Descartes.Un filósofo más allá de toda duda

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Descartes.Un filósofo más allá de toda duda por Mind Map: Descartes.Un filósofo más allá de toda duda

1. Descartes las pensó sobre la base de dos conceptos que están relacionados: «conocimiento» y «razón». En su opinión, la investigación científica generaba un saber que funcionaba de acuerdo con un uso adecuado de la razón humana, no enturbiada por falsas creencias: un uso, por tanto, conforme a la «luz natural» de nuestra inteligencia.

2. 1- Descartes, el punto de arranque de la modernidad filosófica

2.1. cogito, ergo sum es la sentencia más conocida del filósofo francés por excelencia, René Descartes, y una de las más populares de la historia del pensamiento

2.1.1. Descartes, el padre de la filosofía moderna

2.1.1.1. sus palabras no sean del todo claras. Simplemente, nos decimos, forman parte del canon y así los hemos de considerar.

2.1.1.2. Descartes determinó de manera explícita, a partir de un programa filosófico muy consciente, las nuevas ideas del ser y del conocimiento que iban imponiéndose. Semejante empresa fue lo que realmente elevó su obra por encima de las demás

2.1.1.3. Descartes desempeñó un rol fundamental en este movimiento, no solo por su contribución como científico, en el sentido usual, sino también por su esfuerzo en proporcionar las bases filosóficas del nuevo saber

2.1.1.4. con Descartes y la nueva interpretación de la realidad y del conocimiento que necesitaba la ciencia moderna, comenzó un nuevo camino en el mundo de las ideas, hasta el punto de representar una auténtica fractura con relación a toda la filosofía anterior. A partir de sus tesis y planteamientos, y también confrontándolos, todos los filósofos posteriores tuvieron que posicionarse.

2.1.1.5. con él pereció la imagen del mundo creada en la Antigüedad, la que forjaron Platón y Aristóteles (y que el cristianismo medieval conservó y alimentó), y con él se alumbró un mundo nuevo

3. 2- Vida, obra y contexto

3.1. Entre la ortodoxia católica y el amor a la verdad

3.1.1. Entender a Descartes exige, en efecto, partir de las coordenadas religioso-culturales en estado de crisis que la época llevaba consigo, pues tales circunstancias afectaron a su trayectoria de manera muy particular.

3.1.1.1. el auténtico motivo de escándalo era que un escritor por el solo uso de su razón cuestionara la doctrina proveniente de las Escrituras acerca del mundo. Y este era sin duda el caso de un autor como Descartes, lo quisiera él o no.

3.1.1.2. patrocinada desde los círculos de orientación más cientificista, la religión debía concentrarse en enseñar a la gente cómo ir al cielo, y dejar para la ciencia la explicación de qué era el cielo.

3.1.1.3. Descartes permaneció inalterado a lo largo de su vida; no obstante, podría afirmarse que el carácter insobornable de su espíritu científico fue más hondo y que en cierta medida prevaleció ante aquel. Sea como fuere, todo lo dicho quizá sirva para anticipar, aunque sea a modo de titular,

3.2. Las guerras de religión en Francia o «París bien vale una misa

3.2.1. Como consecuencia de todo ello, la Reforma no tardó en pasar de ser una controversia teológica a convertirse en un problema político de primer orden. La patria de Descartes no fue ajena al fenómeno que sacudía el viejo continente.

3.2.1.1. Tras unos primeros años de relativa tolerancia, a partir de 1530 los soberanos Valois optaron por una cruenta política de represión frente a los partidarios de las ideas reformadas, lo que no impidió que la sociedad francesa se partiera por la mitad en dos bloques enfrentados: por un lado los católicos, por el otro los hugonotes

3.2.1.1.1. Las ambiciones políticas y el cerril fanatismo de uno y otro bando desembocaron en un largo período marcado por toda suerte de violencias y tropelías, al que solo se pondría fin en las postrimerías del siglo.

3.3. Infancia y formación escolar

3.3.1. René Descartes nació en 1596 en la región de la Turena en 1596, en la pequeña localidad francesa de La Haye,creció en el seno de una familia acomodada, de abogados, comerciantes y médicos.

3.3.1.1. nuestro protagonista abandonó la casa familiar siendo un niño, en 1606, a los diez años, para ingresar en el célebre colegio de La Flèche, en Anjou, inaugurado ese mismo año y dirigido por los jesuitas. La institución, que se nutría de las capas nobles y de las clases burguesas surgidas en la Baja Edad Media, tenía el propósito de formar a las nuevas élites civiles que el país demandaba

3.3.1.1.1. Poco después, inició los estudios superiores en la Facultad de Derecho, en Poitiers, y obtuvo la licenciatura en 1616

3.4. La modernidad en Descartes

3.4.1. Nuestro filósofo decidió, por tanto, trazar su propio camino. Rompiendo con las expectativas de su familia, renunció a la carrera jurídica o a cualquier otra especialización de provecho. Asimismo, desoyó su futuro como sabio, aunque en este punto se impone un matiz, porque si la academia no lo sedujo, no por ello desatendió (enteramente) sus intereses intelectuales.

3.4.1.1. creía que la filosófica era la forma de vida más alta a la que podía aspirar un hombre. En conformidad con lo que ya habían establecido los filósofos griegos,no obstante, su interés por este tipo de vida tomó una dirección un tanto inesperada al transitar por derroteros diferentes a los de la vida del erudito de institución.

3.4.1.1.1. El proyecto filosófico que emprendió a partir de 1628 fue, de hecho, el máximo exponente de ello, como veremos. La propiedad «ser transgresor» es sin embargo una idea un tanto confusa. Como quizá esta palabra es hoy malentendida, convendría señalar que la suya no fue una rebeldía sin causa, sino al revés, una rebeldía que respondía a un apasionado amor por la verdad. Escribir el Discurso del método en francés, y no en latín, representó ya un gesto transgresor.

4. 3-Aventuras e investigaciones científicas

4.1. El sueño revelador

4.1.1. el Espíritu de la Verdad se le apareció en forma de revelación de una sabiduría universal, de una «ciencia completamente nueva» que habría de valer para todos los saberes como los fundamentos de una ciencia admirable.

4.1.1.1. Y a dicho sueño prometió consagrar la vida. Inmerso todavía en el mundo del simbolismo renacentista, de corte mistérico y ocultista, en ese sueño nuestro joven filósofo anticipó sin embargo algunos puntos del Descartes maduro, enfrascado ya sin vacilaciones en la tarea de fundar una filosofía acorde con la naciente ciencia moderna.

4.2. La búsqueda de un sueño

4.2.1. . Descartes deambuló por buena parte de Europa, llevando una vida a medio camino entre la frivolidad y las inquietudes teóricas.

4.2.1.1. Algún biógrafo de la época se empeñó en ofrecer de él una imagen más digna, vinculando su afición al juego u otras prácticas poco decorosas a las malas compañías con las que se topó.

4.3. Periodo de madurez (1628-1650)

4.3.1. su propia vida fue, en cierto sentido, muy poco cartesiana. En 1628, sin embargo, justo en el umbral del período en que desarrollaría su obra filosófica madura, Descartes decidió dar un giro a su existencia: dejar su vida errante y hacerla más austera, dedicada casi por entero al estudio.

4.3.1.1. se retiró a Holanda a los treinta y dos años, y allí permaneció casi hasta el fin de sus días. Ponía tierra de por medio con le monde, con la ociosidad característica de la buena sociedad, y con la vida aventurera que había llevado hasta entonces y que, más o menos felizmente, había intentado combinar con su natural propensión a la reflexión y a la investigación.

5. 4-El proyecto cartesiano y la revolución científica

5.1. El proyecto cartesiano

5.1.1. La filosofía cartesiana la dividiríamos en dos partes: una dedicada a la verdad y al conocimiento y otra dedicada al ser o a la realidad.

5.1.1.1. La idea de verdad como certeza, como aquello que está libre de incertidumbre o de confusiones y que responde al nuevo ideal de cientificidad, el papel de la razón, o de las intuiciones y las deducciones lógicas, como bases del saber, la matematización del lenguaje de las teorías, las explicaciones hipotético-deductivas, los procedimientos experimentales

5.2. La necesidad del proyecto

5.2.1. una época de incertidumbres como fue la suya, cuando la capacidad humana de conocer estaba de algún modo en entredicho, casi imponía elaborar un programa filosófico como el que se propuso.

5.2.1.1. Descartes desarrolló su obra en un tiempo en que el terreno de lo cognoscitivo era bastante inseguro, donde lo nuevo (la ciencia moderna) no había nacido del todo, y lo viejo (el aristotelismo escolástico) se resistía a desaparecer.

5.2.1.1.1. La tradición escolástica y medieval parecía derrumbarse sin remedio, como un viejo baluarte con grietas cada vez más ostentosas. Sin embargo, era aún el marco de pensamiento vigente y contaba con numerosos activos difíciles de combatir, que para nada debieran desconsiderarse, sino todo lo contrario; entre ellos, el aval que suponía la tradición, el respaldo social de la Iglesia y de las universidades, el que fuera concebida como una teoría global aparentemente capaz de explicarlo todo (lo natural y lo cósmico, lo humano y lo divino), la perfecta coherencia entre sus partes, el rigor y la elaboración filosófica, su correspondencia con las experiencias más inmediatas o las creencias del sentido común, etc.

5.3. Epidemia de irracionalismo

5.3.1. En la época de Descartes se produjo una epidemia de racionalismo que podría considerarse el resultado indirecto de la filosofía renacentista y de su idea de una naturaleza prodigiosa, exorbitante, entendida en términos animistas.

5.3.1.1. Con una naturaleza así, tan amplia y desbordante que todo cabría en su seno, hasta diluirse las fronteras entre lo normal y lo raro, lo natural y lo extraordinario, resultaría difícil pensar incluso en la posibilidad de la ciencia, que siempre se ocupa del orden natural y de lo regular en el mundo.

5.4. La revolución científica

5.4.1. Ya hacía algún tiempo que los postulados cosmológicos que permitían dar cuenta de las trayectorias de los planetas no se ajustaban a las nuevas y más precisas observaciones de las que se disponía.

5.4.1.1. La «teoría» (el modelo sobre cómo era el cosmos) estaba siendo amenazada cada vez más por los «hechos»

5.4.1.1.1. Para Aristóteles el mundo era un cosmos finito, dividido en dos regiones absolutamente separadas entre sí, en las que regían leyes distintas. En el mundo sublunar o terrestre se hallaba la Tierra, que ocupaba el centro del universo. Y el mundo supralunar estaba formado por el Sol, la Luna, los cinco planetas conocidos y las estrellas, que permanecían fijas en el firmamento. La Tierra era inmóvil pero en su seno gobernaba el cambio y el devenir, el nacimiento y la corrupción.

6. La concepción metafísica de la naturaleza

6.1. Descartes considera que las ideas que tenemos de las cosas sensibles pueden ser de dos tipos; o bien ideas un tanto confusas, procedentes de los sentidos o de la imaginación, o bien ideas, claras que tienen su origen en la intuicion intelectual a las ideas innatas de la mente

6.2. Pues bien, al considerar los objetos nos damos cuenta que tenemos una noción de ellos que procede directamente de los sentidos, como cuando afirmamos que este trozo de cera tiene ciertas cualidades pero al considerar mejor las cosas cosas advertimos que la cera también puede perder sus cualidades.

6.3. Y sin embargo, no por ello dejamos de tener una noción y un conocimiento de la cera. Las propiedades de este objeto cambian, ciertamente y a pesar de todo no tenemos ninguna duda que se trata de la misma cera.

6.4. Y así advertimos que esto permanece la esencia o identidad de la cosa lo aprendemos en virtud de la comprensión intelectual no por los sentidos esto sólo nos proporciona cualidades sensibles pero esta concepción se revela como confusa al dotamos de la idea que no parece definir este trozo de cera puesto que puede estar sujeta a cambios indefinidos

6.5. La concepción de la naturaleza que es bosa Descartes según la cual es la cosa son pura materia o cuerpo extendido en el espacio no proviene entonces de los sentidos o la experiencia sino que es una Concepción puramente intelectual o por así decirlo inata algo que la mente ya tiene o que comprende en el pensamiento puro

6.6. La concepción geométrica de la realidad

6.6.1. La esencia de las cosas materiales se reduce, por consiguiente a sucede extenso es decir a su geométrico y espacial las demás propiedades no existe una realidad no son otra cosa que el efecto sobre nuestros sentidos de lo único real la extensión

6.6.2. cuando la madera o cualquier otra materia parecida se quema podemos ver fácilmente que se mueven pequeñas partes de esa madera que se separan unas de otras que se transforman las más útiles en fuego aire y humo y que las partes más grandes se convierten en cenizas

6.6.3. Las variaciones de las cosas materiales en cuanto a la extensión es que origina el resto de las cualidades sensibles que parecieran contener las cosas por estas cualidades no son modos de la extensión y por tanto existen y realmente

7. El mundo como un gran mecanismo

7.1. Descartes partida de la necesidad de establecer una vinculación entre las explicaciones físicas y la concepción metafísica que había expuesto en sus obras filosóficas. Se trataba de derivar todo lo dado en la experiencia objeto de las ciencias particulares con la idea de la naturaleza alcanzada por su filosofía

7.2. Por tanto de la metafísica habían de deducirse los enunciados más generales de una teoría física que en tanto que te teoría global dotarse de una mayor coherencia y unidad de los desarrollos científicas más particulares ocupados en los problemas de detalle.

7.2.1. Esa teoría física fue como se sabe la teoría mecanicista según la cual había que comprender el mundo como un mecanismo es decir según el modelo interpretativo de mecanismos automáticos como los relojes.

7.2.2. Según Este modelo todo se explicaba sencillamente por la divisibilidad de la materia entre ciertas unidades y sus movimientos e interrelaciones con otras unidades.

7.2.3. Pero además escarpes necesito postular ciertas leyes fundamentales de la naturaleza para dar cuenta del movimiento sin las cuales no habría teoría física alguna.

7.3. Ahora bien según su filosofía dichas leyes debian derivar de Dios o tenían que poder deducirse de su naturaleza esencial puesto que puesto que del saber entiendo como un todo continuo lo posterior se seguía deductivamente lo anterior según Descartes.

7.4. Es importante hacer hincapié en que estas leyes del movimiento aún estando en consonancia con su representación de la realidad material como extensión no seducían como un color ario necesario de ella tampoco de Dios o de cualquier otro principio anteriorm

7.4.1. La paradoja de esta parte de su obra es que el que tanto contribuyó a establecer la idea de ciencia moderna con leche teoría general no llegó muy lejos configuró un marco general de corte mecanicista pero se mostró incapaz de extraer decir este marco una serie de leyes particulares expresadas con fórmulas matemáticas o previsiones de rigurosamente deducidas de las mismas Descartes advirtió este punto poco conforme a la ciencia naciente según su misma formulación los movimientos producidos por el choque eran tan complejos que como mucho la teoría establecerá los mecanismos que podían subyacer a los fenómenos visibles pero no era capaz de conjugar estos mecanismos con la aplicación particular que acabaría concretándose en las leyes cuáles cuáles serían los fenómenos.

8. Conclusiones: El legado cartesiano

8.1. Hemos visto como Descartes puso el marco teórico general de tipo filosófico para fundamentar el nuevo saber y como en esta tarea estableció lo que debería entenderse por realidad y conocimiento sobre nueva dos pases el ser y la verdad alquiler nuevos significados.

8.2. Descartes introdujo en la reflexión filosófica del problema sobre el conocimiento y sus fundamentaciones hasta entonces determinadas cuestiones no se habían puesto en duda al hacerlo Descartes reorientó la reflexión hacia la epistemología casi se erigió en la disciplina filosófica fundamental.

8.3. Descartes el empirismo inglés y la filosofía crítica kantiana fueron tres grandes hitos de esta nueva Senda que, de modo de poder ante convertía fundamentalmente la filosofía en teorías del conocimiento.

8.4. Hasta el momento como se sabe el conocimiento no había sido un asunto especialmente problemático y por tanto ocupo ningún puesto a centrar en los sistemas filosóficos a lo sumo era un asunto que con otro requería de explicación pero dicha explicación presuponía todo otro tipo de saberes considerados más fundamentales de tipo metafísico a partir de los cuales se daba cuenta precisamente el conocimiento.

8.5. Descartes plantó las semillas de la filosofía moderna en la medida que al considerar el sujeto como Punto de partida del pensamiento puso las bases para el desarrollo del. empirismo inglés o el idealismo alemán

8.5.1. Las ideas más fundamentales no provenían entonces de lo meramente fáctico de los puros hechos como pensó hume por ejemplo si no de la misma .facultad de pensar por la cual y gracias a Dios se revelaba el sujeto lo necesario y esencial

8.5.2. En esa medida Descartes tampoco considero a las ideas desde el punto de vista normalista según el cual las ideas serían tan sólo nombres puras construcciones de sujeto meras conversaciones para representar el mundo y entendernos.

8.5.3. para Descartes las ideas seguía reflejando la realidad era la clave para el acceso a su estructura y funcionamiento más fundamentales.

9. Del cosmos cerrado a el universo infinito

9.1. La teoría más aceptada en la actualidad es la teoría de la expansión la cual explica que el universo está en expansión acelerada» son términos con los que se designa el hecho descubierto en en expansión acelerada» son términos con los que se designa el hecho descubierto en el año 1998 de que el universo se expande a una velocidad cada vez mayor. Este hecho fue un descubrimiento no esperado, ya que hasta ese descubrimiento se pensaba que, si bien el universo ciertamente estaba en expansión, esta, ocasionada como un eco del Big Bang, tenía un ritmo que iba decreciendo por efecto de la atracción gravitatoria mutua entre galaxias distantes que hasta ese descubrimiento se pensaba que, si bien el universo ciertamente estaba en expansión, esta, ocasionada como un eco del Big Bang, tenía un ritmo que iba decreciendo por efecto de la atracción gravitatoria mutua entre galaxias distantes

10. La física Antigua

10.1. cambiar la teoría que proponía que la tierra se encontraba en el centro del universo cambio drásticamente lavmanera de ver las leyes de la física por ende en la actualidad leyes de las físicas son totalmente diferentes que a las leyes antiguas ya que tras descubrir que la tierra sólo era una parte del inmenso universo cambio súbitamente en nuestra manera de comprender naturaleza del universo y cómo es que funciona

10.2. Una de las teorías que cambió fue la teoría de que el peso de un objeto condicionado la velocidad de su caída tras investigar nos dimos cuenta que no importa el peso o la masa de un objeto la gravedad atrae con la misma potencia ambos objetos lo único que cambia la caída es la resistencia que opone el aire

10.3. Más allá de estos casos, toda la física en general sufrió un replanteamiento global al cambiar el enfoque o método apartir del cual debía ser estudiada. Para Galileo, por ejemplo, la explicación del fenómeno

11. La matematizacion de la razon

11.1. Es la teoría epistemológica de Descartes, es decir, de la parte de su filosofía que se ocupa del conocimiento. En este ámbito cobran especial relevancia las Regulae, obra inacabada de 1628-1629 que, como indica el título, se centró en aquellas reglas que debían garantizar que la mente, en su función de conocer, seguía la dirección adecuada En los manuales de filosofía suele explicarse que Descartes intentaba establecer la idea de que todo saber debería estar ordenado more mathematico, esto es, al modo que prescribían las matemáticas.

11.1.1. ¿Cómo aplicar el método?

11.1.1.1. La filosofía de Descartes se califica de racionalis mo por dar a la facultad racional la primacía, casi exclusiva, en la búsqueda del conocimiento verdadero En tan difícil tarea pone a la razón como fundamento primordial de la existencia, esencia y veracidad de las cosas. Ahí la ciencia es el conocimiento, donde la esencia racional alcanza su lugar justo y plena validez.

11.1.2. Sobre la deducción en las ciencias empíricas

11.1.2.1. El intento de proyectar el ideal de las matemáticas, o de un saber ordenado a otro tipo de ciencias tan heterogénea no deja sin embargo de plantear problemas, pues las ciencias empíricas, como la física, son muy diferentes de la matemática no digamos cuando es la filosofía la que se somete a dicho ideal.

11.1.3. Sobre los experimentos en ciencia

11.1.3.1. Todos estos temas vienen de la mano la manera el la cual comprendemos nuestro entorno es única para cada persona por ende debemos encontrar una manera en la cual nosotros mismos podamos entender mejor la experimantacion

11.1.4. Sobre la deducción lógica en ciencia

11.1.4.1. Entiendo por método reglas ciertas y fáciles, mediante las cuales el que las observe exactamente no tomará nunca nada falso por verdadero y, no empleando inútilmente ningún esfuerzo de la mente, sino aumentando siempre gradualmente su ciencia, llegará al conocimiento verdadero de todo aquello de que es capaz

12. De la duda a el cogito

12.1. El origen de la filosofía la duda metódica

12.1.1. Descartes comprendió la filosofía, fundamentalmente, como teoría del conocimiento Era la interrogación última referida al conocimiento, nacida de una duda total, absoluta La duda prescrita por el mismo método ofrecía la ocasión para una investigación filosófica verdaderamente crítica, sin presuposiciones de ningún tipo. Partir acríticamente de la religión o de la escolástica heredada

12.2. ¿Dudar es filosofía?

12.2.1. ¿Y de qué se puede dudar? La conciencia común puede dudar de muchas cosas, como todos sabemos. Algunos dudan que el globo terráqueo se esté calentando, o que el año siguiente se inicie las recuperación económica o, en cambio, prosiga la crisis Así que en términos generales la mayoría de las veces el cuestionamiento de la naturaleza se podría considerar filosofía.

12.3. La duda referida al saber científico

12.3.1. solo podríamos concluir que todas las ciencias son muy dudosas e inciertas, y que no tienen ningún fundamento. Solo serían creencias, asentadas, si se quiere, en nuestra disposición

12.4. La duda de referida a la ciencia matemática

12.4.1. Así pues, ¿ofrecen las matemáticas un conocimiento cierto, fuera de toda duda? ¿Podríamos concebir una situación que las desacreditara? Este fue el nuevo interrogante que a continuación se planteó Descartes en su afán por estar seguro del saber. Aunque con las matemáticas parecía haber hallado el suelo firme que buscaba, no dejó de preguntarse (llevando siempre la duda metódica hasta el final) por la certeza que ofrecían. Y su respuesta no deja de parecemos sorprendente, al afirmar que ni siquiera las matemáticas tendrían la consistencia requerida, que no eran ese principio seguro que buscaba para apuntalar el conocimiento.