Historia de la fertilidad asistida

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Historia de la fertilidad asistida por Mind Map: Historia de la fertilidad asistida

1. La reproducción forma parte de los deseos, y hasta mandatos sociales, de todas las sociedades del mundo y es, al mismo tiempo, el sueño que la inmensa mayoría de los seres humanos guarda celosamente. ¿Quién no pensó alguna vez en los hijos que traerá al mundo, el lugar donde esos hijos vivirán y que serán cuando crezcan? De esta manera, la infertilidad aparece como el peor de los diagnósticos, una barrera casi imposible de derribar, el sinónimo de frustración y honda tristeza.

1.1. Hasta hace unas tres décadas, la única solución para las parejas infértiles era la adopción. Hoy, la medicina reproductiva cuenta con tantas herramientas para ayudar a estos futuros papás que el término “infertilidad” casi ha desaparecido del vocabulario médico.

2. Los inicios

2.1. Fue en 1776 cuando se produjo la primera asistencia médica a la procreación, el primer "embarazo con ayuda" del que tenemos registro: en Londres, el cirujano John Hunter tomó con una jeringa el semen un hombre con hipospadia (deformación del pene que hace que al momento de la eyaculación el semen caiga fuera de la vagina) y lo depositó en la vagina de su esposa, obteniendo un embarazo

2.1.1. Vale mencionar que Spallanzini ya había demostrado en experimentos con ranas, que los ovocitos sólo se convertirían en renacuajos después del contacto con el semen. Allí describe la supervivencia de los espermatozoides en el moco cervical y vaginal y algunas técnicas muy primitivas para mejorar la acción del semen como fecundante. Otras publicaciones que suman importancia son los que investigan la ovulación. En este punto, Ogino y Knaus demostraron la relación entre el ciclo femenino normal y la ovulación, de donde surgen, aparte de los conocimientos del momento exacto de ovulación, el método calendario de anticoncepción según las fechas del ciclo.

3. Louise, la primera satisfacción

3.1. En 1978, Patrick Steptoe, ginecólogo inglés y Robert G. Edwards, luego de incansables estudios y numerosos fracasos dieron a conocer el nacimiento de la primera niña nacida a través de la medicina reproductiva. Fue Louise Brown, quién hoy, cumplidos ya sus 30 años, ha sido madre de modo natural. Brown fue mundialmente reconocida como la primera bebé de probeta de la historia de la humanidad. Para llegar a este momento, Steptoe y Edwards hicieron muchos intentos y contaban con algunos fracasos «esperanzadores» como la obtención de dos embarazos extrauterinos.

3.2. Louise Brown nació el 25 de julio de 1978, pesó 2700 gramos y las crónicas de la época la describían como «una niña saludable y regordeta». Las diferentes técnicas que se fueron sucediendo en el tiempo trajeron consigo ilusiones y fracasos, y sólo lograron instalarse en la práctica médica las que permitían los mejores resultados. Así, la Fertilización In Vitro de Edwards y Steptoe es, básicamente, una de las más utilizadas en la actualidad.

4. Avances tecnológicos

4.1. Sofisticados equipos tecnológicos detallan a los especialistas la información sobre el entorno en el que crece el embrión, facilitando la observación de su desarrollo y monitorizando su evolución, lo que aumenta notablemente las posibilidades de seleccionar el de mayor potencial de implantación para transferir al útero materno y lograr el deseado embarazo evolutivo.

4.2. El gran éxito de esta tecnología radica en facilitar la identificación de los embriones de mayor calidad para elevar las tasas de éxito y realizar transferencias de embriones únicos, reduciendo los embarazos múltiples.

5. Logros de la Genética Reproductiva

5.1. Los estudios genéticos ofrecen una visión muy especializada del material genético de mujeres, varones y embriones generados mediante técnicas de fecundación in vitro. En la Unidad de Reproducción HLA Vistahermosa tratamos tanto a las parejas con elevado riesgo de trasmitir una enfermedad genética a su descendencia, y a otras que generan embriones genéticamente alterados e incompatibles con la vida, lo que se traduce en una infertilidad prolongada. La mayoría de los casos son fértiles, sin embargo son portadores de enfermedades hereditarias, mujeres de edad avanzada o varones con alteraciones en la calidad seminal.