Para poder reducir los márgenes de desigualdad e inequidad social, primero hay que posibilitar la...

Comienza Ya. Es Gratis
ó regístrate con tu dirección de correo electrónico
Rocket clouds
Para poder reducir los márgenes de desigualdad e inequidad social, primero hay que posibilitar las condiciones mínimas fundamentales, entre ellas educación de calidad, para que cada uno de los individuos pueda desarrollar su potencial, bajo unas mismas condiciones y que permitan una verdadera inclusión social. por Mind Map: Para poder reducir los márgenes de desigualdad e inequidad social, primero hay que posibilitar las condiciones mínimas fundamentales, entre ellas educación de calidad, para que cada uno de los individuos pueda desarrollar su potencial, bajo unas mismas condiciones y que permitan una verdadera inclusión social.

1. Argumentos retóricos

1.1. "Debemos reconocer la plena igualdad de todas las personas ante Dios y ante la ley, y en los cuerpos gubernamentales. Debemos hacerlo no porque resulte ventajoso económicamente, aunque lo es; no porque las leyes de Dios así lo dispongan, aunque así lo disponen, y no porque las gentes de otras tierras así lo deseen. Tenemos que hacerlo por la razón única y fundamental de que es lo correcto."

1.1.1. Robert Kennedy - Discurso pronunciado con motivo del Día de Afirmación de la Libertad Académica y Humana. Universidad de Ciudad del Cano, 6 de junio de 1966. Tomado de: https://es.wikiquote.org/wiki/Igualdad

1.2. "La primera obligación de la igualdad es la equidad."

1.2.1. Victor Hugo. Tomado de: https://es.wikiquote.org/wiki/Victor_Hugo

2. Argumento de autor

2.1. La insuficiencia en el ingreso es fundamental, pero se entiende que la exclusión social se refiere a un conjunto más amplio de circunstancias que la pobreza. La exclusión social está más estrechamente relacionada con el concepto de pobreza relativa que con el de pobreza absoluta y, por tanto, indisolublemente vinculada con la desigualdad. Se refiere no sólo a la distribución del ingreso y los activos (tal como lo hace el análisis de pobreza), sino también a las privaciones sociales y a la falta de voz y poder en la sociedad.

2.1.1. Buvinic, Mayra. Para entender la inclusión social en América Latina y el Caribe, Capítulo I, En: Inclusión social y desarrollo económico en América Latina. BID, Colombia: 2004, pp 3-35. Tomado de: http://services.iadb.org/wmsfiles/products/Publications/612378.pdf, p 5.

2.2. La exclusión social es la incapacidad del individuo de participar en el funcionamiento básico político, social y económico de la sociedad en que vive. O, en términos más concisos, es la negación del acceso igualitario a las oportunidades que determinados grupos de la sociedad imponen a otros.

2.2.1. Mayra Buvinic citando a: Tsakloglou y Papadopoulos, 2001 y Behrman, Gaviria y Székely, 2003. Para entender la inclusión social en América Latina y el Caribe, Capítulo I, En: Inclusión social y desarrollo económico en América Latina. BID, Colombia: 2004, pp 3-35. Tomado de: http://services.iadb.org/wmsfiles/products/Publications/612378.pdf, p 6.

2.3. La universalización del acceso a la educación media es un imperativo de orden social, político y económico. La sociedad moderna basa su legitimidad en la democratización de las oportunidades educativas, siendo internacionalmente considerada la educación media, o secundaria superior, como el nivel básico mínimo, requerido a toda persona en esta sociedad . En el contexto colombiano, la construcción de una democracia real basada en la igualdad social de acceso a las oportunidades educativas, ha tenido poca incidencia en la política de educación superior. No ha sido un ideario político-ideológico que guíe a este nivel. Por el contrario, éste continúa siendo altamente restrictivo con relación al grupo de edad entre 18 y 24 años, con una tasa de cobertura de 14.0%, considerada muy baja respecto a los promedios de países industrializados y de otros países latinoamericanos.

2.3.1. Gómez, Víctor Manuel C. Política de equidad social y transformación de la Educación Superior. Nómadas, Universidad Central, Bogotá: núm. 6, marzo, 1997 p 4. Tomado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=105118999014

2.4. “Uno de los factores que genera desigualdad en los sistemas educativos de América Latina es la segregación social y cultural de las escuelas, que reproduce la fragmentación presente en las sociedades y limita el encuentro entre distintos grupos. Una de las señas de identidad de la educación inclusiva es precisamente el acceso a escuelas más plurales que son el fundamento de una sociedad democrática. La escuela tiene un papel fundamental en evitar que las diferencias de origen de los alumnos se conviertan en desigualdades educativas, y por esa vía de nuevo en desigualdades sociales.

2.4.1. P. 9 Blanco G., R; (2006). La Equidad y la Inclusión Social: Uno de los Desafíos de la Educación y la Escuela Hoy. REICE. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 4() 1-15. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=55140302 .

3. Argumento objetivo

3.1. La dimensión intergeneracional de la exclusión condena a las personas a condiciones de pobreza durante generaciones. En la región este hecho se evidencia quizá con mayor claridad en los niveles sostenidamente más bajos de logro académico de los niños indígenas. En Perú, por ejemplo, los datos correspondientes a 1994 demostraron que mientras el 36% de los niños pobres no indígenas completaba la enseñanza secundaria, sólo el 23% de los niños pobres indígenas lograba este nivel. En México, los niños que hablan solamente lenguas indígenas tienen un desempeño inferior en la escuela que aquellos niños que son bilingües y hablan también español.

3.1.1. Mayra Buvinic. Para entender la inclusión social en América Latina y el Caribe, Capítulo I, En: Inclusión social y desarrollo económico en América Latina. BID, Colombia: 2004, pp 3-35. Tomado de: http://services.iadb.org/wmsfiles/products/Publications/612378.pdf, P. 7.

3.2. Actualmente se evidencia un profundo desfase entre demanda y oferta de educación superior. Según datos del ICFES, en 1992, de 428.253 aspirantes sólo 147.875 (34.5%) lograron acceso a la educación superior, en la cual aproximadamente el 75% de la matrícula pertenece a instituciones privadas. Con relación a la universidad pública es significativo observar el continuo aumento en el ‘ratio’ entre aspirantes y cupos. En la Universidad Nacional, sede Bogotá, este ‘ratio’ era de 11:1 en 1992, en 1995 había aumentado a 12.4, y en el primer semestre de 1996 era de 14.2:1. (Oficina de Admisiones, UN 1996). Por otra parte, la gran demanda inercial ya creada sobre la educación superior (2.8% de crecimiento anual de la demanda entre 1984-1992, y un estimado de 3.3.% entre 1992 y el año 2000) implica la necesidad de crear un promedio anual de 16.000 nuevos cupos en este período, o sea 60% más que los creados en el período 1984-1992.

3.2.1. Gómez, Víctor Manuel C. Política de equidad social y transformación de la Educación Superior. Nómadas, Universidad Central, Bogotá: núm. 6, marzo, 1997 p. 5. Tomado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=105118999014

3.3. Un mayor número de años de estudio es un factor que puede contribuir, aunque no es el único, a superar el círculo vicioso de la pobreza, ya que ofrece mayores posibilidades para acceder al mundo laboral y tiene una influencia positiva en la educación de los hijos. En todos los países ha disminuido el número de analfabetos absolutos aunque todavía hay 36 millones, de los cuáles el 56% son mujeres y hay un alto porcentaje de personas entre 15 y 24 años con primaria incompleta. Es decir hay un alto contingente de personas en América Latina que no cuenta con las competencias mínimas necesarias para insertarse en la sociedad actual del conocimiento y acceder a puestos de trabajo dignos y productivos. El aumento logrado en el acceso a la educación secundaria, fundamental para asegurar mayores oportunidades de acceso al mundo laboral, también refleja inequidad. La cobertura en este nivel educativo ha sufrido avances en los últimos años pero todavía es baja en la mayoría de los países de la región, y la culminación de los estudios en secundaria muestra más desigualdades entre grupos sociales que la educación primaria.

3.3.1. Blanco G., R; (2006). La Equidad y la Inclusión Social: Uno de los Desafíos de la Educación y la Escuela Hoy. REICE. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 1-15. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=55140302

4. Argumentos de caso

4.1. En el barrio San Martín de Paraná (popularmente conocido como el Volcadero debido a que hasta allí llega la mayor parte de los residuos de la ciudad) vive Estefanía Zapata junto a sus tres hijas: Candela de 6 años, Nerea de 4 y Oriana de 2. En una casilla prestada esperan por una solución urgente. . . La basura se ve, se palpa, se respira, se siente. Dos niños jugaban en el camino que quedaba libre de residuos. . . A pocos metros chanchos y gallinas protagonizaban una auténtica lucha por la supervivencia buscando entre bolsas, plásticos y vidrios, restos de alimento. Y junto a ese paisaje Estefanía esperaba la visita. Corrió la frazada que oficiaba de puerta en la casilla construida con madera, chapa y cartón, y se dispuso a relatar su historia. . . . Estefanía no tiene trabajo. El aporte de dinero que recibe a través de la Asignación Universal por Hijo le permite atender algunas de las necesidades básicas de sus pequeñas. Para lo demás cuenta en muchos casos con la solidaridad de la gente del barrio y las donaciones que llegan a la parroquia. La soledad no fue su elección de vida. Fue una decisión. Víctima de la violencia de género optó por preservar su vida y luchar por la de sus hijas. El día de la entrevista cumplió 23 años. . . “Va a hacer un año que estoy acá. Tuve una mala separación y tomé la decisión de agarrar mis tres hijas y venirme. Quise hacer un bien, pero al final hice un mal porque la más chiquita ahora tiene el cuerpito brotado. Acá estoy, preocupada por la salud de la nena”. Cuatro meses atrás comenzó su trajinar, cuando Oriana en su piel dio signos de alerta. Estuvo internada en el hospital San Roque y allí le dijeron que la pequeña padece sarnilla: “El doctor me dijo que ella va a ser alérgica a todo. A los chanchos que hay, a los caballos, a los perros, a este ambiente”, explicó Estefanía. La solución es clara y única: “Me dijeron que no viva en este lugar o que me hagan una vivienda donde pueda estar bien con la nena”. Esto tiene sentido, ya que además del posible contacto con animales infectados, la presencia constante del humo y la contaminación ambiental empeoran notablemente los problemas en la piel. A todo ello se suman las constantes afecciones respiratorias, un factor común entre los niños que habitan el Volcadero.

4.1.1. http://www.unoentrerios.com.ar/la-provincia/una-madre-tres-ninas-y-una-historia-pobreza-y-lucha-n919547.html

4.2. Karin es una adolescente de Cali cuyo nombre no es real, pero su historia sí. Tiene 14 años y está embarazada; cuando nació, su madre tenía 17 años. Ahora será abuela a los 33 Perdí la oportunidad de ir a la universidad por quedar embarazada: madre a los 17 años Mi hijo me cambió la vida de rumba y vicio: madre a los 14 años. A sus 16 años no creyó que un encuentro fugaz cambiara su vida Tatiana quería un hijo, pero llegó cuando menos lo esperaba Embarazada a los 15 años, sola y sin estudio. La historia de Karin es dramática. El padre de su bebé es un joven de 20 años que también tiene embarazada a otra niña. Karin se siente enferma, dice que el embarazo le ha dado muy duro. Y aunque su caso es similar a la de su madre, afirma que no quiere repetir la historia. Tiene siete hermanos, todos de diferente papá En Cali, en los últimos 7 años, 51 mil 751 hogares vieron dramáticamente transformada su vida diaria cuando conocieron que sus hijas estaba embarazadas. Todas menores de edad, muchas de ellas estudiantes y adolescentes de centros educativos públicos y privados. Tras esos embarazos en adolescentes hay historias bien complejas, que van desde un enamoramiento físico, hasta el deseo de tener un hijo con el jefe del hombre fuerte del sector. En muchas ocasiones un joven en alto riesgo o pandillero como lo denomina la policía

4.2.1. http://caracol.com.co/radio/2012/09/26/nacional/1348652760_768385.html