

4.5.3.3. Movimientos compulsivos como retorcerse las manos

4.5.3.4. Problemas de equilibrio

4.5.3.5. Problemas respiratorios

4.5.3.6. Problemas de conducta

4.5.3.7. Problemas de aprendizaje o discapacidad intelectual

4.5.4. Consecuencias

4.5.4.1. El síndrome de Rett no tiene cura. Algunos síntomas pueden tratarse con medicinas, cirugía y fisioterapia o terapia del lenguaje. La mayoría de las personas con síndrome de Rett vive hasta la edad madura o más. Suelen necesitar cuidados durante toda su vida.

4.6. (F84.3) Trastorno desintegrativo infantil

4.6.1. El trastorno desintegrativo infantil es una alteración que se caracteriza por la regresión del niño en múltiples áreas de su desempeño, tras un período de al menos 2 años de desarrollo normal.

4.6.2. Causas

4.6.2.1. La pérdida de las destrezas adquiridas puede obedecer a una alteración cerebral como la esclerosis tuberosa o un trastorno convulsivo.

4.6.2.2. El nacimiento de un hermano, una enfermedad crónica o una infección aguda

4.6.2.3. No obstante, en realidad se trata tan solo de hipótesis porque no se ha encontrado un patrón común que pueda explicar la aparición del trastorno.

4.6.3. Síntomas

4.6.3.1. Pérdida de la fluidez del lenguaje y dificultades para expresar lo que desea y para comprender lo que se le dice. A menudo el niño tampoco es capaz de seguir instrucciones y órdenes sencillas. Además, suele usar el lenguaje de forma estereotipada y repetitiva.

4.6.3.2. Incapacidad para ejercer el control vesical o intestinal. De esta manera, es usual que el niño comience a presentar encopresis o enuresis.

4.6.3.3. Dificultades para regular la motricidad y coordinación, por lo que a menudo le resulta difícil caminar, correr, agarrar un lápiz o cambiar de postura.

4.6.3.4. Pérdida de las habilidades para el juego en solitario y en grupo. De hecho, puede que el niño olvide las reglas de su juego preferido o que sea incapaz de realizarlo.

4.6.3.5. Problemas para adaptarse socialmente ya que vuelve a aparecer una conducta infantil e impulsiva, propia de etapas anteriores del desarrollo. El niño no es capaz de relacionarse adecuadamente con el resto de las personas, mostrando un comportamiento frío y distante, muy parecido al de los niños con autismo.

4.6.3.6. Patrón de intereses y actividades muy limitado y estereotipado. Son comunes los movimientos repetitivos y los manierismos, que también se evidencian en el trastorno autista.

4.6.4. Consecuencias

4.6.4.1. se debe aclarar que estos niños no suelen recuperar completamente las destrezas pérdida, de igual forma se puede lograr pequeñas mejorías, aunque en la mayor parte de los casos, el niño seguirá siendo dependiente de sus cuidadores.

4.7. (F84.5) Síndrome de Asperger

4.7.1. El síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista y que afecta la interacción social reciproca, la comunicación verbal y no verbal, una resistencia para aceptar el cambio, inflexibilidad del pensamiento así como poseer campos de interés estrechos y absorbentes.

4.7.2. Causas

4.7.2.1. La interacción social.

4.7.2.2. La comunicación.

4.7.2.3. Preocupaciones y rangos estrechos de intereses.

4.7.2.4. Las rutinas repetitivas, los rituales y la inflexibilidad.

4.7.3. Síntomas

4.7.3.1. La persona que lo presenta puede llegar a tener una inteligencia superior a la media

4.7.3.2. Se observa una superioridad del CI verbal sobre el manipulativo.

4.7.3.3. Los individuos con Asperger exhiben un manejo verbal atípico o excepcional; no obstante, en aquellas tareas verbales para cuya realización se requiere de un grado elevado de interacción social, las puntuaciones verbales pueden llegar a descender

4.7.3.4. Los sujetos diagnosticados con Asperger presentan ciertos estilos de procesamiento cognitivo alternativos muy particulares, y muestran en particular la capacidad de observar y señalar detalles que escapan a la mayoría de las personas neurotípicas, y, con frecuencia, habilidades especiales en ciertas áreas del procesamiento

4.7.4. Consecuencias

4.7.4.1. El niño o adolescente con síndrome de Asperger con frecuencia se siente confundido porque no puede comprender en qué se equivocó o por qué razón es rechazado por los demás. El resultado de dichos rechazos suele generar depresión, ansiedad, nerviosismo, resentimientos, ira, conductas antisociales, conductas obsesivas y agravamiento de comportamientos inapropiados, con el consecuente aislamiento social. Los afectados en edad preadolescente y adolescente suelen ser víctimas de marginación y acoso escolar por parte de sus compañeros de estudios, por lo que esta circunstancia dificulta su integración social futura y su avance en los estudios.

4.8. (F84.9) Trastorno de aprendizaje no identificado incluyendo autismo atípico

4.8.1. Esta categoría incluye trastornos del aprendizaje que no cumplen los criterios de cualquier trastorno del aprendizaje específico. Esta categoría puede referirse a deficiencias observadas en las tres áreas (lectura, cálculo, expresión escrita) que interfieran significativamente el rendimiento académico aun cuando el rendimiento en las pruebas que evalúan cada una de estas habilidades individuales no se sitúe sustancialmente por debajo del esperado dado la edad cronológica de la persona, su coeficiente de inteligencia evaluada y la enseñanza propia de su edad.

4.8.2. Causas

4.8.2.1. Los problemas de atención se captan rápidamente en la mirada del niño, el prescolar normal puede mantener la atención entre 5 a 10 minutos en una misma actividad o estimulo, la individuo que tiene déficit atencional no dura más de 1 minuto atendiendo

4.8.2.2. Estos trastornos neuroevolutivos (memoria, atención, lenguaje entre otros) parecen tener un origen predominante genético.

4.8.2.3. Problema de conducta

4.8.2.4. Falta de motivación

4.8.2.5. Digrafía

4.8.2.6. Dislexia

4.8.2.7. Esquizofrenia incipiente

4.8.3. Sintomas

4.8.3.1. Dificultades de aprendizaje sin especificación

4.8.3.2. Alteración de aprendizaje sin especificación

4.8.3.3. Trastorno del aprendizaje sin especificación

4.8.3.4. Se presenta dificultad en el aprendizaje que no puede atribuirse a retraso mental,

4.8.3.5. Problema de agudeza visual o una escolaridad inadecuada

4.8.4. Consecuencias

4.8.4.1. El trastorno suele persistir en la edad adulta, con distinto grado de afectación. Algunos pacientes pueden vivir de manera independiente, aunque el número de casos es reducido.

5. TRASTORNOS CONDUCTUALES Y EMOCIONALES DE COMIENZO EN LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA.

5.1. (F90) Trastornos Hiperquinéticos

5.1.1. Grupo de trastornos caracterizados por su comienzo temprano (habitualmente, durante los primeros 5 años de vida), por falta de confianza de las actividades que requieren de la participación de funciones intelectuales y por una tendencia a cambiar de una actividad a otra, sin completar ninguna, junto con una actividad desorganizada, mal regulada y excesiva.

5.1.2. Causas

5.1.2.1. No hay un consenso en la medicina sobre las causas concretas de este trastorno, pero se cree que se debe a múltiples factores: de la propia biología del individuo (el componente hereditario se considera importante), de su ambiente familiar o de las circunstancias que le rodean

5.1.3. Síntomas

5.1.3.1. Los niños hipercinéticos son con frecuencia imprudentes e impulsivos, propensos a los accidentes y a verse en dificultades disciplinarias, más por una actitud desafiante deliberada por incurrir en la violación irreflexiva de la norma.

5.1.4. Consecuencias

5.1.4.1. Son impopulares entre los demás niños y pueden quedar socialmente aislados, además cuentan con un comportamiento asocial y la baja autoestima

5.2. (F90.0) Perturbación de la actividad y de la atención

5.2.1. Este subtipo debe utilizarse si ha persistido durante seis meses o 6 o más síntomas de desatención o 6 o más síntomas de hiperactividad- impulsiva. La mayor parte de los niños y adolescentes con este trastorno se incluyen en el tipo combinado. No se sabe si ocurre lo mismo con los adultos afectados con este trastorno.

5.2.2. causas

5.2.2.1. Herencia genética

5.2.2.2. Tener daños cerebrales

5.2.2.3. Abuso del alcohol y el tabaco durante el embarazo

5.2.2.4. Aditivos alimentarios Herencia genética

5.2.2.5. Tener daños cerebrales

5.2.2.6. Abuso del alcohol y el tabaco durante el embarazo

5.2.2.7. Aditivos alimentarios

5.2.3. Síntomas

5.2.3.1. Problemas para centrar la atención

5.2.3.2. Olvido de las cosas

5.2.3.3. Cambiar de forma rápida entre actividades

5.2.3.4. Dificultad en seguir órdenes o instrucciones básicas

5.2.3.5. Fantasear

5.2.3.6. Tener problemas para acabar los deberes asignados

5.2.3.7. Facilidad para perder objetos personales

5.2.3.8. Revolverse mucho, moverse, imposibilidad de estar quietos en una silla

5.2.3.9. Tener dificultad para mantener conversaciones sin interrumpir

5.2.3.10. Impaciencia

5.2.3.11. No saber frenar los impulsos verbales y hacer comentarios inadecuados

5.2.3.12. Dificultad para controlar y expresar de forma normal las emociones

5.2.4. Consecuencias

5.2.4.1. puede provocar problemas en las relaciones de amistad y sentimentales, conflictos en el trabajo y en los ámbitos de ocio. Por ello es importante acudir al médico y seguir sus pautas para poder avanzar, además de que sigue siendo fundamental el apoyo de la familia para salid adelante

5.3. (F90.8) Otro

5.3.1. El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una afección crónica que afecta a millones de niños y a menudo continúa en la edad adulta. El TDAH incluye una combinación de problemas persistentes, tales como dificultad para mantener la atención, hiperactividad y comportamiento impulsivo

5.3.2. Causas

5.3.3. Síntomas

5.3.3.1. Falta de atención predominante. La mayoría de los síntomas corresponden a la falta de atención.

5.3.3.2. Conducta hiperactiva/impulsiva predominante. La mayoría de los síntomas son la hiperactividad e impulsividad.

5.3.3.3. Combinado. Esta es una mezcla de síntomas de falta de atención y síntomas de hiperactividad/impulsividad.

5.3.4. Consecuencias

5.3.4.1. Aunque el tratamiento no cura el TDAH, puede ayudar mucho con los síntomas. El tratamiento comúnmente involucra medicamentos e intervenciones conductuales. El diagnóstico y tratamiento tempranos pueden hacer una gran diferencia en el resultado

5.4. (F90.9) Trastorno hipercinético no especificado

5.4.1. Reacción hipercinético de la niñez o de la adolescencia SAI síndrome hipercinético SAI

5.4.2. Se usará cuando no sea posible diferenciar entre F90.0 y F90.1, pero se satisface el conjunto de pautas de F90.-.

5.4.3. Causas

5.4.3.1. Aunque la causa exacta del TDAH no está clara, las investigaciones continúan. Los factores que pueden estar involucrados en el desarrollo del TDAH incluyen la genética, el medio ambiente o problemas con el sistema nervioso central en momentos clave del desarrollo.

5.4.4. Factores de Riegos

5.4.4.1. Familiares consanguíneos, como padres o hermanos, con trastorno por déficit de atención/hiperactividad u otro trastorno de salud mental

5.4.4.2. Exposición a toxinas ambientales, como el plomo, que se encuentra principalmente en la pintura y las tuberías de edificios antiguos

5.4.4.3. Consumo de drogas, consumo de alcohol o tabaquismo por parte de la madre durante el embarazo

5.4.4.4. Nacimiento prematuro

5.4.5. Consecuencias

5.4.5.1. A menudo luchan en el aula, lo cual puede llevar al fracaso académico y al juicio de otros niños y adultos

5.4.5.2. Tienden a tener más accidentes y lesiones de todo tipo que los niños que no tienen TDAH

5.4.5.3. Tienden a tener baja autoestima

5.4.5.4. Son más propensos a tener problemas para interactuar con sus compañeros y los adultos, y para ser aceptados por ellos

5.4.5.5. Están en mayor riesgo de abuso de alcohol y drogas, y de otras conductas delictivas

5.5. (F91) Trastornos de la conducta

5.5.1. caracterizan por una forma persistente y reiterada de comportamiento disocial, agresivo o retador. En sus grados más extremos puede llegar a violaciones de las normas, mayores de las que serían aceptables para el carácter y la edad del individuo afectado y las características de la sociedad en la que vive

5.5.2. Causas

5.5.2.1. Maltrato infantil

5.5.2.2. Consumo de drogas o alcohol de parte de los padres

5.5.2.3. Conflictos familiares

5.5.2.4. Trastornos genéticos

5.5.2.5. Pobreza

5.5.3. Síntomas

5.5.3.1. , la violación de los derechos cívicos de otras personas (como un crimen violento)

5.5.3.2. Grados excesivos de peleas o intimidaciones,

5.5.3.3. Crueldad hacia otras personas o animales

5.5.3.4. Destrucción grave de pertenencias ajenas,

5.5.3.5. Incendio

5.5.3.6. Robo,

5.5.3.7. Mentiras reiteradas,

5.5.3.8. Faltas a la escuela y fugas del hogar

5.5.3.9. Rabietas frecuentes y graves, provocaciones

5.5.3.10. Desafíos y desobediencia graves y persistentes.

5.5.4. Consecuencias

5.5.4.1. El trastorno de conducta a menudo está asociado con el trastorno de déficit de atención. El trastorno de conducta también puede ser un signo inicial de depresión o trastorno bipolar.

5.6. (F91.0) Trastorno de conducta restringido al ambiente familiar

5.6.1. En los que el comportamiento disocial, antisocial o agresivo (que va más allá de manifestaciones oposicionistas, desafiantes o subversivas) está completamente, o casi completamente, restringido al hogar o a las relaciones con miembros de la familia nuclear o allegados. El trastorno requiere que se satisfaga el conjunto de pautas de F91, de tal manera que incluso relaciones entre los progenitores y el hijo gravemente alteradas no son en sí mismas suficientes para el diagnóstico

5.6.2. Causas

5.6.2.1. En la mayoría de los casos, estos trastornos disóciales limitados al contexto familiar han comenzado en relación con algún tipo de alteración intensa de las relaciones del chico con uno o más miembros de la familia nuclear. En algunos casos, por ejemplo, el trastorno puede haberse iniciado por conflictos con un padrastro o madrastra.

5.6.3. Síntomas

5.6.3.1. Robos en el hogar referidos con frecuencia específicamente al dinero o a pertenencias de una o dos personas concretas, lo cual puede acompañarse de un comportamiento destructivo deliberado

5.6.3.2. De nuevo con preferencia referido a miembros concretos de la familia, tal como romper juguetes u objetos de adorno, ropas, hacer rayados en muebles o destrucción de pertenencias apreciadas.

5.6.3.3. La presencia de actos de violencia contra miembros de la familia. Puede presentarse también la provocación de incendios deliberados del hogar.

5.6.4. Consecuencias

5.6.4.1. Pueden representar algún tipo de riesgos para su núcleo familiar

5.7. (F91.1) Trastornos de conducta infrasocializado

5.7.1. Se caracteriza por la combinación de un comportamiento disocial persistente o agresivo.

5.7.2. causas

5.7.2.1. las conductas propias del Trastorno de Conducta se ven acompañadas por una falta de integración efectiva, fruto de la carencia de habilidades para el establecimiento de relaciones adecuadas con los compañeros/as, de manera que el niño/a se sentirá frecuentemente aislado, rechazado, será impopular y no disfrutará de relaciones afectivas recíprocas y sinceras.

5.7.3. Síntomas

5.7.3.1. (agresivo)

5.7.3.2. Ansiedad

5.7.3.3. Retraimiento

5.7.3.4. Disforia

5.7.3.5. Socializado-agresivo (delincuente)

5.7.3.6. Déficit de atención-Hiperactividad,

5.7.3.7. Quejas somáticas

5.7.3.8. Infracontrolado (extemalizante)

5.7.3.9. Hipercontrolado (internalizante)

5.7.4. Consecuencias

5.7.4.1. Los problemas de las relaciones con los compañeros se manifiestan principalmente por un aislamiento o un rechazo, por la impopularidad entre otros chicos y por una falta de amigos íntimos o de relaciones afectivas recíprocas y duraderas con los compañeros de la misma edad.

5.8. (F91.2) Trastornos de conducta socializado

5.8.1. Incluye formas de comportamiento disocial y agresivo

5.8.2. Causas

5.8.2.1. el individuo presenta un grado de integración adecuado al menos con algunos compañeros de la misma edad. Esto no implica que para establecer este diagnóstico, el trastorno deba obligatoriamente presentarse cuando el individuo forma parte de un grupo, es independiente.

5.8.3. Síntomas

5.8.3.1. Comportamiento opositor Desafiante, perjudicial, Se presenta en personas que generalmente se hayan bien integradas al grupo de sus pares

5.9. (F91.3) Trastornos por negativismo desafiante

5.9.1. Causas

5.9.1.1. El rasgo esencial de este trastorno es una forma de comportamiento persistentemente negativista, hostil, desafiante, provocadora y subversiva, que está claramente fuera de los límites normales del comportamiento de los niños de la misma edad y contexto sociocultural y que no incluye las violaciones más importantes de los derechos ajenos que se reflejan en el comportamiento agresivo y disocial especificado para las categorías de trastornos disociales F91.0 a F91.2.

5.9.1.2. La causa precisa del TND se desconoce, aunque La teoría del aprendizaje sugiere, sin embargo, que las características negativas del TND son actitudes aprendidas que reflejan los efectos de las técnicas de refuerzo negativo empleadas por los padres y personas en posición de autoridad.

5.9.2. Síntomas

5.9.2.1. Estado de ánimo irritable y airado

5.9.2.1.1. Pierde los estribos a menudo y con facilidad

5.9.2.1.2. Se irrita o enoja con otras personas con frecuencia

5.9.2.1.3. Se enoja o resiente con frecuencia

5.9.2.2. Conducta argumentativa y desafiante:

5.9.2.2.1. A menudo, discute con los adultos o con las personas con autoridad

5.9.2.2.2. A menudo, desobedece de forma activa o se niega a cumplir con los pedidos o con las reglas de los adultos

5.9.2.2.3. Molesta o altera a las personas de manera intencional con frecuencia

5.9.2.2.4. Con frecuencia, culpa a otras personas por sus errores o mal comportamiento

5.9.2.3. Resentimiento

5.9.2.3.1. Suele ser rencoroso o vengativo

5.9.2.3.2. Ha demostrado un comportamiento rencoroso o vengativo dos veces en los últimos seis meses, como mínimo

5.9.2.4. El trastorno negativista desafiante puede variar en gravedad

5.9.2.4.1. El trastorno negativista desafiante puede variar en gravedad

5.9.2.4.2. Moderado. Algunos síntomas se dan en al menos dos entornos.

5.9.2.4.3. Grave. Algunos síntomas se presentan en tres o más entornos.

5.9.3. Consecuencias

5.9.3.1. El niño o adolescente que presente estos trastornos si no se inicia un tratamiento efectivo puede causarle daños a los que lo rodean.

5.10. (F91.8) Otros trastornos disociales

5.10.1. Un patrón repetitivo y persistente de comportamiento en el que se violan los derechos básicos de otras personas o normas sociales importantes propias de la edad, manifestándose por la presencia de tres (o más) de los siguientes criterios durante los últimos 12 meses y por lo menos de un criterio durante los últimos 6 meses:

5.10.2. Causas

5.10.2.1. Tipo de inicio infantil:

5.10.2.1.1. se inicia por lo menos una de las características criterio de trastorno disocial antes de los 10 años de edad

5.10.2.2. Tipo de inicio adolescente:

5.10.2.2.1. ausencia de cualquier característica criterio de trastorno disocial antes de los 10 años de edad

5.10.3. Síntomas

5.10.3.1. Agresión a personas y animales

5.10.3.1.1. menudo fanfarronea, amenaza o intimida a otros

5.10.3.1.2. a menudo inicia peleas físicas

5.10.3.1.3. ha utilizado un arma que puede causar daño físico grave a otras personas (p. ej., bate, ladrillo, botella rota, navaja, pistola)

5.10.3.1.4. ha manifestado crueldad física con personas

5.10.3.1.5. ha manifestado crueldad física con animales

5.10.3.1.6. ha robado enfrentándose a la víctima (p. ej., ataque con violencia, arrebatar bolsos, extorsión, robo a mano armada)

5.10.3.1.7. ha forzado a alguien a una actividad sexual

5.10.3.1.8. Destrucción de la propiedad

5.10.3.1.9. ha destruido deliberadamente propiedades de otras personas (distinto de provocar incendios)

5.10.3.2. Fraudulencia o robo

5.10.3.2.1. Ha violentado el hogar, la casa o el automóvil de otra persona

5.10.3.2.2. A menudo miente para obtener bienes o favores o para evitar obligaciones (esto es, "tima" a otros)

5.10.3.2.3. Ha robado objetos de cierto valor sin enfrentamiento con la víctima (p. ej., robos en tiendas, pero sin allanamientos o destrozos; falsificaciones)

5.10.4. Consecuencias

5.10.4.1. Violaciones graves de normas

5.10.4.1.1. A menudo permanece fuera de casa de noche a pesar de las prohibiciones paternas, iniciando este comportamiento antes de los 13 años de edad

5.10.4.1.2. Se ha escapado de casa durante la noche por lo menos dos veces, viviendo en la casa de sus padres o en un hogar sustitutivo (o sólo una vez sin regresar durante un largo período de tiempo)

5.10.4.1.3. Suele hacer novillos en la escuela, iniciando esta práctica antes de los 13 años de edad

5.11. (F91.9) trastornos disociales no especificados

5.11.1. Esta categoría se aplica a presentaciones en las que se predomina los síntomas característicos de un trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta, que causan un malestar clínicamente significativo o deterioro en las aéreas social, laboral o de otro tipos importante para el individuo, pero que no cumplen todos los criterios de ninguno de los trastornos de la categoría diagnostica de trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta.

5.11.2. Trastorno disocial de la infancia sin especificar. Trastorno del comportamiento de la infancia sin especificar.

5.12. (F92.) Trastornos mixtos de la conducta y de las emociones

5.12.1. Grupo de trastornos que se caracteriza por la combinación persistente de un comportamiento agresivo, disocial o retador, con manifestaciones claras y marcadas de depresión, ansiedad u otras alteraciones emocionales.

5.12.2. causas

5.12.2.1. , la causa o desencadenante de un trastorno adaptativo mixto se encuentra en la aparición o vivencia de un factor altamente estresante.

5.12.2.1.1. Estrategias de afrontamiento existentes.

5.12.2.1.2. Condiciones económicas.

5.12.2.1.3. Disponibilidad de apoyo social.

5.12.2.1.4. Oportunidades ocupacionales y recreativas.

5.12.3. Síntomas

5.12.3.1. Estado de ánimo deprimido.

5.12.3.2. Lloros.

5.12.3.3. Baja autoestima.

5.12.3.4. Actitud retraída.

5.12.3.5. Ideaciones suicidas.

5.12.3.6. Ansiedad, preocupación, estrés y tensión.

5.12.3.7. Agitación.

5.12.3.8. Falta de concentración.

5.12.3.9. Deterioro social, laboral o escolar.

5.12.3.10. Insomnio.

5.12.3.11. Sensación de cansancio continua.

5.12.3.12. Temblores y/o espasmos.

5.12.3.13. Palpitaciones.

5.12.3.14. Molestias físicas como dolor general, dolor de estómago o dolor de pecho.

5.12.4. Consecuencias

5.12.4.1. el trastorno adaptativo mixto se ha asociado a un alto riesgo de suicidio o comportamiento suicida y con el abuso de sustancias tóxicas. Además, un trastorno adaptativo mixto que persiste puede llegar a convertirse en un trastorno mental mucho más grave como puede ser un trastorno depresivo mayor.

5.13. (F92.0) Trastornos de conducta depresivo

5.13.1. Combinación de rasgos de trastorno disocial de la infancia (P91.-) y de depresión persistente y marcada del estado de ánimo, puesta de manifiesto por síntomas tales como sentimientos excesivos de infelicidad, pérdida de interés y placer por las actividades habituales, reproches hacia sí mismo, desesperanza. También pueden estar presentes trastornos del sueño o del apetito.

5.13.2. causas

5.13.2.1. ​Temperamentales: determinados rasgos de temperamento y personalidad aumentan el riesgo de desarrollar una depresión mayor

5.13.2.2. Ambientales: como acontecimientos adversos en la infancia, especialmente cuando son múltiples y de diferentes tipos.

5.13.2.3. Genéticos y fisiológicos: los niños cuyos progenitores tienen un trastorno depresivo tienen de dos a cuatro veces mayor riesgo.

5.13.2.4. Comorbilidad: tener otro trastorno psicológico aumenta el riesgo de desarrollar una depresión o de dificultar su mejoría. Tener una enfermedad médica crónica o incapacitante también aumenta el riesgo de episodios depresivos.

5.13.3. síntomas

5.13.3.1. Estado de ánimo irritable o triste. Los niños suelen estar más irritables o malhumorados que tristes o abatidos.

5.13.3.2. Pérdida de interés o de placer. Pasan menos tiempo en hobbies o actividades que anteriormente les producían placer. Los padres suelen notar mayor aislamiento social o abandonos de hobbies que antes disfrutaban

5.13.3.3. Trastorno de ansiedad: nerviosismo, inquietud psicomotriz, quejas somáticas, dificultad para dormir.

5.13.3.4. Trastornos de conducta: problemas de conducta o disciplina

5.13.3.5. Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH): dificultades de concentración, rendimiento académico bajo, baja tolerancia a la frustración, autoestima baja

5.13.3.6. Trastornos del aprendizaje: rendimiento académico bajo, dificultad para concentrarse, autoestima baja

5.13.3.7. Fobia escolar: quejas de molestias físicas, agitación, rendimiento académico bajo

5.13.3.8. Falta de destrezas sociales: aislamiento social, mala conducta, problemas de disciplina

5.13.3.9. Enfermedades físicas: quejas de molestias físicas, cambio en el apetito, cansancio

5.13.3.10. Trastornos de la conducta alimentaria: subida o bajada de peso corporal, falta de ganancia de peso / crecimiento adecuado, cambios en el apetito, autoestima baja

5.13.4. Consecuencias

5.13.4.1. La depresión en niños puede ser severa y de larga duración y puede interferir en todos los aspectos de su vida diaria, desde el rendimiento escolar hasta sus relaciones con amigos y familiares.

5.14. (f92.8) otros trastornos mixtos de la conducta y las emociones

5.14.1. Esta categoría requiere la combinación de trastorno disocial (F91) de la infancia con síntomas emocionales persistentes y marcados, tales como ansiedad, temores, obsesiones o compulsiones, despersonalización o desrealización, fobias o hipocondría. La cólera y el resentimiento son más bien rasgos de un trastorno disocial que de un trastorno de las emociones, pero en si ni contradicen ni apoyan el diagnóstico. Incluye: trastorno disocial (F91) asociado a un trastorno de las emociones (F93) trastorno disocial (F91) asociado a un trastorno neurótico (F40 F48)

5.14.2. Sintomas

5.14.2.1. Ansiedad

5.14.2.2. Obsesiones o compulsiones

5.14.2.3. Despersonalización o desvinculación de la realidad

5.15. (f92.9) Trastorno disocial y de las emociones mixto sin especificación

5.15.1. Grupo de trastornos que se caracteriza por la combinación persistente de un comportamiento agresivo, disocial o retador, con manifestaciones claras y marcadas de depresión, ansiedad u otras alteraciones emocionales.

5.15.2. La gravedad del trastorno debe ser suficiente como para que se satisfagan los criterios de trastorno disocial de la infancia y del trastorno de las emociones de comienzo especifico en la infancia, de un trastorno neurótico del adulto.

5.16. (f93) Trastornos emocionales de comienzo especifico en la niñez

5.16.1. El diagnóstico requiere que no haya alteraciones generalizadas del desarrollo de la personalidad (si están presentes, debe tenerse en cuenta la posibilidad de las categorías F40-F49). La ansiedad de separación que comienza en una edad no adecuada al momento evolutivo (por ejemplo, durante la adolescencia) no debe ser codificado de acuerdo con esta categoría a menos que constituya la persistencia de lo que fue una ansiedad de separación infantil propiamente dicha.

5.16.2. Causas

5.16.2.1. Hasta el momento, las causas de los trastornos emocionales no han sido adecuadamente determinadas. Aunque algunas causas pueden incluir factores tales como la herencia, desórdenes mentales, dieta, presiones y el funcionamiento familiar, ningún estudio ha podido demostrar que alguno de estos factores sea la causa directa de los trastornos emocionales o del comportamiento.

5.16.2.1.1. La hiperactividad (la falta de atención, impulsividad);

5.16.2.1.2. Agresiones/un comportamiento que puede resultar en heridas propias;

5.16.2.1.3. Retraimiento (falta de iniciar intercambios con los demás; el retiro de los intercambios sociales; temores o ansiedades excesivas);

5.16.2.1.4. Inmadurez (el niño llora en ocasiones inapropiadas; temperamento; habilidad inadecuada de adaptación);

5.16.2.1.5. Dificultades en el aprendizaje (rendimiento académico por debajo del nivel correspondiente al grado).

5.16.3. Síntomas

5.16.3.1. Preocupación injustificada a posibles daños que pudieran acaecer a personas significativas o temor a que alguna de éstas le abordara.

5.16.3.2. Preocupación injustificada a que un acontecimiento adverso le separe de una persona significativa (como, por ejemplo, poder perderse, ser secuestrado, ingresado en un hospital o asesinado).

5.16.3.3. Desagrado o rechazo persistente a ir al colegio por el temor a la separación (más que por otras razones, como miedo a algo que pudiere suceder en el colegio).

5.16.3.4. Desagrado o rechazo persistente a irse a la cama sin compañía o cercanía de alguna persona significativa.

5.16.3.5. Temor inadecuado y persistente a estar solo, o sin la persona significativa, en casa durante el día.

5.16.3.6. Pesadillas reiteradas sobre la separación.

5.16.3.7. Síntomas somáticos reiterados (tales como náuseas, gastralgias, cefaleas o vómitos) en situaciones que implican la separación de una persona significativa, tal y como salir de casa para ir al colegio.

5.16.3.8. Malestar excesivo y recurrente (en forma de ansiedad, llantos, rabietas, tristeza, apatía o retraimiento social) en anticipación, durante o inmediatamente después de la separación de una figura de vínculo importante.

5.17. (f93.0) Trastornos de la ansiedad de separación en la niñez

5.17.1. La ansiedad por separación es una etapa de desarrollo normal entre los bebés y niños pequeños. Los niños suelen presentar un período de ansiedad por separación, pero por lo general lo superan aproximadamente a los 3 años de edad. En el caso de algunos niños, la ansiedad por separación es un signo de un trastorno más grave conocido como trastorno de ansiedad por separación, que ya puede comenzar en la edad preescolar.

5.17.2. Causas

5.17.2.1. En algunas ocasiones, el trastorno de ansiedad por separación puede aparecer a causa de estrés cotidiano que ocasiona la separación de un ser querido. Es posible que haya una causa genética en el desarrollo del trastorno.

5.17.3. Síntomas

5.17.3.1. El trastorno de ansiedad por separación se diagnostica cuando los síntomas son excesivos para la edad de desarrollo y causan una angustia o aflicción significativa en el funcionamiento diario. Entre los síntomas se pueden incluir los siguientes:

5.17.3.1.1. Angustia recurrente y excesiva sobre anticipar o estar lejos del hogar o de los seres queridos

5.17.3.1.2. Preocupación constante y excesiva sobre perder un padre u otro ser querido por una enfermedad o un desastre

5.17.3.1.3. Preocupación constante por algo malo que podría pasar, como perderse o ser secuestrado, lo que causa una separación de los padres u otros seres queridos

5.17.3.1.4. Rechazo a estar fuera del hogar por miedo a la separación

5.17.3.1.5. Rechazo a estar solo en la casa sin un padre u otro ser querido en la casa

5.17.3.1.6. Resistencia o rechazo a dormir fuera de la casa sin un padre u otro ser querido cerca

5.17.3.1.7. Pesadillas repetidas sobre la separación

5.17.3.1.8. Quejas frecuentes sobre dolores de cabeza, dolores de estómago u otros síntomas cuando se anticipa la separación de un padre u otro ser querido

5.17.4. Consecuencias

5.17.4.1. El trastorno de ansiedad por separación ocurre más a menudo en la infancia pero puede continuar hasta la adolescencia y, en ocasiones, a la adultez. Entre los factores de riesgo, se encuentran los siguientes:

5.17.4.1.1. Estrés o pérdida que ocasionan una separación, como la enfermedad o muerte de un ser querido, la pérdida de una mascota, el divorcio de los padres, la mudanza o la partida hacia la escuela

5.17.4.1.2. Algunos temperamentos que son más propensos a presentar trastornos de ansiedad que otros

5.17.4.1.3. Antecedentes familiares, que incluyen a familiares consanguíneos que tienen problemas de ansiedad o trastorno de ansiedad, lo cual indica que estos rasgos pueden ser hereditarios

5.17.4.1.4. Problemas ambientales, como estar presente durante un tipo de desastre que implica una separación

5.18. (f93.1) Trastornos de la ansiedad fóbica en la niñez

5.18.1. Esta categoría debe usarse solo cuando surge en edades tempranas y son al mismo tiempo del grado extraordinario y se acompaña de problemas en el comportamiento social

5.18.2. Causas

5.18.2.1. La ansiedad es un estado cerebral muy similar al miedo, pero que ocurre en ausencia de un estímulo amenazante. Tanto el miedo como la ansiedad representan reacciones normales ante el peligro, que coexisten y se superponen. El miedo se asocia a menudo con síntomas de excitación autonómica necesarios para las conductas de lucha o huida,

5.18.3. Síntomas

5.18.3.1. Miedo persistente, excesivo e irrazonable ante un objeto, actividad lugar o situación

5.18.3.2. Ansiedad o comportamiento de evitación ante la presencia de estímulos específicos.

5.18.4. Consecuencias

5.18.4.1. El hecho de no hablar tiene consecuencias significativas en el rendimiento académico el Trastornos de ansiedad en la infancia y la adolescencia interfiere con la comunicación social normal del niño/adolescente.

5.19. (f93.2) Trastornos de la ansiedad social en la niñez

5.19.1. El trastorno de ansiedad social es un temor persistente a situaciones embarazosas, ridículas o humillantes en contextos sociales. Por lo general, los niños afectados evitan situaciones que podrían provocar un examen social ej: la escuela.

5.19.2. Causas

5.19.2.1. La ansiedad social en niños puede ser causada tanto por causas externas así como por factores internos. Algunos de los factores que se consideran responsables de la Ansiedad Social en niños pequeños son:

5.19.2.1.1. La herencia

5.19.2.1.2. Los datos de investigaciones apoyan la idea de un factor hereditario, si el niño tiene algún familiar de primer grado de consanguinidad que sufre de ansiedad social, entonces existen mayores posibilidades de que el niño también padezca de este mismo mal.

5.19.2.1.3. Los padres

5.19.2.1.4. Aunque más que factores genéticos, los estilos de crianza pueden ser la causa. Los padres pueden ser un factor causante del trastorno de ansiedad, al ser demasiado críticos con los niños o al tener un estilo de crianza sobreprotector o rígido que contribuye a la ansiedad social de los niños.

5.19.2.1.5. La baja autoestima

5.19.2.1.6. Cuando los niños tienen una autoestima baja suelen fijarse más en las características negativas de su personalidad, lo que los convierte en más susceptibles a padecer de este trastorno.

5.19.2.1.7. Las experiencias

5.19.2.1.8. Cuando un niño ha sufrido alguna experiencia traumática como la muerte de alguna persona muy cercana o que se burlen de él en la escuela todo el grupo de sus compañeros, estos incidentes entonces podrían conducir a la ansiedad social.

5.19.3. Síntomas

5.19.3.1. Síntomas emocionales y conductuales

5.19.3.1.1. Temor a situaciones donde podrías ser juzgado

5.19.3.1.2. Angustia por sentirte avergonzado o humillado

5.19.3.1.3. Temor intenso de interactuar o hablar con extraños

5.19.3.1.4. Temor a que los demás noten que estás ansioso

5.19.3.1.5. Temor a tener síntomas físicos que puedan causarte incomodidad, como sonrojarte, sudar, temblar o que te tiemble la voz

5.19.3.1.6. Dejar de hacer algunas actividades o dejar de hablar con ciertas personas por miedo a sentirte avergonzado

5.19.3.1.7. Tener ansiedad en los momentos previos a enfrentar una situación o actividad que te da miedo

5.19.3.1.8. Soportar una situación social con ansiedad o miedo intenso

5.19.3.1.9. Después de una situación social, analizar tu desempeño e identificar fallas en tus interacciones

5.19.3.1.10. Esperar las peores consecuencias posibles de una experiencia negativa en una situación social

5.19.3.2. Evitar situaciones donde puedas ser el centro de atención

5.19.3.3. Síntomas físicos

5.19.3.3.1. Rubor

5.19.3.3.2. Latidos del corazón rápidos

5.19.3.3.3. Temblores

5.19.3.3.4. Sudoración

5.19.3.3.5. Malestar estomacal o náuseas

5.19.3.3.6. Dificultad para respirar

5.19.3.3.7. Mareos o aturdimiento

5.19.3.3.8. Sentir que la mente se pone en blanco

5.19.3.3.9. Tensión muscular

5.19.4. Consecuencias

5.19.4.1. Los síntomas del trastorno de ansiedad social pueden cambiar con el tiempo. Pueden exacerbarse ante exigencias o situaciones de estrés. Aunque evitar situaciones que producen ansiedad puede hacerte sentir mejor a corto plazo, es probable que tu ansiedad continúe en el largo plazo si no recibes tratamiento.

5.20. (f93.3) Trastornos de rivalidad entre hermanos

5.20.1. La mayoría de niños menores presentan alteraciones emocionales tras el nacimiento del hermano que les sigue. En la mayoría de los casos el trastorno es leve, pero la rivalidad o los celos surgidos tras el nacimiento del hermano menor pueden persistir marcadamente en algunos casos.

5.20.2. causas

5.20.2.1. hay muchos factores que pueden afectar la relación entre tus hijos, como la edad, el sexo y la personalidad, el tamaño de la familia, si es una familia ensamblada y la posición que cada niño ocupa en ella.

5.20.2.1.1. Es posible que los niños de edades similares peleen más que los niños que se llevan más años de diferencia.

5.20.2.1.2. Es posible que los niños del mismo sexo compartan más intereses similares, pero también es más probable que compitan entre ellos.

5.20.2.1.3. Los niños del medio —que, posiblemente, no reciban los mismos privilegios ni atención que el niño mayor o el menor de la familia— pueden simular sentirse más seguros.

5.20.2.1.4. Los niños cuyos padres están divorciados pueden sentir la necesidad de competir por la atención del padre con el que viven, especialmente si los hermanastros viven en el mismo hogar.

5.20.3. Síntomas

5.20.3.1. La rivalidad o celos entre hermanos puede manifestarse por una competitividad marcada con los hermanos para lograr la atención y el afecto de los padres. Por esto, para ser considerados como anormales deben acompañarse de un grado poco frecuente de sentimientos negativos

5.20.3.1.1. En casos graves

5.20.3.1.2. casos menos graves

5.20.4. Consecuencias

5.20.4.1. el enfermo quiere imitar al bebé en actividades que le proporcionan atención de los progenitores, como la alimentación. Suele haber un aumento de las confrontaciones o un comportamiento oposicionista con los padres, rabietas acompañadas de agitación y trastornos de las emociones como ansiedad, tristeza o aislamiento social. El sueño puede estar alterado y con frecuencia hay un aumento de la actividad dirigida hacia la búsqueda de atención de los padres, como en los momentos de ir a la cama.

5.21. (f94) Trastornos del comportamiento social de comienzo especifico en la niñez y en la adolescencia

5.21.1. Los trastornos del comportamiento (trastorno por déficit de atención e hiper-actividad, trastorno negativista desafiante y trastorno disocial) constituyen el grupo diagnóstico más frecuente en salud mental infantil y juvenil.

5.21.2. Causas

5.21.2.1. Temperamento: los factores temperamentales constituyen la personalidad del niño o adolescente. Algunas características del temperamento, como la elevada reactividad o la escasa cordialidad, pueden ayudar a desarrollar trastornos en la conducta.

5.21.2.2. Sexo: la totalidad de los estudios indican que es más frecuente en el sexo masculino. Además, los varones presentan síntomas más graves y desde edades más tempranas.

5.21.2.3. Genética: los trastornos del comportamiento tienen una elevada heredabilidad. No se ha identificado ningún gen que tenga un efecto directo; por lo que, probablemente el efecto aparece por la interacción de muchos genes entre sí y de estos con los factores ambientales.

5.21.2.4. Variables sociofamiliares: es importante la influencia etiopatogénica de la presencia de conducta disocial o delincuente en los padres, disciplina familiar dura o inconsistente, consumo de drogas por parte de las amistades o haber padecido abuso sexual.

5.21.3. Síntomas

5.21.3.1. Nivel de comprensión de lenguaje normal o casi normal

5.21.3.2. Capacidad de expresión suficiente para la comunicación social

5.21.3.3. Presencia de habla en unas ocasiones concretas y en otras no

5.21.4. Consecuencias

5.21.4.1. Circunstancias de la concepción, embarazo y perinatales: embarazo en la adolescencia; hijos no deseados; hijos concebidos en violaciones; embarazo de riesgo médico; enfermedades graves de la madre o el feto; conductas y situaciones de riesgo prenatal, como el consumo de drogas y los problemas laborales y ambientales durante el embarazo; prematuridad; y sufrimiento fetal.

5.21.4.2. 2. Características de la familia: padres muy jóvenes o muy mayores; conflictos graves y crónicos de pareja; familias monoparentales; enfermedades crónicas, invalidantes o graves en varios miembros de la familia; presencia de trastornos psiquiátricos severos, entre los que cabe destacar los trastornos delirantes y la esquizofrenia; trastornos depresivos mayores; intentos de suicidio; trastornos graves de personalidad; y abuso de drogas. También, es importante la existencia de malos tratos y la falta de contacto afectivo y lúdico.

5.21.4.3. 3. Situaciones traumáticas puntuales, tales como: muerte de uno de los padres o un hermano, separación de los padres u hospitalización prolongada. En definitiva, cualquier cambio importante en el entorno del niño.

5.21.4.4. 4. Factores relacionados con los patrones educativos familiares: padres con importantes problemas de tolerancia por las crisis de la infancia y adolescencia; padres que no aceptan la autonomía progresiva de sus hijos; y choques relacionales destructivos o con violencia reiterados entre un progenitor y el hijo.

5.21.4.5. 5. Circunstancias socioeconómicas adversas de la familia: familias aisladas socialmente, cambios de residencia repetidos y paro sin subsidio de varios miembros de la familia. También influyen las variables culturales.

5.21.4.6. 6. Antecedentes de trastornos mentales en el niño: trastornos de la alimentación, como: anorexia, bulimia, dietas restrictivas y ritualizadas; trastornos de ansiedad: presencia de fobias, obsesiones y compulsiones, crisis de angustia; manifestaciones somáticas de trastornos emocionales: existencia de quejas sobre dolor de cabeza, cefaleas, abdominalgias, náuseas y vómitos; otros cuadros psiquiátricos definidos: depresión, ideas de suicidio, drogodependencia y/o abusos de drogas, presencia de alucinaciones/delirios.

5.21.4.7. 7. Problemas con la justicia: adolescentes con medidas judiciales, delincuencia y contactos repetidos con fiscalía de menores.

5.22. (f94.0) Mutismo electivo

5.22.1. Se caracteriza por una selectividad marcada y emocionalmente determinada al hablar, de tal manera que en algunas situaciones el niño demuestra competencia en el lenguaje, ero fracasa en otras situaciones (definidas).

5.22.2. Causas

5.22.2.1. No se sabe la causa. Se sospecha que no hay sólo una. Se piensa que hay una predisposición genética, biológica, sobre la que actúan otros factores no del todo conocidos. No existe prueba alguna de que la causa esté relacionada con abusos, negligencia o algún trauma

5.22.3. Síntomas

5.22.3.1. la disminución y desaparición de la capacidad de habla en circunstancias determinadas o ante determinadas personas, generalmente ante personas ajenas al círculo más cercano al menor.

5.22.4. Causas

5.22.4.1. Estos niños están deseando hablar, compartir sus ideas, hacer amigos y cumplir con las expectativas de sus padres y profesores. Por algún motivo, sus palabras se quedan atrapadas por la ansiedad, la frustración y el miedo. El mutismo selectivo conlleva altos niveles de sufrimiento personal. Y también importantes problemas de adaptación al entorno.

5.23. (f94.2) Trastorno desinhibido de la vinculación de la infancia

5.23.1. Tradicionalmente, el trastorno de relación social desinhibida (TRSD) era considerado como parte de un diagnóstico más amplio conocido como Trastorno reactivo de la vinculación de la infancia. Sin embargo, en la última actualización del DSM-V ya se establece como una etiqueta diagnóstica específica e independiente.

5.23.2. Causas

5.23.2.1. establecido la negligencia social y el déficit en la calidad del cuidado como las principales causas del desarrollo del trastorno de relación social desinhibida.

5.23.2.2. Los contextos de violencia familiar, el déficit de asistencia emocional básica, la educación en contextos no familiares como los orfanatos o los cambios constantes en cuanto a los cuidadores primarios son el caldo de cultivo a la imposibilidad de elaborar un apego estable y el consecuente desarrollo de este trastorno.

5.23.3. Síntomas

5.23.3.1. Los principales síntomas del trastorno de relación social desinhibida son de naturaleza conductual y se concretan en la manera que tiene el niño de relacionarse con los otros, sobre todo con los adultos.

5.23.3.1.1. Ausencia de sentimientos de miedo o temor hacia extraños.

5.23.3.1.2. Interacción activa y desinhibida con cualquier adulto no familiar o conocido.

5.23.3.1.3. Comportamiento verbal y manifestaciones de afecto físico excesivamente familiares, teniendo en cuenta las normas sociales y la edad del niño.

5.23.3.1.4. Tendencia a no necesitar volver o recurrir a los padres o cuidadores tras permanecer en un ambiente extraño o ajeno.

5.23.3.1.5. Tendencia o disposición a marcharse con un adulto extraño.

5.23.4. Consecuencias

5.23.4.1. Las consecuencias para los niños que sufren el trastorno suelen ser bastantes negativas ya que dificulta la relación de estos niños con los adultos y sus iguales.

5.24. (f94.8) otros trastornos del comportamiento social en la infancia y adolescencia

5.24.1. El CIE incluye entre los trastornos de la relación social otros trastornos del comportamiento social en la infancia y adolescencia que incluye trastornos del comportamiento social con retraimiento y timidez debidos a deficiencias en la sociabilidad;

5.24.2. Causas

5.24.2.1. Ansiedad excesiva e inapropiada para el nivel de desarrollo del sujeto, concerniente a su separación respecto del hogar o de las personas con quienes está vinculado, puesta de manifiesto por tres (o más) de las siguientes circunstancias:

5.24.3. Síntomas

5.24.3.1. malestar excesivo recurrente cuando ocurre o se anticipa una separación respecto del hogar o de las principales figuras vinculadas

5.24.3.2. preocupación excesiva y persistente por la posible pérdida de las principales figuras vinculadas o a que éstas sufran un posible daño

5.24.3.3. preocupación excesiva y persistente por la posibilidad de que un acontecimiento adverso dé lugar a la separación de una figura vinculada importante (p. ej., extraviarse o ser secuestrado)

5.24.3.4. resistencia o negativa persistente a ir a la escuela o a cualquier otro sitio por miedo a la separación

5.24.3.5. resistencia o miedo persistente o excesivo a estar en casa solo o sin las principales figuras vinculadas, o sin adultos significativos en otros lugares

5.24.3.6. negativa o resistencia persistente a ir a dormir sin tener cerca una figura vinculada importante o a ir a dormir fuera de casa

5.24.3.7. pesadillas repetidas con temática de separación quejas repetidas de síntomas físicos (como cefaleas, dolores abdominales, náuseas o vómitos) cuando ocurre o se anticipa la separación respecto de figuras importantes de vinculación

5.25. (F94.9 Trastorno del comportamiento social en la infancia y adolescencia sin especificación

5.25.1. (f94.1) Trastorno reactivo de la vinculación de la infancia

5.25.1.1. Es un problema en el cual el niño es incapaz de formar una relación normal o amorosa con otros. Es considerado como el resultado de no formar un vínculo con ningún cuidador cuando se es muy pequeño.

5.25.1.2. Causas

5.25.1.2.1. El trastorno de vinculación reactiva es causado por el maltrato o el descuido de las necesidades de un bebé con relación a:

5.25.1.2.2. Se puede descuidar a un bebé o a un niño cuando:

5.25.1.2.3. Un cambio frecuente en los cuidadores (por ejemplo, en orfanatos u hogares sustitutos) es otra causa de este trastorno.

5.25.1.3. Síntomas

5.25.1.3.1. Aislamiento, miedo, tristeza o irritabilidad sin causa aparente

5.25.1.3.2. Aspecto triste y desganado

5.25.1.3.3. No buscar consuelo o no reaccionar cuando se recibe consuelo

5.25.1.3.4. Incapacidad de sonreír

5.25.1.3.5. Observar a los demás de cerca, pero no interactuar socialmente

5.25.1.3.6. Incapacidad de pedir apoyo o ayuda

5.25.1.3.7. Incapacidad de tender la mano cuando alguien ofrece ayuda

5.25.1.3.8. Desinterés en jugar a las escondidas u otros juegos interactivos

5.25.1.4. Consecuencias

5.25.1.4.1. Sin tratamiento, el trastorno reactivo de la vinculación puede continuar durante varios años y tener consecuencias de por vida.

5.25.2. Los trastornos del comportamiento (trastorno por déficit de atención e hiper-actividad, trastorno negativista desafiante y trastorno disocial) constituyen el grupo diagnóstico más frecuente en salud mental infantil y juvenil.

5.26. (f95) trastornos por tics

5.26.1. Los tics son espasmos, movimientos o sonidos repentinos que se hacen de manera repetitiva. Las personas que tienen tics no pueden controlarlos voluntariamente. Por ejemplo, puede ser que una persona con un tic motor parpadee una y otra vez, sin parar, o que una persona con un tic vocal emita gruñidos involuntariamente.

5.26.2. Causas

5.26.2.1. Los factores hereditarios, las alteraciones neurobiológicas, principalmente en la región de los ganglios basales y los factores psicológicos, son los principales implicados en la etiología de los tics.

5.26.2.2. Cuando los tics comienzan de modo brusco, y más si se trata de niños con infecciones respiratorias frecuentes

5.26.3. Síntomas

5.26.3.1. Movimientos anormales involuntarios repetitivos y esteriotipados que pueden inhibirse voluntariamente durante un tiempo breve

5.26.4. Consecuencias

5.26.4.1. Pueden ser es víctima de burlas en el colegio o los demás niños por este motivo.

5.27. (f95.0) trastornos por tics transitorios

5.27.1. Es una afección en la cual una persona hace uno o muchos movimientos o ruidos (tics) breves y repetitivos. Estos movimientos o ruidos son involuntarios (sin proponérselo).

5.27.2. Causas

5.27.2.1. El trastorno de tic transitorio es común en los niños. La causa de este trastorno puede ser física o mental (psicológica). Puede ser una forma leve del síndrome de Tourette.

5.27.3. Síntomas

5.27.3.1. El niño puede presentar tics faciales o tics que involucren el movimiento de brazos, piernas u otras zonas.

5.27.3.1.1. Movimientos que ocurren una y otra vez y sin ritmo

5.27.3.1.2. Una abrumadora urgencia de hacer el movimiento

5.27.3.1.3. Movimientos breves y espasmódicos que incluyen por ejemplo: parpadear, apretar los puños, mover las manos de forma espasmódica, patear, levantar las cejas, sacar la lengua

5.27.3.2. Los tics a menudo lucen como un comportamiento nervioso. Parecen empeorar con el estrés y no se presentan durante el sueño.

5.27.3.2.1. Chasqueo

5.27.3.2.2. Gruñido

5.27.3.2.3. Silbido

5.27.3.2.4. Gemido

5.27.3.2.5. Olfateo

5.27.3.2.6. Resoplido

5.27.3.2.7. Chillido

5.27.3.2.8. Carraspeo

5.27.4. Consecuencias

5.27.4.1. Por lo general no existen complicaciones. Se puede desarrollar un trastorno de tic motor o vocal crónico

5.28. (f95.1) trastornos por tics motores o vocales crónicos

5.28.1. Para el DSM-IV-TR este trastorno se caracteriza por la aparición de tics vocales o motores, simples o múltiples, varias veces al día, casi cada día, durante un periodo de más de un año y sin periodos libres de síntomas de más de tres meses seguidos.

5.28.2. Causas

5.28.2.1. El trastorno crónico del tic motor es más común que el síndrome de Tourette. Los tics crónicos pueden ser formas del síndrome de Tourette. Por lo regular, los tics comienzan a los 5 o 6 años y empeoran hasta los 12 años. Con frecuencia mejoran durante la adultez.

5.28.3. Síntomas

5.28.3.1. Un tic es un movimiento o sonido repentino, rápido y repetitivo que no tiene ningún propósito u objetivo. Los tics pueden involucrar:

5.28.3.1.1. Parpadeo excesivo

5.28.3.1.2. Gestos faciales

5.28.3.1.3. Movimientos rápidos de brazos, piernas u otras zonas

5.28.3.1.4. Sonidos (gruñidos, carraspeo, contracciones abdominales o diafragmáticas)

5.28.3.1.5. Una persona que presenta este padecimiento puede contener estos síntomas durante un período de tiempo breve. Sin embargo, experimentan una sensación de alivio cuando realizan estos movimientos. A menudo los describen como una respuesta a un deseo interno. Algunos dicen tener sensaciones anormales en la zona del tic antes de que se presente.

5.28.3.2. Los tics pueden continuar durante todas las etapas del sueño. Pueden empeorar con:

5.28.3.2.1. Excitación

5.28.3.2.2. Fatiga

5.28.3.2.3. Calor

5.28.3.2.4. Estrés

5.28.4. Complicaciones

5.28.4.1. No suele haber complicaciones.

5.29. (f95.2) trastornos por tics motores multiples motores y vocales combinados (síndrome de la tourette

5.29.1. El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico caracterizado por movimientos repetitivos, estereotipados e involuntarios y la emisión de sonidos vocales llamados tics. El trastorno lleva el nombre del doctor Georges Gilles de la Tourette, neurólogo pionero francés quien en 1885 diagnosticó la enfermedad en una noble francesa de 86 años.

5.29.2. Causas

5.29.2.1. la causa del síndrome de Tourette es desconocida, las investigaciones actuales revelan la existencia de anormalidades en ciertas regiones del cerebro (incluyendo los ganglios basales, lóbulos frontales y corteza cerebral), los circuitos que hacen interconexión entre esas regiones y los neurotransmisores (dopamina, serotonina y norepinefrina) que llevan a cabo la comunicación entre las células nerviosas.

5.29.3. Síntomas

5.29.3.1. Los tics, los movimientos o sonidos repentinos, breves e intermitentes son el signo distintivo del síndrome de Tourette. Los síntomas pueden variar de leves a graves.

5.29.3.1.1. Tics motores comunes en el síndrome de Tourette

5.29.3.1.2. Tics vocales comunes en el síndrome de Tourette

5.29.4. Consecuencias

5.29.4.1. La mayoría de las personas que sufren ST y otros trastornos de tics pueden llevar vidas productivas. No hay barreras para sus logros en la vida personal y profesional. Se puede encontrar gente con ST en todas las profesiones.

5.30. (f95.8) Otros trastornos de tics

5.30.1. se caracteriza por los que parecen ser tics incontrolables, que son movimientos o sonidos verbales repentinos, rápidos, recurrentes. Si el niño tiene tics motores y vocales, se diagnostica el trastorno de Tourette; si solo tiene tics motores o vocales, pero no ambos, se diagnostica el trastorno de tics motores o vocales crónicos.

5.30.2. El trastorno de tics motores o vocales crónicos

5.30.3. si solo tiene tics motores o vocales, pero no ambos, se diagnostica el trastorno de tics motores o vocales crónicos.

5.30.4. Síntomas

5.30.4.1. Encogerse de hombros

5.30.4.2. Guiños oculares

5.30.4.3. Morderse los labios

5.30.4.4. Muecas faciales

5.30.4.5. Carraspear

5.30.4.6. Canturrear, olfatear, resoplar o chillar

5.31. (F95.9)Trastorno de tics sin especificación

5.31.1. Esta categoría comprende trastornos caracterizados de tics, pero que no cumplen los criterios de un trastorno de tics específico. Los ejemplos incluyen tics que duran menos de 4 semanas o tics que se inician después de los 18 años de edad.

5.32. (f98) Otros trastornos Conductuales y emocionales con comienzo en la infancia o adolescencias

5.32.1. Grupo heterogéneo de trastorno que comparte las características de comenzar en la niñez, pero que aparte de eso, difieren en muchos de aspectos.

5.32.2. Causas

5.32.2.1. se asocian con problemas psicosociales y porque no pueden ser incorporados a otros síndromes

5.32.3. Síntomas

5.32.3.1. Algunas de las afecciones representan síndromes bien definidos, pero otras no son más que síntomas complejos que requieren su inclusión por su frecuencia,

5.33. (F98.0) Enuresis no orgánica

5.33.1. La enuresis o incontinencia urinaria consiste en la emisión repetida de orina de manera involuntaria durante el día o en la cama por la noche. Para que sea considerada enfermedad debe producirse por lo menos dos veces cada día durante un mínimo de tres meses consecutivos y en niños mayores de 4 años.

5.33.2. Causas

5.33.2.1. En la mayoría de los casos esta patología es hereditaria, por lo que, si uno de los progenitores ha tenido enuresis durante su infancia, las probabilidades de que sus hijos también la tengan son elevadas.

5.33.2.2. Otras causas pueden ser la alteración del sueño, no haber aprendido bien a controlar la micción durante los primeros años de aprendizaje o como resultado de tener alguna otra patología.

5.33.2.3. Las situaciones de estrés también pueden provocar la aparición de la enuresis, sobre todo secundaria. Éstas pueden ser el divorcio o la separación de los padres, el fallecimiento de un familiar, el cambio de residencia, el nacimiento de un hermano, debido a accidentes e intervenciones quirúrgicas, ante abusos sexuales, hospitalizaciones, etcétera.

5.33.2.4. los niños que viven en hogares desestructurados o con pocos recursos económicos, tienen también más probabilidades de padecer enuresis.

5.33.3. Síntomas

5.33.3.1. El principal síntoma de la enuresis es la pérdida de orina involuntaria. Ésta puede ocurrir varias veces durante la noche, periodo en el que pueden ser muy abundantes.

5.33.3.2. En algunos niños con enuresis nocturna pueden aparecer dificultades para despertarse y estreñimiento.

5.33.4. Consecuencias

5.33.4.1. la enuresis puede tener consecuencias negativas, con afectación a la vida social y aislamiento, agresión física, baja autoestima, alteración en las relaciones personales, alto costo por lavandería y ansiedad en los padres.

5.34. (f98.1) Encopresis no orgánica

5.34.1. La encopresis, también llamada incontinencia fecal o evacuación involuntaria de los intestinos, es el paso repetido de heces (por lo general involuntario) hacia la ropa.

5.34.2. Causa

5.34.2.1. Existen varias causas de la encopresis, incluidos el estreñimiento y los problemas emocionales.

5.34.2.1.1. Estreñimiento

5.34.2.1.2. Problemas emocionales

5.34.3. Síntomas

5.34.3.1. Los signos y síntomas de la encopresis pueden incluir lo siguiente:

5.34.3.1.1. Fuga de heces o heces líquidas en la ropa interior, que pueden confundirse con diarrea

5.34.3.1.2. Estreñimiento con heces secas y duras

5.34.3.1.3. Eliminación de heces grandes que obstruyen o casi obstruyen el inodoro

5.34.3.1.4. No querer evacuar el intestino

5.34.3.1.5. Que transcurran largos períodos entre las evacuaciones

5.34.3.1.6. Falta de apetito

5.34.3.1.7. Dolor abdominal

5.34.3.1.8. Problemas con la continencia urinaria durante el día o mojar la coma (enuresis)

5.34.3.1.9. Cistitis reiterada, por lo general, en las niñas

5.34.4. Consecuencias

5.34.4.1. Un niño que padece encopresis puede experimentar varias emociones, entre ellas, vergüenza, frustración, culpa e ira. Si tu hijo es objeto de burlas por parte de sus amigos o es criticado o castigado por los adultos, puede sentirse deprimido o tener autoestima baja.

5.35. (f98.2) Trastorno en la alimentación en la infancia y la niñez

5.35.1. Los trastornos de la alimentación son afecciones graves que se relacionan con las conductas alimentarias que afectan negativamente la salud, las emociones y la capacidad de desempeñarte en áreas importantes de la vida. Los trastornos de la alimentación más frecuentes son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, y el trastorno alimentario compulsivo

5.35.2. Causas

5.35.2.1. Se desconoce la causa exacta de los trastornos de la alimentación. Al igual que con otras enfermedades mentales, puede haber muchas causas, por ejemplo, las siguientes

5.35.2.1.1. Genética y biología.

5.35.2.1.2. Salud psicológica y emocional

5.35.3. Síntomas

5.35.3.1. Los síntomas varían en función del tipo de trastorno de la alimentación.

5.35.3.1.1. Anorexia nerviosa

5.35.3.1.2. Bulimia nerviosa

5.35.3.1.3. Trastorno alimentario compulsivo

5.35.3.1.4. Trastorno de rumiación

5.35.4. Consecuencias

5.35.4.1. Los trastornos de la alimentación pueden causar diversas complicaciones, algunas de las cuales son potencialmente mortales. Cuanto más grave sea o más dure el trastorno de la alimentación, más probable es que presentes complicaciones graves, como las siguientes:

5.35.4.1.1. Problemas de salud graves

5.35.4.1.2. Depresión y ansiedad

5.35.4.1.3. Pensamientos o conductas suicidas

5.35.4.1.4. Problemas con el crecimiento y el desarrollo

5.35.4.1.5. Problemas sociales y en las relaciones

5.35.4.1.6. Trastornos de consumo de sustancias

5.35.4.1.7. Problemas laborales y escolares

5.35.4.1.8. Muerte

5.36. (f98.3) pica de la infancia y la niñez

5.36.1. El trastorno de pica es una enfermedad psiquiátrica en la que el paciente ingiere sustancias que no son nutritivas, como tierra, piedras, papel o sustancias biológicas. La denominación del trastorno viene del nombre científico de la urraca, Pica pica, por la costumbre de este animal de ingerir y robar objetos inertes no alimenticios.

5.36.2. Causa

5.36.2.1. Se calcula que entre un 10% y un 30% de los niños por debajo de 6 años de edad presentan este tipo de conducta sin consecuencias posteriores. La ingesta de sustancias no nutritivas también se ha observado en las mujeres embarazadas con frecuencia, cediendo en general tras el parto

5.36.2.2. Con frecuencia este fenómeno se ha descrito en pacientes con un retraso mental importante. Asimismo, el trastorno de pica se ha visto también en pacientes esquizofrénicos, obsesivos compulsivos, en pacientes ansiosos o como forma de llamar la atención.

5.36.3. Síntomas

5.36.3.1. dicho trastorno suelen presentar síntomas digestivos como náuseas, vómitos y diarreas. Es frecuente que presenten dolor abdominal (gástrico o generalizado), aumento de la salivación y alteraciones del gusto y del olfato. Estos pacientes suelen quejarse de hambre

5.36.4. complicaciones

5.36.4.1. La principal complicación que presentan estos pacientes es la perforación gástrica o intestinal, siendo necesario intervenir al 75% de los pacientes con trastorno de pica por este motivo. La perforación del tracto digestivo es asimismo la principal causa de mortalidad de este trastorno psiquiátrico.

5.36.4.2. a obstrucción intestinal, la infección por parásitos ingeridos del suelo o de excrementos de personas o animales, la intoxicación por sustancias tóxicas como plomo, mercurio o fósforo, o bien la acumulación de sustancias no digeribles en el estómago, lo que se conoce como bezoar.

5.37. (f98.4) Trastorno por movimientos estereotipados

5.37.1. Es una afección en la cual una persona hace movimientos repetitivos y sin propósito. Como mover las manos de un lado para el otro, mecer el cuerpo o golpearse la cabeza. Los movimientos interfieren con la actividad normal o tienen el potencial de causar daño al cuerpo

5.37.2. Causas

5.37.2.1. El trastorno de movimientos estereotípicos es más común en los niños que en las niñas. Los movimientos repetitivos a menudo aumentan con el estrés, la frustración y el aburrimiento.

5.37.2.2. Se desconoce la causa de este trastorno, cuando no se presenta con otras afecciones.

5.37.2.3. Los estimulantes como la cocaína y las anfetaminas pueden provocar un período grave pero breve de este comportamiento. El comportamiento puede incluir piqueteo, retorcimiento de las manos, tics de la cabeza o mordedura de los labios. El consumo prolongado de estimulantes puede llevar a períodos más largos de este comportamiento.

5.37.2.4. Las lesiones en la cabeza también pueden ocasionar movimientos estereotípicos.

5.37.3. Síntomas

5.37.3.1. Morderse a sí mismo

5.37.3.2. Apretarse las manos o agitarlas

5.37.3.3. Golpearse la cabeza

5.37.3.4. Golpearse el propio cuerpo

5.37.3.5. Introducirse objetos en la boca

5.37.3.6. Morderse las uñas

5.37.3.7. Mecerse

5.37.4. complicaciones

5.37.4.1. Los movimientos estereotípicos intensos pueden interferir con el desempeño social normal.

5.38. (f98.5) Tartamudez

5.38.1. La tartamudez, también llamada «balbuceo» o «trastorno de la fluidez al comienzo de la niñez», es un trastorno del habla que conlleva problemas frecuentes y considerables de fluidez normal y de continuidad del habla. Las personas que tartamudean saben lo que quieren decir, pero tienen dificultades para decirlo.

5.38.2. Causas

5.38.2.1. Los investigadores continúan estudiando las causas de fondo de la tartamudez del desarrollo. Es posible que intervenga una combinación de factores

5.38.2.1.1. Las causas posibles de la tartamudez del desarrollo pueden ser:

5.38.3. Síntomas

5.38.3.1. Dificultad para comenzar una palabra, frase u oración

5.38.3.2. Prolongación de una palabra o sonido dentro de una palabra

5.38.3.3. Repetición de un sonido, sílaba o palabra

5.38.3.4. Silencio breve para ciertas sílabas o palabras, o pausas dentro de una palabra (separación de palabras)

5.38.3.5. Uso de palabras adicionales como «eh...» en caso de dificultad para continuar con la siguiente palabra

5.38.3.6. Tensión excesiva, rigidez o movimiento de la cara o la parte superior del cuerpo para pronunciar una palabra

5.38.3.7. Ansiedad por hablar

5.38.3.8. Capacidad limitada para comunicarse efectivamente

5.38.4. Complicaciones

5.38.4.1. Problemas para comunicarse con los demás

5.38.4.2. Sentirse ansioso al hablar

5.38.4.3. No hablar o evitar las situaciones que requieren del habla

5.38.4.4. No participar ni tener éxito en el plano social, escolar o laboral

5.38.4.5. Ser objeto de intimidaciones o burlas

5.38.4.6. Baja autoestima

5.39. (f98.6) farfulleo

5.39.1. El farfulleo es un trastorno del habla caracterizado por una articulación desordenada y una velocidad de pronunciación muy acelerada

5.39.2. Causas

5.39.2.1. surge cuando hay una desproporción entre el influjo nervioso y la capacidad de movimiento de los órganos periféricos del lenguaje. Debido a la rapidez de la emisión, a veces las articulaciones no son más que bosquejadas. Como consecuencia, su lenguaje se hace incomprensible.

5.39.3. Síntomas

5.39.3.1. Taquilalia.

5.39.3.2. b) Voz defectuosa.

5.39.3.3. c) Ritmo defectuoso de la palabra.

5.39.3.4. d) Voz monótona.

5.39.3.5. e) Sustitución de palabras y sílabas.

5.39.3.6. f) Telescopismo de sílabas (Ej.: “parlamentario/parlentario”).

5.39.3.7. Causas. (Hipótesis).

5.39.3.8. a) Herencia.

5.39.3.9. b) Problemas en el SNC (Haz extrapiramidal).

5.39.3.10. c) Defecto de retroalimentación propioceptiva.

5.39.3.11. d) Inmadurez lingüística

5.40. (f98.8) Otros trastornos emocionales y de comportamiento especificados que habitualmente tienen su inicio en infancia y adolescencia

5.40.1. Incluye: onicofagia rinodactilomanía succión del pulgar masturbación (excesiva) trastorno de déficit de atención sin hiperactividad.

5.41. (F98.9) Trastorno de la infancia, la niñez o la adolescencia no especificado

5.41.1. Esta categoría es una categoría residual para trastornos que se inician en la infancia, la niñez o la adolescencia y que no cumplen los criterios de ningún trastorno específico de esta clasificación.

5.42. (F98.9) Trastorno de las emociones y del comportamiento de comienzo habitual en la infancia o adolescencia sin especificación.

5.42.1. Categoría residual no recomendada, para cuando no pueda recurrirse a otro código (F00-F98)